Ofrecen 1.400 nuevos agentes penitenciarios

Soldados custodian el Centro de Privación de Libertad Zonal 8, en Guayaquil, en una fotografía de archivo.

El anuncio se produjo un día después de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidiera a Ecuador recuperar el control de sus cárceles.

QUITO.- Ecuador incorporará el próximo noviembre a 1.400 nuevos agentes penitenciarios para combatir la inseguridad, que el año pasado dejó 316 presos fallecidos en reyertas de bandas vinculadas al narcotráfico, según informó el director general del Servicio Nacional Penitenciario, Pablo Ramírez.

Los agentes recibirán instrucción «del primer centro de formación penitenciaria con ayuda de la academia», donde se capacitarán tanto directores de centros de rehabilitación, como guías de prisiones, precisó el responsable del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI).

El anuncio se produjo el 18 de marzo de 2022, un día después de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidiera al Gobierno ecuatoriano recuperar el control de sus cárceles y prevenir los crímenes, en un informe tras una visita al país en diciembre pasado.

En ese documento, precisamente, el órgano interamericano consideró elemental incrementar el personal de prisiones a cargo de la seguridad y vigilancia de los centros penitenciarios.

Reducir el hacinamiento

Ramírez recordó que uno de los ejes principales en la materia es la profesionalización de guías y directores de prisiones, agregando que entre las primeras acciones adoptadas está la reducción de la población penitenciaria, otro de los requerimientos que anotan los organismos internacionales.

«Estamos en un constante diálogo con los privados de libertad para ir realizando un control de las cárceles y de esta manera contribuir a la rehabilitación», acotó el funcionario. EFE

Amenaza de amotinamiento en la Penitenciaría y un reo muerto

La Policía ingresó a la Penitenciaría este 28 de diciembre de 2021.

Este 28 de diciembre de 2021 termina el estado de excepción en las cárceles, en medio de una amenaza de amotinamiento en la cárcel con más problemas.

Este 28 de diciembre de 2021 vence el estado de excepción en las cárceles del Ecuador. Este mismo día hubo alertas de amotinamiento en la Penitenciaría del Litoral, la cárcel en la que hace dos meses 119 presos fueron asesinados por reos que se tomaron dos pabellones.

El Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Privadas de la Libertad y Adolescentes Infractores (SNAI) informó que la Policía Nacional para “precautelar el orden y la seguridad” de los presos, intervino en los pabellones de mínima y media seguridad. Además, se evacuaron a los visitantes del centro penitenciario, aunque horas después se restablecieron (12:30) las visitas.

Las amenazas de amotinamiento se dieron luego de que hubo una quema de colchones, por parte de reos.

Mientras que en la Cárcel Regional 8 en Guayas hubo una muerte violenta, las autoridades aún no ha detallado los motivos. (AVV)

TE PUEDE INTERESAR:

Quito anuncia festival de monigotes para el 31 de diciembre

Llamadas entre países andinos serán más baratas desde enero

Errores en el certificado de vacunación se pueden denunciar

Gobierno realizará censo de la población penitenciaria

Las cárceles del país han sido foco de preocupación y violencia en los últimos años.

En 2022 se realizará el proceso en los 36 centros de privación de la libertad de todo el país. Un plan piloto se lleva a cabo este 20 y 21 de diciembre de 2021.

El Gobierno anunció que, por primera vez, se realizará en Ecuador un censo a la población penitenciaria. El objetivo de esta medida es obtener información sobre la situación social, demográfica, jurídica y familiar de las personas privadas de libertad (PPL).

El censo permitirá, según las autoridades, implementar acciones para alcanzar los objetivos del Plan Rescate Ecuador, con relación a  la atención de la situación carcelaria.

Este 20 y 21 de diciembre se desarrolla una prueba piloto como fase preparatoria para afinar detalles de lo que será el Censo Penitenciario 2022, el cual se llevará a cabo  en los 36 centros de privación de libertad del país.

