Colombia da los primeros pasos para la paz con las disidencias de las FARC

Con esta fotografía, el presidente Gustavo Petro anunció el inicio del diálogo con guerrilleros.

Representantes del Gobierno y de las disidencias de la guerrilla tuvieron una reunión exploratoria para buscar la paz.

BOGOTÁ.- Una delegación del Gobierno colombiano y otra del «estado mayor central» de las disidencias de las antiguas FARC tuvieron una «reunión exploratoria» en el departamento sureño de Caquetá, para «valorar la posibilidad de iniciar diálogos en el marco de la paz total», lo que incluiría un cese el fuego bilateral.

«Comienza un diálogo», dijo este 18 de septiembre de 2022 el presidente colombiano, Gustavo Petro, en Twitter, donde compartió una foto en la que se ve a disidentes vestidos de camuflado dialogando con el alto comisionado para la paz, Danilo Rueda, y el número dos de la Misión de Verificación de la ONU en Colombia, Raúl Rosende.

En un comunicado conjunto, firmado por Rueda, Rosende, cuatro disidentes y un delegado del Gobierno de Noruega, las partes aseguraron que expresan la «disposición y necesidad de que estos diálogos estén ambientados por un cese el fuego bilateral, cuya ejecución deberá ser verificada».

Los disidentes que se reunieron con el Gobierno se identificaron con los alias de ‘Calarcá Córdoba’, ‘Alonso 45’, ‘Ermes Tovar’ y ‘Érika Castro’.

Desde el Gobierno

El comisionado Rueda explicó a los disidentes el concepto de «paz total», una ambiciosa apuesta del Gobierno de Petro para llevar a la mesa de negociación a los grupos al margen de la ley que todavía operan en el país.

La idea es lograr con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) un acuerdo de paz como el que se alcanzó en su momento con las FARC, y con las bandas criminales y disidencias, llegar a un arreglo jurídico o de sometimiento a la Justicia.

«Un asunto central es la respuesta del Gobierno en la paz total a las demandas ciudadanas sustanciales vinculantes y los derechos que deben ser garantizados para transitar al Estado Social y Ambiental de Derecho», agregó el comunicado conjunto.

Propuesta de los disidentes

Por su parte, el estado mayor central de las disidencias aseguró que para esos grupos la paz total «significa la erradicación de las causas generadoras del conflicto social y armado», donde pidieron que el primer paso sea la declaratoria, «lo antes posible», de un «cese al fuego bilateral acordado por las partes, evitando así más dolor en la familia colombiana».

Ante esto, «las partes acordaron firmar un protocolo confidencial para garantizar una reunión de los mandos» del estado mayor central de las disidencias de las FARC, que están repartidos por todo el país.

Críticas

El exsenador Carlos Fernando Galán, uno de los líderes del partido Nuevo Liberalismo, criticó la reunión y dijo que el Gobierno no les puede «dar un estatus político» a los disidentes.

«Con las disidencias de las FARC el Estado colombiano no debe negociar, no les puede dar un estatus político. Deben someterse a la justicia. Punto», escribió en Twitter Galán, también excandidato a la Alcaldía de Bogotá, en referencia a que justamente estas personas no se acogieron al acuerdo de paz que firmaron la guerrilla y el Gobierno en 2016.

Alejandro Eder, que fue alto consejero presidencial para la Reintegración entre 2010 y 2014, durante el Gobierno de Juan Manuel Santos, aseguró que «la única opción para cualquier firmante de los acuerdos de La Habana reincidente o cualquier integrante de organizaciones criminales fundadas por ex-FARC es el sometimiento a la justicia».

«Violaron los acuerdos que firmaron y deben pagar las consecuencias», dijo en Twitter.

Reuniones con otros grupos

Esta semana, Rueda aseguró en una entrevista con el noticiero CM& que el disidente ‘Iván Márquez’, que fue negociador de la FARC, está vivo y autorizó que el estado mayor de la Segunda Marquetalia, el grupo que lidera y que agrupa a otro conjunto de disidencias de las FARC, se acerque a la política de «paz total».

La Segunda Marquetalia, añadió el funcionario, «ha manifestado su disposición a hacer parte de la paz total» como «lo ha hecho una estructura armada conocida» como Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), que es la principal banda criminal del país y se le conoce también como Clan del Golfo.

