Cancillería cree que los estados deben pedir el alto al fuego

Un grupo de ecuatorianos están cuatro días varados en la frontera.

La Cancillería, por el momento, espera atender todos los casos de compatriotas ecuatorianos en su camino a la frontera para salir de Ucrania.

En un comunicado emitido vía Twitter, la Cancillería del Ecuador expuso una declaración hecha por el ministro Juan Carlos Holguín. En el documento hace un llamado a Ucrania para que facilite la salida de extranjeros de su territorio, que sufre de la invasión rusa desde el jueves 24 de febrero de 2022.

Desde las autoridades se confirma la saturación de personas, que huyen de la guerra, en los puntos de salida del país invadido.

El Canciller recomienda a los estudiantes ecuatorianos mantenerse en sus lugares de residencia, en Ucrania, por ser más seguro que aventurarse a salir por pasos migratorios hacinados.

Por el momento, existen puntos temporales de asistencia humanitaria en las fronteras, con voluntarios que ofrecen alimentación y hasta cobijas o ropa a las personas que están esperando más de 4 días poder escapar de la guerra.

También aclaró Holguín que no existe discriminación basada en la raza o nacionalidad de los refugiados, en los puntos fronterizos, como dice “la desinformación rusa”.

Para finalizar, hizo un llamado a todos los estados para demandar al presidente ruso Vladimir Putin el cese a los ataques militares en Ucrania.

Cuatro ecuatorianos cuentan su historia tratando de cruzar la frontera

Hay más de 10 ecuatorianos atrapados en Medyka

De acuerdo a datos preliminares del Ministerio de Relaciones Exteriores, hasta las 14h00 de hoy, domingo 27 de febrero de 2022, se ha confirmado el cruce de 201 ecuatorianos a Polonia.

También dice que tiene contabilizadas 775 llamadas en las últimas 24 horas y la emisión de 200 pasaportes de emergencia a ecuatorianos indocumentados.

Pero, aún existen compatriotas varados en los límites entre la paz y la guerra. Como los estudiantes que están por tercer día consecutivo en Medyca, ciudad ucraniana fronteriza con Polonia.

Anthony, Marlon, Joshue, Bernardo son algunos de los jóvenes que duermen en el piso de un albergue, comen sanduches con té y pasan sus horas en una esquina de la calle, junto a un local que cambia divisas, viendo como los autos pasan al lugar de sus sueños: Polonia.
Cada día intentan pasar, pero hasta ahora no lo logran, ya que solo pueden pasan en auto o, que como son varones no pueden son algunas de las razones de las negativas de los militares ucranianos.

“Estamos desesperados. Esto es una locura extrema. Nos creen vagabundos. Me cansé del abuso. Vamos a morir y dejar nuestros nombres en la historia” fueron algunas de las frases que brotaban de diferentes voces en la llamada por Whatsapp. Se turnaban para hablar.

El teléfono era de Joshue, quien había llegado a Medyca hace veinte minutos con su amigo Anthony.

Estaban agotados después de caminar 9 horas desde donde el taxi les dejó. El taxi les cobró 400 dólares para traerlos desde Lviv. A esa ciudad habían llegado luego de un viaje en un vagón hacinado de un tren que salió de Kiev.

Ellos estudiaron en Kiev hasta el 25 de febrero. Ese día fuerzas ucranianas derrumbaron un avión, y ellos se dieron cuenta que estaban en medio de una guerra. Decidieron huir.

“Llegamos acá porque decían que iban a haber buses desde Lviv hasta la frontera pero fue falso. Acabamos de llegara la frontera y nos encontramos con amigos que nos dicen que están aquí hace 3 y 4 días” dijo Anthony. “Ahora sí no sabemos qué hacer, ¿usted sabe si en realidad van a ayudar” preguntó Joshue en medio de un quebranto de la voz.

Otro de los chicos interrumpió a Joshue y recordó que, desde el día anterior  se vienen comunicando con el delegado de la Cancillería “un tal Diego”. Que esta persona le ofreció llegar en 20 minutos. Nunca llegó.

Otro chico llamó al mismo funcionario y le dijo que en dos horas llegaba. Nunca llegó. “Eran las once de la noche, esperamos como seis horas y ya nos dimos cuenta que no vino” “¿Por qué nos hacen esperar” protestó Marlon. Él también llego de Kiev, hace 3 días. Confirmó que el frio es tremendo y que van varios días que no puede dormir. Dijo que, en las mañanas al hacer la fila, con la esperanza diaria de que por fin les dejen pasar, miran que a las personas de nacionalidad india las enfilan en la derecha y las hacen pasar. Que días atrás un delegado chileno ayudó a pasar a varios latinoamericanos y a una ecuatoriana, pero que “cuando nos toca, les decimos que venimos de Ecuador y les vale” sentenció el joven.

