martes, diciembre 7, 2021
Mundo El temor de ser mujer en Afganistán

El temor de ser mujer en Afganistán

El régimen talibán viola los derechos de las mujeres. El acceso a la educación y salud es precario. 

Miedo, terror, angustia y desesperación son parte de los sentimientos de los afganos desde el domingo 15 de agosto de 2021, cuando los talibanes retomaran el poder en dicho país, después de 20 años de haber sido derrotados y desalojados por una coalición internacional, dirigida por Estados Unidos.

Esa mezcla de sensaciones se da porque los «talibanes pretenden establecer una teocracia, o emirato islámico», según Fawaz A. Gerges, catedrático de London School of Economics. Es decir, imponer las reglas del régimen talibán, que afectan más a las mujeres. Por ejemplo, en los 90, los hombres tuvieron que dejarse la barba y las mujeres, llevar el tradicional burka de cuerpo entero. Las niñas solo podían ir a la escuela hasta los 10 años.

Violación de los derechos de las mujeres

La Asociación Revolucionaria de las Mujeres de Afganistán (RAWA) enumeró las principales prohibiciones y los castigos para las mujeres durante el régimen talibán en Afganistán, entre 1996 y 2001.

  1. El trabajo femenino queda prohibido fuera de los hogares. Unas pocas doctoras y enfermeras tienen permitido trabajar en ciertos hospitales de Kabul para atender a mujeres y niñas.
  2. Tienen prohibido salir de casa para realizar cualquier actividad solas. Deben ir acompañados de su ‘mahram’, hombre de parentesco cercano, como padre, hermano o marido.
  3. No pueden cerrar tratos con comerciantes masculinos.

4. No pueden ser atendidas por trabajadores de la salud varones y al haber un número reducido de médicas y enfermeras, padecen problema de salud y pueden hasta morir.

  1. La educación está vetada a las mujeres. No pueden acudir a estudiar a escuelas, universidades o cualquier otra institución educativa.
  2. No pueden mostrar ninguna parte de su cuerpo en público. Están obligadas a llevar un velo largo que les cubre incluso el rostro (burka).
  3. Las  que no vistan de acuerdo a las reglas establecidas por los talibán o que no vayan acompañadas de su ‘mahram’ serán sometidas a azotes, palizas y abusos verbales.
  4. Las que muestren sus tobillos serán sometidas a azotes en público.
  5. Las mujeres acusadas de mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio serán lapidadas.
  6. Se prohíbe el uso de productos cosméticos. Entre 1996 y 2001 se reportaron casos en los que se amputaron los dedos a mujeres a las que se detuvo por llevar las uñas pintadas.
  7. Tienen prohibido hablar o dar la mano a varones que no sean su ‘mahram’.
  8. Ningún extraño debe oír la voz de una mujer. Por eso, tienen prohibido reír en público.
  9. Está prohibido que lleven zapatos de tacón, porque pueden producir sonido al caminar (un varón no puede oír los pasos de una mujer).
  10. No pueden subirse a un taxi sin la compañía de su ‘mahram’.
  11. No pueden tener presencia en la radio, la televisión o en reuniones públicas de cualquier tipo.
  12. El deporte también está vetado para ellas.
  13. Tienen prohibido montar en bicicleta o en motocicleta.
  14. No pueden usar  colores vistosos, ya que son «colores sexualmente atractivos», según los talibanes.
  15. No pueden reunirse con motivo de festividades con propósitos recreativos.
  16. No pueden lavar la ropa en los ríos o plazas públicas.
  17. Ninguna calle, plaza o avenida puede llevar la palabra ‘mujer’ en su nombre.
  18. No pueden asomarse a los balcones o ventanas de sus domicilios. No deben ser vistas.
  19. Para evitar que cualquier extraño pueda ver a una mujer, es obligatorio que las ventanas sean opacas.
  20. Los sastres no pueden tomar medidas a las mujeres, ni elaborar ropa femenina.
  21. Tienen prohibido el uso de baños públicos.
  22. No pueden usar el mismo transporte que los varones, por eso hay unos exclusivos para mujeres.
  23. Tienen prohibido utilizar pantalones acampanados, incluso cuando estos quedan ocultos bajo el burka.
  24. Nadie puede fotografiar o filmar a mujeres.
  25. Está prohibido publicar imágenes de mujeres impresas en revistas y libros.

¿Cómo está la situación con las mujeres?

Zabihullah Mujahid, portavoz talibán, dijo: “les garantizamos que no habrá violencia contra las mujeres (…) No se permitirá ningún prejuicio contra las mujeres, pero los valores islámicos son nuestro marco de referencia”.

Sin embargo, Khadija Amin, periodista, fue suspendida, de manera indefinida, por los talibanes. A ella se suman otras empleadas, según el New York Times.

Otro caso es el de Nilofar Ayoubi, activista y defensora de los derechos de las mujeres. Es propietaria de la marca internacional de productos de salud y belleza Forever Living. Ella está atrapada en Kabul -junto a su marido y sus tres hijos (de 3 y 5 años y 11 meses)- y ha sido amenazada por los talibanes, que han ido a buscarla a su oficina y a casa de su familia al menos tres veces en apenas 24 horas. Busca salir de su país. (JG)

Noticias relacionadas

La Hora TV