Canchimalero en emergencia, moradores piden muro protector

Los recurrentes oleajes y aguajes cada día más se están llevando la parte firme y el correspondiente caserío del recinto Canchimalero
Este paraje de la zona norte, en donde residen al menos 60 familias afrodescendientes, está ubicado aledaño a Limones, parroquia Valdez, perteneciente a la jurisdicción del cantón Eloy Alfaro.

Situación

La moradora Rusmeri Valencia, de 57 años de edad dijo que, esa isla ha sido visitada por ex mandatarios, ministros de Estado, legisladores, alcaldes, prefectos, pero sin embargo, ahí las obras brillan por la ausencia. Para la mujer hay olvido y abandono total en el sector.
Lo que la comunidad reclama con urgencia es la construcción del muro de contención para proteger al poblado y al Santuario de los embates del mar, puntualizó la preocupada fémina.
Otro nativo, Nixon Ayoví visiblemente alarmado expresó que cuando el mar está en picada las olas llegan a escasos 40 metros de la cancha de usos múltiples y a 50 metros del Santuario.

CANCHA. Es de uso múltiple y se encuentra a las costas del mar

Viviendas pérdidas

Varias familias, entre ellas Batioja, Monroy, Esterilla, Velázquez, incluso dos adultos mayores perdieron sus viviendas por la furia del mar, y ninguna entidad les ayudó.
También hoy los escasos postes de la red eléctrica del sector corren riesgo de ser arrasados, advirtió Ayoví.

COMUNIDAD. Existen casas aledañas en la zona

Turistas

Al menos alrededor de 10 mil turistas de diversas regiones del Ecuador y del mundo llegan en noviembre de cada año hasta el recinto de Canchimalero para rendir tributo a San Martín de Porres.
Don Nixon quien oficia de pescador comentó además, que en ese peregrinaje también arriban autoridades de Eloy Alfaro, Esmeraldas y del Gobierno Nacional, les hacen promesas a los comuneros, se toman la foto y nunca más vuelven. Canchimalero consta en el mapa turístico del Ecuador, como un Santuario levantado en honor al negrito milagroso, San Martin de Porres.

PARA SABER
Los comuneros necesitan un muro protector
TOME NOTA
Cuando el mar está en picada las olas llegan a escasos 40 metros de la cancha

Crean una silla anfibia para que las personas con discapacidad gocen la playa

El experto en mecánica automotriz, Andrés Mata (i), y el prestador de servicios turísticos, Jairo Westle, posan junto a una silla de ruedas anfibia.

El invento es una creación del mexicano Andrés Mata, quien defiende que las personas con discapacidad tienen derecho al turismo y a la recreación.

CIUDAD DE MÉXICO. El mexicano Andrés Mata, experto en mecánica automotriz, ha diseñado una silla de ruedas anfibia para que las personas con discapacidad visiten la playa y el mar de forma fácil y segura.

Mata expuso  este 24 de abril de 2022 a Efe la silla «TITA» (Todo incluye, todo amor), un prototipo generado de forma independiente en La Paz, capital de Baja California Sur, estado del noroeste del país conocido por sus playas.

Está diseñada para “las personas con cualquier tipo de discapacidad, que puedan ser transportadas por la arena e introducidas al agua con seguridad”, manifiesta Mata, quien ha dedicado sus últimos años a generar herramientas que faciliten la vida de las personas.

El inventor se percató de la dificultad que representa trasladarse en una silla convencional en espacios costeros, como los de Baja California Sur, estado que alberga al popular destino de Los Cabos.

Por ello, con su silla, este sudcaliforniano pretende que las personas con discapacidad “no se limiten al momento de ir a la playa, ni se sientan una carga para sus familiares, de esa forma, se incluyan de mejor manera en el día a día de sus familias».

Derecho a la recreación

Jairo Westle es un prestador de servicios turísticos que goza de las actividades acuáticas de la zona, pero recientemente se lastimó una de sus extremidades, lo que le ha dificultado visitar la playa.

