Ecuador es el segundo país de la región con la entrada más barata para ver a Bad Bunny

El puertorriqueño es uno de los principales nombres en los conciertos internacionales de 2022.

Para un ecuatoriano, el mejor puesto para ver al cantante puertorriqueño representa el 61% del salario mínimo. En el otro extremo, un colombiano debe gastar el 239% del sueldo básico.

En 2022, tras dos años de una paralización casi total, las giras internacionales de conciertos se están reactivando con fuerza en América Latina. Esta es otra arista de la reactivación económica de la mano de la vacunación y la disminución de contagios por COVID-19.

El costo de las entradas, como porcentaje del salario mínimo, puede servir como una forma de comparar el impacto de los altos niveles de inflación en el poder adquisitivo y los costos dentro de las principales economías de la región.

Así, por ejemplo, se puede tomar en cuenta lo que cuesta la entrada más cara en cada país para el concierto del famoso cantante puertorriqueño Bad Bunny. Ese concierto ha provocado sensación y, en países como Ecuador, una demanda tan alta que se ha agotado la boletería en cuestión de horas.

En Costa Rica, con un salario mínimo de $498, el boleto más costoso para ese espectáculo representa el 27% de ese salario; mientras que el más barato llega al 7%.

La segunda economía donde la entrada a Bad Bunny representa un menor porcentaje del salario mínimo es Ecuador. Así, la más cara es equivalente al 61% de los $425 de ingreso básico; y la más barata no supera el 7%.

Durante este año, entre eventos ya realizados y en cartelera, un ecuatoriano debería desembolsar más de $2.000, entre boletos y otros gastos, para ir solo a los 15 más importantes.

En tercer lugar está Perú, donde el ticket de mayor valor para ver al cantante puertorriqueño es igual al 78% de los $233 de salario mínimo; mientras que la butaca más asequible suma un monto equivalente al 20% de ese sueldo básico.

En Chile, por su parte, un ciudadano debe desembolsar el 90% del salario mínimo de $411 mensuales para obtener el mejor sitio para oír y ver cantar a Bad Bunny. El puesto más económico representa el 16% de ese ingreso.

Los dos países donde este concierto es más costoso son Panamá y Colombia. En el primer caso, el boleto con el mayor precio es igual a gastar más del salario mínimo de $365. En concreto, se necesita 106% de ese sueldo básico.

En el segundo caso, un colombiano requiere un gasto del 239% del ingreso mínimo de $244 mensuales para ser parte del evento. La entrada más barata es igual a un gastos del 19% del salario mínimo. (JS)

El Salario Mínimo subirá en 56 regiones de EE.UU.

La lucha por un salario de $12 por hora arrancó en 2012.

En 33 jurisdicciones el Salario Mínimo privado llegará a 15 dólares la hora. La cifra regirá, también, para empresas que trabajan con el Gobierno federal.

WASHINGTON. Los trabajadores de Estados Unidos que cobran el salario mínimo se beneficiarán con un aumento que entrará en vigencia el 1 de enero en 56 ciudades, condados y estados, informó este lunes (20 de diciembre de 2021) el Proyecto de Ley Nacional del Empleo (NELP).

En 33 de esas jurisdicciones el salario mínimo llegará a los 15 dólares por hora o sobrepasará esa marca para algunos o todos los trabajadores.

Así mismo, los trabajadores de empresas que tienen contratos con el gobierno federal firmados después del 30 de enero tendrán garantizado un sueldo mínimo de, al menos, 15 dólares la hora, según anunció el Departamento de Trabajo el mes pasado.

Estos aumentos, recordó NELP, ocurren al aproximarse el décimo aniversario de la primera huelga realizada y el primer sindicato organizado en el sector de los restaurantes de comidas rápidas.

El salario mínimo, se supone, debe ser suficiente como para proveer alimento, vestimenta y vivienda para los trabajadores, y ha permanecido, a nivel federal, en 7,25 dólares desde 2010, una cantidad que ajustada por inflación equivalía a 7,15 dólares el año pasado.

De acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS), los trabajadores pagados por hora con sueldos a nivel del mínimo o por debajo difieren poco entre los mayores grupos raciales o étnicos.

