El correísmo junta votos para destituir a los vocales del Consejo de la Judicatura

JUICIO. El futuro de los vocales del Consejo de la Judicatura está en manos de la Asamblea.

En el juego político está la administración, vigilancia, y  disciplina de la carrera judicial. 

Las bancadas de la Unión por la Esperanza (UNES) y del Partido Social Cristiano (PSC)  están en camino de consolidar sus estrategias para controlar la Justicia.

Este 22 de agosto de 2022, en la  Comisión de Fiscalización y Control Político del Legislativo no se lograron los votos necesarios  para aprobar el informe que recomendaba el archivo del juicio político en contra de Fausto Murillo, Juan José Morillo, Maribel Barreno, vocales del Consejo de la Judicatura (CJ); y de María del Carmen Maldonado, expresidenta de esta entidad, y dejó en manos del pleno de esta función del Estado decidir si da paso o no la interpelación a estas autoridades.

En el transcurso de este miércoles, 24 de agosto,  Fernando Villavicencio, presidente de esta Mesa remitirá un informe al despacho de Virgilio Saquicela, con las posiciones expuestas por cada legislador de la Comisión de Fiscalización.

Saquicela, presidente de la Función Legislativa, le corresponderá colocar el tema en el orden del día de una sesión para que sea conocido en el Pleno. Ahí se requieren 70 voluntades para aprobar una moción de interpelación a los vocales del CJ acusados de presunto incumplimiento de funciones, y eventualmente su censura y destitución.

 Las cuentas

Los correístas agrupados en UNES, como bancada mayoritaria, tienen 47 curules y cuentan con  el respaldo de 15 votos socialcristianos, 5 de los disidentes de la Izquierda Democrática (ID), 6 del ala rebelde de Pachakutik, y de 14 independientes.

“Le puedo decir con toda certeza que el pleno va a dar el voto favorable; se necesita mayoría absoluta de 70 votos para continuar con el proceso de juicio político. Prácticamente es la primera victoria”, anticipó Viviana Veloz, asambleísta de UNES e interpelante de las autoridades de la Judicatura.

“Esta es la primera victoria, no solo del Parlamento, sino para todo el pueblo ecuatoriano frente a la emergencia y la crisis del sistema judicial que en este momento atravesamos”, dijo Veloz.

Para la censura y destitución de Murillo, Morillo, Barreno, y Maldonado,se requieren 92 voluntades y, según Viviana Veloz, también tendrían el respaldo.

“Tengan la certeza. No todos los legisladores están de acuerdo con las posturas de sus coordinadores de bancadas. Existen los suficientes elementos de convicción que han destruido cualquier duda. Hay más de 100 pruebas documentales, testimoniales y todos los actos de corrupción que se han ido revelando desde 2019”, detalló.

Mencionó, por ejemplo, la denuncia contra María del Carmen Maldonado y Ruth Barreno, por la presunta contratación del sistema del seguro notarial,  y  los audios que se revelaron de Juan José Morillo para sostener en el cargo  a Guadalupe LLori, expresidenta de la Asamblea.

Votos de Pachakutik

Por lo pronto, Salvador Quishpe, jefe de bloque del Pachakutik, aseguró que no darán los votos para que se nombre a un nuevo Consejo de la Judicatura para que el correísmo se “asegure los jueces al estilo del juez de Manglaralto (Diego Moscoso que favoreció a Jorge Glas,  con un habeas corpus) para la impunidad de los correístas; eso no lo haremos más allá de que pongan toda la artillería de los trolls y nos digan lo que les dé la gana”, expresó.

El legislador afirmó que el movimiento no “tapará la corrupción de nadie”.

