Invisibilizada por la familia y las autoridades

ABANDONO. María lleva más de dos meses viviendo a la intemperie en el barrio Río Teaone, ni la familia ni las autoridades le prestan atención.

Hace  más de dos meses, María de los Ángeles, Liliana o Viviana, como la llaman los vecinos del barrio Río Teaone, está en total abandono. La mujer que no supera los 35 años de edad, sigue viviendo en un espacio sin paredes de una vivienda en construcción que está rodeada de maleza.

Se alimenta por la generosidad de los vecinos del lugar, quienes ya muestran su preocupación porque con la llegada del invierno no podrá continuar viviendo ahí, porque el lugar está abierto y no tendría dónde protegerse de las lluvias y del agua que se estanca en el terreno.

Sin atención

A ratos se dedica a la lectura, conversa con las personas que se le acercan, pero veces muestra un comportamiento extraño, debido a que cree que le pueden hacer daño. Oscar Castillo, vive por el sector, y comenta que ‘María’ suele salir a caminar y  a buscar alimentos de entre la basura, algunos vecinos le regalan comida, pero el deseo es que la familia aparezca y se responsabilice de sus cuidados para que tenga una mejor calidad de vida y no esté expuesta al peligro.

A raíz que apareció deambulando por la zona buscaron ayuda a través del Consejo de Protección de Derechos del Municipio de Esmeraldas, pero la respuesta fue, que para canalizar la atención requieren que la familia, refirió Castillo. De ahí, ningún otro organismo se ha hecho presente para ayudar a esta mujer que está abandonada, expuesta al hambre y al frío. (MBC)

El invierno llegará con los problemas de siempre al barrio Río Teaone

RECREACIÓN. Una cancha de uso múltiple se construye en el sitio; las vecinas temen que el agua de las lluvias no tenga por donde evacuar.

El barrio Río Teaone al igual que 50 Casas, ubicados al sur de la ciudad, son sectores que en cada temporada invernal pone a correr a sus moradores por las constantes inundaciones.

 Termina la época de verano y también desaparecerá el polvo que constantemente ingresa a sus hogares, empolva los zapatos y cubre los espacios que los niños ocupan para divertirse ante falta de parques recreativos.  Para muchos, es mejor  convivir con las polvorientas calles a sufrir los efectos de la naturaleza que trae la temporada invernal.

El barrio carece de calles asfaltadas o adoquinadas, áreas recreativas, no todos los habitantes tienen alcantarillado sanitario, hay hogares que todavía tienen pozos sépticos, y que junto con los sumideros suelen rebosarse con las lluvias, a esto se suma el debordamiento del río Teaone que inunda las viviendas y obliga a sus habitantes a evacuar. Los demás servicios básicos los reciben a medias.

Promesas

Una vecina comentó, que por años vienen esperando que se cumpla el ofrecimiento de construir muros para evitar que el barrio se inunde con las crecientes del afluente. Asimismo anhelan el asfaltado de las calles transversales, ya que solo se lo hizo en las principales.

En el sector se construye una cancha encementada, que una vez que esté culminada sería el atractivo del lugar y el espacio recreativo, sin embargo, las vecinas temen que en una inundación el agua no tenga por donde desfogar  y sean más las viviendas afectadas con el ingreso del agua y lodo.

Poco avance

Rosa María Velasco llegó al barrio hace casi 20 años, recuerda que tenía que caminar con botas, caltando lodo hasta la calle principal en la avenida Troncal del Pacífico, donde se ubica la unidad educativa María Auxiliadora. Era ahí donde se lavaba los pies y se ponía los zapatos para llegar al centro de la ciudad. Agrega que el único cambio que ha visto hasta la actualidad, son las aceras, bordillos y el asfaltado de las principales calles.

Rosa María Velasco, Silvia Panchi y otra moradora que no dijo su nombre, coinciden en decir que el invierno que se aproxima traerá los mismos problemas de años anteriores. Calles empantanadas, río desbordado, casas inundadas y familias evacuadas, que no tendrán dónde albergarse.  (MBC)

La urbanización Río Teaone se ubica al sur de la ciudad, en la avenida Troncal del Pacífico, se ingresa hacia la derecha por el colegio María Auxiliadora, en dirección norte- sur.

Frase

“Las autoridades seccionales deberían preocuparse por dotar de alcantarillado y mejorar el barrio, que con cada inverno termina afectado”.

Rosa María Velasco Moradora de Río Teaone
Rosa María Velasco
Moradora de Río Teaone

Frase

“Mi casa es una de las afectadas por el invierno; pero solo nos socorren en las inundaciones, mas, en verano no se hace nada para enfrentar los próximos aguaceros.”

Silvia Panchi Vecina del barrio Río Teaone
Silvia Panchi
Vecina del barrio Río Teaone.

El hambre y el abandono ‘acompañan’ a una mujer

ABANDONO. Este es el hogar improvisado de una joven mujer, que dice ser madre de cinco hijos.

