Siete ecuatorianas exitosas darán un conservatorio en Quito

Mujeres exitosas contarán sus historias para motivar al empoderamiento de otras mujeres de su comunidad.

Destacadas deportistas y empresarias hablarán sobre la importancia del ejercicio en el empoderamiento femenino. 

En conmemoración al Día Internacional de la Mujer y dentro del marco de la campaña ‘Born Ready’, siete mujeres exitosas (ver recuadro), en el ámbito deportivo y profesional, contarán sus historias para motivar al empoderamiento de otras mujeres.

Mónica Crespo, Fitness Coach and Nike Trainer y anfitriona del conversatorio, indica que la intención es darle a la mujer un espacio más significativo en lo deportivo. «Y motivarlas a que se vean beneficiadas en su vida personal y laboral», dice.

El deporte está ligado al empoderamiento femenino porque permite tener una conexión directa entre el cuerpo y la mente. «El rato que tu logras algo que pensaste que era imposible se transfiere automáticamente a tus diferentes facetas de tu vida», señala Crespo. «Fomenta esta fuerza de la mujer dentro de otras facetas. Cuando termino una maratón, siento que mi mente y mi cuerpo están listas para lo que sea», dice.

Con esto coincide, la empresaria y triatleta María Luz Arellano, quien señala que el deporte es un mecanismo para desarrollarse y hace énfasis en el slogan del evento: ¿Y tú? para qué naciste lista. «El poder de esa frase es muy inspirador, porque es descubrir para qué somos buenas natural y genuinamente».

Arellano menciona que es importante que desde las mujeres deportistas se muestre que la actividad física te permite tener una mecanismo de salud integral. Mientras que Crespo señala que el decir que no hay tiempo es una excusa. «Solo fijémonos cuánto tiempo le dedicamos a estar en el celular y que podríamos sacrificar, una media hora diaria de ese tiempo en ejercitarnos«.

Por eso, además del conversatorio que se realizará este miércoles 16 de marzo; habrá una actividad práctica, para todo público, el sábado 19 de marzo de 2022, a las 08:30, en el coliseo grande de la Universidad San Francisco de Quito. Quienes deseen participar deberán llenar un formulario en línea. Mientras que los 150 cupos para el conversatorio ya se alcanzaron.

Mujeres parte del conservatorio 

Glenda Morejón, marchista y atleta olímpica. El 5 de marzo alcanzó su más reciente conquista con medalla de oro en el Mundial de Marcha en Omán.

Paola Uquillas, corredora de aventura y ultramaratonista. Fue la primera ecuatoriana en dar la vuelta al monte Fuji. Una carrera de 170 km

Kiara Rodríguez, velocista y atleta paralímpica. Ganó medalla de bronce en los Juegos Paralímpicos de Tokyo 2020 por su marca en salto largo.

María Luz Arellano, empresaria y triatleta. Campeona de Ironman y la responsable de que esa competencia se realice en Ecuador.

Milena Romero, instructora de comercial dance ballroom y deportista de alto rendimiento.

Kerlly Real, jugadora profesional de fútbol del Valencia FC.

Andrea Santos, Coach de yoga. La guayaquileña superó depresión, ataques de pánico y endometriosis. Encontró en el coaching y la sanación holística un camino para curarse y sanar a otras personas.

(AVV)

Para que las redes como ‘Big Money’ existan, se necesita un nivel alto de confianza de las personas

Tatiana Macías, docente de la Universidad San Francisco de Quito, analiza el funcionamiento de los sistemas piramidales en el país.

El escándalo de la captadora ‘Big Money’ nuevamente puso en evidencia la facilidad para crear redes financieras ilegales y atraer inversionistas, quienes arriesgan sus ahorros por promesas de intereses altos a corto plazo.

En Quevedo, decenas de personas están a la expectativa de conocer el futuro del dinero que confiaron a esta plataforma. Mientras, la justicia aún no tiene órdenes de detención contra el creador de esta pirámide, Miguel Nazareno.

