El Salvador extiende por 30 días estado de excepción contra las pandillas

El gobierno de Nayib Bukele niega excesos y dice que emergencia hace justicia a víctimas de las pandillas.

La medida se aplica desde el 27 de marzo y ha permitido la detención masiva de supuestos pandilleros. Si bien cuenta con el respaldo de gran parte de los salvadoreños, aumentan las voces que denuncian los excesos cometidos con la emergencia.

SAN SALVADOR. La Asamblea Legislativa de El Salvador, de amplia mayoría oficialista, aprobó la noche de este miércoles (25 de mayo de 2022) una segunda extensión de un régimen de excepción implementado desde el pasado 27 marzo tras una ola de asesinatos atribuida a las pandillas y que se cobró la vida de 87 personas.

El decreto fue aprobado a solicitud del Consejo de Ministros del presidente Nayib Bukele con los votos de 67 diputados, de los 84 que forman el Congreso, por un periodo de 30 días, es decir que se amplía hasta finales de junio próximo.

La nueva extensión del régimen entrará en vigencia a partir de su publicación en el Diario Oficial, según el decreto leído en el pleno del Congreso y el cual no tuvo análisis ni discusión parlamentaria.

La segunda prórroga de este régimen, que suspende el derecho de reunión, asociación, defensa e inviolabilidad de la correspondencia y telecomunicaciones, se da a pesar de las cientos de denuncias de violaciones a derechos humanos y de las alertas de que el país se encamina a una crisis humanitaria por la saturación de las cárceles, donde han sido trasladados miles de detenidos.

La Constitución salvadoreña señala que la prórroga no debe exceder un plazo máximo de 30 días y únicamente se ampliará si se mantienen las causas que generaron la declaración, pero no limita las veces en que puede ser prorrogado, según el análisis presentado por el Gobierno de Bukele.

Abraham Ábrego, director de Litigio Estratégico de la organización humanitaria Cristosal, señaló recientemente que la Carta Magna no establece plenamente si la extensión se puede dar por una única vez, por lo que se da a interpretaciones.

Diputados del partido oficialista Nuevas Ideas (NI) señalaron que si bien ha sido controlada la ola de violencia que dio pie a implementar el estado de excepción, el «génesis» de las pandillas «no ha acabado», por lo que es necesario que el régimen continúe para que «el Gobierno termine por completo con las pandillas«.

Además, apuntaron que durante el régimen «no ha habido violación de derechos«, sino «justicia para las familias, víctimas de las pandillas«.

Solo la organización no gubernamental Cristosal ha recibido más de 700 denuncias de violaciones a derechos humanos durante el régimen de excepción, principalmente por detenciones arbitrarias.

Las detenciones masivas han sido la principal apuesta del Ejecutivo de Bukele durante el estado de excepción, pero hasta el momento se continúa sin saber si el Gobierno trabaja en un plan que plantee medidas para una solución de fondo a dicho fenómeno.

David Morales, exprocurador de Derechos Humanos, advirtió recientemente que bajo las masivas detenciones de supuestos pandilleros, las autoridades también han arrestado a personas «que no son pandilleros y se les somete a graves sufrimientos y violencia de Estado».

La mitad de la población salvadoreña aprueba una extensión del régimen, pero considera que el Gobierno debe tomar «otro tipo de medidas diferentes» para enfrentar el fenómeno de la violencia, de acuerdo con un sondeo presentado este miércoles.

Según las autoridades policiales, bajo el régimen de excepción se han detenido a más de 34.500 supuestos pandilleros.

La parlamentaria Claudia Ortiz, de la opositor partido Vamos, señaló que bajo el régimen de excepción «se están violentando derechos de personas inocentes» y que «hay personas muriendo en manos del Estado».

Además, pidió al Gobierno que explique «por qué no pueden combatir la delincuencia sin régimen de excepción». EFE

Estado de excepción ha dejado más de 2 mil detenidos

Militares ecuatorianos realizar controles con el fin de contrarrestar hechos delictivos y de violencia.

Desde el pasado 30 de abril rige el estado de excepción en tres provincias costeras del país, en un intento del Gobierno nacional por reducir los actuales niveles de violencia.

Un total de 2.031 personas han sido detenidas en Ecuador desde el pasado 30 de abril, cuando entró en vigor el estado de excepción decretado para las provincias de Esmeraldas, Guayas y Manabí por los altos índices de violencia, informó la Presidencia.

