Expectativa ante el traslado de presos

PRESOS. Son trasladados a otras cárceles tras balacera en Cotopaxi

135 privados de la libertad de la cárcel de Cotopaxi serán reubicados a otros centros de reclusión.

Ante los hechos violentos que se han suscitado en la cárcel de Cotopaxi y en la penitenciaría del Litoral que han dejado varios presos muertos y heridos, desde el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Privadas de Libertad y Jóvenes Infractores (SNAI), se informó que por medidas de seguridad y con la voluntad y conocimiento de las mismas personas privadas de la libertad (PPL) se reubicará en otras cárceles a 135.

Pese a que por seguridad no se dio a conocer a qué centros se los trasladará, hay expectativa entre los santodomingueños a que lleguen al  Centro de Rehabilitación Social (CRS) Bellavista. Temen que se presenten nuevos enfrentamientos y haya fugas.

Mario Rodríguez, director de Rehabilitación del CRS Bellavista, dijo que no se ha dado este hecho, manifestó que, si llegan PPL de otros lugares tendrán que hacer las gestiones necesarias para saber si son aptos de quedarse o ser llevados a otros centros carcelarios.

Especificó que al momento no hay problemas con los presos, recalcando que la labor ha sido ardua para dejar atrás la crisis carcelaria y dar un mejor trato a los reclusos.

Capacidad

En la actualidad la cárcel de Santo Domingo cuenta con 1.020 privados de la libertad, cifra que ha disminuido en comparación con mayo, que había una población de 1.637, según datos proporcionados por el SNAI.

A pesar de que este número se redujo, la actual administración aún debe trabajar para bajar el hacinamiento a 914 reos, que sería la capacidad del CRS.  (CT)

El dato 
En Santo Domingo se está trabajando para que se desarrollen los talleres, que sirven de distracción para los reclusos.

 Matanza
16 muertos, la mayoría desmembrados, y 43 heridos dejó la matanza del 3 y 4 de octubre de 2022, en el Centro de Privación de Libertad Cotopaxi Nº 1.

La penitenciaría se sumó a la cadena de enfrentamientos carcelarios. Se dijo que había seis personas privadas de la libertad y 4 servidores policiales heridos.

El enfrentamiento sería entre los pabellones 2, comandado por Los Chone Killers y 3 comandado por los Águilas contra el 9, de los lobos.

 

Margarita busca mejores días para su familia

LABOR. Margarita y Lupita trabajan en el reciclaje.
Andrea Giler Salinas
Estudiante de la Escuela
de Comunicación de la PUCE-SD

 

En la puerta de entrada a uno de los locales de venta de víveres, ubicado en la calle Portoviejo, en Santo Domingo, siempre está Margarita, pendiente de cada caja de cartón que le sirva para reciclar.

Tiene 56 años y es madre soltera. Su única hija, Lupita, ha sido su pilar para salir adelante. Antes era empleada doméstica, pero con la llegada del COVID-19 perdió su trabajo y se vio obligada a recoger cartones. Se dedica al reciclaje, en promedio gana 30 dólares mensuales, es decir, que sobrevive con un dólar diario.

Recibe los cartones que le donan y los acomoda en un triciclo pequeño, para llevarlos hasta un local de acopio cerca al mercado Municipal. “Hay mucha competencia en esta zona y es difícil conseguir el producto”, comentó.

Subsistencia

 Quedó huérfana de madre cuando tenía un año y su padre se encargó de su crianza, pero también falleció de un derrame cerebral, cuando ella era adolescente.  Se vio obligada a dejar sus estudios y empezar a trabajar para sustentarse.

Sus primeros trabajos no fueron muy buenos, al ser muy joven era mal remunerada y explotada en su horario. Incluso había ocasiones en que sus jefes se querían sobrepasar con ella y por miedo dejaba el empleo.

Estos últimos meses han sido muy difíciles para ella, debido a que su hija tuvo un bebé y el padre no se quiere hacer responsable de ninguna de las dos. Margarita se esfuerza para que Lupita no deje sus estudios.

Entre las dos se turnan para cuidar al infante. Se encuentra buscando un empleo estable para costear los gastos del nuevo integrante de la familia. A pesar de contar con experiencia laboral en los servicios de empleada doméstica no encuentra oportunidades de trabajo.

El dato
Las dos mujeres buscan un trabajo estable, para salir adelante.

 

La culpa es de la vaca

Wagner Vélez Torres 

En el célebre libro “La culpa es de la vaca” de Jaime Lopera, se detalla una gran anécdota de que por que los productos de cuero que se exportaban eran de mala calidad, se realizó una investigación para determinar cuáles eran las causas, y después de que todos decían que no era su culpa, al final la culpa era de la vaca, porque se rascaba sobre los alambrados y dañaba el cuero.

