Convenio entre MIES y Jóvenes Contra el Cáncer arranca en julio de 2022

El ministro de Inclusión Económica y Social, Esteban Bernal, habla de la situación de la Fundación Jóvenes Contra el Cáncer.

Sobre la demora en el pago de los haberes económicos por $52.000 del año 2021, Esteban Bernal, ministro de Inclusión Económica y Social, explica que es la Procuraduría la encargada. 

Luego de que la Fundación Jóvenes Contra el Cáncer anunciara el cierre definitivo de la LINEA 1800 –CANCER ‘La llamada de la Esperanza’ y la suspensión de actividades en varias provincias del Ecuador, «por la falta de apoyo de las autoridades del MIES (Ministerio de Inclusión Económica y Social) y la indecisión el Gobierno Nacional», el titular del MIES, Esteban Bernal, explica cuál es la situación de esa fundación, que es una de las 826 con las que tienen convenios.

La deuda de los haberes de 2021, que suma un total de $52.000 – dice Bernal–, no se puede cancelar hasta que no se resuelva un proceso de mediación que está bajo responsabilidad de la Procuraduría General del Estado. «Sus tiempos no los dirime el MIES (…); no hay un tema de mala voluntad. Es un tema de norma».

¿Por qué hay una mediación?

Desde años anteriores, señala el Ministro, se han suscrito actas de intención con la Fundación Jóvenes Contra el Cáncer ya que no era posible suscribir convenios, ya que la razón social (salud) de la Fundación no es competente con los programas a cargo del MIES. «Les hemos dicho que podemos derivar al Ministerio de Salud y no han querido, por no generar un nuevo proceso», señala Bernal.

En febrero de 2022, desde la Fundación se exigió la firma del convenio y ahí se firmó un acta de intención en la que se estipula que debe tener una nueva modalidad: apoyo familiar. «La norma técnica ya se está procesando, validando, para que se pueda conseguir la suscripción de un convenio en esta modalidad».

Gustavo Dávila, presidente de Jóvenes Contra el Cáncer, acepta que existe este cambio de modalidad pero que hay afectaciones porque disminuye la edad de los beneficiarios. Y es que, legalmente, el MIES tiene programas de atención para personas hasta los 17 años, 11 meses y 29 días. 

Según Bernal, el proceso está bajo los tiempos establecidos y la suscripción del convenio se daría en julio de 2022 hasta diciembre del mismo año. «Estamos encontrando cómo mecanizar la norma para que no seamos observados, ni ellos (Jóvenes Contra el Cáncer) ni nosotros (MIES)», agrega Bernal. (AVV)

 

Adopción desde el vientre, otra opción truncada para las víctimas de violación

Uno de los argumentos de quienes se oponen al aborto en el país es que existe la adopción. Sin embargo, no hay una norma específica para las víctimas de violación. 

‘Gabriela’ tenía solo 12 años cuando se convirtió en mamá. El padre de ese pequeño era también el padre de ella, quien pese a ser una menor con discapacidad mental -del 66%-, no pudo acceder a un aborto. Así lo relata, Verónica Vera, miembro de la organización Surkuna, que dio acompañamiento a la niña en su proceso legal, cuando intentaba dar al bebé en adopción.

Pese a que ‘Gabriela’ rechazaba al bebé, el juez siempre ordenaba la reunificación familiar, relata Vera. “Quería que se le enseñe a Gabriela a ser madre, cuando los vínculos no se crean así (…). Ella rechazaba al bebé y hasta tuvo episodios de violencia, pero el juez seguía negando la adopción”.

El proceso inició cuando ‘Gabriela’ tenía 15 años y el bebé 3. En su primera sentencia, el juez argumentó que se estaría atentando “el deber de mantener lazos de afectividad, cariño y amor, que debe existir entre madre e hijo”.  A Surkuna le tomó más de un año que el juez concediera la adopción y se logró cuando la defensa legal alegó que la menor, por su discapacidad, no podría hacerse cargo del bebé. Que la niña haya sido violada y forzada a ser madre no fue lo que pesó en el proceso.

Mientras la separación definitiva se dio, el bebé ya tenía más de 4 años, lo que disminuyó sus posibilidades de ser adoptado.