Algunas personas comentan que la familia vive en La Primavera, pero nadie va a buscarla al lugar donde está en abandono, pasando hambre y a la intemperie.

Su nombre no se conoce con exactitud. Unos la llaman Viviana, Liliana y otros María de los Ángeles Rodríguez, lo cierto es que esta mujer que no supera los 35 años de edad, está viviendo a la intemperie en el barrio Río Teaone, al sur de la ciudad de Esmeraldas.

Vecinos del lugar, comentan que la mujer apareció deambulando por el sector, cargaba con ella un saco y suponen que ahí guardaba sus pertenencias y documentos  personales. De pronto se descuidó de su ‘maleta’ y el carro recolector se la llevó como basura y la dejó  sin nada de ropa. En un día de lluvia fue ubicada en una casa deshabitada de donde días después fue  retirada.

Posteriormente, en un terreno donde hay una casa en construcción le adecuaron un espacio, que se ha convertido en su hogar improvisado. Sobre la tierra tiene un colchón y las paredes son pedazos de plástico negro, y a su alrededor está la maleza, lo que la deja aún más vulnerable ante la delincuencia y consumidores de droga.

Esquizofrenia

La joven mujer, que al parecer tiene problemas de esquizofrenia,  vive de la caridad de los vecinos que le pasan comida, ropa, sábanas y también le donaron un toldo. No todos los días tiene las tres comidas, a veces solo ingiere alimentos una vez, o no come nada en todo el día, comentó una moradora.

Silvia Panchi, es una de las personas que le extendieron la mano a Viviana, dice que a veces está cuerda, se deja bañar, pero no peinar. Agrega, que una vez llegó una señora que dijo ser mamá de la joven  y quedó en volver para llevarla con ella pero hasta el domingo último no había regresado, y mientras tanto, sigue abandonada a su suerte.

Óscar Castillo, morador del sector, hizo gestiones ante el Consejo cantonal de protección de derechos de Esmeraldas para que le brinden asistencia, pero le respondieron que requiere de un familiar directo para emprender la atención con el acompañamiento de un pariente que se responsabilice de su cuidado. (MBC)

SOLIDARIDAD. Las muestras de afecto de los vecinos hacen que Viviana sonría en ocasiones y hasta dedica su tiempo a la lectura.

¿Qué es la esquizofrenia?

La esquizofrenia es una enfermedad cerebral grave. Las personas que la padecen pueden escuchar voces que no están allí. Ellos pueden pensar que otras personas quieren hacerles daño. A veces no tiene sentido cuando hablan. Este trastorno hace que sea difícil para ellos mantener un trabajo o cuidar de sí mismos.Hay tres tipos de síntomas: Estos incluyen alucinaciones (ver o escuchar cosas que no existen), delirios (creencias que no son ciertas), dificultad para organizar pensamientos y movimientos extraños. Una persona puede parecer deprimida y retraída.

Viviana, Liliana o María de los Ángeles, está viviendo en la urbanización Río Teaone, ingresando por la unidad educativa María Auxiliadora, en dirección norte- sur.

Basura que termina en el Teaone

REALIDAD. Desechos sólidos arrojados por la ciudadanía están contaminando al río Teaone.

En Esmeraldas los ciudadanos arrojan basura al río Teaone lo que se ha convertido en un foco contaminante.

Los desechos sólidos como llantas viejas, vidrio, recipientes de plástico entre otros, son los restos que moradores del lugar arrojan en las laderas de La Propicia 4 y Los Mangos, al sur de la ciudad de Esmeraldas. Parte de esta basura se queda en tierra y la otra va hacia el río Teaone, formando focos infecciosos.

Según los moradores de la Propicia 4, el servicio de recolección de basura se viene realizando con irregularidad ya que no entrarían hasta los últimos sitios del lugar, por lo que muchas personas se verían obligadas a lanzar la basura al río Teaone, contaminando el agua.

En el lugar hay gran cantidad de desperdicios acumulados sobre una alcantarilla cerca el río Teaone, donde los hedores son insoportables y la insalubridad se ha convertido en destino para las moscas, ratas y aves de rapiña, indicó el morador de Los Mangos, Álex Contreras.

Preocupación

Karen Benavides, madre de dos niños menores de edad, relató que producto de ese ambiente contaminado donde vive, sus hijos tienen afecciones a la piel, faringitis y dolor estomacal.

Además, aseguró que los malos olores que emanan las descargas y del proceso de putrefacción de los desechos sólidos, no les permite vivir en un buen ambiente.

Ante esta problemática, hizo un llamado a las autoridades de Esmeraldas que tengan que ver con la solución de la problemática, que se haga una limpieza de las riberas, se saque la basura y se realicen campañas de concienciación a la población para evitar que se sigan botando los desechos.

Conciencia ciudadana

Por su parte, el director de Higiene Municipal, Abel Ávila, dijo que no hay justificación para los hechos que se están suscitando, ya que al parecer los moradores no toman conciencia de la contaminación que causan al agua del afluente.

