Galápagos en alerta ante derrame marítimo de diésel

Se colocaron barreras de contención, salchichas y paños absorbentes para aislar el combustible.

Una embarcación naufragó en una zona de la isla Santa Cruz. Las autoridades alertaron de una mancha superficial de combustible.

SAN CRISTÓBAL. Las autoridades ecuatorianas pusieron en marcha este 23 de abril una plan de contingencia y remediación ambiental tras registrarse un naufragio en un sector de la Isla Santa Cruz, en el corazón del archipiélago de Galápagos, donde se activó una alerta ante un posible derrame de diésel.

La Dirección del Parque Nacional Galápagos (PNG) informó en un comunicado que la embarcación de turismo ‘Albatros’ naufragó en la bahía Academia, en la Isla Santa Cruz, ante lo cual se emprendieron «acciones inmediatas para reducir los impactos del siniestro sobre los ecosistemas marinos».

En la zona afectada «se colocaron barreras de contención, salchichas y paños absorbentes para aislar el combustible que libera la embarcación hundida» y que se calcula podría haber contenido unos 2.000 galones de diésel al momento de su hundimiento, agregó la fuente.

Además, el PNG indicó que, al confirmarse la presencia de una «mancha superficial de combustible en varios puntos de la bahía», se suspendieron las actividades acuáticas en algunos sitios de visita de Santa Cruz.

Grupos de guardaparques del PNG han liderado las operaciones para la aplicación de «dispersante biodegradable en las zonas afectadas», con el objetivo de recoger el carburante que pudo haberse vertido al mar, agregó.

Asimismo, el PNG indicó que se ha «notificado» al armador o propietario de la nave hundida, que pertenece a una empresa privada, sobre la activación del plan de contingencia y de los procesos derivados en apego a la normativa legal vigente.

El Ministerio del Ambiente, del cual forma parte el PNG, «mantendrá vigilancia permanente para superar la situación» y verificará las «acciones de limpieza y remediación que sean necesarias», agregó.

En diciembre de 2019, una barcaza que contenía 600 galones de diésel se hundió en la isla San Cristóbal, la más oriental del archipiélago, lo que activó un plan de contingencia para proteger a los delicados ecosistemas del archipiélago situado unos mil kilómetros al oeste de las costas continentales de Ecuador.

Asimismo, en 2001, un pequeño petrolero encalló cerca de Puerto Baquerizo Moreno, la capital de San Cristóbal y de la provincia de Galápagos, cuando transportaba unas 900 toneladas de carburantes, suceso que contaminó varias zonas aledañas por el vertido de más de 600.000 litros de diésel.

Las Galápagos son consideradas un santuario natural por su rica biodiversidad, con especies únicas en el planeta, que le valió para ser declarada en 1978 como el primer Patrimonio Natural de la Humanidad de la Unesco. EFE

OCP reinicia bombeo de crudo por el oleducto

Según el Gobierno, la afectación ambiental directa del vertido alcanzaría 2,1 hectáreas.

Según la empresa, se lograron avances significativos con la remediación ambiental tras el derrame por la rotura del ducto, aunque aún habría trazas de crudo.

La empresa Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) informó este martes (8 de febrero de 2022) que culminó los trabajos de reparación en su oleoducto y reinició las operaciones después de 11 días de haber paralizado el bombeo.

El hecho se dio luego del incidente de fuerza mayor que provocó una rotura en el oleoducto en la zona de Piedra Fina, provincia de Napo.

«Reiniciamos el bombeo en la tarde de ayer lunes, 7 de febrero, culminamos la reparación del ducto y ya podemos transportar de nuevo la riqueza del Ecuador hasta el puerto en Esmeraldas para su exportación», afirmó Jorge Vugdelija, presidente ejecutivo de OCP Ecuador.

En un comunicado, OCP apuntó que está preparada para recibir y despachar petróleo nuevamente y señaló que la recepción de crudo se ha normalizado y se ha conseguido nivelar con las reservas existentes los días de paralización de bombeo.

