El posible retorno de Jorge Glas a prisión está en manos del Tribunal de Santa Elena

Desde el 10 de abril, Jorge Glas, salió de prisión a pesar de tener sentencias ejecutoriadas en las tramas de corrupción ‘Sobornos’ y Odebrecht.

Con la apelación y el pedido de nulidad del habeas corpus,  el SNAI,  la Procuraduría, y  la Fiscalía  buscan el inmediato regreso del exvicepresidente a la cárcel de Latacunga.

La revisión del recurso de apelación al habeas corpus que favoreció al exvicepresidente de la República, Jorge Glas, está a punto de resolverse. Según lo previsto, en ocho días se sabrá si el sentenciado por casos de asociación ilícita y soborno vuelve a la cárcel.

A las 11:51 de este 10 de mayo de 2022, el Tribunal Provincial de la Corte de Justicia de Santa Elena integrado por los magistrados Silvana Caicedo, Klever Franco y Juan Camacho, fijó para el 18 de mayo a las 09:00 la instalación de la audiencia para resolver las apelaciones presentadas por el Servicio de Atención a Privados de Libertad (SNAI) y la Procuraduría General del Estado (PGE).

En su escrito, el tribunal provincial, convocó a las partes procesales: Raquel Malavé Illescas, representante de Jorge Glas, y a Marco Proaño Durán, director nacional de Patrocinio de la Procuraduría, para que acudan a la sala 7 del Complejo Judicial de Santa Elena.  A la diligencia también asistirá un delegado del SNAI. La Fiscalía participará como tercero interesado y planteará un amicus curiae.

Uno de los argumentos que presentará la PGE es la ilegalidad del fallo en el que se sustentó el juez de la Unidad Multicompetente de Manglaralto, Diego Moscoso al otorgarle el habeas corpus a Glas.

A criterio de Íñigo Salvador, titular de la Procuraduría, una causal de nulidad de todo el proceso es que esta entidad debió haber sido citada a la audiencia de habeas corpus, pero no fue convocada.

En su defensa, Lorena Merizalde, directora de asesoría jurídica del SNAI replicará que el habeas corpus es improcedente,. Esto, porque sobre Glas pesan dos sentencias condenatorias ejecutoriadas por el cometimiento de los delitos de asociación ilícita y soborno.

Para el Servicio de Atención a Privados de la Libertad, el habeas corpus es procedente para corregir situaciones lesivas al derecho a la salud de la persona privada de libertad.  “El  efecto que persigue el habeas corpus en estos casos no es la libertad de la persona, sino corregir actos lesivos en contra del derecho a la integridad de las personas privadas de libertad, por falta de acceso efectivo a servicios de salud”, puntualizó.

 Singue, otra sentencia pendiente

En la audiencia de juzgamiento del 25 de enero de 2021, los jueces de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), José Layedra y Javier de la Cadena, declararon culpable por el presunto delito de peculado a siete procesados en el caso Singue, entre ellos Jorge Glas, Wilson Pástor, exministro de Hidrocarburos,  Carlos Pareja Yannuzzelli, exgerente de Petroecuador, y César Guerra, gerente del consorcio DIGOIL al que se le adjudicó la concesión del campo petrolero.

Estos magistrados les impusieron una pena de ocho años de prisión que fue apelada, y hoy, a partir de las 08:30, los jueces Daniella Camacho, Felipe Córdova y Luis Rivera, prevén resolver ese recurso.

Según la  Fiscalía, el delito de peculado fue cometido al haber adjudicado un contrato de exploración y explotación del campo petrolero Singue al consorcio DIGOIL.

La presunta infracción se configura por el cálculo establecido en 33.50 la tarifa por barril, sin que se haya tomado en cuenta el 100% de las reservas probadas en el pozo petrolero. Este caso reviste especial atención pues se trata de la sentencia pendiente en ejecución para Glas, quien pese a tener dos condenas en firme por los casos Odebrecht, y Sobornos está fuera de la cárcel desde el 10 de abril último.

