Secciones   /   Cultura

La cultura en Quito está en cuidados intensivos

DIC, 27, 2020 | 19:30

Negligencia. En 2018, Quito Turismo habría finiquitado el convenio con Quito Eterno y habría devuelto al Municipio la administración del inmueble donde funciona, sin dar previo aviso de la situación a la Fundación Cultural.

El desalojo de Quito Eterno, las desatinadas declaraciones de un funcionario municipal y la reducción del presupuesto son parte del momento que vive el sector. 

Uno de los últimos sectores en tener ‘luz verde’ para reactivarse fue la cultura. Mientras los centros comerciales, restaurantes e iglesias abrían sus puertas, los teatros, los centros culturales y los cines independientes esperaban que sus protocolos fueran aprobados. 

Quito no es únicamente la capital de los ecuatorianos, es -desde 1978- patrimonio cultural de la humanidad. Sin embargo, parece que el título quedó arraigado a su belleza arquitectónica, pues el estado cultural de la capital se debilita sin un plan de trabajo al que se suma el desconocimiento de los funcionarios públicos y la reducción del presupuesto. 

‘Secretaría de eventos, no de cultura’

En 2009, el Municipio de Quito creó la Secretaría de Cultura, componente que hasta entonces era una dirección anexa a deporte y recreación. 

Sin embargo, describe Mariana Andrade, gestora cultural, la Secretaría “nace mal, nace aprendiendo todos los vicios anteriores”.  Y es que la institución se ha utilizado para realizar proselitismo político. “En el periodo de la Revolución Ciudadana, en el periodo del alcalde (Augusto) Barrera, esa Secretaría del Municipio se convirtió en una caja chica de la Presidencia. Desde ahí se disponían desfiles, discomóviles, grupos artísticos y conciertos”, añade Andrade. 

En el proceso de transición de Barrera al alcalde Mauricio Rodas, hubo una intención de reformar dicha Secretaría. Sin embargo, en este periodo tampoco se logró encaminar la institución hacia su objetivo, que es, según su portal web, “garantizar los derechos culturales (…), donde exista un espacio para todas las expresiones artísticas y culturales a diferentes escalas, así como la recuperación y actualización de la memoria cultural”. 

‘Solo espectáculos’

Dilma Medina, docente de danza contemporánea, señala que la Secretaría de Cultura se ha caracterizado por tener una inequidad presupuestaria que responde a intereses políticos. “Siempre trabaja en función a lo vistoso, por eso se destinaban tantos millones a la Fiesta de las Luces y a promover lo artístico como algo ligado a la gratuidad”. 

Ambas gestoras coinciden en que la Secretaría de Cultura ha fungido como una entidad dedicada a hacer espectáculos: “debería llamarse Secretaría de los conciertos y no de la cultura”, dice Medina. 

Tocando fondo 

“Ahí hay unos cartones bien feos que ganaron $10.000 y sirven para hacer una fogata”, dijo Sebastián Sacoto, director de Creatividad, Memoria y Patrimonio de la Secretaría de Cultura del Municipio de Quito y director encargado del Centro Cultural Metropolitano (CCM), refiriéndose a una obra del artista ecuatoriano Juan Pablo Toral,  según denunció un medio impreso, que tuvo acceso a los audios donde se escucha al funcionario quien, además, dice: “Como director de Creatividad, Memoria y Patrimonio, apunto a lo mismo que cuando comenzamos, quiero destronar el Museo de la Ciudad y eso se logra con un CCM fortalecido”.

El funcionario continúa en el Municipio y se justificó diciendo que su intención era motivar al equipo. En redes sociales los internautas opinaron que esto respondía a la falta de personal capacitado y el desamparo cultural que vive la capital. 

“Esto ya no es de funcionarios con desconocimiento, irresponsables, indolentes y además ignorantes”, dice Andrade, destacando que hoy Quito ha tocado fondo, como consecuencia a los años que lleva sin implementar un plan sostenible de cultura, que vincule a la cultura con el desarrollo socio-económico de la ciudad.

“Lo que sucede ahora es que se ha tocado fondo con funcionarios que se creen inamovibles que han llegado a grados de cinismo que ya ni les importa las críticas del sector ni los medios, en este tiempo que ha sido el más duro del sector cultural en el mundo”, agrega Andrade. 

Alimentar un sector enfermo 

La Secretaría de Cultura, durante Fiestas de Quito, emitió un programa virtual detallando que estas celebraciones debían realizarse para apoyar la activación de los artistas. 

Para Medina el realizar conciertos “es un suero, pero no la cura”. Andrade coincide que estos programas “calman el hambre”, pero considera que esto no reemplaza la falta de políticas emergentes para proteger al sector. 

“El sector cultural no necesita funciones, ni ínfimas cuantías, necesita protección y a partir de la protección, después viene el fomento”, agrega Andrade. 

‘Quito a la cancha’, el proyecto ‘insignia’

Entre los ofrecimientos de campaña de Jorge Yunda, alcalde de Quito, estaba contemplado ‘Quito a la cancha’, cuyo objetivo es intervenir en cerca de 200 ligas barriales en la ciudad.

Al proyecto se lo define como una forma de conseguir “un Quito incluyente, solidario y equitativo que fomenta el desarrollo artístico, cultural y deportivo para todos los habitantes de la ciudad”. 

Para Medina, incluir la palabra cultura en un proyecto deportivo ya habla del desconocimiento del Municipio. “Se destinarán más de $3 millones y eso que ya le redujeron el rubro, mientras que no se tiene claro cuánto tendrá la Secretaría de Cultura, ni qué desglose habrá”. 

Según la aprobación del presupuesto del Municipio para el 2021, la cultura tendrá una reducción presupuestaria de, al menos, el 10%. 

Por su parte, Andrade señala que proyectos como ‘Quito a la cancha’ son programas que generan votantes y adeptos. (AVV)