Las acciones de remediación ambiental y la compensación social se desarrollan de acuerdo al plan aprobado por las autoridades y con todos los controles del Estado, según Vugdelija.

Según la firma, consiguió «avances significativos en remediación habiendo recogido más de 1.000 metros cúbicos de tierra con trazas de crudo».

En temas de compensación social, informó que han entregado 120.000 litros de agua, en carros cisterna la mayor parte, y paquetes alimenticios que cumplen con la norma técnica del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias.

Igualmente, se ha iniciado las jornadas médicas para atender temas de salud básica en las poblaciones cercanas, anotó.

Una tubería del OCP sufrió una rotura el 28 de enero en el sector del río Piedra Fina, tras la caída de una gran roca de más de dos metros, ocasionando el derrame de crudo que alcanzó el caudal del río Coca, según lugareños.

La semana pasada, la empresa anunció que logró recuperar la totalidad del crudo que había represado en piscinas e inició la remediación del suelo, vegetación y atención a las comunidades vecinas a la zona del percance, aunque reconoció que podían haber trazas contaminantes en ríos de la región.

El Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica de Ecuador informó que el derrame de crudo provocó una afectación de 2,1 hectáreas, principalmente en una zona protegida. (EFE)

TE PUEDE INTERESAR:

El ayuno financiero puede ayudar a reducir los gastos

Preasignaciones dejan poco para repartir de la subida del petróleo

La higiene bucal previene complicaciones derivadas del coronavirus

Derrame ya afecta a 24 playas en Perú

En la fotografía, trabajadores laboran en el retiro de petróleo de la arena de la playa de Ancón, en el norte de Lima.

Según las autoridades, la mancha de crudo abarca 11,9 kilómetros y la cantidad derramada equivale a 10.396 barriles de petróleo.

Redacción LIMA

  El derrame de petróleo ocurrido el pasado sábado 15 de enero en una refinería operada por Repsol en Perú ya contaminó al menos 24 playas de la costa central del país, según el último reporte de la Dirección General de Salud Ambiental e Inocuidad Alimentaria (Digesa), adscrita al Ministerio de Salud.

«El desastre ambiental ha continuado extendiéndose desde las playas del distrito de Ventanilla hacia las costas del distrito de Chancay, obteniéndose reportes de contaminación del agua y arena en 24 playas«, señaló la Digesa, que en su último comunicado había cifrado en 21 el número de playas contaminadas.

Esta catástrofe medioambiental, que ha sido calificada por el Gobierno peruano como «el peor desastre ecológico» ocurrido en Lima en los últimos años, ya ha afectado a unos 100 kilómetros de costa, mientras que la mancha de crudo abarca un área de aproximadamente 11,9 kilómetros cuadrados entre mar y costa, según reportó el viernes el Ministerio del Ambiente.

Según el último informe de Repsol, la cantidad de crudo derramado habría alcanzado los 10.396 barriles de petróleo (1,65 millones de litros). (EFE)

El OCP se rompe por segunda vez en menos de dos meses

Las autoridades aseguran que están trabajando para evitar daños mayores.

Un poco más de un mes después de la anterior ruptura del oleoducto, nuevamente se registran problemas en la zona de Piedra Fina.

Un desprendimiento de piedras causado por el debilitamiento del suelo debido a las fuertes lluvias en la zona de Piedra Fina, en la Amazonía, ocasionó este 28 de enero de 2022 la rotura del Oleoducto de Crudos Pesados (OCP).

Una vez confirmado el incidente, la empresa activó su protocolo de emergencia e inició las acciones de contención orientadas a evitar daños ambientales, e igualmente a evaluar la magnitud del daño en la infraestructura, así como el inicio de las reparaciones correspondientes.

OCP confirmó que no se ha suspendido la recepción de crudo ni las exportaciones del mismo. El personal especializado de la empresa se encuentra en la zona realizando labores de reparación.

