Petróleo ecuatoriano se vende mejor y recibe ofertas por encima del precio de mercado

El gerente de Petroecuador busca transparentar los procesos de comercio internacional.

Se espera recibir más de $1.100 millones por la venta de más de 11 millones de barriles de crudo Napo y Oriente.

Este martes 19 de abril 202, Petroecuador realizó la apertura de sobres para la adjudicación de contratos de mediano plazo de venta de crudos Oriente y Napo. Este es el primer concurso de este tipo que se realiza durante el Gobierno de Guillermo Lasso.

El Gerente General de Petroecuador, Ítalo Cedeño, indicó “que estas licitaciones públicas permiten que participen un mayor número de empresas y que los ingresos para el país sean mayores por el valor que se le da a nuestro crudo«.

Con esta venta se espera obtener unos $1.100 millones de ingresos, más $9 millones solamente por concepto de premio.

«El país necesita recursos de la industria petrolera para invertir en otras áreas como educación, salud y seguridad”, destacó el Gerente General.

Durante 2021, el crudo ecuatoriano llegó a venderse con castigos de más de $6, es decir, con un precio menor al WTI, que es el petróleo de referencia para Ecuador.

Esta situación, entre otros temas, se debía a que los manejos poco transparentes de los contratos petroleros durante los últimos 14 años habían provocado que los contratos a largo plazo se firmarán en condiciones poco favorables para el país.

A través de un comunicado, la presidencia de la República aseguró que «el Gobierno del Encuentro continúa rompiendo cadenas de corrupción y ahora lo hace en la comercialización del petróleo. Este 19 de abril se adjudicó la venta de crudos Oriente y Napo a mediano plazo a empresas refinadoras y no a intermediarias, a través de un concurso público y transparente»

Para alcanzar este objetivo, las autoridades aseguraron que se han implementado estrategias para incentivar la participación de empresas refinadoras y así concretar una venta directa de petróleo, evitando la intermediación.

Los negocios oscuros con intermediarias, disfrazados como operaciones directas con empresas públicas de otros países, fueron la base de los casi $5.000 millones de perjuicio para el Estado a través de las llamadas preventas petroleras con China.

Esos negocios se fraguaron durante el Gobierno del ex presidente Rafael Correa. Uno de los principales gestores fue el empresario ecuatoriano Enrique Cadena Marín; además de una veintena de ex funcionarios públicos en todos los niveles.

Adjudicación de crudo Oriente

En el caso del crudo Oriente, el concurso que se lanzó este 19 de abril de 2022 incluye la adjudicación de 22 cargamentos con 360.000 barriles. Las entregas serían de dos cargamentos mensuales durante 11 meses, por total de 7´920.000 barriles.

A este concurso se invitó a 47 empresas, calificadas en el Registro de Proveedores de la Gerencia de Comercio Internacional de la estatal petrolera. La ganadora fue la empresa MarathonPetroleum Supply LLC., que ofreció un premio de +$0,75 por barril. Esta empresa es la mayor refinadora de petróleo de Estados Unidos y posee una capacidad instalada para procesar tres millones de barriles de crudo por día.

Adjudicación de crudo Napo

En crudo Napo, la exportación será en 11 cargamentos de 360.000 barriles, a razón de un cargamento por mes durante 11 meses. El total vendido es de 3´960.000 barriles. Se invitaron a 49 empresas calificadas en el Registro de Proveedores de la Gerencia de Comercio Internacional de la estatal petrolera.

La venta se adjudicó a la empresa Petroperú, que está próxima a inaugurar la nueva refinería de Talara, obteniéndose por primera vez un premio en un concurso de crudo Napo, que alcanzó +$0,72 por barril, y que reduce la brecha existente entre el valor de los dos crudos ecuatorianos.

Publicación de diferenciales de crudos ecuatorianos en Argus

Cabe señalar que después de 8 años sin publicaciones, el servicio informativo especializado ARGUS, a partir del 18 de abril, restableció la publicación diaria de los diferenciales de los crudos ecuatorianos Oriente y Napo, debido a los resultados exitosos en las ventas spot obtenidos por la empresa pública en los últimos meses.

