martes, diciembre 7, 2021
Esmeraldas Se gana la vida con la pesca en alta mar

Se gana la vida con la pesca en alta mar

Hace más de 30 años, Cristian Preciado, decidió ganarse la vida como pescador artesanal. Dice estar dedicado ‘en alma y cuerpo’ donde la paciencia, la observación y la dedicación, lo hicieron un buen pescador.

Tiene  49 años de edad, y por mucho tiempo ha soportado vicisitudes del oficio que escogió y que heredó de sus ancestros, pasando jornadas de 12 y 15 horas sobre su canoa o panga, esperando y remendando redes, repasando espineles, desde la madrugada oscura y hasta la más negra noche, en la playa o mar adentro por días.

Cuando sale a trabajar no  sabe si volverá con vida donde su familia. Se encomienda a San Pedro, no solamente para tener una buena pesca, sino para que los proteja, ya sea de un naufragio o de ser víctimas de la piratería.

Su rostro está endurecido por el sol, sus brazos fortalecidos por la constante lucha con las redes o con los remos; y la lluvia y el viento lo han acostumbrado a soportar  las inclemencias del tiempo en el mar.

La falta de luz en el agua hace navegar a ciegas, y las embarcaciones se vuelven invisibles para muchos barcos, por lo que es necesario agudizar los sentidos.

Noticias relacionadas

La Hora TV