Los 17 legisladores que forman parte de la línea orgánica de la bancada tenían planificado reunirse este martes para consolidar sus posturas en el momento que se convoque a sesión del Pleno.   Sin embargo,  Viviana Veloz advirtió que no toda la bancada de Pachakutik comulga con la línea de Quishpe.  (SC)

Las siete motivaciones de Viviana Veloz contra vocales

  1. Proceso de evaluación de jueces de la CNJ que terminó con  la destitución fuera de los periodos contemplados en la Constitución y conllevó a la designación de conjueces “temporales a dedo”.
  2. La remoción de jueces por efecto de la  evaluación cuya normativa fue declarada por la Corte Constitucional inconstitucionalidad en el fondo.
  3. El concurso de méritos y oposición de los jueces de la CNJ 2020-2021 donde se extralimitó de competencias al designar a jueces y conjueces nacionales por especialidad; figura que no existe en el ordenamiento jurídico.
  4. El nombramiento de conjueces temporales sin respetar el artículo 200 del Código Orgánico de la Función Judicial.
  5. El concurso de  selección de jueces de la CNJ en 2020 en el que modificaron los parámetros para la calificación de méritos un día después de iniciada esa fase.
  6. El incumplimiento de la renovación parcial de la CNJ. Aún se mantienen en funciones los jueces  José Suing,  y Durango  cuyos periodos culminaron en enero de 2021. Están casi año y medio en funciones prorrogadas.
  7. Nombramiento de fiscales provinciales encargados que no provienen de un concurso de méritos y oposición  lo que debilita el trabajo de la Fiscalía.

Terna de la CNJ

Marcela Cevallos,  catedrática de comunicación estratégica,   opinó que en política todo puede ocurrir. Mencionó, por ejemplo, que Iván Saquicela, presidente de la Corte Nacional  de Justicia, estaría entrando al juego con el envío de la terna al Consejo de Participación Ciudadana  y Control Social (Cpccs) para la designación del titular del CJ en reemplazo de Fausto Murillo.

Fernando Villavicencio,  presidente de la Mesa de Fiscalización, cuestionó a Maritza Romero, quien encabeza la terna, por su presunta vinculación con el correísmo,  y añadió que ella  habría sido la encargada de grabar los audios que involucran al vocal Juan José Morillo.

 Maritza Romero Estévez, Antonio Tello Sarmiento y Fabiola Gallardo Ramia, son los candidatos de la CNJ para presidir el Consejo de la Judicatura. 

El correísmo acapara el poder en la Asamblea y el Gobierno pierde espacio de negociación

UNES. Marcela Holguín, primera vicepresidenta.

La nueva coyuntura le podría obligar al Gobierno a empezar a buscar consensos para lograr la gobernabilidad.

Desde este 21 de julio de 2022, el bloque de la Unión por la Esperanza (UNES) y el ala rebelde del movimiento Pachakutik (PK) tienen el control político de la Asamblea Nacional. El primer golpe de la nueva mayoría se dio con la Ley de Comunicación.

Marcela Holguín (UNES) y Darwin Pereira (Pachakutik) fueron designados  con 90 y 93 votos respectivamente, para ocupar la primera y segunda vicepresidencias del Legislativo. Además de los votos de sus agrupaciones políticas, ambas autoridades recibieron respaldos del Partido Social Cristiano (PSC), de los disidentes de la Izquierda  Democrática (ID), varios independientes e incluso algunos orgánicos de PK. 

Esta nueva coyuntura obligará al Gobierno del presidente Guillermo Lasso a buscar consensos con sus opositores para lograr la gobernabilidad en los siguientes dos años y 10 meses que le quedan de mandato.

La coalición oficialista agrupada en el Bancada del Acuerdo Nacional (BAN-CREO), también perdió fuerza en el Consejo de Administración de la Legislatura (CAL).    Dicha instancia está presidida por Virgilio Saquicela (exBAN), Holguín (UNES), Pereira (PK rebelde), Esteban Torres (PSC), Natalie Arias (BAN-CREO), Ronny Aleaga (UNES) y Johanna Moreira (ID disidente).

 Nuevos escenarios

Esta nueva configuración en la función Legislativa lleva a sociólogos y consultores políticos a avizorar varios escenarios. El principal es la recuperación del correísmo,  y  los llamados a juicios políticos contra ministros.  El forcejeo también vendrá del lado de la revisión de leyes como la reforma tributaria.

