Julio César Trujillo

MAY, 25, 2019 | - Por Luis Fernando Revelo

El gran poeta alemán Bertolt Brecht solía decir: “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles”. Y el Dr. Julio César Trujillo ha sido el veterano de las grandes batallas de toda la vida. Su última batalla, luchar con las complicaciones derivadas de una hemorragia intracerebral grave que lo llevó a la tumba.

Trujillo fue el jurista sin mácula, sin claudicaciones, el ibarreño de oriundez sanantonense que dio lustre a la Patria, el político rectilíneo que combatió con reciedumbre a los regímenes de facto. Con su conciencia pulcra, con su verbo candente, supo defender los intereses de los trabajadores. Con el recio temple de su varonil patriotismo supo batallar como legislador, como un “verdadero gallo de pelea”, supo saltar a la arena a defender la democracia, la Constitución y las leyes de la República. Como catedrático y Decano, dejó una impronta indeleble en el alcázar de la educación y de la cultura. Los primeros años de su infancia fueron muy difíciles. Para llegar a la escuela, una gran parte del trayecto, solía hacerlo a caballo. El Instituto Rosales, el Sánchez y Cifuentes y la PUCE dan razón de su formación.

Jamás buscó ni ambicionó la gloria y el poder. Jamás buscó la lisonja y el adulo para cubrirse con los laureles del triunfo. Su recia formación había galvanizado su espíritu y le proporcionaron una coraza que le defendió de la calumnia urticante y burda, del innoble zarpazo, del golpe aviezo que seres contumaces le endilgaron en su rostro. Nada le arredró. Nunca mellaron su enhiesta estructura anímica. Ha muerto de pie, como lo hacen los robles.

¡Descansa en paz, estimado amigo!

COMENTA CON EL AUTOR

DIARIO LA HORA

Más Noticias De Opinión

Ibarra, 413 años de fundación

| La hermosa ciudad de Ibarra este 28 de septiembre cumple 413 años de su gloriosa fundación y, desde entonces, se siente un aire que envuelve su ser de historia, optimismo y de fe en un futuro cercano, determinado en el embrujo de su belleza.

El inolvidable Alpargate

| Grata recordación causa a la intimidad ibarreña, rememorar lugares que fueron en el tiempo  referente del turismo, jolgorio, gastronomía y que son carne viva de esa hechura espiritual llamada ibarreñidad.

Otro frente: el ciberespacio nacional

00:15 | | La información paraliza, es atemorizante,  por no decir que entorpece la vida económica, social e íntima de la ciudadanía en su conjunto y de cada ecuatoriano en particular.

De ciertas frases famosas

00:10 | | En su larga historia hacia el ser consciente, el hombre ha ido sacando conclusiones por experiencias que, en determinadas condiciones, pueden servirnos para saber cómo entender situaciones y comportarnos en ellas eficazmente.

Turbia involución

00:05 | | El mundo evoluciona, cambia, se transforma, pero el Ecuador no avanza, o camina con extrema lentitud hacia el futuro.