Etnias en la política

El arte de la política consiste en prometer lo imposible cuando se está en la oposición y justificar la inmoralidad de las medidas tomadas cuando se accede al poder, algo así como negar la acción de la gravedad antes de arrojarse al vacío.

Al mismo tiempo, las medidas económicas se sirven aderezadas con una buena ración de retórica acerca de la necesidad de repartir los esfuerzos, mientras en la práctica se cargan las suertes solo sobre un lado y se deja sin tocar el de los afines.  Juan Fernández Sánchez. Madrid.

Los políticos siguen recortando más prestaciones, pensiones, copago sanitario, cierre de hospitales, ambulatorios, etcétera. Dicen que no hay dinero para mantener una sanidad y enseñanza pública gratuita, pero eso sí, tenemos más aeropuertos, más puertos deportivos, más kilómetros de alta velocidad, más autovías, más viviendas vacías, más corrupción política, más coches oficiales y más políticos que ningún país de la Unión Europea; ¿Cómo quieren que haya dinero?

La política en España se ha convertido en una profesión muy codiciada, de fácil acceso, y bien remunerada y en algunos casos vitalicia gracias a las listas cerradas y a leyes votadas por ellos mismos, con privilegios que protegen sus intereses personales y de partido. Los políticos deberían ser ciudadanos con vocación, al servicio del pueblo y que al cumplir su mandato volvieran a su actividad anterior. La perpetuidad en el cargo facilita la corrupción.

Es necesaria la reforma de la Constitución, la ley electoral con listas abiertas y la regeneración de los políticos. Los actuales han perdido la credibilidad, que unido al sistema porcentual de voto en las elecciones da lugar a que siempre sean los mismos.— Fernando Guerrero Barrio. Cornellá de Llobregat, Barcelona.

caicedoana91@gmail.com

 

Gente de color…

El lenguaje cotidiano refleja los valores de nuestra sociedad, los prejuicios contra cualquier grupo social que se siente desfavorecido, perseguido o proscrito en algún momento de la historia, por razón de su sexo, etnia, o cualquier otro factor, inmediatamente pasan al lenguaje cargando de connotaciones negativas y los términos empleados para designarlos. El símil “trabaja como un negro” (lo mismo que su equivalente “como un esclavo”) es un fiel testimonio de la servidumbre y sumisión de los negros traídos al continente americano. 

Algunas metáforas contienen referencias más denigrantes. Al negro se le ve como una persona alterada, sin reglas sociales. Pero en inglés, la voz negra tiene un matiz más despectivo que en español desde su mismo nacimiento. La palabra black solo empezó a utilizarse a partir del siglo XIX concordando con unos aires más democráticos y liberadores, y hasta entonces no se había aplicado en el sentido de raza. Con el tiempo esta voz serviría para arrinconar y teñir de una fuerte carga negativa a lo negro, de todos modos,

La palabra black tampoco es inocente, pues las connotaciones de que son portadores el blanco y el negro en el habla diaria son muy diferentes. La blancura es sinónimo de muchos atributos de carácter positivo: puro, honesto, bello; por el contrario, lo negro es impuro, atemorizante, malévolo, oscuro, difícil. Lo blanco es salvífico; lo negro es generador de mala suerte.

Beatriz Varela, en su libro El español cubano-americano (1992), ha recopilado un buen número de singulares y pintorescas expresiones, entre ellas charolitos, morenos, pardos, tizones, chocolates, así como otras no menos humorísticas como caimitos, zanates cuscos, monos. Varias designaciones describen de una manera muy plástica la visión estereotipada que la sociedad blanca tiene de los negros. “gente de color”, “personas de color”. Todo esto contrasta con lo políticamente correcto, en este caso las expresiones utilizadas son muy pocas, pero no por ello afortunadas, tal parece ideada para tranquilizar al bien pensante, a pesar de la buena intención, su imprecisión y ambigüedad, le restan utilidad.

caicedoana91@gmail.com

Mujer Afrodescendiente…

Con el objetivo de hacer visible y reconocer las luchas y resistencias de las mujeres Afrodescendiente, contra el racismo y el sexismo y comprometer a los diferentes actores para alcanzar sus reivindicaciones, se incluyó el 25 de julio como el Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente, también conocido como día de la mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora, durante la realización del primer encuentro de mujeres Afrolatinas y Afrocaribeñas celebrado en República Dominicana en 1992.