Simón Ordóñez, sociólogo, cree que el proyecto de buscar la impunidad para quienes están en Bélgica, y sus “secuaces” en Ecuador, se fortalece con la nueva mayoría.  A esto se suma que Ronny Aleaga identificado con el grupo Lating King sea parte del CAL.  “Para el país es grave que grupos de estas características que trataron de dar un golpe de estado hayan vuelto a tomar en su totalidad el control de la Asamblea”, alertó.

“Fuera de toda duda hay un control absolutamente mafioso de la Asamblea, no solo en sus prácticas, sino de personas que están dentro de la estructura de mando del Legislativo”, afirmó Ordóñez.

Mientras que, para el Gobierno, dada su falta de gestión y “posición timorata” frente al desenvolvimiento político se le vienen días complejos porque con la toma de la Asamblea, también vendrá la del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs) y por ende de las autoridades de control.

El sociólogo insistió que el Gobierno tiene un futuro complicado y, al parecer, no estaría en capacidad de hacer frente a eso. Cada vez más es un régimen secuestrado y chantajeado por la Asamblea. Si a eso se suma lo que ocurre con el movimiento indígena,  el panorama es difícil.

En estas condiciones, el margen de negociación desde el Ejecutivo sería mínimo. En ese caso, opinó,  tendría que volver a pensar en el mecanismo de la “muerte cruzada”  (anticipar elecciones).

PACHAKUTIK. Darwin Pereira, segundo vicepresidente.
PACHAKUTIK. Darwin Pereira, segundo vicepresidente.

‘Ingobernabilidad’

Para Natalia Sierra, politóloga y docente universitaria, si no existe la posibilidad de que el Ejecutivo y el Legislativo acuerden una política “racional”, a mediano plazo se verá una “absoluta ingobernabilidad” que generará más problemas en la sociedad. En medio de la incapacidad de llegar a acuerdos, las demandas sociales  podrían quedar aplazadas.

Sugirió que las  negociaciones que  se emprendan deben ir en función de beneficiar a la sociedad y no a los partidos.  Entre los temas que se deben observar  están la inseguridad  y la violencia generalizada no solo en las cárceles, sino en los barrios populares.  Sierra puntualizó que esto solo se resuelve con políticas que generen empleo, asistencia social, y fortaleciendo la institucionalidad.

Discurso de Holguín

En su discurso de posesión, Marcel Holguín dijo que desde su cargo trabajará para exigir transparencia, verdad,  que no habrá impunidad, y que representará y trabajará por los “sin trabajo”, por los animalistas, y por los olvidados.  Según la asambleísta, en el régimen de Rafael Correa, el Ecuador era uno de los países más seguros de la región, y “agradeció a sus compañeros perseguidos, encarcelados y desterrados, pero les dijo que pronto habrá justicia”.   (SC)

Nueva mayoría aprobó Ley de Comunicación

La nueva mayoría de la Asamblea aprobó con 75 votos en segundo y definitivo debate el informe de minoría que propuso una reforma a la Ley Orgánica de Comunicación.

Eliminar la opinión como parte del derecho a la libertad de expresión, derogar todo el contenido incluido en la Ley vigente respecto a autorregulación de medios, atribuir responsabilidades civiles por expresarse y opinar libremente, y ampliar la censura previa para privados. Esos son algunos temas que constan en el informe de minoría que fue aprobado ayer.

Además se reitera el papel de un Estado que controla e interviene en los medios de comunicación y en el trabajo de los periodistas.  Juan Fernando Flores (BAN-CREO) advirtió que el informe de minoría no reúne los requisitos de técnica legislativa, es regresivo en derechos y por con ello se regresa a la “ley mordaza”.

Con 57 firmas de respaldo se oficializó la solicitud de juicio político en contra del ministro del Interior, Patricio Carrillo.
117 de 135 asambleístas apoyaron con sus votos para que Luis Fernando Torres (PSC) suba a ocupar la primera vocalía en el CAL.

