La hora del combate a la desnutrición

La exitosa campaña de vacunación contra la COVID-19 quedará plasmada en los libros de historia, envuelta en un halo de optimismo, como un hito del Gobierno del presidente Guillermo Lasso. Sin embargo, hace rato que la gente superó el entusiasmo por este logro y el Presidente corre el riesgo de pasar a la posteridad como aquel que, por su inacción, fracasó en la misión de evitar el retorno de la tiranía populista que le encomendó la mayoría de ecuatorianos.

El Gobierno enfrenta un reto que le permitiría, dentro de lo posible, volver a unir a los ecuatorianos y sanar en algo las cicatrices que los recientes eventos dejaron: el combate a la desnutrición crónica infantil. No sería una maniobra demagógica, sino una política de Estado sobre la que existiría un amplio consenso, especialmente en la difícil situación actual. ¿Qué ecuatoriano podría oponerse a acabar con ese flagelo? ¿Qué motivo podría existir, que no sea la más vil mezquindad política, para no apoyar semejante lucha?

La campaña de vacunación se basó en tecnología existente, experiencias semejantes en otros lugares y épocas, personal y recursos públicos, y experticia logística. Todos estos recursos -públicos y privados- continúan a la mano para que el Gobierno pueda replicar dicho éxito en el combate a la desnutrición crónica infantil. Existen los recursos, la gente, las herramientas técnicas y, lo más importante, el incondicional apoyo popular para dicha iniciativa. Solo falta la voluntad política. ¿Qué espera para empezar?

El mundo con rostros encarcelados

Es lunes por la tarde. Son las seis con treinta y tres. Hay tardes en las que todo es muy estúpido, o muy blanco o muy gris. Estas letras debieron ser escritas el viernes. Me encargaron escribir sobre el coronavirus, pero anduve complicada en el oficio de ordenar las palabras. Hay un hombre que me dice que ahora todos somos sospechosos.

“Los médicos, las periodistas, los informales, las prostitutas,  tuvieron que aprender a trabajar con el miedo en el cuerpo”.

Nada
La cabeza está nublada de palabras que no existen. Afuera hay cinco gatos que no dejan de chillar. Es marzo de dos mil veintiuno. Hace un año hablar de la pandemia era ilusorio. Que se acabaría en quince días decían.

Nada. No se acaba nunca
Los médicos, las periodistas, los informales, las prostitutas, tuvieron que aprender a trabajar con el miedo en el cuerpo. Las caras están cubiertas. Ahora todos son sospechosos. Sospechosos de ser malos, o locos o peor: de ser positivos. Nunca antes la palabra positivo significó tan mal augurio.
Desde hace un año somos expertos en enmascararnos. Son incómodas las películas, en donde las personas no están enmascaradas. Esos personajes son ajenos a la realidad, a la peste. Nos hacen sentir extraños, extrañados.

“Las caras están cubiertas. Ahora todos son sospechosos. Sospechosos de ser malos, o locos o peor: de ser positivos. Nunca antes la palabra positivo significó tan mal augurio”.

La pandemia quizá, solo sea la respuesta a un deseo reprimido de trasmutar la realidad. De dejar de sentir la inmortalidad que nos dio la modernidad. De desafiar a Dios y liar enmascarados a la muerte.
En esta época de tiempos suspendidos y amores en pausa, solo apenas, un retazo de tela nos separa de la muerte. Aunque es temporal. No hay garantías de longevidad.

 

Nada. No hay garantías de nada
Hay duelo en el mundo por las palabras perdidas, las palabras que no entendimos porque la tela nos cubre la boca. Asentamos con la cabeza, intentando sonreír con los ojos, aún sin saber lo que estamos aceptando. Porque da vergüenza decir que: no escuchamos. Ahora sabemos que la palabra no solo está compuesta por el sonido sino también por el gesto.
Pero para todos, no todo es malo. Cubrirse la cara de manera oficial fue un alivio para los inseguros. Para los ‘ocultantes’ y los ocultistas. Para los inventores de mundos solitarios.
No hay tregua. Ponerse la mascarilla es tener empatía pero también: ponerse la mascarilla es tener miedo del prójimo.

“A no vernos nunca más a la cara. A no enamorarnos a primera vista. A no volver a imaginar el mundo sin rostros encarcelados”.

Nada. El miedo, siempre el miedo
Miedo a morirnos sin denuedo, atrapados por un virus inquisidor. A no vernos nunca más a la cara. A no enamorarnos a primera vista. A no volver a imaginar el mundo sin rostros encarcelados.

TEXTO: ALICIA PÉREZ QUITO

FOTOS: ALEX VILLACIS

 

Robo a entidades económicas

Afectación. Tres negocios fueron asaltados durante el fin de semana.