De acuerdo con un comunicado oficial, la rotura se registró en una zona en la que el tubo no se encuentra directamente expuesto a los ríos. Se asegura que el derrame de petróleo está controlado y que se trabaja para evitar cualquier riesgo de que este alcance fuentes de agua.

Igualmente, OCP Ecuador aseguró que ha informado debidamente a las autoridades del Gobierno Nacional y de la Provincia de Napo y se trabaja de manera coordinada con las mismas.

“El evento provocado por la caída de rocas sobre el tubo del Oleoducto de Crudos Pesados se dio a las 17:06 del 28 de enero del presente año en el sector de Piedra Fina, evento que no pudo haber sido previsto por la transportadora de petróleo. Se han dispuesto todas las medidas correspondientes para precautelar cualquier daño ambiental y para ello ha dispuesto todos los recursos necesarios para cumplir con dicho compromiso”, manifestó Roberto Grijalva Gerente de Operaciones de OCP Ecuador.

El 10 de diciembre e 2021, los problemas de erosión regresiva del Río Coca dieron como resultado una rotura en el mismo oleoducto. En esa ocasión el bombeo de crudo se paralizó completamente y se tuvo que construir una séptima variante para esa infraestructura.

Gobierno también toma medidas

Por su parte, el Gobierno anunció que técnicos y maquinaria de Petroecuador se han desplazado hasta el sector de Piedra Fina para apoyar en las tareas de contingencia.

Asimismo, recordó que, como parte del contrato que mantiene con OCP para el transporte de petróleo, se cuenta con una póliza de seguros de responsabilidad civil y daños al ambiente para la cobertura de este tipo de eventos.

«Es importante indicar no se ha suspendido la recepción de crudo ni tas exportaciones programadas. Asimismo, las operaciones de la Petroecuador en el Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE) Y el Poliducto Shushufindi – Quito se desarrollan con total normalidad», puntualizó la Secretaría de Comunicación de la Presidencia.

Hasta el momento se ha efectuado la notificación a OCP para que presente el plan emergente respectivo y el levantamiento y monitoreo de componentes ambientales y sociales afectados.  Para esto, se ha dispuesto la presencia de un laboratorio acreditado.

«El Ministerio garantizará que las actividades de limpieza contingencia y remediación por la emergencia se den en estricto apego a la normativa ambiental. Adicionalmente, se ha activado la Mesa 1 del COE Napo para garantizar el agua en calidad y cantidad necesaria para la población de la provincia», recalcó el Gobierno. (JS)

 

Protestan por derrame en refinería en Perú

Protesta. Activistas se apostaron frente a las instalaciones de Repsol en Lima (Perú).

Redacción LIMA

Alrededor de mil personas protestaron este 23 de enero de 2022 en los exteriores de la refinería de La Pampilla, operada por la empresa española Repsol, contra el derrame de crudo que se ha extendido por el mar y las playas en la costa central de Perú.

Los manifestantes de diversos colectivos civiles y organizaciones ambientalistas marcharon por las calles del distrito de Ventanilla, en la provincia del Callao, vecina a Lima, hasta llegar a la refinería, donde ondearon una extensa bandera del Perú.

Área afectada

De acuerdo a la última medición realizada por el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), la extensión del área afectada en la playa y litoral es de 180 hectáreas, mientras que en el mar son 713 hectáreas.

Inicialmente, Repsol minimizó el derrame de crudo ocurrido cuando un buque descargaba petróleo en la refinería, al estimar que se trató de unos siete galones, y lo ha atribuido a un oleaje anómalo, a raíz de la erupción volcánica en Tonga, sucedida el pasado 15 de enero.

Sin embargo, las pesquisas posteriores de varias entidades oficiales, incluido el OEFA, confirmaron que el derrame fue mucho mayor y exigieron a la empresa un plan de limpieza urgente para revertir la contaminación ambiental. (EFE)

El Gobierno estimó que las pérdidas para el turismo en los balnearios será de 200 millones de soles (52 millones de dólares).