Esa prueba piloto será dirigida por la mesa técnica conformada por el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores del Ecuador (SNAI), el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), la Dirección General de Registro Civil, la Dirección Nacional de Investigación Técnico Científica Policial y la Secretaría de Derechos Humanos.

Asimismo, el proceso también servirá para afinar detalles de la aplicación del protocolo de seguridad, medidas de bioseguridad, logística. tiempos de registro de datos en el formulario e intercambio y consolidación de información.

«En cumplimiento a los compromisos del Acuerdo Nacional por la Crisis Penitenciaria, el Gobierno Nacional ha trabajado durante estos meses en el cronograma y planificación de las responsabilidades de cada entidad, así como en la elaboración del formulario, con lo cual se garantizará que los datos obtenidos sean verídicos», aseguró el SNAI en un comunicado oficial.

El Gobierno se ha comprometido a invertir en el mejoramiento del sistema carcelario, donde actualmente no se garantizan ni siquiera los servicios básicos. (JS)

DATO.- Actualmente, según estimaciones de organismos de la sociedad civil, existen más de 38.000 PPLs en Ecuador.

TE PUEDE INTERESAR:

Fiscal Izquierdo, llamado a rendir versión por caso Naomi Arcentales

Aumenta a 12 el número de muertos en accidente de bus en Morona

Los salarios son desalentadores para los jóvenes ecuatorianos

Ni los comisionados de la CIDH entraron a la Penitenciaría

Delegados del organismo interamericano de DD.HH. acudieron a la cárcel regional de Guayas.

Los delegados de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) elaborarán un informe sobre lo ocurrido en las cárceles de Ecuador.

La visita al país de una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Ecuador termina hoy, viernes 3 de diciembre de 2021. La entidad busca construir un informe sobre la crisis carcelaria en el país que ha dejado al menos 322 internos asesinados.

Los delegados estuvieron cerca de cinco horas ayer en el complejo carcelario de Guayaquil. Entraron al centro de rehabilitación regional de Guayas y a la cárcel de mujeres. Sin embargo, por motivos de seguridad, no ingresaron a la Penitenciaría del litoral, en donde se produjo la última masacre, que dejó 63 víctimas.

Policías que acompañaron a la misión de la CIDH indicaron que todavía no existían las “condiciones” para “garantizar la seguridad”. Por eso, aconsejaron que no se ingrese a esta cárcel, la más peligrosa del país.

Stuardo Ralon, relator para personas privadas de libertad de la CIDH, indicó que realizaron un recorrido por los otros dos centros de rehabilitación (Regional y de mujeres) para recopilar información. “Recuerden que hacemos una evaluación técnica y nos interesa conversar con las personas encargadas de la administración. Hicimos un recorrido perimetral y entrevistas con personas privadas de libertad”, señaló.

Otra delegación visitó la cárcel de Cotopaxi y se reunió el jueves con el ex vicepresidente de la República, Jorge Glas, quien cumple dos sentencias por corrupción en ese centro de rehabilitación, en donde también se han registrado matanzas este año.

La Comisión visita Ecuador desde el miércoles 1 de diciembre. Ese día se reunió con el presidente Guillermo Lasso. “Hemos querido establecer una ruta de acompañamiento técnico desde la CIDH al Estado ecuatoriano”, dijo Tania Reneaum Panszi, secretaria ejecutiva de este organismo.

En la misión que visita Ecuador también están Stuardo Ralon, comisionado y relator sobre Derechos de las Personas Privadas de la Libertad; Claudia Pulido, secretaria ejecutiva adjunta para el Monitoreo, Promoción y Cooperación Técnica en Derechos Humanos, y otras cuatro personas con amplia experiencia en visitas penitenciarias. (DP)

TE PUEDE INTERESAR:

Feroz evangelista antivacunas muere de Covid-19

Italiano intentó que lo vacunaran en un brazo ‘falseta’

Sebastián Yunda deberá cumplir prisión preventiva al llegar a Ecuador

Dominio de bandas en cárceles impide negociaciones del Gobierno

DECISIONES. Faltan 12 días para que termine el estado de excepción por emergencia carcelaria.