Estas cifras estarán disponibles en los informativos “Argus Americas Crude” y “Argus Crude” y se estimarán en función de los resultados de los concursos programados por la estatal en los próximos meses en el mercado spot. Este hito, según las autoridades nacionales, representa que nuevamente  información petrolera ecuatoriana se vuelve confiable para los compradores.

Lasso: «Excedente petrolero no cubre todos los gastos estatales»

Lasso intentó explicar este martes la realidad de la distribución de ingresos petroleros.

Si la cotización es de $100, lo que realmente recibe el Ecuador es $90 por barril. Los ingresos extraordinarios no serán mayores a $1.500 millones durante 2022.

Durante su programa semanal de radio ‘Encontrémonos por la ciudadanía’, el presidente de la República, Guillermo Lasso, explicó que el crudo Oriente ecuatoriano se está cotizando a $10 menos por barril, en comparación al WTI, referente internacional del petróleo que produce el país.

En otras palabras, si el costo internacional está en $100, lo que realmente se recibe como ingreso son $90 por barril.

En los últimos días, desde el pasado 11 de marzo de 2022, el precio del WTI ha caído desde $109,33 a $96,20. Esto significa que el crudo ecuatoriano se está pagando a $86 por barril.

El primer mandatario puntualizó que las altas cotizaciones y los ingresos adicionales son un fenómeno transitorio, pero sobre todo no pueden ser considerados como dinero de bolsillo del Gobierno de turno.

«Esos ingresos hay que repartirlos con los Gobiernos Autónomos Descentralizados, con la Amazonía para cumplir con la Ley Amazónica y solo después queda una cantidad de recursos para el Gobierno Central», dijo.

Lasso estimó que si el crudo Oriente ecuatoriano se cotiza a un promedio de $90 durante 2022, los ingresos adicionales no serán mayores a $1.500 millones.

De ese total, se deben descontar $350 millones por las pérdidas causadas por la rotura, durante finales de 2021, de los dos principales oleoductos que tiene el país: OCP y SOTE.

IESS y carreteras serán las prioridades de gasto

El presidente Lasso recalcó que una de las prioridades de gasto con los ingresos extraordinarios del petróleo será el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). En concreto, se buscará ir reduciendo la deuda con esa institución, la cual ya supera los $9.000 millones.  El grueso de esas obligaciones pendientes, que no fueron cubiertas por los dos anteriores Gobiernos, están en el fondo de salud.

Otra prioridad será la recuperación de carreteras dañadas por el invierno. «Tenemos un plan de inversión en casi la mayoría de provincias del país por cerca de $550 millones. Por ejemplo, desde el próximo lunes está previsto comenzar las reparaciones en la carretera Santa Elena- Ruta del Spondylus, que limita con la provincia de Manabí. También se intervendrá una corto tramo de Libertad- Ballenita», puntualizó el primer mandatario.

Entre otras rutas que se intervendrán de manera inmediata están tramos de la carretera Santa Elena- Salinas y Latacunga-La Maná.

Decisiones de la Asamblea pueden llevar a más de $7.000 millones el déficit fiscal

Antes de sumar gastos imprevistos, el Gobierno ya proyectaba un déficit fiscal (más gastos e ingresos) de alrededor de $2.300 millones (2,3% del PIB) hasta finales de 2022.

Ese déficit aumentaría, según Lasso, en $4.000 millones como resultado del aumento salarial para el magisterio aprobado por la Asamblea.

A esos $4.000 millones se podría sumar $1.000 millones más si se concretan las intenciones de derogar la reforma tributaria.

Así, las decisiones del legislativo tiene el potencial de crear un escenario en donde el déficit fiscal se dispare a más del 7% del PIB o más de $7.000 millones. Ese monto tendría que cubrirse con más deuda.

El primer mandatario aseguró que ese escenario no se puede permitir y desde el Gobierno se tomarán todas las medidas necesarias para evitar que se produzca un caos fiscal que beneficiaría a ciertos sectores de la oposición. (JS)

 

EE.UU. descarta, por ahora, importar crudo de Venezuela

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, aseguró que la posibilidad es remota.

La posibilidad de que Washington relaje sanciones a Maduro para proveer más petróleo al mercado generó críticas en políticos republicanos y demócratas.

WASHINGTON. Estados Unidos aseguró este 14 de marzo de 2022 que «por ahora» no está manteniendo contactos ni poniendo en marcha ningún plan para importar petróleo de Venezuela, y confirmó que habló con Colombia para que aumente su suministro de crudo a nivel global.