Los correistas agrupados en la bancada de UNES, y Pachakutik controlan la Asamblea Nacional

La segunda vicepresidencia quedó vacante el 14 de julio cuando Yeseña Guamaní fue destituida del cargo. La silla de la primera vicepresidencia permanecía vacía desde el 31 de mayo cuando Virgilio Saquicela  (PK) subió a la presidencia. 

El bloque de la Unión por la Esperanza (UNES) y el ala rebelde del  movimiento Pachakutik (PK) controlan desde hoy, 22 de julio de 2022, la Función Legislativa.

Marcela Holguín (UNES) y Darwin Pereira (del ala rebelde de Pachakutik) fueron designados con 90 y 93 votos respectivamente, para ocupar la primera y segunda vicepresidencia de la Asamblea.

Las dos nuevas autoridades, a más de obtener los votos de sus agrupaciones políticas,   también recibieron los respaldos del Partido Social Cristiano (PSC), de los disidentes de la Izquierda Democrática (ID) y varios independientes.

El apoyo a estas candidaturas por parte del PSC se dio en momentos en que  Luis Esteban Torres, de la banca socialcristiana, también recibía el respaldo  de estas agrupaciones para ocupar la primera  vocalía en el Consejo de Administración de la Legislatura (CAL).

La segunda vicepresidencia quedó vacante el 14 de julio del 2022 cuando Yeseña Guamaní fue destituida del cargo, y la silla de la primera vicepresidencia permanecía vacía desde el 31 de mayo cuando Virgilio Saquicela (PK) subió a la presidencia tras la destitución de Guadalupe Llori.

Fausto Jarrín renuncia a su curul de asambleísta de la Bancada de la Unión por la Esperanza (UNES)

Gissela Garzón Monteros, asambleísta electa por la provincia de Pichicha, asumirá la curul que deja Jarrín.

Tras haber permanecido en el cargo de asambleísta desde mayo de 2021,  Fausto Jarrín decidió dejar, el 13 de julio de 2022,  su curul en la Función Legislativa.

Lo comunicó en su cuenta de la red social Twitter donde  posteó un documento donde argumenta que el motivo de su renuncia es para concentrarse en su labor jurídica. «Ha sido una decisión complicada pero firme y bien pensada, así he entendido que no me es posible estar al frente de estos dos espacios tan importantes al mismo tiempo», puntualizó.

Dijo que a partir de su decisión volverá a asumir su labor como abogado defensor de “mis compañeros perseguidos”, expresó.

El 10 de abril de 2022,  Fausto Jarrín estuvo junto a Jorge Glas, exvicepresidente de la República, cuando dejó la cárcel de Latacunga, pero volvió a ser capturado después de que le fue revocado un recursos de hábeas corpus. 

«No me ata un puesto ni su sueldo, peor aún me atará una usualmente pretendida pose de ilustre autoridad. Tampoco me ata la dichosa inmunidad o la atención mediática cotidiana», también  adujo Jarrín en el documento posteado el Twitter el 13 de julio.

Fausto Jarrín también formó parte de la defensa técnica de Rafael Correa, expresidente de la República,  en el caso “Sobornos 2012- 2016” sentenciado a ocho años de prisión junto a su exvicepresidente Jorge Glas, y otros exfuncionarios de su  gobierno. (SC)

Guillermo Lasso acusa a UNES de intentar “asaltar la democracia y de aprovecharse del caos para destruir la institucionalidad del Ecuador”.   

“Por el bienestar de todos los ecuatorianos,  la democracia debe prevalecer”, señaló el jefe de Estado en un pronunciamiento en sus redes sociales. 

En una breve intervención en sus redes sociales, Guillermo Lasso, presidente de la República, acusó hoy, 28 de junio de 2022, al bloque de la Unión por la Esperanza (UNES)  -alineado al  correísmo- en la Asamblea Nacional de intentar “asaltar la democracia y de aprovecharse del caos para destruir la institucionalidad del Ecuador”.