El hombre vivió la experiencia de usar la silla en el malecón de La Paz.

“Es muy estable, a la hora de entrar al agua se reclina muy cómodo y los flotadores hacen que no se vaya hacia los lados, siempre que alguien te acompañe es un producto muy bueno», indica Westle, quien nunca había visto algo igual.

De igual forma, asegura ser testigo de la falta que hacía una herramienta de este tipo porque es común “ver a la gente triste sentada hasta donde llega la banqueta (acera) porque no pueden acceder a la playa«.

En este sentido, el Director del Instituto Sudcaliforniano para la Inclusión de Personas con Discapacidad en el estado, Jorge Alberto Sánchez, celebró la creación y reconoció los beneficios del primer modelo.

En un estado con vocación turística y más de 2.200 kilómetros de litorales representa una aportación.

El creador del prototipo mencionó que se pretende que exista al menos una silla anfibia en cada playa de Baja California Sur a disposición de las personas.

“(Puede) brindarle la oportunidad de disfrutar de las playas de la península a una persona con discapacidad que viene de otras partes del mundo. Es un paso más a la inclusión y un crecimiento exponencial del estado como destino turístico», destaca Mata.

Al momento, la silla está en proceso de certificación por parte de las autoridades y Mata busca colaboradores para facilitar la producción a una mayor escala del prototipo porque una de las premisas del proyecto es que la silla sea gratuita.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el 5,7% de la población mexicana, casi 7,2 millones de personas, tiene algún tipo de discapacidad. EFE

Piratería en el mar causa pobreza y contaminación por redes fantasma

Por Martha Luz Forero Castellanos

Cinco siglos después de la presencia del temible corsario Francis Drake (Inglaterra, 1540- Panamá, 1596), a lo largo de la Costa Pacífica, continúan existiendo los piratas que asaltan, matan y dejan destrucción a su paso.

Ya no usan galeones, no roban oro ni trafican con esclavos. Ahora, en las aguas de los Bajos de Atacames, en la Provincia de Esmeraldas, operan como peligrosas bandas que utilizan lanchas rápidas para sustraer los motores fuera de borda de los pescadores artesanales. Esta actividad delictiva tiene relación directa con el tráfico de drogas.
Mariano Olmedo, presidente de la Cooperativa de Producción Pesquera Artesanal Nuevo Porvenir, de Súa, afirma que los pescadores, a causa de los robos, se han venido quedando sumidos en la pobreza, sin herramientas de trabajo, endeudados y casi sin esperanzas de un mejor mañana. A Olmedo le han robado cuatro motores, que presentan un capital de 27.000 dólares.

Los Córdova (familia de pescadores de Súa), por su parte, han perdido un patrimonio de 70.000 dólares. “Siempre me han robado. Llevo 10 motores, tres lanchas, cuatro trasmallos…”, declara Ricardo Córdova, padre.

En los últimos cinco años, la Capitanía del Puerto de Esmeraldas ha recibido denuncias por 850 motores robados en el mar. Sin embargo, según el jefe de la instituciónel, capitán de navío de Estado Mayor, Aurelio Mejía Espinoza, “no hay ninguna persona detenida” por ese delito. La causa obedece a “la ausencia de autoridad” en su zona de jurisdicción, debido a que la mayoría de las unidades de vigilancia no están operativas, por falta de renovación de los equipos y presupuesto para el respectivo mantenimiento.

La piratería en Esmeraldas también ha dejado desaparecidos, viudas y huérfanos. Virlenis Vera aún llora a su esposo, Elías, y lamenta que él no haya podido ver a su hijo graduado en la universidad. Un día lo despidió en la caleta pesquera cuando salió a la faena. Sin embargo, Elías no regresó con vida, pues fue víctima de los piratas.
En el 2021, la estudiante de maestría Annalise M. Povolo realizó la investigación titulada “Causas de las artes de pesca perdidas, abandonadas o descartadas desde la perspectiva de los pescadores de Esmeraldas, Ecuador”, y encontró que “los pescadores perciben a la piratería como la principal causa de abandono de artes de pesca en el fondo del mar”.

