La ineficiencia en el sector petrolero pasa desapercibida cuando suben los precios del barril de crudo

PROBLEMA. La producción petrolera no ha podido despegar en el actual Gobierno.

A pesar de que el promedio de la producción diaria cayó en más del 11% durante el primer trimestre de 2022, los ingresos por exportaciones se incrementaron más del 92%.

Entre enero y marzo de 2020, los ingresos por exportaciones petroleras sumaron alrededor de $1.300 millones. En el mismo periodo de 2021, la cifra subió a $1.770 millones. Pero, en el primer trimestre de 2022, se disparó hasta más de $2.500 millones.

En otras palabras, esos ingresos se incrementaron más del 92% durante el inicio de este año. Pese a esto, Luis Calero, abogado especialista en el sector petrolero, puntualizó que esta mejoría se debe exclusivamente a los altos precios de exportación y de comercialización interna de combustibles, pero no por eficiencia en la producción nacional.

Hace dos años se produjeron 48,9 millones de barriles de crudo en el primer trimestre. Eso bajó a 45,4 millones de barriles en 2021 y a 42,8 millones en 2022. Es decir, se pasó de alrededor de 537.000 barriles diarios producidos a un promedio que no supera los 477.000 barriles.

Asimismo, solo en el último año, el volumen de barriles exportados se redujo de 32 millones a 28,3 millones.

Antonio Paredes, ingeniero en petróleos, puntualizó que, con 11% menos de producción y 12% menos de cantidad exportada, “lo que salva los muebles” son los precios promedio pagados por el crudo nacional. Esos valores pasaron de $34 a $88 en el primer trimestre de 2022; y generan más recursos para el Estado, a pesar de la ineficiencia.

“El Gobierno  no se ha puesto de acuerdo ni siquiera en sus declaraciones. El gerente de Petroecuador, Ítalo Cedeño, ha asegurado que se va a producir lo máximo posible. Al inicio se hablaba de duplicar hasta el 1 millón de barriles diarios y luego se bajó a entre 700.000 y 800.000 hasta 2025. Pero, ni siquiera se ha cumplido con el ofrecimiento de superar los 500.000 barriles en los primeros meses de 2022”, puntualizó.

Por su parte, Calero apuntó que la llamada nueva política petrolera, que se emitió a través de decreto el 7 de julio de 2021, solo constituyó un listado de instrucciones administrativas, pero hasta la fecha no ha representado una verdadera repotenciación de Petroecuador ni del sector.

“Se necesitan decisiones más de fondo con respecto a los hidrocarburos y considerar que constituyen más del 80% de la energía que se consume en el país. No es cualquier commodity o producto. El sector petrolero no puede ser tratado como la caja chica del Presupuesto del Estado, con una visión fiscalista; sino con un enfoque económico más amplio”, recalcó.

Renta petrolera

A los ingresos de más de $2.500 millones durante el primer trimestre de 2022 se deben restar los crecientes costos de importación. En los últimos dos años, el volumen de barriles importados de derivados de crudo (incluidos combustibles) pasó de 12,7 millones a 13,9 millones (9% más); pero los pagos se han incrementado más del 95% desde $820 a más de $1.600 millones.

En este contexto, los ingresos netos llegan a más de $800 millones al inicio de este año. Sin embargo, el ministro de Economía, Simón Cueva, explicó el pasado 11 de abril de 2022 que más de $300 millones de ese total se gastaron casi inmediatamente para cubrir las pérdidas por la rotura de los oleoductos durante las últimas semanas de 2021.

Además, también se ha tenido que asumir, durante el primer año de Gobierno, más de $1.700 millones de deudas heredadas y gastos en el área social.

Según exministros de Economía como Fausto Ortiz y Mauricio Pozo, hasta finales de 2022, los ingresos extraordinarios por los altos precios del petróleo (por encima de los presentados 59,2$ por barril) llegarán a $1.500 millones. Es decir, se lograría una renta petrolera de $7.034 millones en lugar de los $5.534 millones proyectados inicialmente.

Dinero para inversión

Los millones adicionales y temporales se deben usar en gasto de inversión pública y a pagar parte de las deudas todavía pendientes con entidades como el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

Sin embargo, aunque todo el dinero se destinara a obras de vialidad, no se cubriría más de 11% del portafolio de $14.000 millones en proyectos determinados por el Gobierno; o menos del 18% de la deuda histórica con el IESS.

Por eso, el Gobierno de Lasso debe priorizar las obras más urgentes en carreteras. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ya ha aprobado un gasto adicional de $162 millones solo para ese fin; y más de $200 millones para infraestructura educativa.

Asimismo, parte de los recursos petroleros extra se deben usar para cubrir el constante agujero en el fondo de salud del IESS, donde los aportes de los afiliados activos no superan los $900 millones, pero los gastos bordean los $2.000 millones anuales.

Roberto López, economista, recalcó que temas como el aumento salarial a los maestros, o más personal para seguridad, no se pueden pagar con la bonanza temporal de los precios del crudo.

“Se debe invertir de manera puntual y con inteligencia, porque los ingresos extraordinarios no van a solucionar los problemas del país. No solo en vialidad, salud y educación se necesita más dinero, también en mejorar los procesos del sector petrolero y Petroecuador”, aseveró.

Si la actual administración mantiene el manejo fiscal, hasta finales de 2022, se cerrará con un déficit fiscal de entre $2.000 millones a $2.500 millones. Esto significa que aún con mayores recursos  será insuficiente para cubrir todos los gastos básicos del Estado. Además, se necesitarán alrededor de $7.500 millones de nueva deuda para pagar los despilfarros de los últimos 14 años. (JS)

Los altos precios del petróleo aumentarán el peso del sector de los hidrocarburos del 10% al 12% del PIB
Con corte al 18 de mayo de 2021 (última actualización disponible), la producción diaria de crudo no superó los 496.000 barriles.

¿Es posible llegar a 580.000 barriles de crudo hasta finales de 2022?

El 24 de Mayo de 2022, durante el discurso sobre su primer año de mandato, Guillermo Lasso aseguró que, hasta finales de 2022, se incrementará la producción diaria de crudo hasta los 580.000 barriles.

Esto representaría un aumento del 22% con respecto a los niveles del primer trimestre de este año. Además, podría incrementar en por lo menos $500 millones adicionales los ingresos extraordinarios.

Petroecuador ha anunciado la rehabilitación de decenas de pozos cerrados y el impulso a la naciente producción en el campo Ishpingo, dentro del ITT, entre otras acciones para lograr este objetivo.

Sin embargo, Luis Calero, abogado especialista en temas petroleros, puntualizó que lo más importante es optimizar y renegociar los actuales contratos con las empresas privadas, darle autonomía financiera a Petroecuador y mejorar sus actuales procesos.

El Gobierno debe persistir en entregar la explotación de la zona Suroriente a la iniciativa privada. Además, impulsar inversiones en recuperación mejorada para evitar el declive de los campos ya en operación.

De acuerdo con Fernando Reyes, vicepresidente del Colegio de Ingenieros Petroleros, un aumento sustancial del 22% no es factible de conseguir, pero sobre todo mantenerse, en el corto plazo.