Radar que explotó en Montecristi ya está en el Centro de Mantenimiento de la FAE en Latacunga

El sistema electrónico de vigilancia estaba ubicado en el cerro de Montecristi (Manabí).

Conforme avancen los trabajos de evaluación de daños se informarán los detalles correspondientes, dijo la FAE en un comunicado oficial.

El  11 de mayo de 2022,  la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE), trasladó a su Centro de Mantenimiento en Latacunga, el Sistema Radar LTR-20 que fue instalado en el cerro de Montecristi  (Manabí), en octubre de 2021 para el control de vuelos ilegales, pero que dejó de funcionar el 7 de noviembre de ese año por una explosión.

La FAE justificó  la decisión “a fin de preservar los componentes del radar” y para  que la compañía española  INDRA realice una  evaluación sobre las condiciones técnicas.

A las 15:00 del 14 de abril de 2022, la fiscalía provincial de Manabí realizó mediante acta entrega-recepción, la devolución del radar a Geovanny Espinel, quien hasta ese momento se desempeñaba como comandante de la FAE.  

La  devolución del Sistema Radar LTR-20 se realizó “bajo los  preceptos legales, con la condición  de que lo vuelva a presentar cuando el fiscal lo requiera, bajo apercibimiento de apremio personal en caso de no hacerlo”, dice el documento de la fiscalía de Manabí que tiene la firma del abogado Carlos Piedra,  agente fiscal multicompetente del cantón Montecristi (Manabí).

Una fuente militar que pidió el anonimato señaló que el radar que explotó en Montecristi está valorado con el seguro en 12,5 millones de dólares. Un equipo nuevo costaría aproximadamente 16 millones, es decir, automáticamente el Estado perdería 3,5 millones de dólares.

El problema -dijo- es que el seguro  establece que cuando el daño es provocado por un atentado o un acto terrorista, solo puede cancelar 5 millones de dólares.  “Estamos hablando de un daño de 11 millones de dólares”.  La fuente  consultada precisó que el daño del radar es en los sistemas electrónicos y que llegaría a un 80%; calculado en unos 9 millones de dólares.  (SC)

FAE confirma que se conoció alerta de que radar en Montecristi podría sufrir atentado

El alto mando militar durante una rueda de prensa en el complejo del Ministerio de Defensa.

“Sí, la alerta se conoció y se tomaron las acciones dentro de los conceptos de planificación respectivas”, dijo el comandante de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE).

Gabriel García, comandante de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE),  confirmó este 9 de mayo de 2022,  que las autoridades judiciales de Montecristi  (Manabí),  sí alertaron  que había indicios de que el Sistema Radar LTR-20 colocado en el cerro Montecristi  en octubre de 2021 para detectar vuelos ilegales,  podría sufrir un atentado.

“Sí, la alerta se conoció y se tomaron las acciones dentro de los conceptos de planificación respectivas”, dijo el jefe de la FAE, en el marco de una rueda de prensa que convocó hoy el ministro de Defensa Nacional, Luis Lara.  Sin embargo, García evitó comentar si estos hechos conllevaron a la salida del mando militar el 5 de mayo de 2022.

“Se han tomado las acciones correspondientes ante ese tipo de alerta y a pesar de eso el hecho ocurrió”, corroboró el secretario de la Defensa, pero aclaró que el relevo de mando es una facultad del presidente de la República, Guillermo Lasso.  “Esto se lo realizó para oxigenar un poco al mando para reorientar las estrategias en lo referente a la defensa y la seguridad nacional”, expuso  Luis Lara.  El Ministro añadió que, en los próximos días, el radar ingresará al Centro de Mantenimiento de la Defensa Aérea a revisión técnica y cuantificación de daños en coordinación con delegados de la empresa española INDRA.

Interoceánica, la empresa aseguradora

Una fuente militar explicó que el radar que explotó está valorado con el seguro en $12,5 millones, y el costo de un equipo nuevo bordea los $16 millones; es decir, el Estado perdería $3,5 millones.  Interoceánica, la empresa aseguradora, establece que cuando el daño es provocado por un atentado, el seguro solo puede cancelar $5 millones. (SC)

La milicia deja al borde de la prescripción la investigación sobre el daño al radar

OPERACIÓN. Tras los daños registrados en el radar, el entonces ministro de Defensa, Luis Hernández, visitó el sitio.

Seis meses después de explosión del radar de Montecristi aún se desconoce quiénes fueron los responsables.

