Los códigos de Bellita

Rocío Silva

Bella Jiménez durante su hora de descargo, ante el Pleno de la Asamblea que la destituyó como su segunda vicepresidenta, no hizo más que lanzar acusaciones a todos quienes pudo, demás está decir, que hizo uso de un discurso armado con la confusión, la limitación conceptual en un entrevero de principios éticos y morales ajustado a sus intereses.

La asambleísta Jiménez sumergida en una trifulca de emociones, resentimientos, provocó un marasmo de bufonada, tendiente a justificar su actuación, convencida que el principio fundamental en la participación política, es la complicidad en el cometimiento de actos reñidos con la ética, cree que es destituida por que su bancada no la protege, está convencida que ser elegida como asambleísta le da patente de corso, para cobrar por puestos, tráfico de influencias.

Bellita está subida en su escalera construida con sus propios peldaños éticos y morales, se sujeta exclusivamente en sus vaivenes políticos, está a la defensiva, no logra articular frases con coherencia gramatical y sintáctica, confunde escenarios familiares y barriales con el pleno de la Asamblea, recurre a frases estereotipadas de fe, de bendición, de perdón, se vuelve pitonisa, y tiene la última palabra en el plano moral.

Mientras avanza la hora de defensa de Bellita, surge la inquietud de que, si es exclusivamente suya la responsabilidad de su libreto, cuando grita a los cuatro vientos, las irregularidades de muchos otros asambleístas, es fácil deducir el papel que han jugado sus asesores en este libreto, entonces, la pregunta de rigor es ¿Qué mismo hacen los asesores y asistentes de los asambleístas?, ¿Qué perfil tienen?, ¿Cómo es su proceso de contratación?

Por los códigos expuestos de Bellita, se determina fácilmente que fueron sus asesores y asistentes quienes le armaron como carpa de circo raída, esa sórdida defensa, para lo cual, escudriñaron en el chisme y la vida poco transparente de los otros asambleístas y les fue fácil encontrar: glosas, denuncias, juicios. Entonces, se entiende que hacen los asesores y asistentes de Bellita, cuál fue su perfil ético y académico, y la forma en cómo fueron contratados. Rsilvamayorga09@gmail.com