En Ecuador, a partir de los 7 años, los menores son considerados de ‘difícil adopción’, aunque el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) determina a este grupo como de “adopción prioritaria”.

Un argumento alejado de la realidad

Las mujeres víctimas de violación requieren opciones a las que accedan “bajo su decisión y no por imposiciones”, dice Vera.

Es así que el Estado debe garantizar el acceso al aborto, la celeridad de procesos de adopción o el acompañamiento en caso de seguir con el embarazo y decidir ser madres.

Para los grupos que aún se oponen al aborto por violación, pese a ser legal, una de las justificaciones es que una niña o mujer puede dar a luz y dar al bebé en adopción.

“Un argumento que no se basa en la realidad”, agrega Vera. Por que la normativa y los tiempos son “revictimizantes”. Primero, porque en el país no se permite la adopción desde el vientre y segundo, porque, como Gabriela, existen trabas que hacen que los procesos “sean largos y engorrosos”, señala Vera.

Sin normativa

Esteban Bernal, ministro de Inclusión Económica y Social, afirma a LA HORA que en Ecuador no existe una norma o ley sobre las adopciones desde el vientre. Es decir, que no se puede hacer.

“Nosotros podríamos hablar de una adopción vertiginosa, rápida, eficiente a partir del nacimiento del niño”, señala Bernal, y precisa que el MIES realiza los trámites de acompañamiento familiar y apoyo para la demanda de adoptabilidad.

Bernal destaca que la asambleísta Nathalie Arias lleva adelante un proceso para que se incorpore, al Código de la Niñez y Adolescencia, la adopción desde el vientre. “Esta puede ser una gran opción, para apoyar a aquellas niñas que están dentro de la posibilidad de interrumpir el embarazo (…). Pero hoy por hoy (la adopción desde el vientre) no es viable, no hay normativa”.

En entrevistas pasadas, Arias señaló que al normar la adopción desde el vientre se le permitiría al Estado atender tempranamente a las niñas que hayan sufrido episodios de violencia sexual. Sin embargo, el Código de la Niñez, que se debate desde 2018 y que la nueva Asamblea heredó, no se ha aprobado y se ha respaldado su archivo, ya que la Comisión de la Niñez señala que existen sentencias de la Corte Constitucional que deben ser adicionadas en el texto: aborto en casos de violación, tenencia compartida y consentimiento de relaciones sexuales entre adolescente.

El informe de archivo debe pasar al pleno de la Asamblea que, en caso de avalar que se archive el Código de la Niñez, debe imponer un nuevo plazo para generar otro texto.

Los tiempos de adopción en Ecuador son una de las principales trabas
Los tiempos de adopción en Ecuador son una de las principales trabas

MIES, enfocado en que procesos de adopciones duren nueve meses

El programa ‘Abrazo de adopción’ del MIES tiene como objetivo disminuir los tiempos de los procesos de adopción que pueden durar entre tres y cuatro años.

“Hay un caso que demoró 10 años (en adoptar), una situación realmente ingrata con los niños y niñas que están en casa de acogida”, dice Estaban Bernal, ministro de Inclusión Económica y Social.

Actualmente, el MIES ha reducido este tiempo a nueve meses “una temporalidad simbólica que emula la misma temporalidad de quienes tenemos una paternidad por gestación natural”, señala el Ministro.

El camino hacia la adopción consta de un camino en el que se deben superar ocho puntos. El primero es el registro virtual, que antes duraba 1 mes y que ahora – señala Bernal– dura tres días. “Aquí generamos la primera reducción”, señala.

Cerca de 144 familias están dentro del proceso de adopción, 71 en taller de formación de padres y 73 calificados para emparentamiento. Mientras que los niños con declaratoria de adaptabilidad suman 141. (AVV)

“Hoy por hoy (la adopción desde el vientre) no es viable, no hay normativa”. Esteban Bernal, ministro de Inclusión Económica y Social.

“Defendemos el derecho a decidir. Quienes decidan seguir un embarazo y dar en adopción, no deben pasar por procesos engorrosos”. Verónica Vera, miembro de Surkuna.