En un video, la Secretaría General de Comunicación informó sobre los resultados de las acciones desplegadas en el marco del llamado «Plan rescate».

Se realizaron 97.250 operativos en los que se detuvo a 2.031 personas, señaló sin especificar las razones de las detenciones.

Asimismo, apuntó que entre los resultados de los operativos se contabilizaron 558 vehículos y motocicletas retenidos, 237 motocicletas y vehículos recuperadas, así como el decomiso de 249 armas de fuego y la incautación de 3.762,43 kilogramos de droga.

El pasado 29 de abril, el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, decretó el estado de excepción en las mencionadas tres provincias de la costa del país para combatir la delincuencia organizada, lo que incluye el toque de queda nocturno en tres poblaciones.

El Gobierno de Ecuador informó, además, que destinó una partida de 11,5 millones de dólares para reforzar la seguridad en la ciudad costera de Guayaquil (suroeste).

Estas decisiones se enmarcaron en la creciente violencia que se vive en el litoral ecuatoriano, protagonizada por bandas criminales organizadas enfocadas principalmente en el narcotráfico y algunas con vínculos con carteles de la droga de México y Colombia, según apuntan las autoridades ecuatorianas.

Escenas como la aparición de personas decapitadas o los asesinatos de sicarios se han vuelto cada vez más frecuentes en las provincias costeras, principalmente alrededor de Guayaquil, cuyo puerto es utilizado de trampolín para la cocaína producida en Colombia, Perú y, en menor medida, también en Ecuador.

Este fenómeno también tiene un sanguinario capítulo en la crisis carcelaria de Ecuador, donde casi 400 presos han muerto en los dos últimos años en distintos enfrentamientos entre este tipo de bandas rivales que se disputan el control interno de las prisiones. EFE

La Policía conecta a 8 ecuatorianos con el ala dura de la narcoguerrilla colombiana

Captura de imagen del seguimiento policial al Movimiento Guevarista.

Los detenidos, integrantes del Movimiento Guevarista, deberán responder por un supuesto delito de trata de personas. En la operación ‘Dominó’, que inició en 2019, trabajaron las policías de Ecuador y Colombia, y hay testigos protegidos.

Los agentes de Inteligencia los siguieron hasta la víspera de las detenciones. Supieron que ya entre ellos sospechaban de los seguimientos de la Fuerza Pública en Chimborazo y, en Quito, se reunieron a tomar cerveza artesanal. Esto informaron altas fuentes de Inteligencia policial a LA HORA.

Así llegaron los últimos reportes a los policías que estaban encargados del apresamiento de ocho personas vinculadas al Movimiento Guevarista. Sin embargo, la detención de seis hombres y dos mujeres no está relacionada, en un principio, con sus propias actividades subversivas, ampliamente documentadas por las autoridades, sino con un posible delito de trata de personas al enviar a Colombia y Venezuela a personas de Cotopaxi para ser entrenados y reforzar militarmente al grupo.

Incluso ellos pudieran responder judicialmente por la desaparición de cuatro personas que llegaron hasta los campos de entrenamiento de la Segunda Marquetalia (exFarc) en Arauca, Venezuela. Específicamente al lugar donde estaba alias ‘Paisa‘, que según las autoridades colombianas fue un sanguinario narcoterrorista.

Conexión con la narcoguerrilla

Según un informe policial, Édison C. y Janeth Y., del grupo Guevarista, mantuvieron contacto con el ‘Paisa‘ en julio de 2021, en Venezuela. En esa ocasión llegaron a acuerdos con el narcoterrorista para formar una guerrilla latinoamericana, preparar a 50 miembros del movimiento en lucha guerrillera con los Comandos Defensores de Frontera, en Putumayo; enviar 20 ecuatorianos a Venezuela para ser entrenados; crear un campamento en La Bonita; vender armas a ‘Paisa‘ y fijar blancos de empresarios para secuestrarlos y, así, financiar al guevarismo.

Y, al parecer, todo iba tal cual lo planeado. Pero Hernán Darío Velásquez, nombre real del ‘Paisa‘, fue abatido en Arauca en 6 de diciembre de 2021, por las disputas de grupos narcos. Inteligencia ecuatoriana afirma que en ese atentado un ecuatoriano daba seguridad al narcoterrorista y también que estaba otro grupo de ecuatorianos que ya había enviado el Movimiento Guevarista.