“Quienes estamos con la democracia no lo vamos a permitir, rechazamos las amenazas, los chantajes, las persecuciones e intimidaciones a quienes con su voto en la Asamblea Nacional están dispuestos a defender la Institucionalidad y la paz”.

Así se refirió el jefe de Estado en su intervención que duró un poco más de un minuto, donde además hizo un llamado a los asambleístas a que cumplan su responsabilidad con el pueblo ecuatoriano.

“Este no es un llamado a defender a una persona, ni a un proyecto político, ni a un gobierno; es un llamado a defender al país de este intento golpista. Por el bienestar de todos los ecuatorianos la democracia debe prevalecer”, exhortó el mandatario. (SC)

La nueva mayoría dejó de ocultar su juego

Marcela Holguín (UNES) y Esteban Torres (PSC), cabezas visibles de la nueva mayoría.

Con 81 votos, la nueva mayoría legislativa se convierte en una aplanadora. Por el momento, la jugada estaría dirigida en nombrar nuevo Presidente de la Asamblea y Consejo de Participación. Correísmo y PSC son los pilares.

La primera evidencia de la existencia de una nueva mayoría en la Asamblea Nacional fue el voto conjunto de UNES, PSC, el ala rebelde de Pachakutik, algunos independientes y otros de la Izquierda Democrática que votaron al unísono por la comisión evaluadora que decidirá si Guadalupe Llori debe ser destituida o no de la Presidencia de la Asamblea.

La segunda alerta se da en la conformación de dicha comisión, que tiene como presidente a Pedro Zapata (PSC) y de vicepresidenta a Pamela Aguirre (UNES). Incluso ya tienen un cronograma de trabajo para cumplir con los tiempos legales, que son 35 días, para el informe sobre la Presidenta de la Asamblea.

La nueva mayoría, donde se han unido los extremos ideológicos, cuenta con 81 votos. Aunque hay advertencias de sus líderes, como Esteban Torres, del PSC, de que pudieran llegar a más integrantes. El nuevo grupo avanza en su propósito.

Del otro lado, los que respaldan a Llori o son cercanos al Gobierno, hay alertas claras del propósito de la nueva mayoría. En Pachakutik y CREO aseguran saber de la estrategia que se desarrolla rápidamente frente a sus ojos.

Rafael Lucero, asambleísta de Pachakutik, dijo a LA HORA que esta nueva mayoría quiere tomar la Asamblea Nacional para imponer su agenda. “Han sido claras las actuaciones que se han venido dando por ciertos grupos, que hasta conformaron una comisión multipartidista, que no incluye a todas las bancadas”, señala.

Lucero asegura, incluso luego de su reunión con Rafael Correa en México, que el correísmo quiere conformar la comisión de la verdad. Y no es todo, también reestructurar el Pleno para dirigir las comisiones legislativas. El asambleísta de Pachakutik también cree que el PSC tiene los ojos puestos en el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs), a través de la destitución de los actuales consejeros. Esto para nombrar personas afines que, a su vez, designen las autoridades que estarán al frente de los organismos de control.

Ana Belén Cordero (CREO) coincide con Lucero. Para ella existe interés de estos grupos para ‘descabezar’ al Cpccs y con eso “dar un zarpazo” y nombrar a un contralor afín a sus intereses. Para ella, la reunión entre Correa y Lucero en México evidenció la intención de la nueva mayoría.

Los líderes de la nueva mayoría han negado cualquier pacto entre ellos, pese a que evidentemente actúan juntos. Socialcristianos se distancian de una comisión de la verdad. Los correístas se burlan de un supuesto pacto que ya sería multilateral… con el Gobierno, con el PSC. Pero, dicen, que no hay nada.

Un raro coctel ideológico

Para Marcelo Espinel, subdirector del Observatorio Legislativo, esta nueva alianza solo gira en torno a la destitución de Guadalupe Llori, “pero que nos obliga a poner más ojo, como ciudadanía, a la Asamblea Nacional”.