Las voces que hablaban por el altavoz del teléfono de Joshue decían que cuando logran acercarse al punto migratorio los militares ucranianos toman a grupo de personas y las hacen sentar, levantar, sentar, levantar y luego les ponen unas linternas pequeñas, pero con luces fuertes, en los ojos. Cuando ven que se demoran mucho las filas para migración, los ecuatoriano se regresan al albergue de madera y techo triangular lleno de sillas y abarrotado de maletas donde se acomodan, como pueden, para dormir.

Pero, reconocieron que también hay ucranianos solidarios que les dan comida y hasta ropa.

Anthony contó que en estos días de incertidumbre uno de los delgados les ofreció llevar a un cura que les ayudaría a pasar. Nunca llegó. Ni el cura ni el delegado.

Ahora ya no creen en nada, aunque quieren creer que alguien va a llegar para darles la mano, o, aunque sea, una guía para poder pasar. No creen que vaya a ir un delegado, ni creen que va a existir un vuelo humanitario, a veces, ni creen que van a estar, algún día, en Polonia.

Árbol salvó de morir a una familia en El Empalme

Sin nada se quedó una humilde familia en la Loma del Tamarindo (diagonal a la unidad educativa ’24 de Mayo’.

Seis personas lo perdieron todo luego de que la casa en la que habitaban se desplomara.

La incertidumbre y pena se apoderan de una humilde familia que reside en el sector Loma del Tamarindo, vía Guayaquil (El Empalme).

Esto, debido a que la casa en que vivían, construida con materiales mixtos (caña y tabla) se desplomó cerca de las 00:30 de hoy.

Sus integrantes dormían cuando de pronto oyeron un crujido y vieron como cedía la parte de la cocina, despavoridos intentaron salir, pero la puerta estaba trabada, tal como lo recordó Sonia Meneses, una de las habitantes.

La afligida mujer contó que con la ayuda de un vecino lograron escapar justo antes que la antigua edificación se derrumbara por completo.

“Fue por una mata de ovo que la casa no rodó con todo, allí sí nadie se hubiese salvado”, dijo Meneses.

A la espera

Hasta el mediodía los seis integrantes (cuatro adultos y dos menores) resguardaban en el portal de una vecina, las pocas pertenencias que lograron rescatar con ayuda del persona del Cuerpo de Bomberos, pues la mayoría de sus enseres se arruinaron por completo. “Todo se nos dañó o quebró”, agregó doña Sonia.

Señaló también que junto a su familia vivían allí, pero aquello no es de su propiedad, pero sí tienen un solar en el sector Atilio Vélez Aray ‘Las Malvinas’, que se encuentra solo cerrado con latillas, por lo que piden ayuda a las autoridades y personas de buen corazón que les donen los materiales necesarios para trasladarse hacia allá y no pasar la noche a la intemperie. Aún no se conocen los motivos por los cuales la vivienda cedió, se presume que fue por la lluvia que cayó anoche y por su antigüedad.

Hasta ahora los miembros de la casaca roja llegaron hasta el sitio de la tragedia y realizaron una evaluación de los daños.

También por parte de la Secretaría de Riesgos se hicieron las inspecciones respectivas para canalizar la ayuda.

Quienes deseen colaborar pueden comunicarse al número telefónico 0986336921.

Arribó a Yantzaza ayuda humanitaria para personas vulnerables

AYUDA. Arribó a Yantzaza ayuda humanitaria para personas vulnerables.

YANTZAZA. En el Valle de las Luciérnagas, se recibió al camión que transportó el contenedor de ayuda humanitaria, proveniente desde los Estados Unidos, gracias a la gestión del Gobierno Municipal de Yantzaza ante la Fundación Charity Anywhere.

Yalitza Sarango, concejal de Yantzaza, y delegada del área de Cooperación Internacional, sostuvo que “se ha hecho realidad una gran aspiración que tenía el cantón para poder asistir a los grupos más vulnerables”.

“Ha sido una misión que nos ha tomado varios meses, donde los efectos de la pandemia retrasaron la llegada de estos recursos, sin embargo, el propósito se ha cumplido, y ahora será posible atender los requerimientos de varios sectores necesitados en las diversas localidades del cantón”, puntualizó.