Los seguimientos, con asistencia de la Policía colombiana, determinaron que el reclutamiento y adoctrinamiento empezó en septiembre de 2000 en las provincias de Cotopaxi, Chimborazo, Los Ríos, Manabí, Pichincha y El Oro. Uno de los detenidos en la operación, ejecutada entre Fiscalía y Policía, Ernesto F., sería el líder. Él es un reconocido personaje de la izquierda radical ecuatoriana.

Los campos de entrenamiento en Ecuador y Venezuela

Con los planes en ejecución se realizó, según fuentes policiales, reclutamiento y adoctrinamiento en las provincias de Cotopaxi, Chimborazo, Pichincha, Manabí, Los Ríos, el Oro, Carchi e Imbabura. Los encuentros se daban de viernes a domingo. Allí, los asistentes trataban lucha callejera, introducción a la guerrilla urbana, ideología radical, defensa personal y disciplina paramilitar. Todo para saber si podían ir a Venezuela. Según las investigaciones, el Movimiento Guevarista ya contaría con unas 1.200 adhesiones y 400 personas adoctrinadas y entrenadas en combate subversivo.

La investigación refleja que el Movimiento ofrecía becas de estudio en una universidad de Argentina con todos los gastos pagados y, una vez que los jóvenes aceptaban las becas ofrecidas, iban a Quito, al sector de San Roque en la calle Chimborazo, donde se encuentra ubicada la conocida Casa Rebelde. Otros, por su propia voluntad, viajaron, incluso, al campamento de Iván Márquez, máximo líder de los narcoguerrilleros en Venezuela, en la frontera con Brasil.

La desaparición de 4 personas

18 personas fueron hasta Venezuela. 14 regresaron a partir del 4 de diciembre de 2021, pero cuatro no. Y ese es el problema legal que tienen actualmente los integrantes del Movimiento Guevarista, señalaron altas fuentes gubernamentales. Se desconoce la real ubicación de las cuatro personas y hay preocupación de sus familias.

En este proceso legal hay asistencia judicial internacional, con toma de versiones a involucrados, y también un testigo protegido que ha brindado detalles de los movimientos de los Guevaristas.

Ernesto F., Edison C., Carlos C. y Silverio C. serían quienes reclutaban. Mientras que, Édison C., Nelly Y., Gabriela G., Juan B. y Alexis M. habrían realizado la transportación, acogida y entrega de las personas a la narcoguerrilla.

La Fiscalía y la Policía realizaron el operativo la madrugada de hoy, 19 de mayo de 2022, en Imbabura, El Oro y Pichincha. Fueron nueve allanamientos, donde se encontraron armas y municiones, informó la Fiscalía. Los ocho detenidos debían llegar a la Unidad de Flagrancia para su audiencia, prevista a las 19:00.

Fuentes de Inteligencia aseguran que debieron abrir sus cartas para evitar el secuestro de un empresario esta misma semana. El nombre no lo ofrecieron.

Si ellos son hallados culpables por el delito de trata de personas pudiera ser sentenciados hasta 22 años de prisión por trata de personas para el reclutamiento forzoso para conflictos armados o para el cometimiento de actos penados por la ley, según el Código Penal vigente.

Reclamos por los apresamientos

Hasta la Unidad de Flagrancia de Quito acudieron organizaciones de la sociedad civil, como Inredh y Surkuna, quienes reclamaron en los exteriores. Ellos aseguran, en vídeos en las redes sociales, que hay una arremetida política en contra de los líderes del Movimiento Guevarista. Inredh denunció que hasta el mediodía de hoy, 19 de mayo, no habían podido constatar la situación de siete de los ocho detenidos, aunque sí pudieron contactarse con Édgar F.  Inredh, un organismo que asegura defender los Derechos Humanos, y aseguró que defenderá al detenido.

Las cárceles en El Salvador están ‘a tope’

Presuntos pandilleros detenidos durante el estado de excepción en El Salvador.

La mayoría de los detenidos son jóvenes de 18 a 30 años como parte del estado de excepción establecido para combatir la violencia en el país.

Redacción SAN SALVADOR

La cifra de detenciones de supuestos pandilleros y personas ligadas a estas estructuras alcanza los 26.755 durante el régimen de excepción implementado desde finales de marzo en El Salvador para controlar la violencia generada, principalmente, por las maras.