Sin embargo, expone que la mezcla es extraña, están el agua y el aceite juntos. “Para mí es clarísimo que el modelo de desarrollo económico de UNES es completamente distinto al que plantea el PSC. Incluso, algunos asambleístas de la ID, al haberse alejado de la socialdemocracia, se pueden unir a cualquiera de estos dos bandos”, señala.

El analista político agrega que mientras exista esta disparidad ideológica, difícilmente se tratarán acuerdos a largo plazo. Y la califica, por ahora, como una mayoría móvil, coyuntural y débil.

Andrés Campaña, analista político por la Universidad Complutense de Madrid, hace una advertencia sobre lo que descuida la Asamblea por este reacomodo de fuerzas. “¿Qué está haciendo la Asamblea Nacional más allá de esta coyuntura de mayorías móviles?”, se pregunta. E insiste en que desde el Legislativo no se están dando las condiciones para trabajar por temas que preocupan más a la ciudadanía como seguridad o desempleo.

Pugnas internas siguen

El procurador jurídico Santiago Salazar es protagonista de otra de las peleas con la nueva mayoría. En su caso, es la jurídica. Él, al defender a Llori y la Presidencia, insistirá, dijo ayer, en las acciones penales en contra de algunos miembros del CAL que han persistido en la usurpación de funciones. “No quiso mencionar nombres de quienes habrían cometido un delito, pero que el proceso jurídico está en firme”, puntualizó.

Esto es porque, para Salazar, la acción de protección que interpuso Llori contra cinco miembros del CAL, por calificar la denuncia de incumplimiento de funciones en su contra, sigue en proceso. Ahora, únicamente esperan la decisión de la jueza que lleva el caso. Los miembros del Consejo tenían siete días para llegar a una conciliación. El miércoles 4 de mayo Llori llamó a la reunión de conciliación a las 10:00. Nadie fue. El 5 de mayo fue el grupo de oposición el que hizo la invitación y Llori tampoco asistió.

Lucero identifica en este comportamiento del CAL el inicio de la jugada de la nueva mayoría. Ellos tramitaron solo la denuncia contra Guadalupe Llori y no las otras dos, en contra de los siete miembros. “Ahí se evidencia que hay un interés particular de destituir a la Presidenta”, dice.
‘Asambleístas irresponsables’

Con más de 70 días sin que el Legislativo trabaje normalmente, Marcelo Espinel cree que es una irresponsabilidad con el país porque el “ciudadano a pie ni siquiera comprende al cien por ciento lo que sucede en la Asamblea, sino que está preocupado de los problemas del día a día en materia de una economía, inseguridad y derechos”.

Espinel insiste en que el Ejecutivo se ve limitado en enfrentar problemas más serios del país, más allá de la emisión de políticas públicas, porque no puede proponer leyes a una Asamblea “que no trabaja, lo que se convierte en un problema decisivo con la coyuntura del país”. (GVL)

Pacto por una comisión de la ‘impunidad’ sacude a la Asamblea

Rafael Lucero denunció que se intenta negociar la comisión de la verdad por el puesto de Guadalupe LLori.

La conformación de la comisión de la verdad que quiere el correísmo sería la nueva moneda de cambio de las negociaciones entre asambleístas.

El objetivo del bloque de UNES de presionar la conformación de una comisión de la verdad a su medida genera reacciones en la Asamblea Nacional, donde asambleístas de otros bloques empiezan a decir que lo que se busca es crear una “comisión de la impunidad”.

De la misma manera, el abogado constitucionalista Ismael Quintana, dijo a LA HORA que hay intención de buscar impunidad a través de “esta clase de pretensiones de crear estas comisiones para decir que el proceso de acusación de corrupción contra varios actores correístas fueron procesos mal llevados; o decir que la condena es irregular, que los acusados son inocentes de manera que se construye un escenario tal que les permita llevar estos informes al Sistema Interamericano de Derechos Humanos”.

