¿Deseas ser pobre o rico?

SEP, 22, 2019 | - Por JESÚS MUÑOZ DÍEZ

Jesús Muñoz Diez

Ante esta pregunta, todos queremos ser ricos. Pero, es pregunta capciosa, de doble filo, que fácilmente nos hace caer en una trampa.

La pobreza como carencia es detestable para mí, para ti, para todos. La pobreza, como virtud dirigida al ordenamiento sicoético-social-estético de todos los bienes, es fuente de mayor riqueza y un privilegiado medio de solución de los problemas de equidad distributiva que sufrimos en este mundo.

No pueden ustedes servir a Dios y al dinero, dice el gran Maestro de economía: Jesucristo. Dios es el orden perfecto que nos mueve a actuar con habilidad, con astucia y a la vez con la sencillez que atrae a todos. Estas son las competencias que hacen desarrollar las mayores y trascendentales riquezas humanas, materiales, empresariales. Quizá sea por eso que la Empresa de Cristo sea una de las más atractivas que ha tenido la historia humana.

El dinero por sí solo causa desorden. Servir al dinero como único objetivo de la vida hace esclavos y dependientes. Como toda droga que no se abandona, el dinero exige al drogodependiente dosis cada vez mayores, que conducen a la autodestrucción, a la ruptura relaciones familiares con odios y divisiones, a la cada vez más grave y despreciable corrupción de los que ostentan el poder, con la esclavitud del apego al dinero. Esta es la mayor pobreza, por el desorden que provoca, de la que el Maestro nos quiere librar.

Ser rico es ser ordenado para servir a Dios en las personas en las que Él habita, que se enriquecen con nuestro orden de vida. Rico es el que vive y promueve un ordenamiento solidario de lo que hace y tiene, propiciando bien común, feliz pobreza de espíritu, que es la mayor riqueza.

mdj@pucesd.edu.ec

COMENTA CON EL AUTOR

mdj@pucesd.edu.ec

Más Noticias De Opinión

Paz, un estado necesario

| Después de varios días de intensas manifestaciones, con episodios de caos social, jornadas de violencia, odio y temor provocados por sectores infiltrados dicho por la dirigencia indígena y el propio gobierno; nos queda mucho por reflexionar en lo político y social.

¡Nunca más!

| Los indígenas no paralizaron el país. ¡lo destruyeron! No hay que romantizar el movimiento indígena. No es lo que fue en los 80.

La encrucijada nacional

00:15 | | Los economistas se rompen la cabeza, mientras los aficionados ofrecen todo tipo de soluciones – unas creativas, otras trilladas; muchas populistas.

El Estado doblegado

00:10 | | Los ecuatorianos solemos avanzar cien pasos para luego retroceder noventa y nueve.

Ciegos

00:05 | | Los ilustradores otomanos que están a órdenes del sultán turco, en ‘Me llamo rojo’, de Orhan Pamuk, son activistas políticos, pues sus trazos, colores y formas preservan la tradición pictórica oriental y lo que dictan los preceptos religiosos de no hacer idolatría.