El comisionado reveló además que ha tenido reuniones exploratorias con los disidentes «en un lugar de Colombia que ya el país conocerá». EFE

Víctimas del conflicto colombiano afirman que la verdad se ha contado a medias

Pedido. Colombianos que sufrieron primero la violencia guerrillera y luego la paramilitar mencionan que no se sabe todo sobre el conflicto armado.

Quienes han tenido que enlistarse en la guerrilla o han sido desplazados de sus territorios dicen que la verdad sobre lo sucedido durante décadas no está completa.

Redacción COLOMBIA

Hillary Sánchez sufrió los estragos del conflicto armado colombiano: primero vivió la violencia guerrillera, luego la paramilitar. Su voz, como la de muchas otras víctimas, está «pidiendo a gritos ser escuchada» y que la verdad sobre lo ocurrido durante tantos años de violencia sea completa, no a medias.

Sánchez cuenta a Efe, en el pueblo de San José de Oriente, en el Caribe colombiano, que siendo muy joven le tocó huir de la vereda (aldea) donde vivía, en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta para no ser reclutada por las FARC, suerte que no corrieron muchos de los jóvenes de esa región que terminaron engrosando las filas de la guerrilla.

Luego, cuando los paramilitares tomaron el control de esta zona -rica en cultivos de arroz, algodón y palma de aceite- la violencia llegó acompañada del despojo de tierras.

Los campesinos fueron desplazados por esos grupos que, bajo la bandera de la lucha contra el comunismo y auspiciados la mayoría de las veces por grandes terratenientes, se apropiaron de sus terruños.

La ausencia del Estado en los territorios y la connivencia de paramilitares con miembros de la Fuerza Pública permitieron que la ley del más violento gobernara en la zona, fenómeno que hoy todavía está presente y avivado por el narcotráfico.

Verdad a medias

Con férrea convicción, Sánchez, que también es lideresa social de la región, asegura que pese a que las víctimas son «totalmente conscientes» de que gracias al informe final de la Comisión de la Verdad se conoce una parte de la verdad, «la verdad no está totalmente nutrida».

«Para nosotros ha sido un trabajo, aunque con muchos méritos, un trabajo un poco incompleto porque tenemos solamente una parte de la verdad y nosotros tenemos una necesidad muy grande de que la verdad sea absoluta», asegura la mujer.

La Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, creada por el acuerdo de paz firmado en noviembre de 2016 con la entonces guerrilla de las FARC, publicó el pasado 28 de junio de 2022 su informe final sobre las causas y orígenes del conflicto armado colombiano.

Se trató de un trabajo para el que los diez comisionados y el presidente de ese organismo, el sacerdote Francisco de Roux, hablaron con cerca de 30.000 personas desde el 29 de noviembre de 2018, la mayoría de ellas víctimas del conflicto armado.

Sin embargo, Sánchez dice que hay víctimas que no se sienten del todo «identificadas con esa verdad» y que necesitan «aportar a esa verdad».

Espacios de reconciliación

El excombatiente de las FARC Abelardo Caicedo, un veterano exguerrillero que militó 40 años en ese grupo armado, respalda plenamente las recomendaciones de la Comisión.

«Me parece que eso nos aproximaría precisamente acabar con el conflicto«, afirma sin titubeos a Efe.

Caicedo cuenta que ingresó a la guerrilla cuando tenía 17 años, para salvar su vida, amenazada entonces por la fuerza pública que lo perseguía por pertenecer a las Juventudes Comunistas (JUCO). Es por ello que destaca los espacios de reconciliación que surgieron con la entrada en operación de la Comisión de la Verdad.

«Ese trabajo nos ha servido para acercarnos a las víctimas, para poder pedir perdón, para escuchar que en los momentos en los que estábamos en la confrontación no toda la gente sintió, digamos, que estábamos representando sus intereses», explica.

Falta la versión de terceros

Rodrigo Granda, conocido como el ‘Canciller’ de las FARC y hoy uno de los líderes de Comunes, el partido surgido de la desmovilización de la guerrilla, explica a Efe que «hay otras personas y organizaciones que tienen que aportar verdad».

