¡Sin etiquetas!

Luis Reyes Arteaga

Los derechos de la mujer siguen siendo la bandera de lucha de los movimientos feministas y de organizaciones sociales que buscan la inclusión social y la definición de políticas públicas de igualdad que contribuyan a prevenir todo tipo de violencia contra la mujer sea: psicológica, física, sexual o de otro tipo, dentro del campo político.

 

El trabajo intenso de estos sectores en miras a erradicar todo tipo de violencia de género, ha permitido que las mujeres participen activamente en el desarrollo social y político, ya sea desde el trabajo, de la casa, con su vida profesional o desde la representación política.  Sin embargo, el ir ganando espacios de participación en el campo político, también han sido expuestas a la violencia política

 

La legislación vigente es insuficiente para garantizar la participación de la mujer en el nicho político bajo las mismas condiciones que los hombres, puesto a que los estereotipos siguen siendo discriminatorios. 

 

El conocimiento y opinión sobre cualquier hecho o acontecimiento está relacionado con la información que ofrecen los medios de comunicación, no solamente los tradicionales, sino, los digitales, la publicidad, el cine, entre otros, que se han convertido en agentes de control social y constructores de enfoques y perspectivas, así como también como formadores de la opinión pública en relación con los problemas sociales.

 

Desde este concepto es importante poner en la agenda pública el debate permanente sobre los temas que aporten y promuevan la participación de las mujeres en igualdad de condiciones a todos los espacios de ejercicio del poder político, sobre todo, que estos temas sean debatidos por mujeres y no únicamente por hombres.  Hay que hacer un giro a la forma de cómo abordamos los temas y el enfoque de género que éstos deben tener. 

lucho190479@gmail.com