Rafael Lucero, jefe de la bancada de Pachakutik, también denunció este lunes 18 de abril de 2022, en una entrevista con el diario El Universo, que una de las razones para que haya una persecución contra la presidenta de la Asamblea, Guadalupe Llori, es que no dio paso a la conformación de la comisión que quiere imponer el correísmo. Además, acusó a sus coidearios rebeldes de estar orquestando esta idea.

Esas declaraciones las hizo en momentos en que Llori apeló a una nueva acción de protección, esta vez contra los cinco miembros del Consejo de Administración Legislativa (CAL) que dieron paso a su evaluación y posible destitución.

Lucero dijo que UNES tendría todo el derecho de solicitar la conformación de esta comisión, pero las reacciones a esta intención no se hicieron esperar. Juan Fernando Flores, coordinador de la Bancada Acuerdo Nacional (BAN) dijo que ellos jamás apoyarán una comisión que busca la impunidad de quienes le robaron al país los últimos 14 años.

La asambleísta del oficialismo, Ana Belén Cordero, dijo a LA HORA que “La Asamblea Nacional es el espacio para crear leyes que genere oportunidad para los ecuatorianos no para disputas políticas ni para hambres atrasadas de justicia. Nosotros no estaremos apoyando en ningún sentido esa comisión de la verdad. Sabemos que esa fue la intención desde un inicio y por eso el presidente (Guillermo) Lasso no estuvo de acuerdo en que formemos parte de esa mayoría que lo que intentaba era conformarla”.

Mientras tanto, el correísmo guarda silencio. Consultamos a varios actores políticos de UNES sin obtener respuesta.

El correísmo insiste en su objetivo

Días antes de la primera sesión del Pleno, el 14 de mayo de 2021, hubo acercamientos entre CREO, PSC y el correísmo para llegar a acuerdos de “gobernabilidad”. La prueba iba a ser el apoyo de estas tres bancadas al candidato socialcristiano Henry Kronfle a la Presidencia de la Asamblea. Horas antes de la votación se rompió este pacto y CREO apoyó a Llori. UNES y PSC acusaron al oficialismo de traición.

Un año más tarde, el martes 12 de abril de 2022, Lasso confirmó por primera vez que sí hubo esas conversaciones y que lo que los alejó fue la idea de conformar la comisión de la verdad que busca el correísmo.

“Creo que quedó perfectamente claro que fue el motivo por el cual CREO dijo: ‘No, un momento, no estamos de acuerdo con comisiones de la verdad ni estamos de acuerdo con perseguir a las autoridades (…) Esas son las razones por las que dije: ‘Esto no va más porque va en perjuicio del interés público’”, dijo el mandatario.

Procesos judiciales

Para el abogado constitucionalista Ismael Quintana se pueden crear las comisiones de la verdad “que se les cante”, pero que de ahí, a través de la comisión, se revisen procesos judiciales es jurídicamente imposible.

Para el constitucionalista, en el Ecuador se han conformado varias comisiones de la verdad. Recuerda que en la época de Correa se conformó una para el feriado bancario. Luego otra para analizar la compra de los helicópteros Drhuv. El año pasado se conformó una comisión de la verdad para octubre de 2019 armada por el Defensor del Pueblo. “¿Qué ha pasado con eso? Nada”, dice Quintana

“Estas comisiones lo que hacen es elaborar informes con notorio sesgo político que es lo que pasaría con esta comisión si se logra conformar, pero que no tendría incidencia con los procesos judiciales”, agrega.

Cortina de humo

Pero el asambleísta Darwin Pereira dijo a LA HORA que este intento de revivir la comisión de la verdad es un invento para seguir sosteniendo el injustificado apoyo a Llori.

Pereira aseguró que entre los rebeldes de PK ni se ha topado ese tema y que si lo volvieran a proponer “nuestra posición como bancada en mayo de 2021 fue que con nosotros no cuenten para ello y, a la fecha, esa postura no ha cambiado”

Para el abogado Quintana también este tema sería una estrategia para que se siga quemando Llori. “Ese cuento ya no me creo” dice y asegura que con Llori en la Presidencia ya se dieron amnistías que han llegado a violar la Constitución.