«No es algo sobre lo que estemos conversando de forma activa por ahora», dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en su rueda de prensa diaria.

Psaki respondió así a la pregunta de si está descartada la posibilidad de que Estados Unidos relaje sus sanciones petroleras a Venezuela para poder importar más crudo de ese país, una idea que la Casa Blanca se había planteado para estabilizar los precios del petróleo.

Esa posibilidad despertó críticas de varios legisladores de ambos partidos en Estados Unidos y también inquietud de aliados de Washington como el presidente de Colombia, Iván Duque.

Después de reunirse el pasado jueves con el presidente estadounidense, Joe Biden, Duque reveló que le había ofrecido a Biden el suministro de más petróleo colombiano para estabilizar los precios de la energía, como alternativa al crudo venezolano.

Preguntada al respecto, Psaki confirmó este lunes que Biden habló de ese tema con Duque en el contexto de la «seguridad energética global» tras la invasión rusa de Ucrania, pero aseguró no tener más detalles sobre ninguna decisión al respecto.

«Seguimos hablando con una serie de productores sobre la importancia de mantener el suministro global. Esto no se trata solo del suministro en Estados Unidos, sino de asegurar el suministro al mercado global, y apreciamos nuestra relación con Colombia», afirmó la portavoz.

En cuanto a los rumores de que el Gobierno estadounidense ha barajado la posibilidad de conceder al gigante petrolero Chevron una licencia especial para importar petróleo de Venezuela, Psaki insistió en que «por ahora» esa compra de crudo venezolano no está bajo consideración.

El pasado 5 de marzo, una delegación de alto nivel de EE.UU. visitó la capital venezolana y se reunió con el presidente Nicolás Maduro, en el que según la Casa Blanca fue el viaje de mayor rango a Caracas en más de dos décadas.

La visita se produjo en los estertores de la invasión a Ucrania por parte de Rusia, un importante aliado de Venezuela, y entre rumores de que Biden estudiaba levantar parte de las sanciones al sector petrolero venezolano para contener los precios de la energía.

La Casa Blanca no ha negado que tratara ese tema durante la reunión con Maduro, pero ha rebajado las expectativas sobre esa posibilidad después de recibir críticas de varias figuras influyentes en el Congreso estadounidense, incluido el senador demócrata Bob Menéndez.

Un alto funcionario estadounidense, que pidió el anonimato, describió la semana pasada la visita a Caracas como un encuentro puntual, al asegurar que ahora mismo «no hay conversaciones con el régimen» de Maduro.

Estados Unidos ha insistido en que el tema principal del que habló con Maduro fue la situación de los 10 estadounidenses presos en Venezuela, de los que dos fueron liberados poco después de la visita. EFE

Un crudo a más $120 es insostenible para Ecuador y el mundo

El inminente anuncio de nuevas sanciones a Rusia disparó el precio del barril a más de $128.

Los mayores costos de producción y precios empobrecen a empresas y ciudadanos. Sin crecimiento ni empleo, no compensa tener más ingresos fiscales.

El crudo y sus derivados no solo se utilizan en el transporte, sino que forman parte de  procesos productivos tan disímiles como las plantaciones de arroz o la construcción.

El anuncio de Estados Unidos sobre la prohibición de importación de gas, combustibles y petróleo rusos ha provocado que el barril de WTI, referente ecuatoriano, se cotice a más de $129 durante la jornada de este 8 de marzo de 2022

Si se mantienen esos niveles, se dispararán aun más los costos de los abonos y fertilizantes; así como del aluminio, los plásticos y la electricidad, entre muchos otros productos y materias primas.

El resultado es que se encarece la fabricación de vehículos, nuevas viviendas y la mayoría de los productos agroalimenticios.

Ante eso, el sueldo de los ciudadanos perderá valor debido a que se necesita más dinero para comprar la misma cantidad de bienes y servicios que se consumían hace solo unos pocos meses.

Entre más dure esta situación de altas cotizaciones del crudo, más daño se produce al bolsillo de la personas y a la capacidad de producción e inversión de las empresas.

Menos ganancias o precios más altos

Según el economista español Juan Ramón Rallo, si los costos de producción se disparan, solo existen dos opciones reales para las empresas.

