Rumores

Al estudiar comunicación, entre los temas está la teoría del “rumor” como elemento perturbador de un sistema, dada la psicología humana esta técnica tiene efectos potentes y convincentes, así se quemó en la hoguera a muchos inocentes, así mismo gracias a su inteligencia Galileo salvó la vida con un juego estratégico, que disolvió rumores que habían propagado contra el científico.

El genio del mal, el doctor Goebbels, utilizó este factor poderosamente y convenció a una población relativamente culta de cosas absurdas. Esta forma de manipulación, un tanto a la criolla y facilitada por la rapidez de las redes sociales, está moviendo muchos temas que son rumores, que según funcionen pueden provocar cambios en el estamento político nacional.

Corren rumores de que la ley “solidaria” produjo un fraccionamiento entre los poderes que sostienen a este corroído régimen, ante lo cual hay una eminente posibilidad de abdicación y que habría sucesores a gusto de las fuerzas clientelares y dominantes. Claro, resultaría suave la cosa, en las condiciones de prisión en las que se encuentra la sociedad ecuatoriana.

En fin, todo sigue en un limbo. En la pandemia, hay rumores del origen del mal, como producto de la perversidad de fuerzas que tienen una visión diferente del planeta, médicos que acusan a los principales responsables de la salud en el mundo, incluidos Fauci, asesor de Trump y Ghebreyesus de la OMS; que el virus fue creado, que las muertes no son tantas, porque la idea es introducir el miedo para que todos estemos quietos. Esto es lo que el rumor puede hacer, se habla también de una gran complicidad mediática, aparentemente cierta. El rumor está entre lo incierto y lo posible, en tanto la verdad totalmente velada.

eduardofnaranjoc@gmail.com