La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Martes, 29 de Julio de 2014

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Opinión

17 de diciembre, muerte de Simón Bolívar

Jueves, 16 de Diciembre de 2010

Betty Cardenas Davila

Recordemos su muerte:
El Libertador Simón Bolívar, al encontrarse gravemente enfermo fue trasladado a la población de Santa Martha; de allí a la Quinta de San Pedro de Alejandrina, ubicada a corta distancia de la ciudad, propiedad de un español. Estuvo acompañado de quienes por obra del destino y la amistad que guardaban con el Libertador, fueron los testigos de tan doloroso acontecimiento.
Los generales: Mariano Molina, José María Carreño, Dr. Manuel Pérez de Recuero: auditor de guerra. Los edecanes, el capitán de guardia personal del Libertador y el sobrino de Bolívar, Tnte. Fernando Bolívar, se hace cargo del enfermo un médico francés: Alejandro Próspero Reverend.
El general Montilla pregunta sobre el estado del enfermo, éste le contesta categóricamente: el Libertador no tiene remedio, pues en mi concepto esta enfermedad llámase la tisis pulmonar llegada a su último grado, ésta no perdona.
El 10 de diciembre fue decisivo, el Libertador está en sus postreros días recibiendo los sacramentos de manos del cura Hermenegildo Barranca. El Notario da lectura a la última Proclama dirigida por Bolívar y dice: Habéis presenciado mis esfuerzos para plantar la libertad donde reinaba antes la tiranía, he trabajado con desinterés abandonando mi fortuna y tranquilidad, mis enemigos abusaron de vuestra credulidad y faltaron lo que es más sagrado, mi reputación y mi amor a la Libertad, he sido víctima y me han conducido a las puertas del sepulcro: Yo los perdono.
De los ojos de los presentes brotaron lágrimas.
Dice: Reverend, el 17 de diciembre de 1830 apenas pasaba la 1 de la tarde expira el Libertador.
Bolívar era grande en el pensamiento, grande en la acción, grande hasta para purificar la parte impura que cabe en el alma de los grandes.

 

Otras noticias de Opinión