Por un lado, transferir a los clientes, vía precios más altos, esos costos en aumento. Sin embargo, esta opción depende de si los consumidores están dispuestos, o pueden permitirse, pagar para mayores precios.

En el caso de Ecuador, con bajos niveles de ingreso, donde el 90% de las familias no ganan más de $750 mensuales, el espacio para ajustar tiene un límite antes de que se reduzca de manera apreciable la demanda y los ingresos de la empresa.

La otra opción es asumir los mayores costos de producción a través de reducir su margen de ganancia. Es decir, ganar menos por cada unidad producida y luego vendida.

Antes del impacto de la guerra entre Rusia y Ucrania, los desajustes como consecuencia de la pandemia ya habían provocado un encarecimiento de las materias primas y los insumos a escala mundial. En ese escenario, la industria alimenticia ecuatoriana ya castigó parte de sus márgenes para no subir precios al consumidor.

En este escenario, en un primer momento el que se empobrece es la empresa. Menores márgenes significan menor inversión y menor empleo.

Pero el impacto, en una segunda instancia va más allá. Los proveedores de la empresa reciben menos pedidos y ganan menos. Además, una parte de los trabajadores se quedan sin sustento, y otra parte incluso puede ver mermado sus sueldos, bonificaciones y beneficios de ley.

En Ecuador, desde 2015, los combustibles y derivados de crudo que se utilizan para actividades industriales y comerciales ya no tiene ningún tipo de subsidios. En otras palabras, hace más de 6 años que los sectores productivos asumen los costos internacionales del petróleo en sus procesos.

Esto significa que, entre más caro esté el crudo, más recursos se necesitarán para producir lo mismo.

En suma, una economía con altos índices de inflación, de la mano de los crecientes precios del petróleo, es insostenible y genera menos crecimiento.

Instituciones como la ONU o el Fondo Monetario Internacional (FMI) han explicado, durante los últimos días, que se prevé una recuperación más lenta de la economía. Para Ecuador, eso significa crecer a la mitad o menos del 3% proyectado para 2022.

¿Qué precio del petróleo es adecuado para el desarrollo económico?

Según análisis de bancas de inversión y organismos multilaterales, un precio de entre $60 y $70 por barril es adecuado para que la economía funcione sin distorsiones y haya suficiente dinero para invertir en más producción.

Si la cotización del petróleo se aleja de esos niveles, y con más razón con los actuales más de $128 por barril, el encarecimiento de los insumos y materias primas y el empobrecimiento de empresas y ciudadanos, no se compensa a mediano y largo plazo con mayores ingresos fiscales para los países petroleros.

En el otro extremo, también un precio del crudo menor a $30 es malo para la economía porque reduce los incentivos para la producción de hidrocarburos, de los cuales todavía depende el mayor porcentaje de la energía que consume el mundo. (JS)

TE PUEDE INTERESAR:

Presidente Lasso ratifica que vetará reglamento de aborto por violación

Contralor, un cargo perseguido por denuncias y juicios

¿El pan popular puede subir hasta $0,25?

¿Por qué la situación actual no se parece al boom petrolero de la época correísta?

Actualmente, el precio del crudo sube, pero existen más gastos y deudas que hace 14 años.

El boom petrolero le llegó a Correa con excedentes de más de $4.600 millones. Lasso heredó déficit de más de $250 millones al mes y deuda del 60% del PIB.

Este 7 de marzo de 2022, el precio del barril de crudo WIT, que es el de referencia para Ecuador, se está cotizando por encima de los $116.

La principal razón de esta nueva escalada es que la Unión Europea ha anunciado que emitirá un nuevo paquete de sanciones contra Rusia. Esas sanciones incluirían medidas concretas para comenzar a reducir la dependencia europea del gas ruso.

Muchas voces se han levantado en el país, sobre todo desde el 28 de febrero de 2022 cuando el petróleo se comenzó a cotizar a más de $100, exigiendo al Gobierno de Guillermo Lasso que gaste como en el segundo boom petrolero durante el Gobierno de Rafael Correa.

Freddy García, director de Estudios Económicos y Estadísticos de la firma Inteligencia Empresarial, aseguró que esos reclamos «no solo están alimentados por una especie de psicosis petrolera sino también por una amnesia fiscal».

