La paridad entre el dólar y el euro trae más desventajas que ventajas a la economía ecuatoriana

Los exportadores ya ha alertado que sus productos se vuelven más caros y menos competitivos. Además, por el lado de la remesas se prevé una reducción de los montos. El aspecto positivo es la reducción del costo de las importaciones desde Europa, pero el impacto sería marginal. 

Luego de 20 años, la cotización del dólar y el euro han alcanzado la paridad, es decir, un dólar equivale a un euro. Esta realidad es consecuencia directa de que la crisis actual, incluida la guerra en Ucrania, aumentan las posibilidades de recesión en la mayoría de economías europeas, ya golpeadas por la inflación.

En épocas de incertidumbre y crisis, los inversionista se refugian en activos confiables y seguros como el dólar estadounidense; y al mismo tiempo demanda menos de otros monedas. Por eso, el dólar se revaloriza (adquiere más valor), mientras otros como el euro, el peso colombiano y chileno, o el sol peruano, pierden valor.

Esto tiene implicaciones directas en la economía ecuatoriana, la cual está dolarizada desde inicios de los años 2000. En primer lugar, la remesas de sus migrantes en Europa se convertirán en menos dólares al llegar al país. Durante el primer trimestre de 2022, solo los envíos desde España e Italia representaron el 21,5% de las remesas llegadas a Ecuador; y ya antes de la paridad entre las monedas, debido a la caída económica y la inflación, esos envíos ya se redujeron en casi 10%.

Además de las remesas, sin tomar en cuenta el endeudamiento, la otra gran fuente de divisas y recursos fresco para la economía nacional son las exportaciones.  En este aspecto, Alejandro Martínez, representante de Expoflores, aseveró que actualmente hay una altísima demanda de productos a escala mundial, pero la oferta es limitada. Un dólar más fuerte frente a otras monedas como el euro complican financieramente y en términos de competitividad a los exportadores.

“La apreciación del dólar, o la depreciación del resto de monedas frente al dólar, tiene un efecto de limitar la capacidad financiera de las empresas exportadoras ecuatorianas para cubrir esa demanda. Es decir, cada vez tenemos menos margen para comprar insumos caros y participar en la guerra mundial de precios donde todos buscan las opciones más económicas”, afirmó Martínez.

En otras palabras, los productos ecuatorianos se vuelven más caros y aumenta el riesgo de perder mercado ante las opciones más baratas de países vecinos como Colombia y Perú, que tiene monedas devaluadas entre 20% y 25%.

En este escenario, las posibilidades de estancamiento, o un menor crecimiento, se vuelven más reales para un comercio exterior que durante 2020 y 2021 fueron uno de los puntales para evitar un mayor deterioro económico en Ecuador.

Viajes e importaciones se vuelven más baratas

Por el lado positivo, la paridad pueden tener el efecto de abaratar, o hacer más asequibles, las importaciones desde Europa. Durante el primer trimestre de 2022, desde la zona euro se compraron más de $1.106 millones en bienes de capital y productos terminados.

Entre las principales importaciones, que ya se venía abaratando en los últimos con el acuerdo comercial entre Ecuador y la Unión Europea,  están carnes, lácteos, hortalizas, frutas, café, productos farmacéuticos, textiles, tractores, instrumentos musicales, juguetes, vehículos, etc.

Andrea Carrasco, economista y experta en comercio exterior, explicó que, en general, se podrá comprar más con los mismos dólares, pero en realidad la rebaja será marginal porque se verá compensada por los todavía altos costos de transporte y logística.

» Las mayores rebajas ya se ha dado dentro del acuerdo comercial, la paridad entre el dólar y el euro tendrá un impacto menor en los costos de importación. Aunque hay oportunidades de aprovechamiento en temas de maquinaria y textiles; pero no tanto en los productos de consumo directo de los ciudadanos», puntualizó.

Asimismo, los turistas ecuatorianos que viajen a Europa podrán aprovechar el dólar fuerte para acceder a pasajes y servicios más baratos que hace un año. Esto se puede extender a los estudiantes nacionales en la zona euro, los cuales necesitarán menos dólares para pagar sus gastos de manutención. Sin embargo, también hay que tomar en cuenta que la inflación sigue al alza y que ciertos servicios continuamente se encarecen, por lo que el efecto neto puede ser menor.

Sin embargo, en el sentido opuesto, los turistas y estudiantes europeos en Ecuador verán reducida su capacidad de consumo, con bienes y servicios más caros.  (JS)