Cómo roban los piratas

El jefe de Operaciones de la Capitanía del Puerto de Esmeraldas, teniente de fragata guardacostas, Líder Rázuri, por las denuncias recibidas sabe que las bandas de piratas, por lo general son “conformadas por seis personas, las cuales están fuertemente armadas”. Dice que se movilizan en dos embarcaciones. Al encontrar a un grupo de pescadores en un área determinada, lo que hacen es atacar primero a una lancha, y, luego, ésta la utilizan como medio de transporte para asaltar a otras naves pesqueras. Declara que los piratas pueden llegar a robar “entre 20 y 30 motores en un mismo día”.

Daños ambientales

Matthias Wolff, coordinador general del Proyecto Redes Fantasma en el que participaron el Centro de Investigaciones Tropicales Leibniz ZMT, la Universidad de Bremen y la Universidad San Francisco de Quito, considera que el abandono de redes en Esmeraldas “es una situación realmente grave”. Un equipo de buceo científico, a su cargo, reportó haber hallado redes fantasma en el 90% de los sitios visitados en los Bajos de Atacames. La cifra es preocupante si se tiene en cuenta que, en el mundo, un 10% del plástico en el mar procede de las redes fantasma, cuyo material sintético puede durar hasta seis siglos en degradarse. Al fragmentarse las artes de pesca se convierten en microplásticos, los cuales son consumidos, no solo por las especies marinas, sino también por los humanos, a través de la cadena alimenticia.

Javier Oña, coordinador científico del Proyecto Redes Fantasma, declara que ha recuperado 604 kg de artes de pesca, con los cuales se siguen haciendo investigaciones. Los elementos rescatados se están reutilizado en actividades agrícolas como huertos urbanos, fosos de compostaje y encierro para animales de granja.

Judith Denkinger, profesora de Ecología del Colegio de Ciencias Biológicas y Ambientales, COCIBA de la Universidad San Francisco de Quito, y directora del Proyecto Redes Fantasma, afirma que las redes que se pierden y se quedan adheridas a las rocas, arrastran a los corales e impiden su crecimiento, lo que es muy perjudicial, “porque los arrecifes de coral son criaderos de peces, y si no existen se afecta la biodiversidad”.
Asimismo, Gabriela Navarrete Forero, ecóloga pesquera, destaca que la pesca fantasma está también degradando el hábitat de especies comerciales como el pargo dientón (Lutjanus argentiventris) y el pargo lunar (Lutjanus guttatus), las cuales sufren, además, la amenaza de la sobrepesca, en los Bajos de Atacames.
En este mismo sentido, Denkinger, considera que se está perdiendo un ecosistema muy diverso en la zona de Esmeraldas. “En esta época, lo más valioso que tenemos es la biodiversidad, porque es el sustento de la vida”.

¿Cómo podría mitigarse esta situación?

Para mejorar la seguridad, la Capitanía del Puerto de Esmeraldas requiere mayor presupuesto. En el 2021 la institución recibió del Estado solo 185 mil dólares, de los 245 mil presupuestados para ese año; y en el 2022, cuenta con 70 mil dólares para cubrir toda la operación, según lo informa el capitán Aurelio Mejía Espinoza.
Ante la situación de contaminación marina, Denkinger afirma que la solución está en promover el “no más plástico”, y elaborar redes con fibras naturales, como la de coco, o la de algodón.
Sin embargo, como lo afirma Navarrete, los pescadores actualmente no tienen acceso a materiales de pesca amigables con el ambiente.

El Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca permite la importación de material plástico y no existe prohibición para su uso (Resolución No. 010-2016 Comex, Anexo 1.).
Si bien las redes biodegradables serán mejores para la vida marina y el ecosistema, no resuelven la crisis de los pescadores en Esmeraldas. Las víctimas directas de la piratería, las viudas y los huérfanos sin esperanza, las familias que lloran a los desaparecidos, y todo un país afectado por la contaminación del mar, todavía requieren de un Estado que dicte políticas coherentes y medidas eficientes para combatir este flagelo. Hasta entonces, los ataques de bandas delictivas en el mar en Esmeraldas seguirán causando daños y pérdidas como sucedía en el siglo XVI con las acciones vandálicas del corsario Francis Drake en aguas del Pacífico.

(Este reportaje se hizo con el apoyo de EJN (Earth Journalism Network)

Hombre con discapacidad sobrevivió en el mar tras el tsunami

Imagen de la erupción submarina que generó un tsunami que afectó a buena parte del Pacífico.

El carpintero jubilado salió demasiado pronto de su refugio y fue arrastrado por una ola que lo arrastró a una isla diferente de la que él habita.

SÍDNEY. Un carpintero jubilado de 57 años con problemas de movilidad sobrevivió al devastador tsunami que sufrió Tonga el pasado fin de semana después de ser arrastrado por una ola y resistir en el mar durante 27 horas.

Lisala Folau, uno de los 60 habitantes de la isla de Atata, fue arrastrado al mar por el tsunami a las 19:00, poco después de recibir la alerta de las autoridades, según él mismo contó en una entrevista de radio difundida este jueves (20 de enero de 2022) por el canal de Tonga Broadcom Broadcasting.

Aunque estaba prevenido y se refugió con otros familiares en lo alto de un árbol, bajó demasiado pronto creyendo que el peligro había pasado y una ola se lo llevó.

«Tenga en cuenta que tengo una discapacidad. No puedo andar bien y cuando lo hago creo que hasta un bebé puede ir más rápido que yo», declaró, según la traducción publicada en Facebook por un redactor de Broadcom Broadcasting.

El carpintero jubilado afirmó que en ese momento decidió no contestar a los gritos de su hijo, pues temía que este pusiera su propia vida en peligro al tirarse al agua para rescatarlo, y decidió dejarse llevar por la corriente marina para tratar de sobrevivir.

«Simplemente floté, mientras me golpeaban las grandes olas que llegaban», dijo el superviviente, que llegó a la isla de Tongatapu, a 7,5 kilómetros de Atata, sobre las 22.00 del domingo, 27 horas después de que el mar lo arrastrara.

Atata ha sido una de las pequeñas islas destruidas por el tsunami, provocado por la atronadora erupción del volcán submarino Hunga Tonga Hunga Ha’apa, la más violenta registrada en el planeta en las tres últimas décadas.

La historia de Folau es uno de los primeros testimonios directos de la tragedia que llega a los medios después de que el país haya pasado cinco días prácticamente incomunicado por la rotura de un cable submarino esencial para la línea telefónica y las conexiones de internet.

De momento se han registrado la muerte de tres personas en Tonga por el desastre aunque los daños no han sido cuantificados aún debido a la incomunicación de buena parte de sus 169 islas y a la dificultad de los equipos de rescate para acceder a los lugares más afectados. EFE

TE PUEDE INTERESAR:

Banalizar la gravedad de ómicron hace que las personas se relajen

Delincuentes mataron a 19 policías en seis años

La desconfianza entre ecuatorianos es una traba para el desarrollo económico

El mar estará entre ligero y moderado durante tres días

PRECAUCIÓN. Desde este 15 hasta el 17 de diciembre, el mar estará entre ligero y moderado.

Según el Instituto Oceanográfico y Antártico de la Armada, se espera que continúe el arribo de oleajes provenientes del Pacífico sur hacia nuestras costas. Asimismo, se prevé que desde el 15 hasta el 17 de diciembre se mantendrá en la zona costera continental e insular condiciones de  mar  con intensidad entre ligero y moderado.

