Allanan un inmueble y decomisan 10.210 dosis de drogas en el cantón Quevedo

DETENIDO. El detenido registra antecedentes penales por tráfico ilícito de drogas.

La Policía asesta otro duro golpe al microtráfico de drogas local.

Mediante diferentes investigaciones realizadas por el equipo de la Jefatura de Investigación Antidroga de la subzona Los Rios- Quevedo, se llevó a cabo el allanamiento de una vivienda, ubicada en la Baldramina Alta, manzana 13 calle D, este 22 de junio de 2022, a las 21:00,donde se distribuían drogas como, cocaína y marihuana.

En el operativo se logró la detención del ciudadano ecuatoriano, Máximo Israel C., S., de 31 años de edad, el mismo que registra antecedentes penales por tráfico ilícito de drogas en el año 2020. En el inmueble se incautaron 120 dosis de cocaína, 10.090 dosis de marihuana, una balanza digital, una radio de comunicación tipo de handy y 10 dólares.

El detenido junto a las evidencias fueron puestos a las órdenes de las autoridades competentes. Asimismo la Policía indicó que ese sector es un lugar conocido por el expendio de droga. (GA)

Infiltración ‘narco’ en Bolivia

El expresidente Evo Morales inició las denuncias.

El exdirector de la Policía rural acusó y denunció a varios altos mandos de proteger a narcotraficantes en la zona de Cochabamba.

Redacción LA PAZ

El exdirector de la Unidad Móvil de Policía para Áreas Rurales (Umopar) de Bolivia, el teniente coronel Erick Terán, acusó al comandante nacional de Umopar, el coronel Franco Arancibia, al director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), José María Velasco, y al viceministro de Sustancias Controladas, Jaime Mamani, de brindar protección a narcotraficantes en el Trópico de Cochabamba.

La acusación llega después de que el expresidente boliviano Evo Morales afirmara que efectivos antidroga amparan a narcotraficantes en la zona, en base a unos audios en los que presuntamente se escucha a Terán ordenar a agentes antidroga salir de un laboratorio de droga en medio de un operativo.

Terán afirmó que los arriba mencionados le ordenaron abandonar el operativo, que tuvo lugar en el Valle de Sacta. Así, ha interpuesto una denuncia ante la Fiscalía en contra de Arancibia por la presunta comisión de los delitos de cohecho pasivo, uso indebido de influencias, concusión, resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes e incumplimiento de deberes. (EUROPAPRESS)

Cárteles mexicanos blanquean $25.000 millones al año

Comprar pequeñas porciones de bitcoin y otras divisas digitales es una de las estrategias.

Según un informe de la ONU, las mafias utilizan cada vez más criptomonedas y otras herramientas digitales para lavar su dinero.

VIENA. Los cárteles mexicanos blanquean alrededor de 25.000 millones de dólares anuales, según un informe difundido hoy (10 de marzo de 2022) por un órgano de la ONU encargado de velar por el cumplimiento de los tratados internacionales sobre drogas.

La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) difundió este jueves en Viena su informe anual, donde analiza los flujos de dinero ilícito por actividades criminales.

«Se cree que, solamente en México, los cárteles mexicanos blanquean unos 25.000 millones de dólares al año», indica el reporte, que señala que los grupos criminales emplean cada vez más criptomonedas y otras herramientas digitales opacas para evitar ser rastreados.

«El uso de bitcoin para blanquear dinero va en aumento, sobre todo entre bandas de narcotraficantes como el cártel Jalisco Nueva Generación y el cártel de Sinaloa, según las autoridades de México y los Estados Unidos», indica la JIFE.

Para no superar el umbral de las operaciones bancarias que hacen saltar las alarmas -7.500 dólares-, los delincuentes suelen dividir los fondos ilegales en pequeñas cantidades que depositan en varias cuentas bancarias.

Luego utilizan esas cuentas para hacer compras de pequeñas cantidades de bitcoin, lo que les permite disimular el origen del dinero y pagar a sus colaboradores en otras partes del mundo, señala el informe.

La JIFE demanda reducir al mínimo las ganancias del narcotráfico y, para ello, pide más transparencia financiera a escala internacional, endurecer la legislación contra el blanqueo y una mejor cooperación internacional.

En esa línea, el informe señala su preocupación por toda una serie de nuevos instrumentos financieros opacos que dificultan rastrear el origen del dinero ilícito.

La JIFE señala que México sigue siendo la principal fuente de heroína y metanfetamina de Estados Unidos y que también era el principal país de tránsito de la cocaína procedente de América del Sur. EFE

EE.UU. insiste en combatir la droga desde la producción

Estrategia antidrogas no menciona medidas para reducir el consumo.

Washington anuncia una estrategia presuntamente novedosa para reducir la oferta de narcóticos que produce Colombia, pero que no hace referencia al consumo.

WASHINGTON. Estados Unidos anunció una ‘nueva’ estrategia de lucha contra las drogas en Colombia, que tendrá como pilares la reducción de la producción, el desarrollo de las zonas rurales y la protección del medioambiente.

Para reducir la oferta, EE.UU. quiere reforzar la lucha contra el lavado de dinero. Para erradicar las drogas, prohibirlas, reducir su demanda y destruir los laboratorios de procesamiento. Todo esto vinculado con las acciones para llevar a los narcotraficantes ante la justicia.

Respecto a la seguridad y desarrollo del medio rural, la iniciativa aboga por promoverlos con la implementación del acuerdo de paz que el Gobierno colombiano alcanzó en 2016 con la extinta guerrilla de las FARC, además de invertir en estas zonas y facilitar el acceso a la justicia.

Esto incluye proteger a los líderes comunitarios que promuevan la aplicación de la ley, reducir la dependencia de los cultivos de coca, ampliar la regulación de los títulos de propiedad de las tierras y modificar la forma en que EE.UU. y Colombia miden sus progresos en esta materia.

Además, Washington ayudará a Bogotá en sus esfuerzos para vigilar y combatir los delitos ambientales cometidos por los grupos narcotraficantes.

En este punto ambos apostarán por medidas como la restauración de los bosques tropicales y la eliminación tanto de las zonas sembradas con cultivos de coca como de los refugios para los laboratorios, entre otros.

El comunicado estadounidense no menciona una polémica medida que quiere retomar Colombia como es la erradicación forzosa de cultivos ilícitos por aspersión aérea de glifosato, que está suspendida en el país desde 2015 por una orden de la Corte Constitucional, después de reconocer las consecuencias adversas para la salud de esta práctica.

Durante su viaje a Colombia entre el 20 y 21 de octubre, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, no se refirió a esto.

Durante su estancia en Bogotá, Blinken aseguró que para luchar contra el narcotráfico hay que abordar las raíces del problema, como la inequidad o «reducir la demanda en EE.UU. que es la que está alimentando toda la actividad ilícita». Al final, parece que se opta por lo primero. EFE