 El radar que serviría para el control del espacio aéreo, en especial para detectar las aeronaves clandestinas relacionadas con el narcotráfico, definitivamente desaparecerá.

La Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) instaló el sistema de vigilancia en el cerro de Montecristi, en octubre de 2021, pero el artefacto dejó de funcionar el 7 de noviembre de ese año por una explosión. Ahora será trasladado al Centro de Mantenimiento de Radares que opera en la Base Aérea de Latacunga (Cotopaxi).

El agente fiscal Carlos Piedra Garaicoa, de la Fiscalía Provincial de Manabí, dentro de la investigación previa No.130901821110012, realizó, mediante acta entrega-recepción, la devolución del Sistema Radar LTR-20 S/N  1580003 p/n 011571200010. Fue el 14 de abril de 2022, a las 15:00, en Montecristi.

El documento de “custodia de los bienes estratégicos, registros, archivos e inventarios”, fue suscrito entre Piedra Garaicoa y el brigadier general Geovanny Espinel, quien hasta ese momento se desempeñaba como Comandante de la  FAE.

La  devolución del ‘Sistema Radar LTR-20’ se realizó “bajo los  preceptos legales, con la condición de que lo vuelva a presentar cuando el fiscal lo requiera, bajo apercibimiento de apremio personal en caso de no hacerlo”, dice el documento de la Fiscalía de Manabí.

El traslado del equipo militar a Latacunga se resolvió después de que el 4 de abril de 2022 -durante una rueda de prensa-  el entonces Comandante de la FAE argumentó que la humedad podría dañar los elementos que todavía se encuentran en buenas condiciones. Los técnicos deberán realizar el análisis de cada una de las tarjetas que permiten su funcionamiento para determinar el estado en el que se encuentran.

Cinco meses después de la explosión del radar, el entonces Comandante de la FAE descartó  -en esa misma rueda de prensa- que el daño se hubiese producido por una falla interna en el artefacto. Un elemento externo habría ocasionado el daño. La Junta Investigadora de Accidentes (JIA), conformada el 9 de noviembre de 2021 para determinar las causas del daño, determinó que la explosión se produjo por un elemento externo o ajeno a cualquiera de los componentes del radar.

El proceso investigativo iniciado por las Fuerzas Armadas, el 7 de noviembre, para determinar responsabilidades empezó con una denuncia en Fiscalía, que aún mantiene abierta una indagación. “Ellos realizan los procesos correspondientes y nosotros estamos a la espera de que culminen para tomar las acciones correspondientes a nivel interno”, informó Geovanny Espinel en esa ocasión.

Mientras tanto, en las filas de la FAE avanzan procesos administrativos disciplinarios para 25 militares de la FAE por presuntas fallas en la toma de decisiones en el ámbito de la seguridad física. De ellos, 16 son oficiales y nueve son servidores aerotécnicos.

Al filo de la impunidad

Seis meses después de ocurrida la explosión (7 de noviembre de 2021), todavía se desconoce quiénes serían los responsables para aplicar eventuales sanciones.

Existe el riesgo de que el proceso interno quede en la impunidad. El artículo 123 del Reglamento Sustitutivo al Reglamento de Disciplina Militar vigente señala que “la facultad de sancionar una falta prescribirá en los siguientes plazos, contados desde la fecha de su cometimiento (…) o desde la fecha en que fue descubierta siempre y cuando no haya transcurrido más de seis meses desde el cometimiento de la falta”.

‘Salieron sin rendir cuentas’

A Bertha García, especialista en temas militares y de seguridad, le preocupa que no avancen las investigaciones.  Esto a propósito de que puedan cumplirse los plazos para la investigación interna por ese artículo de la Ley de Disciplina Militar. Asegura que la cúpula de las Fuerzas Armadas (excepto la Fuerza Naval) que fue removida por el presidente de la República, Guillermo Lasso, el jueves  5 de mayo de 2022, se fue “sin rendir cuentas”.

A criterio de la analista “esto es grave”. De hecho, considera que hay que exigir cuentas de este proceso a los oficiales que salieron de sus cargos por disposición del jefe de Estado, entre ellos el excomandante de la FAE, Geovanny Espinel, y al entonces comandante del Ejército, Fabián Fuel.

La especialista lamentó que en esta investigación no haya certezas. “Incluso, el Presidente de la República tiene la responsabilidad de hacer que las cosas se aclaren a tiempo porque eso, a la larga, va en contra de las Fuerzas Armadas que siempre están interesadas en precautelar el honor”, expresó García.  “¿Ahora quién va a responder en ese tema?”, cuestionó.