A continuación se detalla por qué la situación actual es completamente diferente entre la realidad de Ecuador en 2022 y en 2008:

1.- Correa, antes de que los precios del petróleo se dispararan, heredó una situación fiscal con superávit de más de 2% del PIB (más ingresos que gastos) y una deuda pública que no superaba el 30%.

2.- Lasso heredó un déficit fiscal de casi -8% del PIB en 2020; y de -3% en 2021. Además, se necesitan pagos de más de $6.000 millones anuales para pagar una deuda que sobrepasa el 60% del PIB.

3.- El Gobierno actual al Gobierno le faltan entre $250 millones y $400 millones mensuales para cubrir todos los gastos y obligaciones, por lo que tiene que seguir endeudándose. Correa tenía bajos pagos de deuda e incluso recibió millonarios ahorros. El expresidente de la República, Alfredo Palacios, en una entrevista a El Universo, aseguró que heredó a Correa, en primer lugar, más de $2.000 millones por excedentes petroleros. Además, $2.600 millones en ahorros adicionales en dos fideicomisos para destinar gastos en obras públicas, salud, educación, entre otros.

Esa cantidad de recursos, según Palacios, permitió que Correa gobernara al inicio de su mandato mediante decretos de emergencia y gastara sin ningún tipo de control ni contrapeso.

A todo ese escenario favorable de base que tuvo Correa, se suma que desde 2009, y apalancado en los buenos precios del petróleo, se comenzó a endeudar en forma masiva con China. Esa deuda le permitió gastar sin consecuencias durante algunos años, pero cuando comenzaron a vencerse los plazos de pago estalló la crisis fiscal.

4.- El gobierno actual lleva menos de un mes con un precio internacional del barril de petróleo superior a $90. El gobierno de Correa vivió una bonanza de más de 996 días con un precio promedio superior a los $94 por barril. Según estimaciones, actualmente se necesitaría un precio de entre $108 y $118 durante por lo menos dos años para que se replique la realidad de la segunda bonanza petrolera.

5.- Si se promedia el precio del petróleo desde el 1 de enero de 2022 hasta la fecha, el valor llega a $90,5. A diferencia de la bonanza pasada, hoy la industria del fracking permite que, al llegar a un precio lo suficientemente alto, un montón de reservas petroleras en Estados Unidos puedan ser explotadas rápidamente, presionando a la baja el precio internacional del crudo. Eso quiere decir que las altas cotizaciones no pueden durar tanto tiempo como antes.

6.- En las actuales circunstancias, el Gobierno de Lasso debe utilizar con inteligencia las buenas cotizaciones del crudo. Por un lado, reducir las necesidades de endeudamiento que para este año se presupuestaron en $7.000 millones. Por otro lado, apartar una parte de los excedentes para ayudar a tres sectores: exportadores (golpeados por la guerra), salud y educación.

7.- Los altos precios de petróleo tiene una cara B donde se disparan los costos por subsidios e importación de combustibles. El gasto adicional podría llegar a $2.000 millones en 2022. Además, gasolinas liberalizadas desde diciembre de 2018 como la súper ya se cotizan a más de $5 por galón en Estados Unidos, y en Ecuador podrían superar los $4 durante el próximo 12 de marzo de 2022. (JS)

TE PUEDE INTERESAR:

La desnutrición infantil crónica en Quito supera el promedio nacional

Solo el 25% de las ecuatorianas tiene acceso a plan de jubilación

El consumo de tabaco agrava los cuadros de covid

¿Desaparecerá la gasolina súper del mercado ecuatoriano?

En Ecuador se consumen 8,6 millones de galones de súper al año.

Solo el 4% de los consumidores ecuatorianos compran ese combustible. Cada vez es más caro llenar el tanque en medio de la subida internacional del petróleo.

En 2011, la gasolina súper representaba el 13,8% de mercado interno de combustibles. A inicios de 2022, ese porcentaje bajo al 4,2%, incluso antes de que la cotización internacional del crudo se disparara con la guerra entre Rusia y Ucrania.

Esa gasolina es la única cuyo precio está liberalizado desde diciembre de 2018. Es decir, lo que pagan los consumidores nacionales está directamente relacionado con los costos internacionales.

