El sismo también sacudió zonas rurales

Los presidentes de los gobiernos parroquiales rurales se encuentran levantando información para identificar a los afectados por el sismo del 26 de marzo.

El número de afectados en las parroquias rurales de la provincia de Esmeraldas todavía no se conocen. Sin embargo, existen damnificados en Tabiazo, Tachina, San Mateo , Vuelta Larga, Chinca, Camarones del cantón Esmeraldas; además de Quingüe y Daule de Muisne, Súa Atacames.

El dato corresponde a información preliminar de las cabeceras parroquiales, aún falta recopilar lo sucedido en los recintos y comunidades, explica Iver Quiñónez, presidente del Consejo Nacional de Gobiernos Parroquiales Rurales del Ecuador (Conagopare) de Esmeraldas.

Afectación

A su criterio, la parroquia Tabiazo sería la más afectada, pues ahí el temblor de 6.2 ocurrido el sábado 26 de marzo, destruyó tres viviendas en su totalidad. De las familias que quedaron a la intemperie, dos están en casas de parientes y la otra fue evacuada al alojamiento temporal de la unidad educativa Luis Vargas Torres, de la ciudad de Esmeraldas. Otros inmuebles presentan daños parciales y de mampostería.

Parte de la infraestructura de la Junta Parroquial de Tabiazo, fue afectada por los movimientos telúricos; los funcionarios para precautelar su integridad tuvieron que abandonar las oficinas que funcionan en el segundo piso y trabajar en la planta baja.

Personal del Conagopare coordina el trabajo con los presidentes de las juntas parroquiales y líderes comunitarios para conocer el número de familias afectadas y gestionar la ayuda con los ministerios correspondientes. La distancia y la falta de conectividad son los limitantes para recabar con prontitud la información de los lugares más lejanos.

EL DATO
El sismo afectó el sistema de agua de Quingüe y Cabo de San Francisco, en el cantón Muisne. La ayuda gubernamental todavía no llega a los afectados de la ruralidad.

RELATIVA
Alojamiento temporal

Hasta este jueves, 31 de marzo, el albergue temporal de la unidad educativa Luis Vargas Torres, tenía copado 150 camas. El lugar cuenta con personal del Ministerio de Salud para atender a los damnificados. Por resolución del COE se habilitará otro albergue en la unidad educativa Margarita Cortés, con capacidad para 140 personas entre niños, jóvenes y adultos.

 

Riego, saneamiento y productividad para varias comunidades rurales de Tungurahua

Actitud. Las autoridades firmaron el convenio de cooperación a favor de las zonas más necesitadas de la provincia.

“Hoy se marca el inicio de un trabajo planificado mediante el plan 2021 – 2024 que busca mejorar las condiciones de vida de los pobladores de las zonas rurales de Tungurahua”, señaló Luis Velasco director de la Fundación Dignidad y Vida – Fundyvida – en Tungurahua.

Las declaraciones las hizo dentro del marco de la firma de convenios realizados con el Gobierno Provincial y el Gobierno Parroquial de Pilahuín.

TOME NOTA  
La Fundación Dignidad y Vida – Fundyvida en Tungurahua lleva trabajando 10 años.

Detalles

Los proyectos a ejecutarse son la construcción y ejecución de tres sistemas de agua potable Llangahua, Río Pastaza y Cunugyacu en Pilahuín.

También en la zona de Llicacama en Salasaca – Pelileo, con el que se verán beneficiadas alrededor de 580 personas.

Del mismo modo se busca mejorar la producción agrícola, para lo cual se tiene prevista la construcción de cuatro reservorios que beneficiarán a 387 agricultores de las zonas Jerusalén, San Pablo en Santa Rosa; San Carlos Bajo en Pilahuín y San Vicente de Quero.

“Con esto se garantizaría de alguna manera la producción en estos sectores y así darle estabilidad a la economía de las familias beneficiarias”, señaló Velasco.

Añadió que también buscan mejorar las condiciones higiénicas, de salud y salubridad de 95 familias en el sector de Tambaló en San Fernando, Río Blanco y Chacaloma en Pilahuín. Para ello se construirán baños familiares.

El apoyo a las mujeres no se podía dejar de lado, por lo que se hará la implementación de cultivos alternativos. En esto participarán alrededor de 200 mujeres, de diversos sectores de Tungurahua, divididas en grupos.

 No se ha dejado de lado la capacitación para las juntas de riego tecnificado y de agua potable, pues con ello se puede mejorar la calidad del servicio en las comunidades rurales de Tungurahua.