La audiencia de apelación es la penúltima instancia antes de que la tercera sentencia en contra de Glas quede en firme. Édison Loayza, su abogado, dijo que, aunque la sentencia de Singue se ejecutorie, su defendido no debería volver a prisión. En ese caso, según Loayza, operaría la aplicación de la pena única con las tres sentencias y se concretaría con la rebaja de penas por méritos.  (SC)

Pidió diferimiento

Paul Ocaña, defensa de David Burgos, Ramiro Cazar y César Guerra, otros procesados en el caso Singue, ofició este 9 de mayo, a la CNJ un escrito donde solicita el diferimiento de la audiencia por motivos de salud. “Tuve una afección en mi columna, mi médico que prescribió 72 horas de reposo, presenté el escrito adjuntando el certificado médico”, dice en el documento.

A la defensa de los imputados le preocupan las presiones por el otorgamiento del habeas corpus a Glas, lo que podría ser nefasto -dijo- para sus clientes.  Ocaña opinó que esto podría afectar el proceso de apelación porque en este caso no solo está Jorge Glas, sino seis personas más.  “Esto nos pone en un escenario incómodo, mediático y político adverso a lo que pueda ocurrir en la audiencia”, señaló.

 “Tema de habeas corpus es motivo de preocupación”

Juan Pablo Albán, abogado penalista, y parte del equipo de defensa de Wilson Pástor, espera un tratamiento técnico e imparcial por parte del tribunal. No obstante, reconoció que la situación de Glas y las irregularidades en el habeas corpus con el que salió de la cárcel son motivo de preocupación.

Albán explicó que la apelación de su defendido se fundamenta en el carácter “por decir lo menos, extraño de la sentencia”.  Agregó que el delito de peculado requiere necesariamente del perjuicio al Estado, y en la sentencia se reconoce que esto no ha ocurrido, “¿Cómo se puede entonces condenar si no se cumple con el requisito fundamental de este tipo penal y más aún si el propio Estado reconoce la inexistencia del supuesto perjuicio?, cuestionó.

$600 millones es el monto, que según las defensas de los procesados, ha significado para el país el contrato de explotación de Singue.

Juez de Manglaralto dispone envío de expediente de Jorge Glas a Corte de Santa Elena

Jorge Glas acudió este martes a la Corte de Justicia del Guayas.

La audiencia del caso ‘Singue’ está prevista que se instale el próximo 11 de mayo a partir de las 08:30 en la Corte Nacional de Justicia (CNJ) 

Víctor Echeverría, juez de la Unidad Multicompetente de Manglaralto (Santa Elena), aceptó a trámite este 3 de mayo de 2022,  la apelación que interpuso el Servicio de Atención Integral a Personas Privadas de la Libertad (SNAI) para que se deje sin efecto el recurso de habeas corpus que permitió a Jorge Glas, exvicepresidente de la República, dejar la cárcel de Cotopaxi el 10 de abril de 2022.

El magistrado, que reemplaza en el cargo a su colega Diego Moscoso (suspendido por 90 días por el Consejo de la Judicatura),  quien falló a favor del exsegundo mandatario, dispuso  el envió el expediente original del caso a la Corte de Justicia de Santa Elena.

El siguiente paso es que los jueces de la corte provincial sorteen un tribunal para que empiece la sustanciación de la solicitud del SNAI.

Jorge Glas se presentó hoy en la Corte Provincial de Justicia del Guayas, para dar cumplimento a la medida alternativa de presentación ante un juez que se dispuso en la sentencia de habeas corpus que le permitió salir de prisión.

En 2017,  Glas fue condenado a seis años de prisión  por el delito de asociación ilícita en el caso Odebrecht. En 2020, recibió otra condena de ocho años por el caso ‘Sobornos.  En enero de 2021, fue sentenciado a ocho años por el presunto delito de peculado en el caso del campo petrolero Singue por supuestas irregularidades en la licitación para operar el pozo petrolero.  La audiencia de apelación de ese caso está prevista que se instale el próximo 11 de mayo a partir de las 08:30 en la Corte Nacional de Justicia (CNJ).  (SC)

Glas busca unificación de penas

JUSTICIA. La audiencia del caso Singue, en el que es procesado Jorge Glas, fue suspendida en la Corte Nacional

El ex vicepresidente tiene dos condenas previas de seis y ocho años por los casos Sobornos y Odebrecht.