En 2020, según BLS, aproximadamente el 2% de los trabajadores negros cobraban el salario mínimo o menos, en tanto que la proporción era del 1% entre los trabajadores blancos, asiáticos y latinos.

«Desde la primera lucha por los 15 dólares en 2012, el movimiento ha crecido enormemente y se aceleró cuando la pandemia expuso las desigualdades crudas y las condiciones de trabajo peligrosas», dijo Rebecca Dixon, directora ejecutiva de NELP.

«Los trabajadores y trabajadoras mal pagados, especialmente negros y latinos, se han movilizado para exigir sueldos más altos, condiciones de trabajo sanas y empleos con dignidad», agregó. «Frente a un mercado laboral ajustado, los empleados han actuado rápidamente para conservar sus empleados».

Entre todas las categorías laborales, las ocupaciones en servicios han tenido los porcentajes más altos de empleados pagados por hora al nivel de mínimo o menos. Siete de cada 10 trabajadores que en 2020 cobraban el sueldo mínimo o menos, estaban empleados en servicios, principalmente la preparación y servicio de comidas.

«Como ha sido el caso históricamente, la industria con el porcentaje más alto de empleados por hora a nivel del sueldo mínimo o menos, en 2020, estuvo en el esparcimiento y hotelería, casi el 8%», indicó BLS.

«El 60% de todos los trabajadores remunerados con el sueldo mínimo federal, o menos, estaban empleados en este sector, casi totalmente en restaurantes, bares y otros servicios de comidas», agregó. «Para muchos de estos trabajadores, las propinas complementan los salarios recibidos». EFE

TE PUEDE INTERESAR:

Rafael Nadal dio positivo para Covid-19

Los salarios son desalentadores para los jóvenes ecuatorianos

Gabriel Boric superó los pronósticos electorales en Chile

Lasso firma un decreto para créditos al agro y anunciará el alza del salario mínimo

El presidente Guillermo Lasso anuncuiará este lunes aumento al salario básico.

El presidente Guillermo Lasso anunciará en diciembre varias decisiones de carácter económico, entre ellas su intención de incrementar el salario mínimo, la de subsidiar el agro y la de una reducción paulatina del impuesto de salida de capitales.

Así confirmaron a Efe altas fuentes gubernamentales, al asegurar que el anuncio previsto del lunes por parte del presidente consiste en una subida de «25 dólares».

Se trata de una decisión que se inspira en una propuesta electoral del propio presidente de llegar progresivamente a un salario mínimo de 500 dólares hasta 2025, cuando termina su legislatura, y que los sindicatos le recordaron hace dos semanas.

En un mensaje por redes, el presidente ya había adelantando el viernes que daría el lunes «un anuncio importante sobre el tema salarial» y pidió a la ciudadanía estar pendiente porque «será una gran sorpresa para todos los ecuatorianos».

Apoyo al agro

El llamado Salario Básico Unificado (SBU), que sirve de base a todo tipo de efectos laborales, fiscales e incluso la imposición de multas, es de 400 dólares desde 2020. Los dos años anteriores había sido de 386 y 394 dólares.

La otra medida prevista, y que ya ha sido refrendada por un decreto firmado el viernes y divulgado ayer, sábado, es la de ayudar al agro con un paquete de 1.000 millones de dólares en cómodos créditos a 30 años de plazo.

Las fuentes explicaron que «el Gobierno espera empezar a entregar los créditos el 3 de enero».

El decreto declara como «prioridad nacional» la concesión de «créditos de interés social pertenecientes al segmento del microcrédito», y estipula en un 1% el interés al que podrán ser solicitados.

«En la práctica es un subsidio a la agricultura. El Gobierno plantea en cuatro años subsidiar a la agricultura con mil millones. Eso significa unos 250 millones de dólares al año en créditos», agregaron las fuentes al destacar que este proyecto «es posible porque la Ley de Desarrollo Económico entró en vigor por el ministerio de la ley». EFE

Tercer anuncio

El tercer anuncio que se espera del presidente Lasso es una reducción del impuesto a la salida de capitales (ISD), en este momento de 5% y aplicable a la inmensa mayoría de los sectores productivos, con la excepción del transporte aéreo, cancelado hace unos meses.

Para el Ejecutivo se trata de un impuesto que frena la productividad y el ingreso de capitales para la inversión, y que Lasso se había comprometido a revisar durante su campaña.