Tatiana Macías, profesora de la Facultad de Economía de la Universidad San Francisco de Quito, analizó este tema con LA HORA.

 ¿Por qué son atractivas las inversiones informales?

Más que la informalidad atrae la rentabilidad que pretenden entregar. Si un banco hiciera lo mismo, la gente se volcaría también a invertir. Pero debemos ver esto más a detalle y analizar qué tasa es rentable en realidad. Tanto los bancos de Ecuador como de América Latina manejan una tasa que va entre un 2% o 3% anual y si nos lanzamos a una cooperativa, será un 5%, en promedio, y eso considerando que dejemos el dinero 6 meses, un año o más, para que pueda dar esa rentabilidad.

Mientras que una rentabilidad como la del 90% es difícil que sea con una actividad rentable lícita.

Se debe pensar también en la ley del menor esfuerzo. Para obtener rentabilidad tengo que trabajar, pero vemos estas oportunidades de ‘emprendimiento’, en las cuales yo me vuelvo inversionista, dejo el dinero y lo pongo a trabajar.  Pero, como dice el refrán popular, la avaricia rompe el saco. Así que, por tratar de tener un rendimiento muy alto, al final del día nos podemos quedar sin nada.

¿Caer en estas ‘empresas’ va de la mano con los niveles de educación de los usuarios?

Al momento en que optamos por una escolarización formal empezamos a ver diferentes escenarios y es importante reconocer que la información, de cierta forma, abre los ojos, porque nos hace ver que a mayor retorno o rentabilidad también hay mayor riesgo. Sí hay relación con la información, pero también debemos tomar en cuenta que hay situaciones en las que más pesa lo que me dijo mi compadre, mi tío, que ya invirtieron y ya les devolvieron lo acordado. En esta situación debemos tomar en cuenta que es importante honrar lo pactado y si vi que a alguien cercano le honraron lo pactado ¿por qué no confiar? Habrá gente que tendrá muchos títulos, pero le cuentan la experiencia y le dicen que es fiable.

Aquí también se juega con las ilusiones. Por la vía normal, me voy a tardar cinco años en comprar un carro, pero con esta inversión lo puedo comprar en uno.

Lo de Quevedo no es aislado, hay otros casos, como el del notario Cabrera, que es reciente. De cierta forma ¿los vacíos que existen en la ley permiten la proliferación de estas empresas?

Más bien, hecha la ley, hecha la trampa. Puede ser que la ley esté bien estipulada, pero debemos reconocer que estas situaciones suceden al margen de la ley. Nos damos cuenta que hay este tipo de inversiones cuando ya sucede un problema, cuando el sistema quiebra vemos a las personas pidiendo al sistema judicial que les garanticen sus derechos.

¿En ese momento sí acuden al sistema?

Al principio no importa si es legal o no, siempre y cuando se cumpla. Pero cuando deja de hacerlo si tocamos la puerta del sistema judicial para que haga cumplir los derechos, porque me siento estafado.

Es interesante comparar lo que sucede con lo del notario Cabrera, que nos parecía increíble, ver imágenes de incautación de dinero que estaba escondido en las paredes, por ejemplo. El notario ofrecía un 10%, algo que está en pañales comparado con lo que tenemos en la actualidad. Era deslumbrante un 10% y ahora un 90%, estamos hablando de una cantidad impresionante de dinero. El notario Cabrera, según lo que expuso, ofrecía intereses mensuales, ahora son semanales, lo que lo hace más difícil de cumplir.

El pago de intereses altos resulta atractivo, pero también debería prender las alarmas. ¿Por qué no se hace esta reflexión al momento de darle dinero a un desconocido?

Es algo que sorprende. A los bancos les tenemos como la última rueda del coche, pero a estas personas que nos dan esta rentabilidad tan alta les confiamos todo. Incluso, podemos ver el nivel de aceptación que tienen. Con las últimas manifestaciones, en donde abierta y públicamente se defendía, hasta con golpes, a estas personas.