Entre más caro está el petróleo, más caro se cobra la súper en el país. En la última actualización, con corte al 12 de febrero de 2022, este combustible se cotizó a $3,68 por barril.

Con ese nivel, ya se han presentado quejas de los usuarios. Por ejemplo, Fran Ferrero, conocida representante del sector de los restaurantes en Guayas, dijo a través de redes lo siguiente:

«Bueno señores, mi Carrito de 2014 se despide de la súper con el dolor del codo. Debo sacrificar el motor ya que es impagable $50 la tanqueada vs. $18 cuando lo compre. Ahora que subió más no sé con cuanto se llenará. La situación es compleja en el país y el mundo. Agarrense fuerte!».

El escenario pinta muy complejo porque, durante  la jornada de este 3 de marzo de 2022, la cotización del barril de WTI (crudo de referencia para Ecuador) está fluctuando por encima de los $114.

Esto quiere decir que la escalada sigue imparable, y para la próxima actualización del 12 de marzo de 2022, el precio de la súper puede subir a entre $4,2 y $4,4 por galón.

¿La súper se queda sin mercado?

Oswaldo Erazo, Secretario Ejecutivo de la  Cámara Nacional de Distribuidores de Derivados de Petróleo del Ecuador (Camddepe), explicó que a pesar de los fuertes aumentos de los últimos meses, la súper se seguirá comercializando dentro de un segmento reducido de la población.

«El 4% que ahora paga los precios internacionales podría reducirse hasta el 3% con los nuevos niveles, pero el combustible no desaparecerá del mercado», puntualizó.

De acuerdo con Erazo, la crisis sanitaria, y la reducción de ingresos en la población, profundizaron la tendencia del consumidor ecuatoriano a preferir el precio sobre la calidad.

«A corto plazo resulta más barato pasarse a otras gasolinas, pero a mediano plazo sufre el motor y se tiene otros costos», puntualizó.

Además, la súper tiene un mayor margen de ganancia para las comercializadoras, pero ahora ese mercado es marginal.

Desde 2018, pero con mayor fuerza desde que comenzó a subir el precio del crudo, el mercado ecuatoriano se ha concentrado en consumir gasolinas menos amigables con el ambiente, más dañinas para el motor y que incluso pagan menos IVA.

¿El mejoramiento de la calidad es posible?

Gonzalo Ponce Leiva, usuario ecuatoriano de combustibles, rechazó que la gasolina súper esté a precios internacionales, pero la calidad deje mucho que desear con niveles de azufre lejos de los mejores estándares.

«Con la misma eficiencia que incrementan los precios de la gasolina súper, que de súper no tiene nada, será que las autoridades pueden asegurarse que mejoren la calidad de esa porquería de combustible, La estafa al consumidor es un gran negocio, completa impunidad», recalcó.

Sin embargo, Erazo puntualizó que actualmente no existen incentivos para que la calidad de los combustibles mejoren en Ecuador.

«Para ningún importador privado es negocio traer gasolina súper de mejor calidad si el mercado solo abarca el 4%. Se deberían liberalizar el precio de todos los combustibles para que sea rentable el negocio», afirmó

Esa liberalización completa no se ve fiable actualmente porque los precios internacionales del crudo seguirán al alza. Según un estudio de la banca de inversión JP Morgan, la cotización podría llegar hasta los $150 por barril si, por ejemplo, la guerra reduce apenas 2 millones de los 100 millones del bombeo diario de petróleo. (JS)

TE PUEDE INTERESAR:

La Asamblea Nacional le cuesta millones al país

Peligro en Ecuador de alta inflación y bajo crecimiento por la guerra

¿La molécula OM-85 puede contener al coronavirus?

Precio del petróleo se dispara con la invasión rusa a Ucrania

El sector de los hidrocarburos se afecta directamente con la guerra.

El barril WTI, que es el crudo de referencia para Ecuador, ha subido más de $6. Otras materias primas y productos mineros también están al alza.

Este 24 de febrero de 2022, con las noticias de la invasión de Rusia a Ucrania, el precio del barril de crudo WTI, que sirve de referencia para Ecuador, se cotiza entre $98,80 y $99,10 a inicios del día en el Hemisferio Occidental.

En otras palabras, el conflicto está empujando al petróleo a llegar y sobrepasar la barrera de los $100 por barril.