El ex vicepresidente de la República, Jorge Glas, busca que se unifiquen sus penas y así aplicar al beneficio penitenciario de la prelibertad. Actualmente ya cumple con dos sentencias en la cárcel de Cotopaxi. Una de seis y otra de ocho años por asociación ilícita en el caso Odebrecht y por cohecho en el caso Sobornos, respectivamente. Ambas están en firme.

La defensa de Glas presentó un recurso para que solo se tome en cuenta la infracción más grave (la de ocho años) y así aplicar al beneficio que le permite cumplir el resto de su condena fuera de la cárcel.

Sin embargo, un juez de garantías penales de Cotopaxi negó esa solicitud. En su escrito de respuesta al abogado de Glas indicó, esta semana, que el exsegundo mandatario tiene todavía una tercera sentencia, que no está ejecutoriada. Por esta razón no podía dar trámite a su petición.

El proceso al que hace referencia el juzgador es el caso Singue, que está en etapa de apelación. De hecho, la audiencia solicitada por cuatro de los condenados debía realizarse la tarde de ayer, jueves 2 de diciembre de 2021. Sin embargo, se difirió por la ausencia de los abogados de Glas, quien fue sentenciado en primera instancia a ocho años por peculado. Todavía no hay fecha para una nueva convocatoria.

En este proceso también están juzgados los exministros de Energía, Carlos Pareja Yannuzzelli y Wilson Pástor. Otros tres procesados, en cambio, recibieron condenas de cuatro años de prisión como cómplices. A otros ocho procesados se les ratificó su inocencia.

Lo que dice la ley

En caso de que la justicia acepte la apelación de Glas y elimine su condena o lo sentencie en última instancia, su defensa podrá insistir en la acumulación de penas de acuerdo al Art. 81 del Código Penal, vigente hasta el 2014 y con el cual se sentenció a Glas. Este cuerpo normativo se utilizó en sus juicios porque, según los expedientes, los delitos se perpetraron antes de ese año.

La norma de entonces indica que en caso de que “concurran varios delitos reprimidos con reclusión, se impondrá la pena mayor”. El Código de Ejecución de Penas de la época respalda esa decisión. En el Código Orgánico Integral Penal (Coip), vigente actualmente, no se contempla esta figura y más bien impone la acumulación de penas.

El exmandatario también puede acogerse al beneficio de la prelibertad que constaba en las normativas hoy derogadas. En el Art. 8 del Instructivo Interno para la aplicación de los beneficios penitenciarios emitido por el Servicio de Rehabilitación Social (Snai) se observan tres requisitos para acceder al beneficio.

1 Certificado de encontrarse en mínima seguridad emitido por el director de la cárcel;

2 haber cumplido las dos quintas partes de la pena impuesta, que en el caso de Glas sería de tres años y ocho meses de reclusión,

3 tener un informe emitido por el equipo de técnico de información y diagnóstico.

Quito ,02 de diciembre de 2021. Audiencia por el Caso Singe en la Corte Nacional de Justicia. APIFOTO/Juan Ruiz Condor

 La rebaja de penas ya se ha aplicado

En febrero de 2020, el exgerente de la estatal Petroecuador, Marco Calvopiña, sentenciado por corrupción, ya hizo uso de este recurso. Ese mismo año, el exministro del correísmo, Alecksey Mosquera, sentenciado por participar de la trama de Odebrecht, también se acogió a esa figura.

El abogado penalista y catedrático Nicolás Salas sostiene que si Glas cumple todos los requisitos podría recuperar su libertad. “En el caso concreto, si él tiene la posibilidad y la norma lo ampara puede recuperar su libertad. Estamos acostumbrados a politizar algunos casos y vulnerar gravemente el principio de seguridad jurídica”.

Glas está en prisión desde octubre de 2017 cuando iniciaron las investigaciones en su contra por el caso Odebrecht. Ayer, miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que llegaron para hacer recomendaciones por la crisis carcelaria se reunieron con el ex vicepresidente de “manera reservada”, indicó el director de la cárcel de Cotopaxi, Víctor Andrade.

Sentencias de Jorge Glas

1.- Sentencia ejecutoriada de seis años por asociación ilícita en el caso Odebrecht.

2.- Sentencia ejecutoriada de ocho años por cohecho en el caso Sobornos 2012-2016

3.- Sentencia apelada de ocho años por peculado en el caso Singue.