Algo que veo que tiene mucha similitud al notario Cabrera con casos actuales es que generan un nivel de confianza alto con las personas que están a su alrededor. Tanto que, en Machala se decía que en el caso del notario no se contaba el dinero, sino que se pesaba porque se movía tanto dinero que era una pérdida de tiempo contar.  Esto nos demuestra que el alcance de estos sistemas es amplio.

En febrero de este año salió también el caso de una señora que estaba recaudando dinero, pero no en físico, sino a través de una criptomoneda. La gente empezó a confiar y había montos que bordeaban los $10.000 por aportante. Una vez que le entregaban el dinero, ella entregaba el algoritmo hasta que dejó de funcionar.

Este caso es increíble, porque la sanción de esta señora fue de 12 salarios básicos unificados, aproximadamente $5.000, y una reparación de $10.000 a cada uno de los afectados.

Estos casos llegan uno tras otros y recién estamos viendo cómo reaccionar. Con el sistema de sanción parece más fácil pagar la multa y seguir haciéndolo.

Las pirámides, en su mayoría, buscan ciudades pequeñas para operar. ¿Qué tienen estos mercados que se vuelven atractivos?

Diría que hay tres puntos. El primero es que estos sistemas se basan en la confianza; cuando tienes a una persona como un ícono en la sociedad cercana a ti, que la conoces y tiene una buena reputación, por qué dudar. Como se conocen le da algo de respaldo.

El segundo es el boca a boca, porque si a uno le cumplió, ese es el mejor testimonio. Estos esquemas funcionan de esa forma, una persona trata de atraer a otros inversores. Se sostiene con todas las personas que van ingresando. El problema es cuando esto revienta y el dinero desaparece o se incauta, o cuando ya no tiene suficientes personas que sigan aportando.

El tercero es la desesperación de incrementar ingresos. Siempre las personas tienen necesidades ilimitadas para recursos limitados. Si una persona ve la oportunidad de incrementar sus ahorros para lograr aquello que, en las circunstancias actuales son sueños, por qué no.

Esto puede ser un caldo de cultivo en ciudades pequeñas, donde no hay tanto seguimiento de Fiscalía y también porque los blindan la propia comunidad.

 ¿Cómo distinguir una inversión formal de una pirámide?

Aquí es clave la institucionalidad, la formalidad. Es fácil ir a una institución bancaria, privada o pública. Ver que tiene un edificio y todo lo que hace ver que es un banco. Del otro lado es una casa, no tiene letrero, ni teléfono, sino que se maneja por WhatsApp. Esta ya debería ser una alerta roja.

Un esquema piramidal es el reclutamiento de nuevos miembros, se trata de mantener a nuevas personas contando lo fantástico que es el modelo. Mientras que en un banco esa figura no está presente.

Cuando se habla de si algo es formal o no, se debe tomar en cuenta cinco aspectos: cómo se capta el dinero, los planes de inversión por rentabilidad y el tiempo, tiempo de permanencia, comisión por referidos y esquema tipo ‘coach’.

Cinco pasos para verificar si la empresa es formal

1.- ¿Cómo se capta el dinero?

En el banco se debe ir a una sucursal y se entrega un comprobante formal.

En las pirámides se entregan recibos a mano o sin ningún respaldo.

2.- Planes de inversión por rentabilidad y el tiempo

Cuando nos habla de rentabilidad por semana es un llamado de atención. Si es demasiado bueno para ser cierto, probablemente no sea cierto

3.- Tiempo de permanencia

Las pirámides tienen un tiempo de permanencia mínima y antes de ese tiempo no se puede retirar.

En una cuenta de ahorros el dinero se puede retirar en cualquier momento.

4.- Comisión por referidos

Un banco nunca entrega comisiones por referidos

Las pirámides se basan en ese sistema

5.- Esquema tipo ‘coach’

Los esquemas piramidales juegan con los mensajes motivacionales de alcanzar el sueño o ser el propio jefe, para enganchar con mayor facilidad y que las personas se sientan identificadas.

En un banco puede ser algo como una campaña de marketing para conectar con el cliente, pero no hay promesas de pago tras de eso.