García cree que la responsabilidad del nuevo Mando militar tiene la oportunidad de contribuir con la Justicia aclarando el caso, sin cerrar ‘páginas’ y evitar “poner tierra sobre las malas decisiones”. (SC)

Los costos de un nuevo radar 

Una fuente militar que pidió el anonimato señaló que el radar que explotó en Montecristi está valorado en $12,5 millones, incluyendo el seguro. Un equipo nuevo, en cambio, está en unos 16 millones, es decir, automáticamente el Estado perdería $3.5 millones al reemplazarlo.

El problema -dijo la fuente- es que en la póliza se establece que cuando el daño es provocado por un atentado o un acto terrorista, el seguro solo paga $5 millones.  “Estamos hablando de un daño de 11 millones de dólares”, asegura la fuente. La fuente militar consultada -que conoció el trabajo a la comisión investigadora- puntualizó que el daño del radar es en los sistemas electrónicos y que llegaría a un 80% del sistema. Eso equivale a unos $9 millones.

“Lamentablemente, para el país, en este tema de seguridad se ha pasado la página.  La responsabilidad del nuevo Mando militar es contribuir con la Justicia”,

 Bertha García, especialista en temas militares y de seguridad.

FAE gestiona el traslado del radar de Montecristi a Latacunga

Geovanny Espinel, comandante general de la FAE, pide el traslado del radar a la Base de Latacunga.

La hipótesis que se maneja es que la explosión del radar se debió a un “elemento externo”. Hay procesos administrativos disciplinarios contra 25 militares de la FAE.

A la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) le urge trasladar el radar que está ubicado en el cerro Montecristi (Manabí), al Centro de Mantenimiento de Radares que opera en la Base Aérea de Latacunga (Cotopaxi).

El aparato, que fue instalado el 27 de octubre de 2021 para el control de vuelos ilegales relacionados con el narcotráfico, sufrió una explosión la madrugada del 7 de noviembre de ese año.

“Esperamos que en el menor tiempo posible logremos sacar el radar del cerro Montecristi al centro de mantenimiento porque la humedad puede estar dañando los elementos que todavía se encuentran en buenas condiciones”, dijo Geovanny Espinel, comandante general de la FAE. 

En Latacunga, los técnicos podrán realizar el análisis de cada una de tarjetas que permiten su funcionamiento para saber el estado en el que se encuentran.

Para ello, los militares realizan las gestiones ante la Fiscalía provincial de Montecristi (que custodia los equipos) para obtener el permiso y poder mover el radar a Latacunga para los chequeos correspondientes. “El radar se está deteriorando”, alertó Luis Hernández, ministro de Defensa.

Las hipótesis

Cinco meses después de la explosión del radar, la FAE descartó que el daño se haya producido por una falla interna en el artefacto. Un elemento externo habría ocasionado el daño, pero todavía no se conoce con certeza quiénes serían los responsables.

Espinel detalló las tres hipótesis que analizó la Junta Investigadora de Accidentes (JIA), conformada el 9 de noviembre de 2021 para determinar las causas del daño.

La hipótesis dos señala que la explosión se produjo por un elemento externo o ajeno a cualquiera de los componentes del radar.  “Las personas que realizaron la investigación dicen que existen múltiples fuerzas y daños ocasionados por la explosión y ningún componente alertó de la falla crítica porque fue súbito y de manera  instantánea”, contó Espinel.

 Lo que se descartó

La primera y la tercera de las hipótesis fueron descartadas. La primera consistía en que hubo una explosión por mal funcionamiento de la bomba de engrasado. Esta posibilidad quedó desechada  por existir sistemas de protección ante la evidencia de sobrepresión.

La segunda probabilidad mencionaba que la explosión fue ocasionada por un mal funcionamiento de los anillos deslizantes. Esta suposición también quedó desestimada porque los componentes no se encuentran en el área donde ocurrió la destrucción.

Informe de INDRA

El informe preliminar de  la empresa española INDRA, fabricante del radar, dice que existen daños en diferentes componentes. Sin embargo, la FAE requiere que esta compañía le de a conocer la cuantificación monetaria de lo que significará el daño para poder trabajar con el seguro para la recuperación o reposición del radar.  Espinel reconoció que este procedimiento tomará tiempo porque se trata de elementos de alta tecnología.