Para ello se invertirán alrededor de 286 mil 292 dólares, aporte de la Organización ILD del Gobierno Alemán.

CIFRA 
3’300.000 DÓLARES Es la inversión hecha por Fundyvida en Tungurahua en una década.

Autoridad

Mediante el acuerdo al que llegaron Fundyvida y el Gobierno Provincial, este último facilitará la maquinaria para los proyectos de los sistemas de agua de riego y ejecución del plan de capacitación para las juntas administradoras de riego y agua potable.

Manuel Caizabanda, prefecto de Tungurahua, firmó como testigo de honor de estos convenios y señaló que es importante contribuir con este tipo de iniciativas que lo que buscan es darle condiciones de vida digna y oportunidades de crecimiento a los sectores más necesitados de la provincia.

Añadió que la ejecución de este convenio inició el viernes 18 de febrero de 2022 y se mantendrá en vigencia hasta el 31 de diciembre de 2023.

“Siempre estaremos pensando en el bienestar de la colectividad tungurahuense, nuestro trabajo está enmarcado en darle mejores condiciones de vida a quienes más lo necesitan”, puntualizó Caizabanda.

En las zonas rurales todavía es normal usar pozos sépticos

IMPROVISACIÓN. Los pozos sépticos son la medida que se usa sobre todo en zonas donde no hay acceso al alcantarillado.

María Chuquisal vive 35 años en el mismo barrio en Quisapincha y todo este tiempo ha tenido que hacer excavaciones para que los pozos sépticos abastezcan a su familia de siete integrantes.

Más cerca del centro poblado de esta parroquia de Ambato hay otros hogares que aún viven con este sistema, por la falta de alcantarillado, por lo que tienen que hacer huecos en la tierra y colocar tubos para que se evapore el gas metano.

Realidad

Inclusive improvisan con las conexiones para que el agua que ocupan dentro de los hogares sirva también para el regadío, porque el agua no tiene a donde correr debido a la falta de una red, es el caso de Inés Chérrez que a sus 70 años aún utiliza los pozos sépticos.

Otro es el caso de Jorge Luis Analuisa y su familia de cinco integrantes que tienen que caminar alrededor de cuatro metros para utilizar el baño que construyó en la propiedad de un familiar que logró obtener la conexión de alcantarillado.

Analuisa vive en el centro poblado de Quisapincha y para él es un lujo tener un baño con alcantarillado y no un pozo séptico, sistema que lo utilizó por 30 años.

“Antes usábamos pozo séptico y como colapsó nos presionaba el área de sanidad de la Junta Parroquial, abrimos otro y también se llenó por eso optamos por esto, aunque esté un poco alejado de la casa”, dijo Analuisa.

 

CIFRA: 7 AÑOS Puede tener de vida útil un pozo si se cava a profundidad.
CIFRA: 3 METROS Es lo máximo que cavan los miembros de la familia, en muchos casos a mano.

 

Cifras

Paúl Acurio, director de Operación y Mantenimiento de Emapa, mencionó que hasta diciembre de 2020 se registra que en la zona rural, en las comunidades más alejadas, es en donde falta por cubrir el 40% de alcantarillado, donde se usan pozos sépticos.

En el caso de la zona urbana, es el 8% debido a que hay lotizaciones y construcciones, que pueden tener conexiones de unión a una red de alcantarillado, sin embargo, hay sectores como El Seminario que aún usan pozos sépticos.

Acurio afirmó que en el caso de los habitantes que usan pozos sépticos, las juntas parroquiales tienen la obligación de asesorarles para que no se genere contaminación.

Mientras que la Emapa puede dar el servicio con un succionador para la limpieza, previo a una inspección de factibilidad, sin embargo, tiene un costo de 120 dólares y depende del acceso que tenga el lugar, aunque en su mayoría no lo realizan.

 

EL DATO
Quienes no tienen espacios para la caída de las aguas servidas, 
utilizan las quebradas, provocando contaminación ambiental.

 

Preocupación

Mentor Silva, presidente de la Junta de Aguas de Quisapincha, manifestó que ya se han hecho estudios de factibilidad.

Según Silva, hasta el momento en Quisapincha hay 17 mil habitantes y solo 1.400 familias tienen este servicio. “Las comunidades alejadas aún no cuentan con un sistema de alcantarillado y aún debemos cubrir el centro poblado de la parroquia”, recalcó Silva.

En muchos casos, se necesita la aprobación de los dueños de los terrenos vecinos, pero ante su negativa se retrasan los trabajos, enfatizó.