A lo largo de la historia los ‘tratados de paz’, entre Gobiernos y grupos delictivos, han sido una estrategia para detener la violencia, pero Ecuador no está en la capacidad de hacerlo.

¿Debe el Estado ecuatoriano negociar con grupos delictivos para frenar la violencia en las cárceles? Para los expertos en seguridad, Mario Pazmiño y Daniel Pontón, la verdadera pregunta es: ¿Está el Gobierno de Guillermo Lasso en la capacidad de negociar con bandas narco-criminales?

Antes de tener una respuesta es necesario saber que a lo largo de la historia, los líderes de países en conflictos sociales con altos grados de violencia han optado por acuerdos de paz. El ejemplo más cercano es Colombia.

Resultados de corto plazo

En 2002, el presidente de Colombia Álvaro Uribe inició una negociación abierta y formal con grupos paramilitares. A inicios de 2003 se alcanzó un acuerdo. En 2005, el Congreso colombiano emitió una ley para el acuerdo de paz con sentencias reducidas y no extradición. A cambio, los paramilitares tenían que hacer una confesión plena de sus delitos, entregar sus bienes mal habidos y otras formas de reparación para las víctimas.

Entre 2002 y 2006, el número de homicidios y secuestros descendió 50% y 80%, respectivamente.

Sin embargo, para 2009 las tasas de homicidio volvieron a subir ya que una ‘piedra angular’ del conflicto guerrillero no ha tenido solución: el narcotráfico.

Daniel Pontón,  analista de seguridad y catedrático, dice que las condiciones no son similares, pues cuando hubo estas negociaciones los grupos guerrilleros estaban debilitados. En las cárceles de Ecuador, las bandas delictivas, tienen cada vez más poder.

“En el momento actual (cárceles de Ecuador) los que pondrían las condiciones son los PPL (personas privadas de la libertad) y no el Estado”, dice.

Negociar “la paz” en estos momentos avivaría el ego de los delincuentes y les haría creer que si se vuelven suficientemente violentos pueden recibir un trato de privilegio estatal.

Desorden entre fuerzas del orden

Mientras no se arreglen las disputas entre instituciones, las matanzas continuarán.

El presidente, Guillermo Lasso, ha señalado que la Corte Constitucional no permite que actúen los militares dentro de cárceles. La Comandante General de la Policía, Tannya Varela, ha criticado a los jueces y “se nota que hay una desconexión entre Policía, Fuerzas Armadas y el SNAI (Servicio de Atención Integral para Personas Privadas de la Libertad)”, destaca Pontón.

Solo así se puede poner en marcha un proyecto de reestructuración del sistema penitenciario. Y solo así se podría dar paso a procesos de negociación en los que el Estado cede espacios a los presos para la administración de la vida penitenciaria. “Pero aquí no se ha cedido solo el espacio sino el control económico, administrativo. Hay una renuncia del Estado a la capacidad de tener el control de las cárceles (…) por qué hay presos con tantos privilegios, ¿cómo así tienen ellos el control de la cárceles?  Y el Estado no se inmuta”, cuestiona Pontón.

Estado con poca capacidad operativa

Cerca de siete horas pasaron antes de que la Policía Nacional intervenga en la penitenciaría del Litoral, donde 62 personas murieron, entre el 12 y 13 de noviembre de 2021. La Comandante General de la Policía dijo que los presos usaban armas de todo tipo y que la institución, por falta de contingente, decidió no entrar para evitar que pase “algo peor”.

Mario Pazmiño, exjefe de inteligencia de las Fuerzas Armadas, indica que este mensaje es erróneo. “Porque la institución militar y policial no espera a que las condiciones sean favorables para poder actuar. La Fuerza Pública actúa en cualquier tipo de condiciones y bajo condiciones adversas, si no es así estamos perdidos”.

Pontón agrega que no hay falta de armamento, sino de capacidad operativa.

 ¿Cómo retomar el control?

Pazmiño indica que una solución es que la Policía Nacional se haga cargo de las cárceles por, al menos, dos años. Tiempo en el que el Estado debe preparar guías penitenciarios y aumentarlos.