La investigación interna

El proceso investigativo realizado por las Fuerzas Armadas inició el 7 de noviembre con una denuncia ante la Fiscalía que aún mantiene abierta una indagación. “Ellos están realizando los procesos correspondientes y nosotros estamos a la espera de que culminen para tomar las acciones correspondientes a nivel interno”, informó Espinel.

Mientras tanto, al interior de la FAE se realizan procesos administrativos disciplinarios para 25 militares de la FAE por presuntas fallas en la toma de decisiones en el ámbito de la seguridad física. De ellos, 16 son oficiales y nueve son servidores aerotécnicos.

“El espíritu de cuerpo está para la guerra”

El comandante de la FAE apuntó que “por ningún concepto” van a permitir que actos de corrupción se “mantengan”, sino que se aplicarán los procesos de manera frontal y con todo el rigor de la ley  y en base a los reglamentos de disciplina militar. “El espíritu de cuerpo está para la guerra y para hacer las cosas unidos, pero jamás para esconder situaciones porque los malos elementos y los que sigan dando novedades y estén al margen de los valores propios como militares tendrán que salir de la institución siguiendo el debido proceso”, aclaró.

Sistema de defensa aérea

La FAE requiere que el sistema de defensa aérea sea reestructurado con la movilidad de los radares con los que cuenta la entidad para poder enfrentar amenazas.

Pero el comandante aclaró que la provincia de Manabí no se encuentra sin ningún tipo de vigilancia. La FAE cuenta con la Base Aérea “Eloy Alfaro”, Ala da Combate 23 desde donde despegan aviones y la fuerza de reacción inmediata para salir a interceptar a los tráficos aéreos no identificados.

En coordinación con las Fuerzas Armadas también se han colocado sensores de vigilancia móviles en la provincia que forma parte del sistema de defensa área que cuenta con radares y aviones, aseguró. (SC)

¿El fin de la utopía de la Asamblea Legislativa de Montecristi?

ASAMBLEA. Una panorámica de la sesión del pasado 1 de abril en la Asamblea Nacional.

La Asamblea Nacional lleva seis semanas sin sesionar. La crisis legislativa se acentúa. La presidenta de la Asamblea, Guadalupe Llori, convocaría para el martes a sesión para integrar la comisión evaluadora del CAL.

De Congreso a Asamblea Nacional, fue lo que determinó la Constituyente de Montecristi, cuyo objetivo era dar un nuevo orden de gobernabilidad en Ecuador, pero lo que se ha dado es un desprestigio total del poder legislativo, coincidieron en su apreciación el Ing. Francisco Alvarado y Nilo Córdova López en el programa Expresión Polítika que se transmite los sábados a las 07:30 por Radio Planeta 106. 1 F.M., diario La Hora y SR. Radio.

Nilo Córdova López, dirigente del Partido Social Cristiano (PSC), dice que el desprestigio de la Asamblea rebasó a lo que fue antes del 2008, por ello la sociedad ecuatoriana debe observa este comportamiento político, que va más por el manejo de quién debe elegir a los representantes de los organismos de control, para poder manejarlos a su antojo, esa es la realidad actual.

Para el Ing. Francisco Alvarado en lo referente al control político a lo interno de la Asamblea, dice que es de los partidos políticos, por ello es necesario que los gremios profesionales deberían integrar los organismos de control y evitar esta crisis de gobernabilidad que cada día se acentúa y la democracia se debilita.

“Utopía es la representación de una idea o sociedad en su forma perfecta, ideal y sin fallos, pero cuya realización se aleja de la realidad por su complejidad o imposibilidad de llevarla a la práctica por diversos factores”, recordaba el director del programa Expresión Politika, Pablo Sanmartín Rodríguez.

Sostiene que aplicando el concepto de utopía a las sociedades, que es para lo que fue creado, hablamos de una forma de organización perfecta, en armonía, donde se asimila que todos los factores funcionan correctamente. En resumen, en una sociedad ideal.

Crisis en la Asamblea Legislativa

Francisco Alvarado y Nilo Córdova coinciden que existe una crisis en la Asamblea Legislativa, son seis semanas de bloqueo legislativo. Las cinco bancadas fracasan en el intento de llegar a un acuerdo para la instalación de la sesión 766, no cuentan con el suficiente respaldo para impedir la creación de una comisión que evalúe el trabajo del Consejo de Administración Legislativa (CAL), que lo preside Guadalupe Llori.