Por la calle principal de La Propicia 4 pasa el carro recolector todos los días y por las internas tres veces a la semana.

“Existe un problema en el lugar, hay una de las calles donde no puede llegar el carro de la basura por lo que es un punto ciego y ellos alegan que por eso tiran la basura al agua, sin embargo, tienen dos opciones para que el carro recolector la recoja”, sostuvo Ávila. (MFC)

Coordinan limpieza

La responsable de la Unidad de Calidad Ambiental del Ministerio del Ambiente (MAE) Idania Cervantes, dijo que es preocupante la contaminación hacia río por parte de la ciudadanía, ya que el recurso hídrico es una fuente de vida para los seres humanos.

Por ello, han planteado realizar actividades de limpieza durante esta semana y seguir realizando campañas hacia la conciencia ciudadana para que cuide y proteja este afluente.

En gestiones anteriores, a través del Municipio de Esmeraldas se invirtieron más de 2 millones de dólares para recuperar la cuenca del Teaone, pero no dio resultados.

Puente sobre el río Teaone continúa inconcluso

Gelacio Gómez, principal afectado por la reducción de terreno comentó que fue engañado y que hasta la fecha no le han pagado ni la mitad de la indemnización, las autoridades le derribaron su única fuente de ingresos, ahora se dedica a la venta de chifles para sostener a su familia

A un lado de la vía las vigas que servirán para el segundo tramo del puente están amontonados, las condiciones del ambiente han dado paso a la corrosión del metal. 

Con una inversión de 18 millones de dólares se firmó el convenio entre Petroecuador y el Municipio de Esmeraldas para construir el proyecto de anillo vial de la ciudad. La obra inició en enero de 2019, refería entre otras, conectar la urbe de norte a sur con el segundo tramo del puente sobre el río Teaone, en el sector de Codesa, que serviría como conducto vial de la ciudadanía local y turística.  

La Alcaldía de Esmeraldas estableció el 13 de mayo de 2021 un nuevo plazo de entrega para que la empresa Geinco integrante del consorcio vial de la ciudad termine la construcción del puente, esto hasta el 22 de junio.  

Hace dos meses venció el plazo de entrega y la obra sigue inconclusa, a un lado de la carretera en el ingreso a la ‘Y’ de El León, se puede observar las estructuras metálicas que servirán para dar soporte al puente esperando a ser colocadas, sin embargo, las condiciones del ambiente han dado paso a la corrosión del metal. 

La anterior administración empezó con el proceso para la construcción de la obra, sin embargo, hasta la fecha se han dado plazos de entrega. Uno de ellos, dispuesto en junio de 2021, el cual se ofrecía en 40 días el montaje, hoy a más de 71 días de esa promesa, no existe presencia de trabajadores, la vía está bloqueada para el paso del transporte urbano y los dueños de viviendas a indemnizar, continúan en la espera.

Afectación

Desde la construcción del puente muchos ciudadanos viven con problemas por el recorte de tierra que se les debe realizar, pero aún más es la conmoción por la presunta falta de presupuesto de la presente administración lo que arribó a los ciudadanos que viven en la ribera a solicitar que las autoridades se pronuncien sobre el tema de indemnizaciones.

Según Stiven Caicedo, morador afectado por el recorte de tierra, previamente preguntó al dirigente de la obra sobre la construcción del puente y compensación por los daños, este le respondió que no tenían dinero para continuar pues la anterior administración dio a la nueva todo el presupuesto y que la actual no contaría con los fondos suficientes, alegando que la responsabilidad recae sobre Petroecuador.  

A pesar del inicio de la obra, los ciudadanos próximos a la disminución de terreno expresaron que ninguna autoridad se ha acercado a conversar con ellos sobre los posibles daños a sus hogares y la compensación por los mismos, además que desde hace más de un mes los trabajos se paralizaron por completo.  

Ofrecimiento

Por otro lado, Gelacio Gómez, propietario de la vivienda más afectada y la primera en ser recortada, comentó que fue ‘embolatado’ por Gerardo Espinel (gerente de Geinco). “M ofreció $40 mil por la parte de mi terreno, primero me dio $15mil, después $10 mil, pero ahí quedó, prometió arreglarme la casa y darme lo demás, pero no ha cumplido desde hace un año” dijo.  

El temor de Gómez es que nadie se haga cargo del problema de su casa, solicitó por escrito a la Alcaldía que responda junto a Geinco el costo de la parte de la vivienda que fue derribada, ya que al constatar dentro de su hogar se observó los daños causados al interior de la misma por la demolición para la construcción del puente. 

Gelacio compartió que, entre conversaciones con los trabajadores a cargo de la construcción del puente, la falta de pagos por parte de la empresa Geinco era un problema y por esa razón surgió la paralización de la obra. 

Finalmente, Gómez hace un llamado para que respondan por el acto, ya que al ser de la tercera edad sus únicos ingresos eran los arriendos, pero la demolición se acabó con todo, dejándolo en la ruina y vendiendo chiles para subsistir. (KLF)