La expresión del género femenino en toda su expansión abarca un amplio análisis y debate, lleno de sensibilidad, pero a la vez enmarcado por las luchas y fortalezas de quienes históricamente fueron incluidas en las filas esclavistas en la humanidad. Mujeres que no imaginaron tener piel de “color “o “negra” como la burguesía mundial siempre las clasificó, la expresión racismo se impuso para soslayar, humillar y descalificar a quienes, por herencia en la actualidad se les ha denominado “Afrodescendientes”, muchos estudios realizados por organismos internacionales (ONU- Mujeres) se describe que la discriminación sufrida se suma a la discriminación racial, y sociocultural, lo cual genera condiciones de extrema pobreza y marginalidad; en la perspectiva de integrar propuestas para el desarrollo con equidad y de  integral, que de manera paradójica contrastan  con los discursos oficiales  de igualdad democracia y equidad.  

El concepto “racista” ha perdurado a lo largo de la historia, claramente es imposible hablar de una abolición, cuando de forma continua los logros y avances no han alcanzado acciones concretas que determinen una hoja de ruta con planes y proyectos enmarcados de manera contundente, a reparar y resarcir los años de desigualdad e invisibilización de la población Afrodescendiente y a mayor escala de las mujeres que conforman este amplio sector cultural del país, las cuales hoy tienen como reto, desafío o quizá una oportunidad, la búsqueda de días mejores para la presente y futura generación. 

caicedoana91@gmail.com

Educación…

La educación de hoy en día tiene el reto de constituirse en una institución que proyecte su reinversión y, poder seguir el ritmo, los avances y los desafíos de la sociedad su gran derrotero, esto es un debate a nivel universal. 

Los años en los cuales se sumaron infraestructura educativa, escuelas del milenio una educación digna y de calidad se encargaron de desmontar el reclamo y las voces disidentes de que en Ecuador “no era posible consolidar y encaminar una educación para todos y todas”,  sin embargo, una de las cosas que hoy podemos observar es  el afán desmedido de no generar cambios  profundos en las formas de educar, se sigue perpetuando la memoria y la repetición,  considerar que un examen que pretende valorar y no limitar las capacidades de los futuros profesionales del país, a través de la obtención de un cupo  de acceso a las mejores universidades del país “ es una atadura”, y no una gran posibilidad de estudiar con dignidad eso  nos deja ver cuánto nos falta como sociedad.   

Y en ese sentido, buscar estudiantes que cuestionen, que indaguen, que puedan gestionar positivamente el disenso, la controversia; que promuevan la inclusión, debería ser el propósito del sistema educativo. Claro, esto parece a nadie interesar y más aún al poder, tener niños y jóvenes que bajen la cabeza, que obedezcan, que cumplan disposiciones sin cuestionar, parece que fue el objetivo. Nada ha cambiado aún.

El país requiere de cambios profundos y estructurales en nuestro sistema educativo, Es necesario una política pública garantistas de derecho en materia de inclusión a la educación desde un primer nivel, no puede ni debe descuidarse la educación, ni mucho menos manejarse como un discurso de campaña con oscuros intereses, pues, es la única herramienta real para dar un salto del país, ciudad, cantón o parroquia que tenemos al que quisiéramos tener.

caicedoana91@gmail.com

¡Santo Domingo!!!

Es necesario e importante realizar un análisis sobre la identidad y la cultura de Santo Domingo, configurado como la muestra real de la multietnicidad, a nivel nacional su representatividad más importante hoy recae en la etnia Tsáchila; el resto sin lugar a dudas es el resultado de la mezcla entre la serranía, lo costeño, e incluso en estos últimos años producto de situaciones socio-políticas en Sudamérica, habitan ciudadanos, colombianos, cubanos y venezolanos, bajo esa observación muchos historiadores reconocidos de la localidad, consideran a Santo Domingo como un “mosaico de culturas”, y afirman que «nuestra cultura es diversa porque diversa es la población que tiene.

La historia de Santo Domingo de los Tsáchilas está marcada por la convergencia de diversas culturas de las provincias del país (esmeraldeños, lojanos, manabitas, carchenses, bolivarenses entre otros), que llegaron a esta tierra en búsqueda de días mejores y de un visible progreso familiar, y en ese contexto generar día con día, una enunciación de una cultura local, la cual es expresada por propios y extraños.