«Nosotros lo estamos haciendo, no nos da pena, sentimos, eso sí, a veces vergüenza de toda la degradación que tuvo el conflicto, pero por ejemplo, los terceros del Estado no lo han hecho», advierte.

Según dice, hubo «potencias extranjeras» vinculadas en el conflicto armado, también «gente de los gremios», congresistas y miembros de partidos políticos, entre otros, que «tiene que aportar» a la verdad.

«Nosotros consideramos que la socialización del informe va a impactar positivamente al país y ya comienza a hacerlo también en el exterior, tanto en Naciones Unidas como en Europa» donde ya fue presentado, agregó Granda.

Semilla de paz

Marta Ruiz, quien fue una de las comisionadas que elaboró el informe, asegura a Efe que pese a que ese organismo termina su mandato el próximo 15 de agosto, cree que está logrando «instaurar la verdad como un valor de la sociedad, como un valor necesario para transitar de la guerra a la paz, para revisar el pasado y poder imaginarse un futuro distinto y también como un instrumento de la reconciliación».

«Creo que la Comisión deja sembrada una semilla y esa semilla la tienen que continuar la sociedad civil y el Estado por eso la Comisión propone la creación de un ministerio para la paz«, concluye Ruiz. EFE

El acto de entrega y socialización del Informe Final de la Comisión de la Verdad se realizó ante firmantes del Acuerdo de Paz con la guerrilla de las FARC y víctimas, en Tierra Grata, cerca a Valledupar.

Hallan base abandonada de las disidencias de las FARC en Esmeraldas

Fuerzas Armadas (FF.AA)

Mediante una operación de reconocimiento, las Fuerzas Armadas (FF.AA) detectaron que la base pertenecería a la columna móvil Urías Rondón.

Este sábado 23 de julio de 2022, el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas realizó vigilancia, exploración y reconocimiento terrestre de una base de descanso de aproximadamente 12 personas presumiblemente de Grupos Irregulares Armados de Colombia.

En el lugar se encontraron:

4 Colchones
2 Tela paraguas
1 Poncho de aguas
2 Cocinas, ollas y lavavajillas
4 Camas improvisadas
1 Cuaderno con apuntes de la columna móvil Urías Rondón


Desde el 3 de junio de 2022, Esmeraldas se mantiene como “Zona Especial de Seguridad”.

Desde entonces se oficializó la presencia de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) que trabaja en territorio esmeraldeño a través de unidades especializadas del Ejército, Marina, Aviación conjuntamente con la Policía Nacional para combatir y disminuir la inseguridad.

Esmeraldas actualmente cuenta con más de 2000 uniformados en territorio.

Colombia cree que ‘Walter Mendoza’ liderará la Segunda Marquetalia si se confirma la muerte de ‘Iván Márquez’

El 2019, Iván Márquez anunció una nueva guerrilla.

Las autoridades colombianas esperan por la confirmación de la muerte de ‘Iván Márquez’, líder de la narcoguerrilla de las FARC. La muerte puede ser un ajuste de cuentas entre excompañeros. 

A la espera de que se confirme finalmente o no la muerte de Luciano Marín Arango, alias ‘Iván Márquez’, las autoridades colombianas apuntan hacia José Vicente Lesmes, conocido como ‘Walter Mendoza’, como próximo líder de la Segunda Marquetalia, la disidencia original surgida después de que varios jefes de la disuelta guerrilla de las FARC se salieran de los acuerdos de paz de 2016.

‘Mendoza’ se halla en el radar de las autoridades desde su entrada en los sesenta en la entonces guerrilla de las FARC para hacer parte del Bloque Occidental. Con el paso de los años, adquirió protagonismo dentro del grupo y llegó a ser jefe de la columna móvil Libardo García, que operaba en Valle del Cauca.

A pesar de que existían hasta ocho órdenes de búsqueda y captura contra él por sus actividades delictivas en la guerrilla, formó parte del equipo negociador de las FARC durante los procesos de paz celebrados en La Habana.

Junto a ‘Iván Márquez’ y otros líderes de la guerrilla como Seuxis Pausías Hernández, alias ‘Jesús Santrich’, ‘Walter Mendoza’ apareció en una grabación difundida a finales de agosto de 2019 en las que anunciaban que retomaban el camino de las armas debido al incumplimiento del Gobierno de los acuerdos de paz.

