miércoles, enero 26, 2022
Tungurahua Cómo afectan las barreras comunicacionales

Cómo afectan las barreras comunicacionales

Tener una buena comunicación es una necesidad para tener buenas relaciones en todos los ámbitos, laboral, sentimental y demás. Pero solemos cometer repetidamente ciertos errores, nos imponemos barreras.

Las barreras de comunicación pueden aparecer en cualquier momento. Ya sea en el trabajo o en casa, con un amigo o un desconocido. Es fácil que se generen malentendidos, sobre todo porque cada persona puede interpretar de muchas formas lo que se dice en una conversación. Por eso, es importante aprender a identificar los obstáculos que impiden una adecuada comunicación.

De hecho, si últimamente se tiene la impresión de que nadie nos entiende, quizás se debería reflexionar sobre cómo expresarnos y qué puede estar dificultando que nos entiendan.

 

Ejemplos de barreras de comunicación

  • No escuchar

El no escuchar es la barrera más problemática en la comunicación. La base de las relaciones humanas es la de comunicarse, y para esto se debe escuchar. ¿Cómo? Para aprender a escuchar se inicia por aprender a callar, solo estar en silencio.

Escuchar no se limita a captar las palabras, es comprender las señales, situaciones, el lenguaje no verbal y lo que no se dice. Para tener relaciones humanas estrechas e íntimas necesitas desarrollar la sensibilidad.

 

  • El prejuzgar, adivinar, suponer

Prejuzgar es anticiparse a los hechos y juzgar antes de tiempo, ignorar la realidad objetiva y aceptar la realidad neurótica que cada uno crea. Sucede lo mismo con el suponer y adivinar, con construcciones propias que no nos dejan ver tal cual son las personas, la realidad.

El suponer, adivinar y prejuzgar son las formas de crear separaciones y complicaciones entre las personas.

 

  • Las actitudes negativas, la subjetividad

En las relaciones sociales tenemos disposiciones como las actitudes hacia las personas o las cosas. Si las actitudes son positivas, como la servicialidad, tolerancia, la escucha y además, se facilitan las relaciones.

Por el contrario, cuando las actitudes son negativas, representa un gran impedimento para el acercamiento y comunicación con las personas. En este caso, se genera un limitante para la relación, y al mismo tiempo son proyecciones de la persona que se está comunicando.

  • El engaño, la mentira

La mentira es lo que más separa a las personas, el engaño genera un vacío entre las personas; es inevitable que se alejen, que sean distantes entre sí.

Decir la verdad genera una liberación, a pesar de la crisis que la persona pueda sentir. De todas formas, esa realidad no cambia, lo que puedes hacer es ser realista y asimilar la verdad.

 

  • La crítica destructiva

A pesar de que la mentira es lo que más separa a las personas, los juicios también generan efectos negativos en las relaciones. No hay que confundir, pues tú puedes dar tu opinión en primera persona sin que sea criticar o juzgar.

También debes tener en cuenta que siempre debes hablar por ti mismo, sin hacerlo por los demás al no tener la certeza de que todos opinen lo mismo. Por ejemplo, es válido que digas “estoy triste”, pero no que digas “estamos tristes”, sin saber si es verdad o no.

 

 

Controlar nuestras emociones

En ocasiones, las emociones pueden jugar una mala pasada. Si hay gritos, llantos o nervios es mejor postergar la conversación para otro momento, cuando las cosas se calmen.

Muchas veces, cometemos el error de seguir discutiendo, aunque las emociones estén “a flor de piel”. Lo malo de esto es que podemos herir a la otra persona o incluso recibir una ofensa grave de su parte. Es mejor esperar a que todo se tranquilice para retomar la comunicación.

 

 

Cómo traspasar dichas barreras

  • Antes de avanzar en la conversación es importante que los mensajes anteriores se hayan entendido, que todos estén en la misma página.
  • Si no entiendes lo que el otro intenta decirte, no tengas miedo de preguntar.
  • Otro aspecto que debes tener en cuenta siempre es la importancia de empatizar con el interlocutor.
  • La escucha activa es una de las habilidades socioemocionales más importantes, se trata de mirar a los ojos, escuchar con atención o preguntar al respecto.
  • Debes tener en cuenta con quién estás hablando, pues no hablas de la misma forma con niños o adultos.
  • El mensaje que quieres transmitir debe ser congruente con la forma en que lo dices. En esto influye el lenguaje no verbal y verbal.
  • En una conversación no solo interactúan las palabras, también hay emociones. Intenta controlarlas para que sea más ameno, sin perder de vida el mensaje que quieres transmitir.

Noticias relacionadas

La Hora TV