Derrame petrolero por tsunami escala a desastre

El derrame ocurrido en la refinería La Pampilla fue originado por el oleaje del tsunami generado cerca del archipiélago de Tonga el 15 de enero pasado.

El vertido de crudo ocurrido en Perú y que se presumía pequeño se extiende ya por, al menos, cuatro kilómetros y afecta playas y zonas naturales

Redacción LIMA

El derrame de petróleo vertido desde la refinería peruana de La Pampilla a causa del tsunami provocado por la erupción volcánica de Tonga se ha extendido por al menos cuatro kilómetros de playas y las autoridades locales reclaman a la española Repsol mayor compromiso con la limpieza.

Pese a que la Refinería La Pampilla, operada por Repsol, señaló inicialmente que el vertido había sido de unos siete galones de crudo, este ya ha afectado varias playas y áreas naturales protegidas en el municipio de Ventanilla, de la provincia del Callao, aledaña a Lima.

«Ha pasado de ser un pequeño derrame a ser un desastre de proporciones», declaró el 18 de enero a RPP Noticias el alcalde de Ventanilla, Pedro Spadaro, mientras realizaba una supervisión a las playas de su distrito.

«Hay cuatro kilómetros de mar absolutamente negro, hay animales muertos que vuelven a las orillas, este es un atentado contra la ecología», resaltó Spadaro.

El alcalde lamentó que Repsol no haya invertido suficiente esfuerzo en la limpieza de las playas y que, además, la empresa no comunicara el derrame a las autoridades el pasado sábado. (EFE)

Lima sufre el peor desaster ecológico por derrame de petróleo

Derrame de petróleo afecta a Lima

El derrame de crudo ocurrido el sábado pasado en una refinería operada por Repsol en el norte de Lima ha dejado playas negras, especies animales muertas y «el peor desastre ecológico» producido en la capital peruana en los últimos tiempos, según afirmó este miércoles el Gobierno peruano.

El derrame alcanzó los 6.000 barriles de petróleo y afecta a más de 18.000 metros cuadrados de mar y costas de distritos de Lima y la provincia del Callao hasta donde trabajadores contratados por Repsol llegaron, al principio, con modestos medios y sin una aparente dirección clara de qué hacer con el crudo que se pega a las rocas y sigue llegando a la arena.

«Hemos visto a personas contratadas por la empresa recogiendo la espuma negra con petróleo que viene del mar y metiéndola en agujeros cavados en la arena, yo no entiendo cómo están permitiendo que se haga algo así», aseguró este miércoles a Efe el director general de la organización Oceana Perú y excongresista Daniel Olivares en la playa Cavero, en el distrito de Ventanilla, en el Callao.

Activistas, organizaciones y voluntarios también se reparten entre las zonas afectadas para realizar labores de rescate de aves y limpiar las playas del petróleo que sigue manchando el litoral peruano desde el sábado.

«Encontramos una situación lamentable. Estamos intentando ayudar a los animales con la respiración, practicar primeros auxilios, pero no resisten, están muertos, llenos de petróleo», lamentó ante Efe Virgo Gálvez, miembro de la asociación ambiental Colitas Felices mientras sostenía un ave empapada en crudo en las manos.

Mientras los trabajadores intentan disminuir el impacto del combustible, las orillas de la playa Cavero lucen oscuras: espuma densa, pegajoso crudo que se va amontonando en las rocas, cadáveres de peces, aves y plásticos ya negros que ha arrastrado la corriente marina, según constató Efe en el lugar.

El peor desastre ecológico en Lima

«El derrame de petróleo de Repsol en Ventanilla es el peor desastre ecológico ocurrido en Lima en los últimos tiempos y ha ocasionado un grave perjuicio a cientos de familias de pescadores. Repsol debe resarcir este daño de manera inmediata», publicó el Ministerio de Exteriores en su cuenta de Twitter este miércoles.

El alcalde de Lima, Jorge Muñoz, también afirmó que «el Estado debe exigir de inmediato a Repsol que brinde soluciones y reparaciones por el daño causado a nuestro ambiente y a los recursos naturales».