Esto nos pasa a menudo en la vida cuando no asumimos nuestras responsabilidades o no queremos mejorar, empezamos a echar la culpa a otros y no asumimos hacer algo para cambiar esa realidad.

Hago símil con esta noble historia, de un gran libro que lleva este nombre, porque en Santo Domingo hay un gran proyecto que tiene que ver con vacas es el famoso Centro Regional de Faenamiento, todos sabemos que lo necesitamos urgente, ganaderos, industriales, autoridades, ciudadanía pero este proyecto no empieza, lo tenemos diseñado en maquetas hermosas pero parece que fuera solo un sueño.

Dentro del análisis del índice de competitividad, que estamos en puesto 9 a nivel nacional, el arrancar con este proyecto va a dinamizar la economía en toda la cadena productiva y nos permitirá ser más competitivos por ende crecer económicamente como región.

Este proyecto emblemático ya quedó listo en el 2014, con licencia ambiental y financiamiento, solo necesitaba el ok para que arranque, pero no se le dio paso por temas de egos de asesores que enmarcados en todólogos, en la administración de Victor Manuel Quirola y elaboraron otro proyecto que costaba $22 millones de dólares. Se lo rediseñó pasaron 8 años ya estamos en el 2022 y existe un nuevo proyecto que ahora cuesta $18 millones de dólares. 

He llegado a la conclusión, después de hacer un análisis e investigación del por qué no se lo hizo, y al final un asesor me lo dijo “la culpa es la vaca”, una realidad que vivimos.

wagnervelez@hotmail.com

 Donde no llega el Estado llega la delincuencia

Nicolás Gómez Campos

Las zonas marginales se caracterizan por ser asentamientos ubicados en las periferias de las ciudades, donde las condiciones de vida están muy por debajo del promedio aceptable, lo cual causa que las personas que habitan en estos sectores se encuentren en situaciones de vulnerabilidad en las que no pueden tener una vida digna. 

En estos espacios las condiciones sanitarias son deplorables, no existe agua potable ni alcantarillado, existe desnutrición infantil y las enfermedades invernales son más comunes. Lo cual refuerza el panorama de extrema pobreza y desigualdades que se manifiestan en la dificultad para acceder al trabajo, a la educación, a la atención de la salud y al transporte público. 

La condición de desigualdad social en estos espacios crea más vulnerabilidad para la población, se reducen las oportunidades económicas y generan conflictos sociales. Es decir, estos sectores olvidados se vuelven caldos de cultivo para que problemas sociales como la inseguridad, la delincuencia y el tráfico de drogas, entre muchos otros aparezcan y se enquisten en la sociedad. 

Por tanto, el poco interés por parte de los gobiernos locales y nacionales, además de la incapacidad por generar acciones concretas que mejoren las condiciones de exclusión de la población y sobre todo la falta de visión por parte de los políticos. Son los principales impedimentos para tener ciudades más seguras y justas. Se puede afirmar que cuando el Estado no llega, si lo hace la delincuencia y las mafias. 

Sabiendo esto, el problema por el que atraviesa Santo Domingo no se soluciona poniendo cámaras de vigilancia o con más policías. Se necesitan medidas que combatan los problemas desde su origen en la desigualdad. Tomando ejemplos como Medellín, que pasó de ser la ciudad más violenta del mundo a ser un ejemplo de cómo mediante el desarrollo urbano y la innovación social se puede mejorar a una ciudad. 

nicolas93gomez@gmail.com

 

Santo Domingo se arma 

Orlando Amores Terán 

 

La libertad se ejerce  armado. Estamos en guerra, debemos actuar en consecuencia. El rostro de la guerra es el saqueo, el vandalismo, el asalto, el terrorismo, el sicariato, es el rostro de la perversidad. Es un crimen tolerar la maldad que ha demostrado su ignominia. 

Al restringir el porte y uso de armas, vulneraron el derecho a defendernos de una agresión. Cuando perdemos ese derecho, la delincuencia crea violencia, para sembrar miedo, inseguridad, impotencia en la población, con lo cual anulan la movilización social; por tanto, es inobjetable que el derecho a portar y usar armas en defensa personal, familiar y de los bienes, constituye el ejercicio de nuestra  libertad a decidir cómo me defiendo, defiendo mi familia y mis bienes. 

No podemos renunciar a ese derecho básico que tiene que ver con el derecho a la vida. Nuestro enemigo desea confiscar nuestra libertad, seguridad, bienes. La actitud ante la agresión, marca la diferencia de las sociedades. 