Por ello emite algunas recomendaciones como no arrojarse al mar desde escolleras. No perder de vista a sus niños en la playa. La actividad de menores debe ser supervisada por adultos, nadar en paralelo a la orilla, evitar internarse mar adentro, tener presente que las zonas rocosas y los muelles son lugares peligrosos para bañarse.

Estado del mar

 

ESTADO DEL MAR

 ZONA COSTERA

 

SIGNIFICADO

 

OBSERVACIONES

AGITADO  

Máximo nivel de amenaza

Peligro por la conjunción de olas altas, presencia de resacas en zona de rompientes, aumento y ascenso del nivel del mar asociado al oleaje.
LIGERAMENTE AGITADO  

Nivel alto de amenaza

Presencia de olas medias y altas con mayor energía, posible presencia de corrientes de resaca en zona de rompientes.
MODERADO  

Nivel medio de amenaza

 

Presencia de oleaje mayor a lo normal.

LIGERO  

Sin amenaza

 

Mar tranquilo

Hasta el martes el mar estará entre moderado y agitado

RECOMENDACIÓN. Se sugiere a los pobladores de la zona costera, turistas no ingresar al mar solos y en lo posible mantenerse en el área destinada para bañistas.

Desde el Instituto Oceanográfico y Antártico de la Armada  se advierte a la ciudadanía que para estos días continuará el deplazamiento hacia el mar ecuatoriano de oleajes provenientes del sur del Pacífico. Se estima que estos oleajes al acercarse a la costa se verán influenciados por la ocurrencia de una fase de máximo aguaje (máximas amplitudes de marea), el cual inició  el 4 y finalizará el 7 de diciembre. Debido a estas condiciones, se espera en la zona costera continental e insular un estado de mar con intensidad variable, entre moderado y ligeramente agitado.

Mientras persistan la fase de aguaje máximo; y las características del oleaje y el viento se recomienda tener precaución en todo el borde costero, puesto que estas condiciones influenciarán en la interacción olas-corrientes, así como en la  intensidad del rompimiento de las olas y ascenso del nivel del mar sobre el talud costero, lo que podría afectar malecones y asentamientos cercanos al mar, principalmente en horas de pleamar.

El mar tendrá varios comportamientos

PRECAUCIÓN. Del 19 al 22 de noviembre el mar estará entre moderado y ligeramente agitado.

Se recomienda a los bañistas antes de ingresar en el mar, preguntar al personal autorizado, acerca de las características del oleaje en la playa que se encuentre, las áreas peligrosas y horarios de mareas.

El Instituto Oceanográfico y Antártico de la Armada prevé  el arribo hacia la costa ecuatoriana de oleajes provenientes del sur del Pacífico. A partir del 17 de noviembre las alturas de las olas disminuirán levemente, por lo tanto, en la zona costera continental e insular  se prevé hasta el 18 un estado de mar con intensidad entre ligero y moderado. Al día siguiente, por la ocurrencia de una fase de aguaje (19 hasta el 22 de noviembre) se espera que las  condiciones del mar varíen entre moderado y ligeramente agitado.

Mientras perdure la fase de aguaje (19 hasta el 22 de noviembre), se recomienda tomar mayor precaución al ingresar al mar puesto que durante este evento las amplitudes de las mareas presentan sus máximos valores, lo cual influirá que las  olas rompan con mayor intensidad en la costa en horas de pleamar y generen además fuertes corrientes.

Se sugiere  a los pobladores de la zona costera, turistas y a quienes realizan sus actividades en el borde costero estar atentos a las señales y avisos emitidos por las entidades de control y técnicas correspondientes, no ingresar al mar solos y en lo posible mantenerse en el área destinada para bañistas.

En caso de ser arrastrados por la corriente de resaca (mayor peligro en bajamar), es imprescindible mantener la calma y no luchar contra la corriente, se recomienda nadar en dirección paralela a la orilla hasta que deje de sentir la fuerza de arrastre o mantenerse flotando mientras periódicamente hace señales laterales con un solo brazo para advertir a la gente de la playa sobre su situación y ser rescatado.