La mayoría de las personas detenidas son jóvenes de 18 a 30 años, con 16.283, y le siguen las capturas de personas de 31 a 40 años con 5.719, de acuerdo con estadísticas presentadas por el ministro de Justicia y Seguridad, Gustavo Villatoro, durante una entrevista televisiva.

Además, se reporta la captura de 1.080 menores de 12 a 17 años, según los datos.

Villatoro señaló que, en general, la mayoría de detenciones corresponden a personas del sexo masculino, con más de 23.000 detenciones, y el resto son mujeres.

El funcionario indicó que entre los arrestados se encuentran seis líderes de la pandilla Mara Salvatrucha (MS13), estructura a la que se le atribuye un alza de homicidios registrada a finales de marzo y por la que la Asamblea Legislativa decretó el estado de excepción. (EFE)

Expandilleros viven un martirio en El Salvador

Familiares de detenidos y activistas exigen que se cumplan los derechos de los detenidos por orden del gobierno.

Muchos exintegrantes de pandillas no pisan la calle desde que el Gobierno iniciara un proceso de detenciones masivas. Los delatan sus tatuajes de identificación.

Redacción SAN SALVADOR

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, exhibe con orgullo la cifra de más de 20 mil supuestos pandilleros detenidos desde que hace aproximadamente dos meses se estableció un estado de excepción en el país para combatir la violencia.

Y a pesar de que las encuestas revelan que la mayoría de los salvadoreños aprueba el accionar de las autoridades, también existen voces que denuncian la existencia de excesos, entre ellos detenciones indiscriminadas; esto mientras policías denuncian que sus jefes los obligan a cumplir cuotas de detención.

Entre quienes más problemas tienen están aquellos que habiendo pertenecido a pandillas, actualmente no delinquen, pero conservan en su cuerpo los tatuajes de identificación que hace a que se los asocie con facilidad a las llamadas ‘maras’ (pandillas).

Condenados a las sombras

Uno de ellos es ‘Smiley’, quien asegura ser un expandillero, pero se oculta de la policía y del ejército porque lleva tatuadas las iniciales de la Mara Salvatrucha (MS13), una de las bandas del país.

‘Smiley’ le aseguró a la cadena BBC que dejó de ser un miembro activo de la MS13 hace 11 años, cuando fue deportado desde Los Ángeles, lugar de origen de la pandilla, aunque los tatuajes delictivos sigan sobre su piel.

Hasta hace tres semanas vendía paletas heladas en la calle, pero ahora ya no sale a trabajar. «Estoy encerrado, no sé ni cómo hacer a veces. Yo no tengo por qué andar así, si yo no debo nada», dice afligido.

Algo incluso peor es lo ocurrido con Genaro Godoy Monterrosa, conocido como ‘Satán’, quien no tuvo ni tiempo para esconderse. El 8 de abril el vuelo chárter en el que viajaba deportado desde Estados Unidos, llegó alrededor de las 11:00 a El Salvador desde el estado de Luisiana.

Su mamá iba camino del aeropuerto, cuando Godoy le escribió desde un celular desconocido y le dijo que no fuera a recogerlo. Le explicó que se encontraba montado en un bus camino a la Dirección de Atención al Migrante, conocida como ‘La Chacra’.

Hoy, su familia no sabe de él. Se quejan de que fue detenido en EE.UU. por migración ilegal y que esto se transformó en delincuencia con solo pisar suelo salvadoreño. (DLH)

Pruebas de excesos en El Salvador

PROTESTA. Durante las marchas del 1 de Mayo se rechazaron los abusos de la lucha contra las pandillas.

Un informe revela indicios de al menos 40 casos de abusos, incluidas detenciones arbitrarias, en la lucha del Gobierno contra las pandillas.

Redacción SAN SALVADOR

Al menos 40 casos de abusos han sido registrados en El Salvador durante el régimen de excepción decretado a finales de marzo para controlar una escala de violencia atribuida a las pandillas y bajo el cual se han producido miles de detenciones de supuestos pandilleros y personas vinculadas a dichas estructuras.

Según un informe de las organizaciones Human Rights Watch (HRW) y Cristosal (El Salvador), un número creciente de evidencias indican que las autoridades salvadoreñas han cometido graves violaciones de derechos humanos desde que se adoptó el régimen de excepción el 27 de marzo.

