viernes, diciembre 3, 2021
Tungurahua Padres desconocen los daños que causan los teléfonos en los niños

Padres desconocen los daños que causan los teléfonos en los niños

Tatiana acaba de cumplir 10 años, pero a los 9 ya le regalaron un celular que se ha vuelto su ‘brazo derecho’, sobre todo desde el inicio de la pandemia, pues ahora recibe clases a través del Zoom.

Sus padres hicieron un esfuerzo y le regalaron un teléfono de alta gama para que sus clases no se interrumpan, pero les ha traído más problemas que ayuda.

Ahora la niña pasa más de nueve horas con su equipo móvil, muchas veces come a destiempo, no se baña como antes, porque dice que está ocupada, e inclusive su carácter ha cambiado desde hace un par de meses.

Hace unos días su madre revisó su teléfono y tenía chats con personas de otros países, juegos descargados y aplicaciones que serían utilizadas no aptas para su edad.

Pero ese no es el único problema, pues ahora físicamente la nota encorvada y ya se ha quejado del dolor de sus dedos pulgares y muñecas, todo por estar en el celular.

 

La Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría 
revelan que los niños menores de 12 no deben usar dispositivos móviles 
sin control.

 

Preocupación

Como este, hay un sinfín de casos en las familias que notan estos cambios, pero poco o nada pueden hacer para enfrentar a su rival la tecnología.

Se dice que los niños ahora nacen prácticamente con un objeto tecnológico lo que les hace denominarse como nativos digitales de forma directa o indirecta por poseer un equipo cerca.

Según expertos, los mismos padres crean este hábito pues con el objetivo de calmarlos los ‘dopan’ y entretienen para que dejen de molestar.

“Antes los padres nos las ingeniábamos para jugar o pasar el tiempo con nuestros hijos, ahora las cosas han cambiado y aunque vivimos en una misma casa todos nos aislamos en nuestros propios mundos a través de los celulares”, dice Rosario Jurado, psicóloga clínica.

La experta señala que dentro de las familias deben crearse hábitos adecuados, en los que se les den otro tipo de distracciones a los pequeños sin que se recurran a estos aparatos.

“Pero no es que le digo a mi hijo o mi hija que haga otras tareas y como padre seguimos en el celular, se predica con el ejemplo de lo contrario no vamos a lograr nada”, puntualizó Jurado.

 

La Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría 
especifican que los bebés de 0 a 2 años no deben tener contacto alguno 
con la tecnología; los de 3 a 5 años, debe ser restringido a una hora por 
día; de 6 a 18 años la restricción debería ser como máximo dos horas diarias.

Hay varios aspectos a tomar en cuenta de porqué existe una afectación

El desarrollo cerebral de los niños se ve afectado frente al uso excesivo de la luz tecnológica, su cerebro puede crecer más aceleradamente de lo normal.

Hay déficit de atención, retraso cognitivo, impulsividad, problemas de aprendizaje entre otros.

En el desarrollo físico puede mostrarse una limitada actividad de movimientos lo que le impide agilidad para reaccionar a cualquier estímulo. Hay tendinitis, inflamación de lumbago, dolor de cuello y falta de visión.

El insomnio a esa edad es grave, pues al no descansar su cuerpo empieza a enfermar más frecuentemente de lo normalidad, aquí aparece el sedentarismo también.

La salud mental es otra que se afecta inmediatamente, empieza la ansiedad y la depresión hasta hacerlos dependientes del equipo móvil hasta llegar a la abstinencia si no lo tienen cerca.

La Organización Mundial de la Salud inclusive habla de la peligrosidad de la radiación que emana, donde los niños son más sensibles a adquirir un cáncer.

Inclusive se habla del riesgo que corren de ser expuestos y volverse víctimas de abuso cibernético o atentar contra su integridad por lo que los padres deben estar atentos. (CNS)

Problemas por el uso excesivo de dispositivos móviles
  • Retraso en el desarrollo del niño
  • Obesidad infantil
  • Alteraciones del sueño infantil
  • Enfermedad mental
  • Conductas agresivas en la infancia
  • Falta o déficit de atención
  • Adicción infantil
  • Demasiada radiación
  • Sobreexposición

Noticias relacionadas

La Hora TV