Estado del mar

 

ESTADO DEL MAR

 ZONA COSTERA

 

SIGNIFICADO

 

OBSERVACIONES

AGITADO  

Máximo nivel de amenaza

Peligro por la conjunción de olas altas, presencia de resacas en zona de rompientes, aumento y ascenso del nivel del mar asociado al oleaje.
LIGERAMENTE AGITADO  

Nivel alto de amenaza

Presencia de olas medias y altas con mayor energía, posible presencia de corrientes de resaca en zona de rompientes.
MODERADO  

Nivel medio de amenaza

 

Presencia de oleaje mayor a lo normal.

LIGERO  

Sin amenaza

 

Mar tranquilo

Galápagos es ejemplo mundial de sistemas de alimentos de mar

Pescadores y comerciantes del mercado Puerto Ayora

Galápagos, espacio de biodiversidad y modelo de conservación, se ha convertido en un ejemplo mundial con una línea de inversión responsable y mayor rentabilidad para las pesquerías costeras.

Enmarcado en la Iniciativa de Pesca Costera-Challenge Fund (CFI-CF) y financiada por el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF por sus siglas en inglés), el proyecto de sistemas de alimentos de mar inició en febrero pasado y ha permitido la identificación de emprendimientos con responsabilidad social y ambiental.

Economía circular y ‘biotienda’

Entre los emprendimientos figura uno de economía circular, en el que se usan los desechos del pescado para convertirlo en fertilizantes o alimentos para cerdos o aves.

Por otra parte, un chef especializado en «cocina de autor» usa sólo «pescado sostenible«, es decir aquel capturado de manera legal, que cumpla las tallas establecidas y que se haya reproducido al menos una vez.

Jorge Ramírez, investigador principal del proyecto interdisciplinario de pesquerías de la Fundación Charles Darwin, comentó a Efe que hay también una cocinera empeñada en reducir la cantidad de alimentos enlatados que provienen del continente y ofrece productos empacados al vacío con materiales reutilizables, más o menos como el sistema de los refrescos retornables.

En Galápagos «increíblemente comemos mucho atún y pescado enlatado», dijo este mexicano máster en Ciencias Marinas y Costeras al advertir del peligro que representa el posible ingreso de «especies invasoras» en la carga que llega el frágil ecosistema del archipiélago, situado a unos mil kilómetros de las costas continentales ecuatorianas.

El emprendimiento denominado «biotienda» se basa en la venta de productos de alimentos del mar procesados artesanal y localmente para «disminuir la importación de alimentos» y también para asegurar que haya una pesca sostenible.

Por otra parte, el hijo de un pescador prepara una guía de información para que los consumidores cuenten con datos oficiales y se cercioren de que los productos cumplan con las especificaciones debidas, como de tallas, por ejemplo.

El proyecto -resumió- busca «que construyamos juntos un sistema de alimentos íntegro, que nos inspire, genere bienestar social, económico y ambiental» con la mirada puesta en la necesidad de promover procesos participativos y acompañar técnicamente a los sectores del sistema de alimentos del mar de Galápagos.

Socio ecología

A las pesquerías se les llama sistemas socio-ecológicos porque son sistemas complejos que interrelacionan a la naturaleza y sociedad humana.

Su funcionamiento depende de variables biológicas (reproducción), ambientales (cambio climático), ecológicas (cadenas alimenticias), tecnológicas (métodos de pesca), sociales (gobernanza) y económicas (comercialización).

La pesca -fuente de empleo para más de 500 hogares y un eje fundamental para la seguridad alimentaria en el archipiélago- puede generar más de dos millones de dólares anuales en Galápagos, donde se pueden capturar más de 50 especies.