El liderazgo de ‘Iván Márquez’ se encontraba más debilitado que nunca, después de que varios de la muerte de varios de sus hombres de confianza, así como por el empuje de otras disidencias más poderosas, como la del recientemente fallecido Miguel Botache Santillana, alias ‘Gentil Duarte’.

De confirmarse su muerte, ‘Iván Márquez’ se uniría a la lista de altos mandos de la Segunda Marquetalia que han corrido la peor de las suertes, después de ‘Jesús Santrich’, Hernán Darío Velázquez, alias ‘El Paisa’; Henry Castellanos, más conocido como ‘Romaña’, u Olivio Merchán, alias ‘Loco Iván’.

Se sospecha que la muerte de ‘Iván Márquez’ podría ser obra de los hombres que dirige Néstor Gregorio Vera Hernández, alias ‘Iván Mordisco’, en represalia a la muerte de ‘Gentil Duarte’ el pasado mes de mayo a manos, supuestamente de la Segunda Marquetalia.

Ambas disidencias han estado protagonizando una enconada disputa no solo por los cuantiosos beneficios que otorgan las rutas del narcotráfico y el mercadeo ilegal de otras materias primas, sino también por los réditos simbólicos de ser la principal banda rebelde heredera de las FARC. (Europa Press)

Colombia investiga posible muerte del líder de las FARC

'Iván Márquez' es uno de los guerrilleros más antiguos de Colombia.

Alias ‘Iván Márquez’ habría sido abatido en Venezuela, en medio de un enfrentamiento de guerrillas.

El presidente colombiano, Iván Duque, dijo este 2 de junio de 2022 que las autoridades están verificando la información sobre la supuesta muerte en Venezuela del máximo jefe de las disidencias de las FARC, Luciano Marín Arango, alias ‘Iván Márquez’.

«Son en este momento informaciones que se están verificando. Estamos trabajando con nuestra inteligencia para verificar esa información y obviamente tan pronto tengamos alguna corroboración lo informaremos oportunamente», afirmó Duque.

Según medios locales, Márquez supuestamente murió en un atentado, en medio de la confrontación que el grupo de disidentes llamado ‘Segunda Marquetalia’ tiene con bandas criminales por el control del narcotráfico en la frontera de Colombia con Venezuela.

Duque afirmó que el jefe de las disidencias de las FARC «se encontraba en Venezuela protegido por Nicolás Maduro”, agregando que “eso lo sabe el mundo».

Conflicto fronterizo

El Gobierno colombiano ha dicho en varias ocasiones que Maduro protege en su país no solo a las disidencias de las FARC, sino también a mandos de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Por su parte, el ministro de Defensa, Diego Molano, aseguró que informaciones recientes indican que alias ‘Iván Márquez’ «estaba buscando salir de Venezuela».

Márquez fue el jefe del equipo negociador de las FARC en los diálogos de La Habana (Cuba), que condujeron a la firma del acuerdo de paz con esa guerrilla, el 24 de noviembre de 2016.

Sin embargo, en agosto de 2019 Márquez abandonó el acuerdo de paz y junto con otros mandos de la antigua guerrilla retomó las armas, alegando que el Gobierno colombiano no estaba cumpliendo lo pactado.

El guerrillero hizo parte de los mandos de las FARC. Incluso llegó a ser uno de los sucesores del entonces jefe de esa guerrilla, alias ‘Alfonso Cano’, quien murió en un operativo militar en 2011.

Toda la vida en la guerrilla

Luciano Marín Arango, de 67 años de edad, ha estado más de 40 años en la guerrilla.

Nació el 16 de junio de 1955 en Florencia, capital del sureño departamento del Caquetá (Colombia). Su historial indica que a comienzos de la década de 1980 se vinculó al Frente 14 de las FARC, poco antes del proceso de paz con el Gobierno del entonces presidente Belisario Betancur, que llevó al nacimiento del partido de izquierdas Unión Patriótica (UP).

Venezuela, la tumba de varios líderes

En medio de las disputas guerrilleras, en Venezuela han sido asesinados otros disidentes de las FARC, como Miguel Botache Santanilla, conocido como ‘Gentil Duarte’, cuya muerte fue confirmada por las disidencias en mayo pasado, en un enfrentamiento con otro grupo de exguerrilleros en el estado de Zulia, fronterizo con Colombia.