Las entidades señalaron que han recibido denuncias creíbles de decenas de detenciones arbitrarias, incluyendo algunas que podrían constituir desapariciones forzadas de corta duración, y de la muerte de dos personas que se encontraban privadas de libertad.

Detallaron que, desde el 25 de marzo, policías y soldados han realizado decenas de redadas, sobre todo en comunidades de bajos recursos, durante las cuales han detenido a miles de personas.

En 34 de los 40 casos de abusos, las fuerzas de seguridad detuvieron a personas en sus domicilios o en la calle, apuntaron. (EFE)

Cero crímenes en El Salvador

POLÍTICA. El presidente de El Salvador, Nayib Bukele.

El Jefe de Estado salvadoreño anunció que en el país no se han registrado homicidios los pasados seis días y se ha detenido a 20 mil pandilleros.

Redacción SAN SALVADOR

El Salvador, que se encuentra en régimen de excepción desde finales de marzo por la violencia atribuida a las pandillas, registra seis días consecutivos sin homicidios, mientras las detenciones de supuestos miembros de pandillas superan las 20.000 hasta este jueves, según el presidente Nayib Bukele.

El mandatario indicó, a través de una publicación en Twitter, que el miércoles no se registraron homicidios en el país y que ya se suman seis días consecutivos «con 0 homicidios». Además, señaló que las detenciones durante el régimen de excepción superan las 20.000.

No obstante, ni el mandatario ni las autoridades de Seguridad han detallado cuántas de las personas detenidas son miembros de pandillas, a qué pandilla pertenecen y cuántas son señaladas de tener vínculos con dichas estructuras.

El domingo pasado, el estado de excepción fue ampliado sin que los diputados hayan pedido al Gobierno un informe detallado de los resultados de la medida y sin aplicar medidas para atender las denuncias de abusos. (EFE)

El Salvador acelera detenciones

Supuestos pandilleros son llevados desde la delegación policial «El Penalito», hacia una cárcel de San Salvador.

Según el presidente Nayib Bukele, 1.000 supuestos pandilleros son detenidos cada día con lo que la cifra global superan ya las 18 mil.

Redacción SAN SALVADOR

El Salvador intensificó en los últimos días las detenciones de supuestos pandilleros como parte de las medidas del régimen de excepción, que continuará hasta finales de mayo y que suspende garantías constitucionales y otorga poderes extraordinarios al Gobierno de Nayib Bukele para su «guerra contra las pandillas«.

De acuerdo con el mandatario, en los últimos días el ritmo de detenciones se elevó a más de 1.000 por jornada, con lo que las capturas llegaron a más de 18.000.

«Segundo día consecutivo con más de 1.000 capturas de terroristas. Más de 18.000 en solo 31 días», señaló el mandatario salvadoreño este martes en Twitter.

Bukele ha repetido que la meta básica de su gobierno es llegar a 20 mil detenciones, algo que parece estar cerca de lograr y en lo que los mandos policiales se esmeran.

El régimen de excepción fue ampliado el domingo pasado sin que los diputados hayan pedido al Gobierno un informe detallado de los resultados de la medida y sin aplicar medidas para atender las denuncias de abusos. (EFE)

Ministro del Interior recibe amenazas de presunta banda delictiva

Patricio Carrillo, ministro del Interior, en rueda de prensa en Quito.

Este sábado 23 de abril, en el norte de Guayaquil se encontraron panfletos que contenían amenazas contra el Ministro del Interior, Patricio Carrillo.

Hojas impresas con amenazas en contra del ministro del Interior, Patricio Carrillo, fueron dejadas en las inmediaciones de un canal de televisión ubicado en la Avenida de las Américas este 23 de abril de 2022.

“Sigan pensando que solamente ‘Junior’ y ‘Fito’ (líderes de ‘Los Choneros’) matan y pueden, tenemos también la plata para hacerles la guerra a quien se meta”, estaba escrito en los panfletos.

Esto ocurre luego de que acciones de la Policía Nacional, Fiscalía y el Ministerio desarrollaron de forma sincronizada detenciones en Guayas, Manabí y Esmeraldas contra presuntos integrantes de la banda delictiva ‘Los Tiguerones’. Y unas horas después de que se dictara prisión preventiva para 17 de los detenidos.

El Presidente Guillermo Lasso se solidarizó, a través de redes sociales con Carrillo. (GVL)