domingo, noviembre 28, 2021
Editorial Columnistas Nacionales Vampiros emocionales

Vampiros emocionales

Rodrigo Contero Peñafiel

Muchas veces, el comportamiento de las personas es capaz de agotar a cualquiera, por muy fuertes que sean psicológicamente, incluso cuando se trata de discípulos, amigos o familiares. Hay personas que se ganan nuestra confianza, para luego robarnos la energía emocional que tanto necesitamos. Son monstruos coléricos que no asumen responsabilidades; tienen egos insensibles que dañan a quienes dicen querer y son incapaces de hacer algo por sí mismos.

Existen vampiros antisociales que no saben tratar a la gente, buscan cumplir sus deseos con acciones y gratificaciones inmediatas, sin respetar las reglas sociales; les encanta los retos y los grandes momentos; disfrutan del instante y nunca profundizan las relaciones con los demás; son presa fácil del alcoholismo y la drogadicción.

 Los vampiros histriónicos montan espectáculos inaceptables, dicen que no buscan causar daño, tan solo agradar y ayudar. En el campo laboral son adulones, a cambio de beneficios; se hacen las víctimas, engañan y culpan a los demás de sus fracasos.

Los vampiros narcisistas viven sus fantasías, se creen más inteligentes que los demás, imaginan con hacer algo grande o parecer muy famosos, buscan a los demás solo por la necesidad de conseguir algo a su favor, nunca reconocen sus errores y aparentan ser muy inteligentes.

Los vampiros obsesivo-compulsivos no miran los problemas, a no ser que sean suyos; no tienen control sobre sí mismos, amenazan a los demás; pueden ser adictos al trabajo y buscan encontrar errores en lo que hacen otras personas; no confían en nadie, son solo ellos.

Los vampiros paranoicos creen que todos les persiguen, viven de acuerdo a sus reglas y esperan que todos vivan de acuerdo a ellas. Vegetan en la superficie, buscan significados ocultos y realidades profundas; sobreprotegen a familiares, amigos y allegados, excluyen de su vida a quien no les inspira confianza o no les son leales a sus nocivos intereses y actos deleznables.

Los vampiros emocionales pueden ser brillantes y carismáticos, buscan ganar la confianza de personas honestas y decentes para someterlas y causarles daño. Es importante identificar estos comportamientos para protegernos de sus ataques.

Más columnistas

La Hora TV