El petróleo supera los 119 dólares y marca precios máximos desde marzo

Combustibles. El precio del petróleo incide en el costo de las gasolinas en el mundo.

Las sanciones petroleras a Rusia tiene un efecto directo en el precio mundial del petróleo. Conozca los cambios en América y Europa. 

El precio del barril de petróleo West Texas Intermediate (WTI), de referencia para Estados Unidos, se situó en los 119,42 dólares, frente a los 115,07 dólares del cierre del lunes, máximo registrado  desde el pasado 9 de marzo.

Asimismo, el precio del barril de petróleo Brent, de referencia para Europa, subía antes de la apertura de los mercados del Viejo Continente hasta los 124,03 dólares, su mayor coste desde principios del pasado mes de marzo.

Ambos precios se disparan después de que las potencias mundiales acordaron un embargo al petróleo ruso, aunque por ahora dejará fuera de las sanciones el oleoducto que abastece a Hungría.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han acordado dejar por el momento fuera del embargo al petróleo ruso el oleoducto que abastece a Hungría para desbloquear el sexto paquete de sanciones que permitirá poner fin a las importaciones de este combustible por vía marítima desde Rusia, lo que en la práctica supone vetar al menos dos tercios del total del petróleo que llega a la Unión Europea.

El acuerdo apunta un embargo sobre todo el petróleo importado por mar «antes de que acabe el año» y deja para una segunda fase sin calendario preciso el desarrollo del embargo aplicable al ramal sur del oleoducto de Druzhba, que abastece a Hungría, República Checa y Eslovaquia.

Los Estados miembros seguirán negociando los próximos días los detalles para materializar el embargo parcial sobre el petróleo que llega por vía marítima con el objetivo de cerrar esa parte del acuerdo esta semana, según fuentes europeas. (Europa Press)

¿Por qué los bancos de inversión apuestan a que Ecuador crecerá más de 4% del PIB en 2022?

Lasso tiene el reto de transformar las expectativas en realidad para la ciudadanía ecuatoriana.

El mejor manejo fiscal y los altos precios del petróleo ponen al Gobierno de Guillermo Lasso en ventaja para aumentar el gasto en su segundo año, sin desordenar sus cuentas. Se espera un repunte de la inversión pública en el segundo semestre de 2022.

Desde instancias públicas o privadas ecuatorianas, como el Banco Central o el consenso de expertos económicos, el Producto Interno Bruto (PIB) crecerá, en el mejor de los casos, entre 2,8% 2,9% durante 2022. Sin embargo, bancos internacionales de inversión como Barclays y Bank of América apuestan por un desempeño mucho mejor de la economía nacional.

Por un lado, esas instituciones valoran el manejo fiscal durante el primer año de Gobierno de Guillermo Lasso. En sus últimos informes puntualizan que el tema de «ordenar la casa» generó un superávit de $286 millones en lo que va de 2022, lo que representa un gran salto desde el déficit de $510 millones en el mismo período de 2021.

Ese resultado, que es el mejor de los últimos 15 años, tiene dos efectos positivos. En primer lugar, el país se está encaminando en una senda de reducción del peso del la deuda pública. Así, según los bancos de inversión, el porcentaje podría reducirse hasta el 60% del PIB en 2022; y luego volver a caer hasta el 55% del PIB en 2023.

En segundo lugar, el pago de deudas atrasadas y el mayor orden fiscal ha allanado el camino para que el actual Gobierno, en el contexto de la persistente crisis económica y social, pueda gastar más en sectores prioritarios como obra pública y salud, sin complicar excesivamente sus cuentas.

Ese mayor espacio también viene dado por los altos precios del petróleo. De acuerdo con Bank of América, los mercados internacionales perciben  que el Gobierno de Guillermo Lasso ha creado las condiciones para un manejo más eficiente y disciplinado de esos excedentes; al contrario de lo que pasó en siete de los 10 años de Rafael Correa en el poder.

Esa entidad espera un fuerte repunte de la inversión pública durante el segundo semestre de este año, con lo que la economía ecuatoriana crecería al 4,5%.

Asimismo, ambos bancos internacionales consideran que, aunque el actual Gobierno atraviesa problemas políticos persistentes (con la Asamblea y otros actores), el riesgo de una muerte cruzada es bajo; y lo será mucho más si se gastan los excedentes petroleros con inteligencia para apuntalar el crecimiento económico.

El ministro de Economía, Simón Cueva, explicó que cada $1 adicional en la cotización del barril de petróleo, con respecto al precio presupuestado, representan alrededor de $48 millones más de ingresos a lo largo del año. Sin embargo, el funcionario puntualizó que esos ingresos se hacen efectivos con alrededor de 2 meses de retaso, por lo que en este 2022 recién a partir de finales de marzo se comenzó a recibir dinero extra.

Un mejor manejo del nuevo ciclo de altos precios también podría mejorar la calificación crediticia del Ecuador y, al mismo tiempo, volver más atractivo al país para las inversiones internacionales. Esto se debe a que los capitales se mueven a donde se les ofrece estabilidad y se percibe que el Gobierno de turno no va a cambiar las reglas del juego a medio camino porque se quedó corto de recursos para el gasto público.  (JS)