En Venezuela también fueron asesinados Henry Castellanos, alias ‘Romaña’, y Hernán Darío Velásquez, alias ‘El Paisa’, considerados los dos jefes más sanguinarios de la antigua guerrilla de las FARC y que eran parte de la ‘Segunda Marquetalia’.

A mediados de mayo del año pasado se supo también de la muerte de Seuxis Paucias Hernández Solarte, alias ‘Jesús Santrich’, otro de los jefes de la ‘Segunda Marquetalia’, en un enfrentamiento en Venezuela entre disidencias. EFE

Un ecuatoriano detenido como el mayor abastecedor de las FARC

Imagen tomada de un video de Fiscalía de Colombia.

El hombre usaba una fachada de comerciante de ropa y artesanías, en Colombia, donde fue capturado esta semana. 

Armas, explosivos y uniformes para las disidencias de las FARC, es lo que suministraba César Rafael Tocagón Peña, según la Fiscalía de Colombia, bajo una falsa fachada de comerciante de ropa y artesanías ecuatorianas.

El hombre es oriundo del cantón Otavalo, provincia de Imbabura, localidad ubicada a unas dos horas al norte de la capital de Ecuador, Quito, y casi a la misma distancia de la frontera norte de ese país con Colombia.

“César Rafael Tocagón Peña habría ganado la confianza de los máximos cabecillas de los grupos criminales en Meta y Caquetá. Con la fachada de comerciante de ropa, tejidos y artesanías, ecuatorianas, al parecer, les llevaba a los campamentos los elementos que necesitaban”, afirmó la Fiscalía de Colombia, en un comunicado, tras la captura en la presente semana, el 9 de junio de 2022.

Dentro de las investigaciones, las autoridades colombianas señalan al ecuatoriano como “uno de los mayores proveedores” para las disidencias guerrilleras en el oriente de Colombia, afirmando que, además, “suministraba información sobre los movimientos de la fuerza pública para facilitar la planeación de acciones terroristas”.

Tenía almacenes en varias partes

La fachada de vendedor de ropa y artesanías le permitía mantener un alto movimiento mercantil, pues tendría almacenes en varios municipios de la región, en Colombia, como La Macarena (Meta) y San Vicente de Caguán (Caquetá), lo que, supuestamente, le servía para ocultar fusiles y munición de diferente calibre, entre otros artículos solicitados directamente por cabecillas guerrilleros.

Como parte de los nombres de sus principales ‘clientes’, la Fiscalía señala a Miguel Botache Santillana, alias ‘Gentil Duarte’, así como Alexander Díaz Mendoza, alias ‘Calarcá’, entre otros cabecillas de la estructura denominada Jorge Briceno Suárez.

“Abundante material de prueba y evidencia técnica, como conversaciones telefónicas, permitieron conocer cómo el ciudadano extranjero negociaba una amplia variedad de elementos con los jefes del grupo armado ilegal y concertaba la manera más rápida para hacérselos llegar sin ser rastreados”, expuso Fiscalía.

“Es un brazo financiero, especialmente, en su condición prácticamente de testaferro de las disidencias de las FARC. El hombre de confianza de ‘Gentil Duarte’ y ‘Calarcá’”, dijo uno de los fiscales.

Captura

El hombre fue detenido en uno de sus locales comerciales, en la zona conocida como San Juan de Lozada, en La Macarena, donde se incautaron dos celulares, los cuales, según las autoridades, “contienen datos relevantes sobre sus contactos y proveedores”.

También se conoció que portaba una cédula colombiana con su fotografía, pero que correspondía a la identidad de otra persona.

Por el momento, se lo acusa, en Colombia, de cuatro cargos: concierto para delinquir agravado; fabricación, tráfico y porte de armas; uso ilegal de uniformes militares; y, financiación del terrorismo, donde afirman que habría iniciado sus actividades ilegales desde el año 2017, por lo que ya tenía una notificación de Interpol. (FV)

Colombia vota con miedo al poder de los grupos armados

Un hombre observa los daños causados por la explosión de un coche bomba en Saravena, departamento de Arauca, el 20 de enero pasado.