«Esto no puede quedar impune», sostuvo en Twitter.

El ministro de Ambiente adelantó este martes que la multa a la empresa podría ascender a 138 millones de soles (unos 33 millones de dólares) y confirmó que el derrame «es mucho más grave de lo que inicialmente se reportó», ya que se había informado de 0,16 barriles y finalmente estos fueron 6.000.

En medio de las críticas y pedidos de sanción, Repsol aseguró que no ocasionó el desastre ecológico, porque la Marina de Guerra no lanzó una alerta del tsunami tras la explosión volcánica cerca de la isla de Tonga que generó la subida de la marea durante la descarga de un barco a la refinería La Pampilla.

«No. Nosotros no ocasionamos el desastre ecológico y no puedo decir quién es el responsable», afirmó este miércoles en la emisora RPP Noticias la gerente de comunicaciones y relaciones institucionales de Repsol Perú, Tine Van Den Wall Bake.

Críticas a la marina

En ese sentido, las críticas también se han dirigido hacia la aparente falta de previsión de la Marina de Guerra, por no haber lanzado la alerta de posible tsunami mientras que países vecinos como Ecuador o Chile sí lo hicieron.

«¿Por qué acá no podemos aspirar a tener un Estado ordenado que nos diga que va a haber un tsunami y que no se puede trasladar petróleo? ¿Y por qué tenemos empresas que después de meter la ‘pataza’ se hagan cargo y se tomen en serio las cosas?», lamentó Olivares.

El responsable de Oceana insistió en la idea de que «este desastre tiene que servir para algo, para poner en la mesa de discusión pública temas de transición energética, la responsabilidad de las empresas, recursos para el Estado».

Gálvez indicó, por su parte, que esperan «que se haga Justicia» y que las autoridades y el presidente de Perú, Pedro Castillo, «se pongan las manos, los pantalones y enfrenten» a las empresas y los responsables de causar este tipo de daños. EFE

Sector pesquero afectado por derrame de petróleo

AFECTACIÓN. Pescadores del cantón Atacames denuncian derrame de petróleo a 25 millas de su playa, lo que les ha causado pérdidas económicas.

Los pescadores del cantón Atacames, están siendo afectados con el derrame de una sustancia en alta mar, la cual presumen lleva cinco días, situación que dejó inutilizables las herramientas de pesca causando un grave perjuicio a sus propietarios.

El pescador Ricardo Sánchez, comentó que la afectación ocurrió como a 25 millas náuticas frente a las costas entre Atacames y Súa, y se dieron cuenta cuando se arrojó el trasmallo al mar y, se detectó un espejo de aproximadamente 300 metros a la redonda del indicado petróleo.

Agregó, que de inmediato levantaron el material de pesca para evitar que se siga contaminando, pero el resultado fue infructuoso, pues, hasta la embarcación fue cubierta por el negro y viscoso combustible.

Denuncia

Ellos denuncian que tienen pérdidas, porque el derrame de petróleo hace que la pesca se aleje y esos es perjudicial para la actividad económica de los pescadores artesanales.

Además sugieren controlar ese tipo de derrames, rociando otro producto químico que hace que el petróleo caiga a las profundidades del mar, para que no siga afectando a las especies marinas.

Las autoridades pertinentes no han emitido un informe oficial de lo ocurrido, lo cual se presume que el derrame se habría producido por la rotura de la manguera de abastecimiento de crudo a los buques que están anclados frente a las costas de Esmeraldas.

Por ello, hacen un llamado al Ministerio de Ambiente y a PetroEcuador para que realicen una inspección correspondiente de manera inmediata, ya que está afectando al sector pesquero.

Pérdidas

Los dos pescadores afectados calculan que las afectaciones por el daño de sus materiales de pesca bordean los 5 mil dólares, más los días que deben estar paralizados hasta adquirir los nuevos, lo que les causa un grave perjuicio porque no tendrán cómo llevar el pan diario a sus hogares.