Durante el último fin se semana se registraron tres robos en negocios que se ubican en diferentes puntos de Santo Domingo. Los delincuentes aprovecharon que no había atención para forzar las seguridades e ingresar a sustraerse parte de las mercaderías.

El primer caso ocurrió en una empresa comercial que funciona a la altura del kilómetro 3.5 de la vía a Quevedo. La puerta posterior sirvió como ruta de ingreso para los antisociales, quienes se sustrajeron 160 dólares en efectivo y un celular.

Más perjudicados

La noche del viernes se cerraron las puertas de un local de celulares, en la cooperativa Juan Eulogio. Sin embargo; el domingo en horas de la tarde los propietarios se percataron que el candado de la puerta fue forzado para sustraerse varios artículos de valor.

El tercer robo ocurrió en el interior de una tienda que se ubica en la cooperativa de vivienda Los Unificados, la misma que se cerró desde la noche del último sábado.

Se presume que el delito se plasmó en horas de la madrugada y que los antisociales ingresaron por el área del garaje. La afectada se dio cuenta que la puerta posterior fue violentada por delincuentes aún desconocidos, quienes se llevaron 9 arrobas de arroz, aproximadamente 100 dólares en aceites de diferentes presentaciones, dinero en efectivo y otros artículos de tienda.

La Policía Nacional investiga estos casos.

 

Atacada por una vecina

Atención. La mujer fue trasladada a una casa de salud.

Ruth S., de 28 años, resultó con un corte en la parte del cráneo a causa de una riña que se originó en la avenida Abraham Calazacón y calle Tomebamba, en Santo Domingo.

Personal de la Policía fue alertado de este acontecimiento y acudió al sitio para restablecer el orden. La herida emanaba sangre por la frente y fue trasladada al subcentro de Los Rosales para que sea atendida por los galenos.

La víctima dijo que fue atacada con un arma blanca. Responsabilizó de este hecho a Melisa C., quien habría huido después de lo suscitado para evitar ser aprehendida.

22 detenidos durante las votaciones

Encarcelados. Varias personas fueron detenidas después del sufragio.

Aproximadamente el 60% fue por boletas de apremio y el 40% por diferentes delitos.

Varias personas que tenían cuentas pendientes con la justicia fueron capturadas el día domingo 7 de febrero; cuando llegaron a diferentes recintos electorales para ejercer el derecho al voto.

Roberto Padilla, jefe de la Subzona Santo Domingo de los Tsáchilas, detalló que 14 personas fueron aprehendidas por boleta de apremio y ocho por estar vinculados en delitos.

El oficial dijo que el operativo se cumplió sin mayores novedades, destacando el compromiso de sus uniformados y la colaboración ciudadana. Además; señaló que para la segunda vuelta existirá un compromiso similar para mantener la tranquilidad en todos los puntos de la provincia.

Casos destacados

Agentes de la Unidad Nacional de Investigación de Delitos Contra la Propiedad (UN-BAC-SDT) se ubicaron en un recinto electoral de la vía a Quito para capturar a Anderson A., de 23 años, quien era requerido por la justicia para que responda por el delito de robo.

Este ciudadano fue puesto a órdenes de las autoridades judiciales de Quevedo, cuyos magistrados emitieron la boleta en su contra desde el pasado 25 de noviembre de 2020.
También se intervino en el cantón La Concordia, donde arrestaron a Byron T., de 23 años, quien también era requerido por el delito de robo.

Este ciudadano fue trasladado hasta la ciudad de Ibarra, pues; desde el 10 de agosto del año 2020 existía una boleta de captura en su contra.

El día de las elecciones también se aprehendió a un sujeto por tráfico de drogas, pero en la audiencia de flagrancia recibió medidas sustitutivas y quedó libre.

 

Abandonan camión robado

Tiempo. Hace seis días se robaron este camión.

Un vehículo pesado, tipo camión, fue ubicado por la Policía Nacional después de haber sido robado hace seis días. El hallazgo ocurrió ayer, aproximadamente a las 13:00, en un punto cercano a la parroquia rural La Villegas.

El propietario denunció que fue asaltado cuando realizaba un viaje desde Pedernales a Santo Domingo. Según la víctima, fue bloqueado a la altura de la gasolinera de Monterrey por sujetos desconocidos, quienes lo abandonaron en la maleza que existe en esa zona y se llevaron el medio de transporte.

Desde ese momento se realizaban jornadas de búsqueda y ayer se lo encontró abandonado. Aún no hay detenidos por este caso, pero la Policía continúa investigando para tratar de ubicar a los sospechosos.

El camión fue ingresado a los patios de la Policía Judicial (PJ), como parte del protocolo correspondiente.

Durante el fin de semana se encontró en el recinto La Mocache un camión reportado como robado.