Mientras que el presidente de la Junta Parroquial, Luis Alberto Pimbomaza, aseguró que ya se trabaja en la cobertura total de un servicio básico como este.

Casos similarares hay en parroquias como Ambatillo, Unamuncho, Cunchibamba y Santa Rosa, donde aún las familias ocupan estos sistemas. (CSN)

 

¿Qué eso un pozo séptico?

Es un sistema que se construye debajo de la superficie, en viviendas que no cuentan con alcantarillado.

Las personas deben cavar hasta tres metros, y deben taparlos con una capa considerable que evite olores, mientras conectan un tubo por donde se emanan los gases que se producen a causa de las heces fecales.

 

Impacto ambiental

Según la ingeniera ambiental Jeimy Pérez , la utilización de pozos sépticos afectan de manera directa las aguas subterráneas, además, si no se hace el mantenimiento técnico, afectan la tierra para sembríos por estar en el campo.

El manejo de los gases de forma improvisada provoca contaminación en el aire debido al metano que produce

 

Impacto en la salud

Para la doctora Samanta Vasco, médico Epidemióloga/Biomédica, tener en este tiempo pozos sépticos atenta de manera directa a la calidad de vida y la salud de las personas que viven dentro de este entorno.

La contaminación se expande y los problemas intestinales pueden evidenciarse con el pasar del tiempo, los niños y las embarazadas pueden ser los más afectados, dijo la doctora.

La inmunización en zonas rurales de Ambato avanza con normalidad

Acciones. En San Fernando, en Ambato, se organizó una brigada de vacunación contra la Covid-19.

En las comunidades, la población no ha puesto obstáculos para vacunarse.

«No hay otra opción que vacunarse; por eso le dijimos a mi mamá que si no se vacunaba la íbamos a encerrar en la casa para evitar que se contagie», dijo Salomón Bastidas, agricultor de 48 años, de la zona alta de Martínez, en Ambato.

Su mamá tiene 76 años y se negaba a vacunarse. Pensaba que le  podía hacer daño y que su sistema inmune está fuerte para hacerle frente al virus. Sin embargo, por la insistencia de sus seis hijos, a finales de junio, decidió vacunarse.

Para Guillermo -quien no quiso mencionar su apellido-, de 52 años y que vive en una comunidad de San Fernando, era complicado ir al centro de Ambato a vacunar a sus padres, ya adultos mayores. Sin embargo, a inicios de julio llegó una brigada del Ministerio de Salud Pública (MSP) y sus padres fueron inoculados.

«Esto nos da tranquilidad, pues si bien acá tenemos una buena alimentación y poca visita de personas de la ciudad es mejor prevenir cualquier cosa», puntualizó el hombre que también fue vacunado.

Medicina tradicional está presente

Dolores Paredes, prima de Guillermo, cuenta que ellos han tomado varias medidas para evitar que el virus entre a sus casas. «Sabemos que la vacuna es indispensable, pero no por eso vamos a dejar de lado nuestras creencias», puntualizó la mujer de 49 años.

Habitualmente hacen vaporizaciones de eucalipto y toman leche con ajo, cebolla y miel, así como otras rutinas alimenticias que les ayudan a tener las defensas elevadas; sobre todo porque la temperatura en su parroquia oscila entre los 10 y 12 grados centígrados

Para Sofía Chimbo, quien vive en Juan Benigno Vela, «los mayores sobrevivieron a varias enfermedades por usar nuestra medicina, que ha sido la base de nuestro sistema de salud».

Dijo que aparte del eucalipto hay otras plantas medicinales, como el tomillo, la salvia, la flor de saúco, que sirven para fortalecer su sistema respiratorio y así respaldar los beneficios que les pueda dar la vacuna contra el coronavirus.

Planificación de brigadas

Desde el Ministerio de Salud no se dio información respecto al proceso de vacunación en las comunidades rurales. Sin embargo, Alberto Pinbomaza, presidente del Gobierno Parroquial de Quisapincha, señaló que en su comunidad se está organizando, junto a la Tenencia Política y la cartera de Salud, brigadas para llegar hasta las zonas más alejadas de la parroquia y así inocular a más personas.

«En nuestras comunidades la gente entiende la importancia de vacunarse, por eso no se han encontrado obstáculos para este proceso», dijo Pimbomaza.

Para acercar las vacunas contra la Covid-19 en Ambato, se está vacunado en los Centros de Salud de Pasa, Juan Benigno Vela y Pulahuín.