Para Quintana no se necesitaría conformar una comisión de la verdad, sino que bastaría con “un grupo de panas que funjan de asambleístas que tramiten el pedido de amnistía e indulto. Eso no descarto porque tiene incidencia directa con procesos judiciales. El problema es cuando sobrepasa ese poder” concluye el constitucionalista. (GVL)

El correísmo dice que ya no quiere enjuiciar al Procurador

El correísmo no dio explicaciones de su retiro del pedido de interpelación al Procurador.

La bancada de Unes dice que ya no le interesa censurar al representante legal del Estado; ahora enfila contra la nueva mayoría del Consejo de Participación.

Este jueves 17 de marzo de 2022, Ferdinan Álvarez (Unes), asambleísta del correísmo, pidió el retiro de la solicitud de juicio político contra el procurador general del Estado, Íñigo Salvador, petición que él realizó el 4 de octubre de 2021.

Fernando Villavicencio, presidente de la Comisión de Fiscalización, dijo que no existe la posibilidad de retirar este tipo de solicitudes, y criticó a la bancada de Unión por la Esperanza (Unes) al decir que este tipo de actitudes muestran su falta de seriedad y que a los integrantes del bloque correísta en realidad no les importa el trabajo de fiscalización de las autoridades, sino la «conspiración«.

En rueda de prensa, el también correísta Ronny Aleaga, tras denunciar que no lo dejaron intervenir en el debate sobre el informe de juicio político al Contralor subrogante, confirmó que ya no quieren seguir el proceso político contra el Procurador, sin dar detalles de la razón de este cambio de parecer.

Añadió que ahora se enfocarán en lograr el enjuiciamiento político de los cuatro vocales del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) que conforman una nueva mayoría en ese organismo y que el 9 de febrero pasado destituyó de la Presidencia de la entidad a Sofía Almeida, cercana al socialcristianismo, partido aliado actualmente con Unes (GVL)

Por un voto

A falta de solo un voto, los detractores de Guadalupe Llori no pudieron echar a andar el mecanismo que hubiera conducido al fin de su presidencia.

 Parecería que la presidenta está ahora a salvo y que las intrigas que la amenazaban se extinguieron sin cumplir su cometido. Sin embargo, con suficiente perspicacia, es posible vislumbrar el escenario opuesto. Conseguir ese único voto era sumamente factible para los maquinadores; quizá fue un disparo de advertencia, un trompetazo de anuncio de una lucha sin cuartel. 

La presidencia de la Asamblea será apenas el movimiento inicial. De concretarse la supuesta nueva mayoría parlamentaria, el Legislativo quedaría a merced del ‘trío dinámico’ compuesto por UNES, los socialcristianos y una facción de Pachakutik; estos, a las órdenes de Rafael Correa, Jaime Nebot y Leonidas Iza —aquel ‘triunvirato de la conspiración’ sobre el que advirtió el presidente Guillermo Lasso—.

En sus últimas declaraciones, el primer mandatario exhibió un preocupante desinterés —mal escudado tras un supuesto respeto a los valores republicanos— por los sucesos de la Asamblea. Es ahora, cuando el gobierno debe desempolvar sus armas de negociación y sus mejores operadores políticos para prevenir un desenlace desfavorable en el Legislativo. De no hacerlo, corre el riesgo de que el nuevo escenario limite definitivamente su capacidad de acción.

El tiempo corre y los ofrecimientos de campaña siguen pendientes. Ignorar a la Asamblea ya no es la estrategia correcta. Debe trabajar con ella, y no en contra.

FRASES DEL DÍA

«Para ser feliz basta con tener buena salud y mala memoria.”

Ingrid Bergman (1915-1982), actriz sueca

 

«Un hombre debe tener por lo menos dos vicios. Uno solo es demasiado.”

Bertold Brecht (1898-1956), dramaturgo alemán