No obstante, la debilidad interna que nos afecta, es el desarrollo de una “cultura diversa” que se ha generado en medio del desorden y falta de planificación como ciudad y que día a día nos pasa factura.

Para girar la página de lo que somos y de lo que podemos alcanzar, es urgente fortalecer el liderazgo político, el cual debe especificar por dónde se debe caminar, el compromiso del sector productivo, el alto civismo, eso va desde no botar basura a la calle, no poseer indiferencia social, respetar los espacios verdes, no contaminar los ríos, hasta hacer propia esta tierra a la cual por razones distintas hoy nos permite converger, avanzar, y definir objetivos comunes, que conviertan a Santo Domingo de los Colorados-cantón, a Santo Domingo de los Tsáchilas-provincia, en una ciudad grande, pujante, comprometida con el desarrollo de su gente, del Ecuador y del mundo.

caicedoana91@gmail.com

Multiculturalismo…

Cuando ponemos en práctica el término multiculturalismo nos estamos refiriendo a la coexistencia de múltiples culturas en un territorio determinado donde se esperan dos tipos de reacciones a este tipo de convivencia, una orientada a la aceptación y bienvenida de la diversidad creando un espacio en el que exista la igualdad cultural y étnica en interacción, y la otra que se resiste al intercambio permitiendo o promoviendo que la hegemonía cultural fije límites.

El multiculturalismo, lo pluriétnico y plurinacional generan debate en las coyunturas sociales, académicas y políticas, produciendo posturas a favor y en contra, e involucra tópicos tales como, migración, integración y reconocimiento entre otros.

La misma puede ser definida también como la coexistencia de diferentes culturas en una sociedad o país, una de las metáforas utilizadas para ejemplificar esta conceptualización es la del “crisol de razas”, como forma de describir la conformación cultural de una nación, y minimiza la presencia de los pueblos y nacionalidades.

Es necesario tomar conciencia que la identidad y el reconocimiento étnico sea grupal o individual se forma a partir de la afirmación que se recibe, es por ello que el falso reconocimiento o la ausencia del mismo son perjudiciales para la construcción de identidad de los individuos, establecer el principio de garantía de los derechos de las minorías destacando que en una sociedad democrática existe la obligación de avalar la protección a los derechos de las culturas minoritarias.

No es menos cierto, que, si los miembros de las culturas minoritarias tienen representación dentro de las instituciones políticas, resulta escasa la probabilidad de que dichas culturas sean ignoradas en la toma de decisiones que afectan al conjunto de la sociedad. Pues esta participación confiere poder a unidades políticas más pequeñas de manera que las culturas minoritarias no pueden ser desestimadas o sobreestimadas por la cultura mayoritaria en decisiones que le atañen directamente, como por ejemplo políticas públicas vinculadas a educación, lengua, explotación de recursos naturales y demás.

caicedoana91@gmail.com

Identidad afrodescendiente

La llegada de los europeos al continente Africano convirtió seres humanos en “negros” previo a este nefasto acontecimiento el continente Africano estaba poblado por personas con diversas tonalidades de piel y agrupadas geográfica, cultural o étnicamente. Los Africanos no sabían que eran negros hasta que entraron en contacto con los europeos, a partir de entonces, la denominación “negro” o “negra” significó deshumanización, mercancía y todo lo que implicó el proceso de trata, esclavización y la subsecuente marginalización de las poblaciones de origen africano en el nuevo mundo.

 

El mantenerse al margen de estas discusiones, no conducen a ninguna parte, no solo porque promueven encasillamientos, divisiones y rupturas, sino que, además, ningún favor le hacen a la construcción de la sociedad alrededor del mundo. Por el contrario, se debe considerar estas polémicas a menudo innecesarias, le hacemos un servicio al juego orquestado por el colonialismo cuyo objetivo es la profundización de las diferencias y de las divisiones ya existentes. En el transcurso de los últimos 500 años, los Afrodescendientes en el mundo han sido nombrados y etiquetados con denominaciones y apelativos que los “absurdos adoctrinamientos culturales” han investido e impuesto. Fueron negados de llevar sus propios nombres, de establecer sus propias definiciones y de ser seres humanos portadores naturales de derechos, las comunidades están sedientas de cuestiones que edifiquen y que aporten al mejoramiento de sus condiciones de existencia, y es en esa dirección se debe dirigir las diversas discusiones.