Para él, si se mantiene la prohibición de ingreso de militares, la agitación en cárceles va a escalar. Pontón concuerda y dice que llegará un punto en el que, ni los líderes de pabellones podrán hacer algo. El sistema carcelario –advierte– se está encaminando hacia un modelo de anarquía y de instalar una necropolítica en el que se mata sin razón alguna, ni por control, ni por espacio, ni por guerras de bandas.

Para esto es urgente que se reduzca el hacinamiento (bordea el 38%), que haya condiciones de vida dignas, separación de pabellones y procesos ágiles de sentencia. (AVV)

Masacres 2021

Cárceles Ecuador

23 de febrero de 2021

  • Cárcel de Turi: 34 muertos
  • Regional del Guayas: 31
  • Cárcel de Cotopaxi: ocho
  • Penitenciaría del Litoral: seis

Total: 79 muertos

21 de julio de 2021

  • Cárcel de Cotopaxi: 8 muertos
  • Penitenciaría del Litoral: 19

Total: 27 muertos

 28 de septiembre de 2021

 Penitenciaría del Litoral: 118 muertos

 12 y 13 de noviembre de 2021

Penitenciaría del Litoral: 62 muertos

Fuente: SNAI

El presidente Guillermo Lasso no ha mencionado negociaciones con presos, pero sí un proceso de diálogo.

“El problema de los tratados de paz es que siempre va a estar en juego, en entredicho, el tema de la impunidad. Yo creo que las matanzas en las cárceles no deben quedar impunes”, Daniel Pontón, catedrático y analista de seguridad.

“El Estado no puede negociar en una posición de debilidad. Debe entrar a negociar con las megabandas siempre y cuando tome el control de las cárceles. Ahí puede establecer ciertos tipos de condiciones”, Mario Pazmiño, exdirector de inteligencia de las Fuerzas Armadas.

“Los procesos de pacificación negociada con grupos criminales son moral  y políticamente muy complicados”, Alejandro Hope, analista en seguridad mexicano.

Cuerpos quemados y mutilados dificultan identificar a reos

Hay familias sin información sobre la situación de sus presos y más de 20 cuerpos sin identificar.

De los 61 muertos que dejó la matanza en la Penitenciaría, según un nuevo balance, 41 fueron identificados. Familias llevan tres días clamando por información.

“Seguimos trabajando desde la Unidad de Criminalística; hasta el momento se han reconocido a 41 personas privadas de la libertad fallecidas (en la ‘Penitenciaría del Litoral‘) y se han entregado 15 cuerpos a sus familiares”, indicó la Secretaría de Derechos Humanos de Ecuador en su cuenta de Twitter.

En total, la última matanza carcelaria (12 y 13 de noviembre de 2021) dejó un saldo de 61 presos muertos, según el último recuento (antes se hablaba de 68). Pero reconocer los cadáveres es complicado debido a que «el estado de los cuerpos es variado», dijo el coronel Marco Ortiz, director nacional de investigación técnico científica de la Policía Nacional.  Hubo muertos que fueron quemados y mutilados en medio de los enfrentamientos, por lo que solo han podido tomar huellas dactilares de 45 de los cuerpos recuperados.

Para el resto de cadáveres se debe realizar una identificación antropológica y «de ser necesaria una identificación genética. Obviamente eso lleva más tiempo”, detalló Ortiz. Esto ha hecho que de la matanza del 28 de septiembre de 2021 haya cuerpos pendientes por identificar; al menos cinco de los 119 reos que fallecieron en la misma cárcel. (AVV)

TE PUEDE INTERESAR:

¿Quién es el responsable de la última matanza carcelaria?

Judicatura improvisa jueces

La movilidad eléctrica no ‘despega’ en Ecuador

Pazmiño: “Esto se va a extender hacia el resto de cárceles”

Los militares solo pueden permanecer en los exteriores de las cárceles, adonde son el primer filtro de seguridad. Mientras dure el estado de excepción.