Según los analistas, el Estado no llegó a los territorios dejados por las FARC tras la firma de la paz y estos fueron apropiados por otras organizaciones violentas.

Redacción BOGOTÁ

El presidente de Colombia, Iván Duque, aseguró ayer que su Gobierno deja a su sucesor «un proceso (de paz) con recursos y en avance».

Pero esa visión contrasta con la percepción ciudadana y hechos como que la violencia disminuyó en el país los últimos días solo a raíz del alto al fuego declarado por el aún beligerante Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Parece lejano el clima de expectación e ilusión por el fin de un largo conflicto con el que se celebraron las elecciones presidenciales de 2018, realizadas dos años después del acuerdo entre el Estado y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El escenario del próximo domingo es el de un país donde los grupos armados han extendido su poder y las masacres y asesinatos de líderes sociales son cotidianos.

Un Estado ausente

«Duque entrega un país en llamas», resume Daniela Garzón, investigadora de la Fundación Paz y Reconciliación (Pares). El vacío que dejó la desmovilización de las FARC en muchas zonas tras el acuerdo de paz de 2016 no fue llenado por el Estado y dio paso a una reconfiguración de control territorial de los grupos que quedaban: la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y los narcoguerrilleros del Clan del Golfo, a la que se sumaron múltiples disidencias de las FARC.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) lleva un par de años alertando que, lejos de haberse terminado, en Colombia hay cinco conflictos entre grupos armados o entre grupos y las Fuerzas Armadas.

La fuerza de estos grupos quedó demostrada en el reciente «paro armado» impuesto en mayo por el narco Clan del Golfo que, según Pares, paralizó 77 municipios de 9 departamentos, dejando también 22 asesinatos, varios enfrentamientos y quema de vehículos y establecimientos.

El narcotráfico es otro de los retos del próximo Gobierno ya que, a pesar de la reducción en las hectáreas sembradas de coca en el país, la producción de cocaína a escala internacional, en la que Colombia está a la cabeza, se ha disparado.

Y la planta trae riqueza a los territorios más golpeados por el conflicto que el Estado no ha sabido disuadir con desarrollo, educación, vida digna u ofertas laborales. (EFE)

Ecuatoriana escapa de la guerrilla y revela cómo engañan para reclutarlos

El testimonio se suma a las evidencias encontradas en Ecuador, dentro de un caso de trata de personas, que terminó evidenciando vínculos guerrilleros con grupos revolucionarios locales.

Logró huir junto a su novio de uno de los campamentos, por lo que pudo brindar a las autoridades detalles de la expansión de una de las disidencias de las FARC.

La captura de ocho ecuatorianos relacionados con el ala dura de la narcoguerrilla colombiana prendió las alertas en Ecuador y Colombia, evidenciando los intentos de los grupos subversivos armados de ampliar sus tentáculos incluso a zonas urbanas de otros países.

Provincias como Pichincha, Chimborazo, El Oro, Imbabura y Carchi aparecen en los radares de inteligencia ecuatoriana y colombiana, como sitios donde se estarían configurando falsas fachadas de promesa de viajes de estudio al extranjero para hombres y mujeres, quienes terminan siendo reclutados, en ciertos casos, contra su voluntad en campamentos narcoguerrilleros.

Testimonio revelador

Una mujer oriunda de Guamote, provincia de Chimborazo, logró escapar de uno de esos campamentos, ubicado en Venezuela, en el estado Apure, en la frontera con Arauca y Vichada.

Su testimonio, recogido por autoridades colombianas, difundido este 21 de mayo de 2022 por la revista colombiana Semana, señala que la mujer “se voló junto con su novio del campamento”, para luego de una travesía de más de dos días pasar la frontera y entregarse a las autoridades, donde “decidió buscar protección y convertirse en testigo”.

El reporte señala los planes de la Segunda Marquetalia, liderada por Iván Márquez, quien en su momento fue el segundo al mando de las FARC y hoy está refugiado en Venezuela, para expandirse en Ecuador.