Cabe destacar que el término Afrodescendiente es el producto de la concertación ideológica que brinda la oportunidad de sentirse de alguna forma validados en busca de días mejores para cambiar la historia. Soy partidaria de cualquier término que defina en el marco de una hermandad Universal, que nos convoque a abrazar esa comunidad ancestral y nos invite a caminar juntos hacia los objetivos de libertad, de participación e igualdad plena, cualquiera que sea el término: negro, Afrodescendiente, Afrolatina, Afroecuatoriana, etc. Es Identidad.

caicedoana91@gmail.com

Representatividad política

La representatividad de las “mujeres negras” a pesar de estar en uno, que otro puesto político importante, sigue siendo menor en este país, la poca representatividad, y las minúsculas opciones que tienen para llegar a los puestos de toma de decisiones son insuficientes, frente aquello se debe analizar cuando las pocas mujeres negras llegan a los puestos de poder, cuál ha sido el contexto para llegar allí, y todo lo que han tenido, y tiene que seguir soportando para mantenerse en ese espacio, es decir lo que deben soportar en el proceso de elecciones y lo que deben resistir, ejerciendo sus funciones en dicho espacio.

El tema de la representatividad es importante, no como pantalla para dar una impresión de interseccionalidad, sino como reivindicación de la toma de los espacios que históricamente se les han negado a las mujeres y a las mujeres negras con mucha más razón y sin una verdadera justificación.

Tradicionalmente se ha tratado a diversas mujeres negras que están en la política como ignorantes o desconocedoras de la información, pues las mujeres negras que dejan su imagen como símbolo de resistencia a conciencia, son muy pocas, pero si existen, durante siglos se ha acallado, a la población Afrodescendiente, dentro del imaginario de algunas mujeres negras y la sociedad misma.

Muchas veces, dentro de la política algunas personas en puestos de mando, colocan a mujeres negras para cumplir simbólicamente con la pluralidad étnica pero cuando se analizan sus operaciones de poder, es decir, el equipo de toma de decisiones, no existen personas negras, y en ese sentido los medios de comunicación juegan un papel fundamental dentro de las sociedades, pues a través de este “medio” que se reproduce el material de lo que los oligarcas desean que se difunda, para que las demás personas consuman y crean como única verdad.

caicedoana91@gmail.com

Violencia de género

La violencia contra la mujer presenta numerosas facetas que van desde la discriminación y el menosprecio hasta la agresión física, verbal o psicológica y el asesinato. Produciéndose en muy diferentes ámbitos: familiar, laboral, social, cultural, educativo; adquiriendo especial dramatismo en el ámbito de la pareja y doméstico, en el que se evidencia con mayor frecuencia cualquier forma de violencia. Siendo este un problema que afecta a los derechos humanos, que constituye una manifestación de relaciones de poder históricamente desiguales entre el hombre y la mujer, que han conducido a la dominación de la mujer y a la discriminación en su contra por parte del hombre e impedido su desarrollo pleno, pues la violencia contra la mujer es uno de los mecanismos sociales fundamentales por los que se la fuerza a una situación de subordinación respecto del hombre.

Los estudios sobre la violencia contra las mujeres se han enfocado en la caracterización de las víctimas y en la identificación de las consecuencias de los episodios violentos con el fin de propiciar la denuncia para que la violencia haga tránsito al ámbito público y el estado de respuesta a este fenómeno. Es así, como la violencia de género es una de esas problemáticas que afecta sustancialmente el estado emocional y psíquico de la mujer violentada, especialmente dañando su autoestima.

Muchas mujeres se acostumbran a ser agredidas de manera verbal, física, sexual, económica, violentando inclusive su capacidad de pensar, de sentir, porque se sienten minimizadas y es su miedo tan grande que se quedan estancadas y no defienden sus sentimientos por miedo a ser forzadas. y en ese sentido la mujer Afrodescendiente se ve cada vez más expuestas a sucesos de violencia de género, que la hacen mucho más vulnerable por el solo hecho de ser negra. Esto se evidencia en los diferentes entornos, causando un gran número de dificultades que obstaculizan o dificultan su crecimiento personal, familiar, social, cultural y laboral.

caicedoana91@gmail.com