Pazmiño, experto en seguridad afirma que las matanzas no solo se limitarán a la Penitenciaría del Litoral.

QUEVEDO • Tras la muerte de seis personas en Quevedo, el pasado 12 de agosto, se dejó al descubierto la vulnerabilidad del Complejo Penitenciario de Los Ríos #2, el cual no cuenta con las condiciones mínimas ni máximas de seguridad.

Pues en ese entonces el director del director del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI), Fausto Cobo, habló del hacinamiento que era de unos 400 presos. Además de la falta de tecnología y de las condiciones humanas e higiénicas existentes.

Ahora que ya han pasado tres meses de este hecho violento, la situación no ha cambiado, según dio a conocer la nueva directora del centro carcelario, Erika Lalangui, quien lleva un mes en el cargo.

Ella indicó que están a la espera de los recursos, para poder reponer las cámaras de seguridad que se vieron afectadas en un conato de amotinamiento.

Detalles

En cuanto a novedades de que se puedan presentar, como posibles altercados al interior de la cárcel, debido a la matanza que se produjo en la Penitenciaria del Litoral, la funcionaria dijo que los internos le han manifestado que quieren paz y tranquilidad, que de parte de ellos no se va a suscitar nada.

“Hay poco personal del SNAI, y gracias a Dios no se ha reportado ningún tipo de situación que altere el orden”, agregó Lalangui, quien además que las visitas se mantendrán con normalidad.

Por su parte, Luis Martínez, comandante de la Brigada de Fuerzas Especiales #9 Patria, informó que, el estado de excepción les indica que refuercen el trabajo de la Policía, en Los Ríos, y que además del personal del Grupo Fuerza Especiales #26 Cenepa, también se encuentra la Unidad Especial de Comandos, quiénes estarían trabajando en esta provincia.

Aunque el uniformado dejó claro que desde que comenzó el estado de excepción, el trabajo que ellos desarrollan es estrictamente en los exteriores de las cárceles, tanto de Babaho

yo y Quevedo, ya que no pueden ingresar a los centros carcelarios debido a un dictamen de la Corte Constitucional del Ecuador.

Estratégica ubicación hace de Los Ríos un territorio para bandas delictivas

¿Qué debería de hacerse en los centros carcelarios?

Según el experto en seguridad, Mario Pazmiño, cree que el Estado recién se está dando cuenta que, controlar los centros carcelarios es un problema que se le salió de las manos tiempo atrás, y se debe a que existe mucha improvisación y una falta de asesoramiento adecuado por parte
del Gobierno Central.

Además, considera que existen tres potenciadores que están generando esta nueva dinámica delictiva en las cárceles, como lo son los carteles internacionales que están directa e indirectamente vinculados a la acción delictiva, dentro de los centros de rehabilitación.

“La proliferación de las megas bandas que estarían ahí desde hace mucho tiempo, a diferencia de otras, y que se han tomado la mayoría de pabellones, con el propósito de generar un control de ‘santuarios territoriales’ y los altísimos niveles de corrupción que existe en los centros, empeoran todo“, expresó Pazmiño.

Pazmiño afirmó que es importante que la fuerza pública tome el control de los centros carcelarios, ya que la situación es crítica. Además, que el Presidente presione a la Corte Constitucional, para que pueda autorizar o dar el aval legal, para que puedan ingresar las Fuerza Armadas y la Policía a restablecer el orden en los centros carcelarios. (DLH)

680 PPL alberga la cárcel de Quevedo, de las cuales 50 son mujeres.
400 MILITARES se encuentran ejerciendo controles junto a la Policía en Los Ríos.

“La metástasis de estos centros carcelarios, de inseguridad y de violencia que existe en el país no se van a quedar en la Penitenciaría del Litoral. Esto se va a extender hacia el resto de centros carcelarios, donde van a darse más actos de violencia”.

MARIO PAZMIÑO

Experto en seguridad

Internos se enfrentan en la Penitenciaría por 14 horas

Exteriores de la ‘Penitenciaría del Litoral’, durante los enfrentamientos del 9 y 10 de noviembre.