Y es que, entre los insumos que se gestionaron, constan implementos médicos y de rehabilitación, ropa, vituallas, juguetes, herramientas de trabajo, entre otros objetos para los beneficiarios.

El valor de los utensilios recibidos bordea los 560 mil dólares. La edil informó que, en los días siguientes, se realizará el ingreso de toda la ayuda humanitaria, y de inmediato se procederá a entregar estos enseres a las personas, grupos y familias más necesitadas, de acuerdo a la información socio económica que posee el Municipio, así como en respuesta a las peticiones de las comunidades.

Acto seguido, agradeció al alcalde Martín Jiménez y al representante de Charity, Washington Zambrano, por la voluntad de gestar este aporte para el cantón, pues señaló que se continuará con solicitudes para importar nuevos contenedores con este tipo de ayudas.

MIES entregó ayuda humanitaria a familias en situación de riesgo

AYUDAS. Se entregaron kits de vestimenta a damnificados de incendios en el cantón Esmeraldas.

Un total de 15 familias que perdieron sus viviendas, producto de un incendio y que se encuentran en pobreza extrema, recibieron kits de vestimenta como parte de la ayuda humanitaria que entrega el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) ante situaciones de emergencia.

Hernán Zambrano, director distrital de MIES Esmeraldas, informó que antes las situaciones apremiantes con familias en situación de riesgo, la institución se esfuerza en mitigar las emergencias con acciones de atención inmediatas. “Esta vez se logró entregar los kits de prendas de vestir a las familias. Las prendas fueron donadas por Servicio Nacional de Aduana del Ecuador (SENAE)”, dijo.

Enrique Gonzales, adulto mayor que habita en la parroquia rural Vuelta Larga, hace dos meses perdió su vivienda por un incendio, explica que se salvó de milagro.

Amarilis Salcedo, también recibió la ayuda humanitaria, ella habita en el barrio Voluntad de Dios de la ciudad de Esmeraldas, es madre soltera con 3 hijos. Su hermana falleció, en vida encargó el cuidado de sus 7 hijos. Los niños ya eran huérfanos de padre.

La Unidad de Valoración y Trabajo Social del MIES en el Distrito Esmeraldas se encarga de valorar y realizar el análisis socioeconómico de las familias que solicitan ayudas sociales, previa visita a los domicilios. En este año, se atendió, aproximadamente a 50 familias, explicó Ketty Saavedra, trabajadora social de la entidad.

Cortocircuito la deja en la calle

AYUDA. Elicenia Vélez de Saldarriaga entregó ayuda humanitaria a Yirabel Márquez Zambrano, quien perdió su casa en un incendio.

La perjudicada tuvo que separarse  de sus hijos; en casa de su papá vive con el más pequeño, mientras que los otros cuatro, están en viviendas de otras familias.

Yirabel Márquez Zambrano y sus cinco hijos, se quedaron sin donde vivir tras un incendio que envolvió la casa en llamas  y en cuestión de minutos la redujo a escombros. Ocurrió en el barrio ‘Las Luchas’, de la parroquia la Unión del cantón Atacames. La perjudicada, el día de la tragedia se hallaba en la ciudad de Guayaquil cumpliendo con un chequeo médico de uno de sus hijos, cuando recibió la llamada, informándole  de la infausta noticia.

Por fortuna el siniestro no afectó a ningún miembro de su núcleo familiar, pero sí consumió los enseres que con mucho sacrificio había adquirido. Su padre, y abuelo de los niños, le cedió un espacio en su inmueble para que permanezca ahí con el último de sus vástago, hasta que consigan dónde vivir; los otros cuatros están en otra casa,  porque todos no entran en la  vivienda de su progenitor.

Solidaridad

Ante la desgracia de esta madre de familia, la presidenta de la Unidad de Acción Social de Municipio de Atacames, Elicenia Vélez de Saldarriaga, se hizo presente con la entrega de ayuda humanitaria.  A la vez que coordinaron acciones con la Unidad de Gestión de Riesgos del Cabildo Local, para socorrer a la familia afectada por el incendio.

“En los próximos días estaremos haciendo gestiones para buscar la manera de poderle ayudar, para que vuelvan a tener su casa propia para sus hijos, eran niños que estaban estudiando y lo perdieron todo, sus enseres, quiero agradecer al Gobierno Municipal por el apoyo que brinda, para poder llegar a este sector y poder ayudar a esta familia”, manifestó Elicenia Vélez.

Yirabel Márquez Zambrano, agradeció por la ayuda, que le permitirá contar con colchones, camas, sábanas y almohadas  para que sus hijos tengan donde descansar, ya que no tiene nada a causa del incendio.