Siendo una de las actividades más importantes en el archipiélago, además de los sistemas de alimentos del mar, la Fundación Charles Darwin, junto a un equipo interdisciplinario de científicos, mantiene estudios sobre las pesquerías para un mejor manejo del sector.

Gracias a estos, ahora saben que el bacalao, camotillo y brujo son especies longevas y que tardan años en llegar a la edad reproductiva, lo que los hace muy vulnerables a la sobrepesca.

Además, identificaron que las zonas intermedias entre los ecosistemas de manglar y playas arenosas son hábitat de larvas de peces pelágicos pequeños como sardinas, arenques y anchoas, especies que son alimento de piqueros y lobos marinos.

Con el estudio demostraron que Galápagos «es de los pocos sitios en el mundo donde los bosques de manglar han aumentado de manera natural, pues prácticamente no tienen impactos antrópicos locales».

Con datos como esos se apoyan para avanzar en el manejo adecuado de las pesquerías en Galápagos, un laboratorio natural, social y económico, un microcosmos donde todo lo que ocurre se puede extrapolar a nivel mundial, según los científicos.

Más de 3.760 toneladas de plástico flotan en el Mediterráneo

Foto referencial. Unas 250 mil toneladas de plástico flotan en los océanos actualmente.

La cifra fue calculada por un equipo griego de investigación en base a modelos de generación y distribución de plástico en la zona.

El mar Mediterráneo tiene unas 3.760 toneladas de plásticos flotando en su aguas, según un modelo desarrollado por investigadores griegos para rastrear los caminos y destinos de este material en el mar.

El estudio, que publica hoy (4 de octubre de 2021) Frontiers Marine Science y firma el Centro Griego para la Investigación Marina, indica que en el Mediterráneo «flota actualmente una cantidad impresionante de micro y macroplásticos«.

El modelo aplicado apunta a que la carga total anual de plásticos que va a este mar es de unas 17.600 toneladas, de las cuales 3.760 están actualmente flotando.

Del total de plásticos que llegan al mar, el 84% acaba en las playas y el 16 % restante en la columna de agua o en el fondo marino.

La producción mundial de plástico ha aumentado cada año desde la década de 1950, con 368 millones de toneladas producidas en 2019 y se estima que más de 250.000 toneladas de residuos plásticos flotan actualmente en los océanos de todo el mundo.

El Mediterráneo se considera un punto caliente de contaminación por plásticos, probablemente debido a que sus costas están densamente pobladas, a la pesca, la navegación, el turismo y a un flujo limitado de aguas superficiales hacia el Atlántico.

El modelo creado por los investigadores realizó una simulación para el periodo 2010-2017, haciendo un seguimiento de los plásticos procedentes de fuentes terrestres, como los ríos y las ciudades costeras, y teniendo en cuenta importantes procesos de dispersión, como el hundimiento, el viento y las corrientes.

El modelo mostró «una habilidad razonable» para reproducir las distribuciones observadas de los plásticos en el medio marino y puede usarse para evaluar el estado actual de esa contaminación y valorar el impacto de futuras acciones de limpieza y planes de gestión, según el autor principal de documento, Kostas Tsiaras.

Las fuentes de microplásticos -como las plantas de tratamiento de aguas residuales- se encontraron principalmente cerca de las ciudades metropolitanas y de las zonas muy pobladas de las costas francesas, españolas e italianas.

Los microplásticos de mayor tamaño se localizaron en áreas con gran cantidad de aguas residuales no tratadas, como las costas de Grecia y Turquía.

Los macroplásticos, por su parte, eran abundantes en zonas con un importante aporte fluvial, como las costas de Argelia, Albania y Turquía y cerca de ciudades metropolitanas y costas muy pobladas como en España, Francia e Italia. EFE

TE PUEDE INTERESAR:

Gobiernos locales gastaron más en sueldos que en obras durante la pandemia

¿Quito está listo para eliminar el uso de la mascarilla?

Policía va a juicio por disparar contra delincuentes al frustrar un asalto