La presidenta Guadalupe Llori ante la prensa dijo no estar de acuerdo con la forma en que las bancadas de Unión por la Esperanza (UNES), Partido Social Cristiano (PSC) y el grupo de rebeldes de Pachakutik pretenden incluir la conformación de la comisión, de manera atropellada, dentro de un cambio del orden del día.

INVITADOS. Dr. Nilo Córdova López y el Ing. Francisco Alvarado, dirigentes del PSC y de la ID.

“No permitiré que se violen los procedimientos legales, hay sectores que quieren repartirse la Asamblea y asaltar las instituciones de los poderes del Estado” aseguró Guadalupe Llori.

La presidenta de la Asamblea Legislativa afirma que sus opositores quieren llevar al Parlamento una recomposición de las comisiones especializadas permanentes, y además elegir a nuevos miembros del CAL, incluidas la presidenta y las dos vicepresidencias.

Fernando Villavicencio en su cuenta de Twitter señala “la Asamblea debe trabajar, para eso nos pagan. Pero, que cínico se escucha -queremos trabajar- en boca de quienes archivan y niegan proyectos, retiran juicios políticos, archivan procesos de fiscalización”.

Las bancadas legislativas

¿Las bancadas legislativas a quien representan o quién responde? El Dr. Nilo Córdova sostiene que las Bancadas obedecen a la dirigencia de los partidos políticos, a lo que el Ing. Francisco Alvarado apunta más directo, es la representación directa del líder del partido o movimiento político, que lleva a un centralismo de Quito, Guayaquil y Cuenca.

Francisco Alvarado explica que actualmente nos hemos olvidado de cuántos movimientos políticos existen en el país, ese es el verdadero problema porque los ‘líderes’ no tienen un concepto claro de cuál es el discurso que represente a cada provincia o al mismo Estado.

Como conclusión del programa Expresión Polítika, la legislativa de Montecristi está llegando a su fin:

  1. Porque los asambleístas no están representando al pueblo.
  2. Los jefes de bancada resultan ser el camino dictatorial que limitan la expresión y opinión de los asambleístas que representan a una jurisdicción.
  3. Los jefes de bancada son la pieza de engranaje, para que los líderes políticos, sean ellos quienes realmente gobiernen dentro de la Asamblea.
  4. Se creó el Consejo de Administración Legislativa (CAL), que es un instrumento para ajusticiar dentro de la Asamblea a los representantes de una población con el cuento de la ética, esas anomalías de Montecristi han dañado la base del republicanismo en Ecuador.

¿Ustedes creen que la Asamblea, tal cual está, debe permanecer en la mente del pueblo ecuatoriano, o de una vez por todas ir a la disolución de la misma?

Investigan explosión en radar recientemente instalado en Montecristi

El dispositivo se instaló hace menos de un mes

Ese dispositivo se colocó en la zona para controlar vuelos ilegales vinculados al narcotráfico. Versiones preliminares hablan de una falla en la bomba de engranaje, pero no se descarta un atentado terrorista.

En horas de la madrugada de este 7 de noviembre 2021, un fuerte estruendo alertó a los pobladores cercanos al cerro de Montecristi, donde el 27 de octubre pasado se instaló un radar para controlar vuelos ilegales relacionados con el narcotráfico.

Según informaciones preliminares, se investiga una presunta falla en la bomba de engranaje de ese radar, que habría sido la causa del estallido, el cual habría ocurrido cerca de las 03:30.

Pablo Ramírez, comandante de la zona 4 de la Policía Nacional, indicó al portal de noticias Infórmate Manabí que al parecer se trató de una falla en la bomba de engranaje cercana al radar, y que por eso se movilizó a la zona a personal de Criminalística y del Grupo de Intervención y Rescate.

Por su parte, el ministro de Defensa, Luis Hernández, señaló en entrevista con radio i99 que hay un daño en el radar. Sin embargo, hasta el momento de esa cartera de Estado y de las Fuerzas Armadas solo han reconocido ese daño y han asegurado que se está investigando el incidente.

Sin embargo, tampoco descartan la versión que cada vez va tomando más fuerza sobre un posible ataque terrorista con dinamita.

La instalación de ese dispositivo se logró luego de que las autoridades hayan tendido que lidiar con la oposición de pobladores de la zona, e incluso el rechazo de líderes políticos como el ex candidato presidencial, Yaku Pérez, entre otros. Se argumentaron, en su momento, supuestos daños ambientales en el cerro de Montecristi. (JS)

DATO.- El radar tiene un alcance de alrededor de 220 millas a la redonda.