Nuevos enfrentamientos entre reos ocurren desde las 17:00 del viernes. Desde las 00:00 de hoy, grupos de la Policía intentan calmar la situación.

Nuevos enfrentamientos entre internos del Centro de Privación de Libertad Guayas N.- 1, más conocido como ‘Penitenciaría del Litoral‘, ocurren desde aproximadamente las 17:00 del viernes 12 de noviembre de 2021. A esa hora, vecinos del reclusorio alertaron sobre detonaciones en el interior del lugar.

Desde entonces no existe información oficial sobre lo que ocurre dentro de esa cárcel. Sin embargo, a través de redes sociales y por información de personas privadas de la libertad (PPL) se supo que internos de varios pabellones intentaban ingresar al N.-2.

Hasta el momento (07:00 del 13 de noviembre) se desconoce con certeza el número de muertos o heridos a causa de los nuevos enfrentamientos.

Al cabo de siete horas del inicio de los hechos, alrededor de las 00:00 de hoy, la Policía Nacional anunció el ingreso de elementos de grupos especiales de la entidad para tratar de acabar los enfrentamientos y calmar la situación en el interior de la cárcel.

LEA: Gobierno crea una comisión, otro parche a la crisis carcelaria

Hasta ahora, lo único que se conoce del interior de la ‘Peni‘ son las informaciones que hacen circular los propios reos a través de celulares (elementos prohibidos dentro de las cárceles). En redes sociales, algunos reos han enviado mensajes de despedida a sus seres queridos, por temor a su muerte. A su vez, los familiares piden que las Fuerzas Armadas ingresen al lugar para retomar el control del sitio; sin embargo, esto está prohibido por dictamen de la Corte Constitucional emitido en octubre de este año.

Así mismo, circulan en redes imágenes subidas por vecinos de la ‘Penitenciaría‘ en donde se aprecian proyectiles en el interior de sus viviendas, producto de los enfrentamientos ocurridos en el interior del reclusorio.

LEA: Pacto mafioso, artículo de Paco Moncayo

La mañana del viernes (12 de noviembre), las autoridades anunciaron la detención de tres privados de la libertad de la ‘Penitenciaría‘, quienes intentaban ingresar armas al lugar. Producto del operativo, se decomisaron 27 bultos con municiones y explosivos, cinco pistolas y dos fusiles. A pesar de esto, pocas horas después se iniciaron los enfrentamientos.

El 28 de septiembre pasado, en la ‘Penitenciaría del Litoral‘ ocurrió la mayor masacre carcelaria del país, hasta ahora, que se saldó con la muerte de 119 internos. En el sitio, las bandas delincuenciales mantienen el control real. (LAG)

Tres presos fallecidos y un guía herido en la penitenciaría de Guayas

El agente de seguridad penitenciaria Emerson Q., fue herido en la penitenciaría de Guayas, el 1 de noviembre de 2021.

Los disparos iniciaron la mañana del 1 de noviembre de 2021 y terminaron a las 21:00. La Policía realizó requisas donde, como ya es común, se hallaron armas y drogas. 

Como si el estado de excepción no existiera, en la penitenciaría del Guayas, el 1 de noviembre de 2021, hubo disparos en la mañana, a las 17:30 y a las 21:00. Como saldo, tres presos muertos y un guía penitenciario herido.

Según el Servicio Nacional e Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI) hubo un cruce de balas entre los pabellones dos y tres.

 

Operativo

Tras establecerse el orden, la Policía Nacional, las Fuerzas Armadas y personal del SNAI hicieron una requisa donde decomisaron: 16 armas blancas, 9 teléfonos celulares, 2 pistolas, 102 municiones, 3 alimentadoras, 1 ventilador y 3 reguladores de voltaje.

Además, el Grupo de Intervención y Rescate (GIR) de la Policía encontró un artefacto explosivo en la parte exterior del Pabellón 3 de la Penitenciaría.

DATO: El 31 de octubre de 2021 también se 
reportaron disparos en la penitenciaría.