lunes, diciembre 6, 2021
País Los medicamentos contra la Covid-19 están en fase experimental

Los medicamentos contra la Covid-19 están en fase experimental

Todo lo que se promocione como fármaco para prevenir el coronavirus es una estafa y puede perjudicar la salud.

En el mundo no existe un medicamento que prevenga el coronavirus o que cure a un pacientes contagiado con la enfermedad.

Fármacos como la ivermectina o el dióxido de cloro han sido descartados como métodos que curen la Covid-19; incluso se ha alertado sobre la peligrosidad que tienen en el organismo.

Tres fármacos en estudio

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que ha se iniciado ensayos, en pacientes hospitalizados, con tres nuevos probables tratamientos en los que se usarán los fármacos:

  • Infliximab (de Johnson & Johnson), que hasta ahora se ha utilizado para la artritis reumatoide y enfermedades que atacan el sistema inmunológico.
  • Artesunate (producido por la farmacéutica Ipca), que hasta ahora se ha utilizado en el tratamiento de casos graves de malaria.
  • Imatinib (del laboratorio Novartis), que hasta ahora se ha utilizado en algunos tipos de cáncer.

La OMS  destaca que tendrían potencial a la hora de reducir el riesgo de fallecimiento en pacientes de Covid-19, por lo que han iniciado la segunda fase de ensayos Solidarity.

Los ensayos Solidarity (Solidarity PLUS en esta nueva fase) involucrarán a miles de investigadores en 600 hospitales de 52 países, 16 más que en la primera fase de pruebas, anunció la OMS.

Una primera fase sin éxito

Esta segunda fase de ensayos llega luego de que la primera etapa no tuvo resultados positivos.

La OMS probó la Hidroxicloroquina (creada inicialmente contra la malaria). Antiviral remdesivir. Interferón. Antirretrovirales lopinavir y ritonavir en pacientes con Covi-19.

Pero el 17 de junio de 2020, la OMS anunció la interrupción del grupo de tratamiento con hidroxicloroquina del ensayo Solidaridad, con el que se pretende encontrar un tratamiento eficaz contra la Covid-19.

“De acuerdo con los datos del ensayo Solidaridad (que incluyen los obtenidos en Francia en el marco del Discovery) y los resultados anunciados recientemente del ensayo británico Recovery, la hidroxicloroquina no reduce la mortalidad en los pacientes hospitalizados por Covid-19, cuando se compara con el tratamiento de referencia”, detalló el organismo.

Venta ilegal de medicamentos

La Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (ARCSA) ha hecho una serie de llamados en los que ha solicitado a la ciudadanía no comprar medicamentos que se ofertan en redes sociales.

La última alerta que emitió el organismo fue sobre  el medicamento OBEXOL® Fentermina.

Este fármaco no cura , ni previene la Covid-19 y su venta es bajo receta médica.

Cuando un medicamento es comercializado a través de redes sociales su seguridad, eficacia y calidad no han sido comprobadas y su consumo podría representar un riesgo para la salud.

Por esta razón, el ARCSA recomienda denunciar la comercialización ilegal de fármacos, a través de la aplicación Arcsa Móvil o al correo control.posterior@controlsanitario.gob.ec.

Una sociedad ‘adicta’ a los antibióticos

La epidemióloga, Saskya Lemus, señala que el ‘éxito’ de la comercialización ilícita de fármacos es la dependencia social que existe hacia estos.

Hay una cultura de la automedicación, dice Lemus, y detalla que las facilidades para encontrar antibióticos sin prescripción médica evita que exista un consumo de dosis correctas “también somos muy de creer que unas cuantas pastillas te sanan, pero no de terminar un tratamiento. O sea, nos sentimos bien y dejamos la medicación. Todo esto tiene efectos fuertes en el organismo”, agrega la epidemióloga.

La misma OMS ha advertido que la gente está creando resistencia a las bacterias multirresistentes a los antibióticos.

Esta resistencia representa una amenaza pues será más difícil que la población se cure con fármacos, lo que podría representar una nueva pandemia ante un posible colapso sanitario por resistencia a la medicina. (AVV)

En junio de 2020, la OMS detuvo los ensayos con cuatro tipos de fármacos tras comprobarse que no eran efectivos contra la Covid-19.
Un medicamento comercializado en redes sociales no tiene seguridad, eficacia y calidad comprobadas. Su consumo representa un riesgo para la salud.
El COIP contempla sanciones de uno a 13 años de prisión por la producción, fabricación, comercialización y  distribución de medicamentos que incumplan las exigencias y normativas de sanidad.

Noticias relacionadas

La Hora TV