En caso de un ataque, hay quienes  recomiendan correr, esconderse y avisar. Nosotros debemos pelear, estar armados, responder. Debemos ayudar a la seguridad, apoyar el trabajo de la fuerza pública. 

Mientras esperamos la autorización para portar armas, todos los ciudadanos debemos tener un machete y un palo, para nuestra defensa. Santo Domingo se arma fundamentado en la Constitución: Art.3 Deberes del Estado n°1: Garantizar el goce de los derechos. Art.66 Garantiza n°1: Derecho a la inviolabilidad de la vida. n° 3: Derecho a la integridad personal, física, psíquica. n° 26: Derecho a la propiedad.

Art.11 Los derechos se rigen por principios: n° 9: El más alto deber del Estado es respetar y hacer respetar los derechos. n° 5: Los servidores públicos deben aplicar la norma que más favorezca su vigencia. n° 6: Los derechos son irrenunciables. Peleamos por la supervivencia de nuestras creencias, tradiciones, costumbres, por la tierra que nos legaron nuestros ancestros. 

logcaba33@gmail.com

Madre e hija asesinadas en Santo Domingo

INVESTIGACIÓN. La Policía recaba indicios en el lugar de los hechos.

El día finaliza con cinco muertes violentas. Al mediodía un abogado y su cliente fueron acribillados

Tres muertes violentas más se registraron la noche de hoy, martes 4 de octubre, en Santo Domingo.

En el primer caso, perdieron la vida María Peña y su hija Odalis Martínez, de 3 años, quienes fueron baleadas cuando caminaban por la cooperativa de vivienda 15 de Septiembre.

Las trasladaron al hospital Gustavo Domínguez, pero los disparos dañaron órganos vitales y a minutos más tarde se confirmaron sus decesos.

Casi a renglón seguido se produjo otro suceso, una persona fue asesinada en los exteriores de una vivienda, ubicada entre las calles Pedro Vicente Maldonado y Río Peripa.

Producto del ataque el hombre quedó malherido y lo llevaron a una clínica particular, sin embargo, no resistió.

Hasta el momento, el día finaliza con cinco muertes violentas. Al mediodía un abogado y su cliente fueron acribillados en el sector Bellavista.

Ayer, lunes 3 de octubre, en horas de la noche también asesinaron a dos hombres en la cooperativa de vivienda 16 de Marzo y Juan Eulogio, respectivamente. (JD)

 

El dato
Entre ayer y hoy se han presentado las primeras siete muertes violentas de octubre.

Migrantes y su travesía para poder sobrevivir

SITUACIÓN. Ramón Emilio se dedica a trabajar con sus maracas.
Leiddy Oviedo
Estudiante de la Escuela
de Comunicación Social de la PUCE-SD

 

La situación política y económica ha obligado a familias completas a salir de Venezuela y Colombia. Migran por la falta de trabajo, alimentos, medicina y la inseguridad.

Con frecuencia la mayoría de grupos toman rutas irregulares para llegar a sus destinos. En sus recorridos se enfrentan a muchos problemas y requieren de protección, albergue, alimentos y medicamentos. Existen fundaciones que les brindan ayuda.

Ramón Emilio Torres, de 68 años de edad, fue obligado a salir de su país por la violencia, situación que ha marcado su vida. Hace siete años tomó su maleta donde llevaba unas maracas acompañada de una melodiosa guitarra con lo que se gana la vida entonando canciones.  Cada moneda le ha permitido alimentarse y alquilar un lugar apropiado para su descanso.

Luis Alberto, de 71 años, es de nacionalidad venezolana. Hace cuatros años atrás, la crisis económica que vive su país lo impulsó a salir junto con más colegas. Le tocó caminar varios días para llegar a su destino que era Colombia, luego llegó a Ecuador. Luis mencionó que la vida lo ha tratado duro, pero no se rinde.

Fundaciones que ayudan

En la provincia está la organización HIAS,  su misión es rescatar a personas que están en peligro. Brindan ayuda y acompañamiento cercano a los refugiados más vulnerables, apoyándolos a construir un nuevo futuro.

ACNUR, es una agencia de refugiados de la ONU, da protección a los migrantes durante los momentos de desplazamiento, proporcionando asistencia con agua potable, saneamiento y atención médica, así como albergue, mantas, artículos para el hogar y a veces alimentos. También organizan el transporte y paquetes de asistencia para las personas que regresan a sus hogares, como proyectos de generación de ingresos.

Ambas organizaciones se dedican a salvar vidas y a construir mejores futuros para millones de personas obligadas a abandonar sus hogares.

El dato
Los venezolanos acogidos en Ecuador pueden normalizar su situación migratoria dentro del nuevo proceso de regularización de extranjeros.