Esto, aunque pueda parecer lo contrario, no necesariamente son solo buenas noticias para la caja fiscal ecuatoriana. Por un lado, es cierto que aumentan los ingresos, pero por el otro también se disparan los gastos como los subsidios a los combustibles.

Además, una guerra total entre Rusia y Ucrania reduciría las exportaciones no petroleras del Ecuador, con lo que se pierden ingresos, tanto para el Gobierno como para las empresas y ciudadanos.

Todo se encarece

Por su parte, el petróleo Brent, que es la referencia en Europa y Asia, superó los $100 dólares por barril por primera vez desde 2014, en tanto que los precios del gas en Reino Unido y Holanda aumentaron entre un 30% y un 40% y los futuros de trigo en Chicago alcanzaron un máximo de nueve años y medio.

Rusia suministra el 10% del petróleo mundial, un tercio del gas de Europa y, junto con Ucrania, representa el 29% de las exportaciones mundiales de trigo y el 80% del aceite de girasol y el 19% de las exportaciones de maíz.

Rusia también es un importante productor de aluminio, níquel, platino, paladio, uranio, titanio, carbón, madera y fertilizantes. Eso significa que la guerra disparará todavía más el costo de los insumos agrícolas, materiales de construcción entre otros.

El país suministra importantes volúmenes de gas a Europa a través de Ucrania, principalmente a países como Austria, Italia y Eslovaquia, así como a Alemania y Polonia, aunque estos últimos obtienen la mayor parte del gas ruso por otras rutas.

Rusia lanzó el jueves una invasión de Ucrania por tierra, aire y mar, el mayor ataque de un Estado contra otro en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

El monopolio estatal de gasoductos de Rusia, Gazprom aseguró que los suministros a través de Ucrania eran normales, mientras las autoridades ucranianas dijeron que su infraestructura energética no ha sido dañada. Austria también dijo que estaba recibiendo entregas normales de gas.

Al menos 10 operadores de petróleo con corredurías y grandes petroleras occidentales dijeron que no ha habido interrupciones en los flujos de petróleo ruso, incluso a través del Mar Negro.

Rusia, Kazajistán, Azerbaiyán y Turkmenistán envían entre 2 y 3 millones de barriles por día o entre el 2% y el 3% de los suministros mundiales a los mercados a través del Mar Negro.

Turquía, miembro de la alianza militar occidental de la OTAN, tiene control sobre el Bósforo que conecta los mares Negro y Mediterráneo.

Este 24 de febrero de 2022 se suspendió el movimiento de embarcaciones en el Mar de Azov, aunque los puertos del Mar Negro, que representan la mayor parte de las exportaciones de granos y semillas oleaginosas, permanecieron abiertos.

Las preocupaciones sobre los suministros de aluminio de Rusia han impulsado el aluminio a un récord de 3.449 dólares por tonelada, una ganancia del 21% en lo que va del año.

Rusia, el mayor productor de aluminio del mundo fuera de China, produjo 3,8 millones de toneladas de aluminio en 2021, alrededor del 6% de la producción mundial estimada.

Los futuros de maíz en Chicago también escalaron hasta su límite de negociación diario de 35 centavos por libra a 7,16-1/4 dólares por bushel, el nivel más alto desde junio de 2021.

El resultado final es más inflación en la económica ecuatoriana, y menos capacidad adquisitiva de los menguantes sueldos de los trabajadores nacionales. (JS)

NOTAS RELACIONADAS:

Claves de la invasión rusa a zonas separatistas de Ucrania

Miles de ucranianos buscan refugio en otros países

Ucrania registra las primeras bajas tras invasión rusa

Rusia apoya ataques de milicias separatistas contra fuerzas ucranianas

OCP reinicia bombeo de crudo por el oleducto

Según el Gobierno, la afectación ambiental directa del vertido alcanzaría 2,1 hectáreas.

Según la empresa, se lograron avances significativos con la remediación ambiental tras el derrame por la rotura del ducto, aunque aún habría trazas de crudo.

La empresa Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) informó este martes (8 de febrero de 2022) que culminó los trabajos de reparación en su oleoducto y reinició las operaciones después de 11 días de haber paralizado el bombeo.

El hecho se dio luego del incidente de fuerza mayor que provocó una rotura en el oleoducto en la zona de Piedra Fina, provincia de Napo.