“Desde la muerte de sus socios criminales, Hernán Darío Velázquez, alias ‘Paisa’, y Henry Castellanos, alias ‘Romaña’, se había perdido el rastro del máximo jefe de la Segunda Marquetalia, Iván Márquez (…). Pero en medio de una operación realizada en las últimas horas en Ecuador, con apoyo de autoridades colombianas, no solo se volvió a saber de él, sino cómo viene ejecutando su plan de expansión por medio de una guerrilla latinoamericana con el reclutamiento de personas de diferentes países de la región”, expone el medio.

Viajó engañada

Al explicar cómo fue que terminó en un campamento narcoguerrillero en Venezuela, desde un pequeño cantón en el centro de Ecuador, dijo que la hablaron de una posibilidad de viajar hasta Argentina a cursar estudios universitarios, a través de políticos locales.

“Eso fue para el 21 de septiembre de 2021, yo me encontraba en Ecuador, junto a mi papá, cuando a mi papá le escribió un político de una comunidad de Guamote. Él le dijo que quería enviar a personas para estudiar en Argentina, y mi papá le habló de mí. Como yo ya había acabado el bachillerato, el señor le dijo que sí (…). Mi papá viajó un domingo por tierra para la ciudad de Bogotá, y de ahí nos íbamos a reunir todos para viajar a Argentina, para estudiar seis meses en la universidad, después nos regresaban”, menciona, según el testimonio que recoge Semana.

Sin embargo, advierte que “todo era parte de un engaño, del plan de Márquez para reclutar jóvenes de diferentes nacionalidades, ponerlos al servicio de la Segunda Marquetalia y extender sus tentáculos en su plan por crear una guerrilla latinoamericana, sin dejar de lado el negocio criminal del narcotráfico, para eso tenía que entrenarlos y adoctrinarlos en sus campamentos en Venezuela”.

Labores de inteligencia muestran los seguimientos desarrollados en Ecuador desde 2019, que dieron con la captura de ocho personas el 19 de mayo de 2022.

Sobre la forma de fugarse, la mujer dijo: “Tomamos la decisión de escaparnos de ese comando, ya que yo estaba obligada a estar en esa guerrilla y quería devolverme para mi casa, Manuel (su pareja) ya llevaba tres años en la guerrilla, yo le dije que me quería salir, entonces él me dijo que nos fuéramos”.

“El 14 de abril salimos de la montaña de Cabuyarito, donde nos encontrábamos acampando. Al mediodía le pedimos permiso a Efraín, quien era el comandante, para irnos a bañar a la orilla del río, allá dejamos abandonada la pistola, el fusil, y nos fuimos. Caminamos hasta las cinco de la tarde, llegamos a la casa de unas personas civiles que nos dejaron dormir esa noche en su casa”, agrega.

Al siguiente día cruzaron la frontera y se entregaron a las autoridades colombianas.

En Ecuador, las investigaciones vinculan al Movimiento Guevarista con supuestos viajes a campamentos en Venezuela.

Ex FARC se disculpan por masacre

RECUERDO. Imagen de archivo de un funeral colectivo de las víctimas.

Este 2 de mayo se cumplieron 20 años de la muerte de un centenar de civiles durante un ataque guerrillero a paramilitares en Bojayá.

Redacción BOGOTÁ

El partido Comunes, surgido de la desmovilización de las FARC, pidió perdón este 2 de mayo a «Bojayá y a toda Colombia» por la masacre que perpetró la guerrilla hace 20 años en este municipio del departamento del Chocó, una de las peores del conflicto armado.

«Queremos pedir el perdón a Bojayá y a toda Colombia por los hechos sucedidos hace 20 años», escribió Comunes en un mensaje en sus redes sociales, donde reconocieron su «responsabilidad» por esta «acción desproporcionada» que «nunca debió suceder».

La masacre ocurrió el 2 de mayo de 2002 cuando un cilindro bomba lanzado por la guerrilla durante un combate con paramilitares cayó en la iglesia de Bojayá donde habían buscado refugio buena parte de sus habitantes.

El número total de muertos nunca se supo, pero las cifras varían entre 79 y 119, además de decenas de heridos.

«La guerra significa un espiral de dolor, debemos ponerle fin con perdón, reparación y no repetición. Haremos todos los esfuerzos para que el dolor sane y este país sepa que violencia acabará», agregó la formación política, que ha pedido perdón por esta masacre en varias ocasiones y actos públicos. (EFE)