«Reiniciamos el bombeo en la tarde de ayer lunes, 7 de febrero, culminamos la reparación del ducto y ya podemos transportar de nuevo la riqueza del Ecuador hasta el puerto en Esmeraldas para su exportación», afirmó Jorge Vugdelija, presidente ejecutivo de OCP Ecuador.

En un comunicado, OCP apuntó que está preparada para recibir y despachar petróleo nuevamente y señaló que la recepción de crudo se ha normalizado y se ha conseguido nivelar con las reservas existentes los días de paralización de bombeo.

Las acciones de remediación ambiental y la compensación social se desarrollan de acuerdo al plan aprobado por las autoridades y con todos los controles del Estado, según Vugdelija.

Según la firma, consiguió «avances significativos en remediación habiendo recogido más de 1.000 metros cúbicos de tierra con trazas de crudo».

En temas de compensación social, informó que han entregado 120.000 litros de agua, en carros cisterna la mayor parte, y paquetes alimenticios que cumplen con la norma técnica del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias.

Igualmente, se ha iniciado las jornadas médicas para atender temas de salud básica en las poblaciones cercanas, anotó.

Una tubería del OCP sufrió una rotura el 28 de enero en el sector del río Piedra Fina, tras la caída de una gran roca de más de dos metros, ocasionando el derrame de crudo que alcanzó el caudal del río Coca, según lugareños.

La semana pasada, la empresa anunció que logró recuperar la totalidad del crudo que había represado en piscinas e inició la remediación del suelo, vegetación y atención a las comunidades vecinas a la zona del percance, aunque reconoció que podían haber trazas contaminantes en ríos de la región.

El Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica de Ecuador informó que el derrame de crudo provocó una afectación de 2,1 hectáreas, principalmente en una zona protegida. (EFE)

TE PUEDE INTERESAR:

El ayuno financiero puede ayudar a reducir los gastos

Preasignaciones dejan poco para repartir de la subida del petróleo

La higiene bucal previene complicaciones derivadas del coronavirus

Precio del petróleo supera los $92 por barril

El crudo representa uno de los principales ingreso, pero también gastos, para el país.

La actual cotización es $30 por barril más alta que lo proyectado por el Gobierno en el presupuesto para 2022. Importaciones y subsidios también aumentan.

Este 4 de febrero 2022, el precio del barril WTI, que es el petróleo de referencia para Ecuador, se está cotizando en alrededor de $92,10. Esto significa un incremento del 18,24% con respecto a los $77,89 de hace un mes.

Para el Ecuador, este nuevo precio del crudo significa más ingresos para las arcas fiscales, pero también más gastos (subsidios e importación de combustibles).

Para el presupuesto 2022, el Ministerio de Economía estableció $59,2 por barril como valor promedio para todo el año. En otras palabras, actualmente, el barril se está cotizando más de $32 por encima de lo proyectado.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que el crudo ecuatoriano paga un castigo por calidad en los mercados internacionales. Eso quiere decir que al valor del WTI se tienen que restar entre $2 y $3 por barril.

A pesar de esto, los altos precios si significan un alivio para las ajustadas finanzas públicas, que el año pasado registraron un déficit mensual (más gastos que ingresos) de más de $230 millones.

Durante 2021, con un precio promedio de más de $61 por barril, los ingresos petroleros efectivos para el Presupuesto General del Estado (PGE) llegaron a los $2.684 millones, a pesar de que las exportaciones fueron mucho mayores.

La razón de fondo de esto es que los recursos del crudo ya está en su mayoría pre asignados a varios sectores, y una gran cantidad, que el año pasado superó los $4.700 millones se van en importación de combustibles, subsidios y funcionamiento de Petroecuador.

Así, solo entre 19% y 25% de los ingreso petroleros adicionales pueden ser utilizados de manera libre por el Gobierno Central para gasto.

Por otro lado, los buenos precios de hoy pueden variar muy rápidamente. El mercado petrolero es volátil y el riesgo de un conflicto armado entre Rusia y Ucrania ha disparado las cotizaciones. (JS)

TE PUEDE INTERESAR:

Cómo evitar contagios en el transporte público al ir a clases

Menos del 1% de escuelas carece de condiciones mínimas para operar

La inflación subirá al menos 2% en 2022