De ciertas frases famosas

SEP, 17, 2019 | 00:10 - Por MANUEL GARCA VERDECIA

Manuel García Verdecia

En su larga historia hacia el ser consciente, el hombre ha ido sacando conclusiones por experiencias que, en determinadas condiciones, pueden servirnos para saber cómo entender situaciones y comportarnos en ellas eficazmente. Es cierto que no se puede tomar cada frase a pies juntillas y hacerlas de uno aplicándolas a ciegas. Todo debe ser filtrado por nuestra percepción y nuestro pensamiento crítico. 

Lo importante de ciertas generalizaciones no es aprenderlas para repetirlas como papagayos con el fin de justificar algo que hacemos o decimos, sino conocerlas para tener una guía que nos permita encaminarnos juiciosa y enteradamente por el camino elegido a nuestro fin, o sea, ese tránsito hacia nuestra propia y única individualidad que debe ser la máxima aspiración de cada ser humano. 

Repetir todo lo que se ha pensado sin ejercicio crítico podría encerrarnos en un círculo vicioso. Actuar solo según uno va negociando con la vida, nos podría condenar a llegar al lugar de donde partimos tras muchas vueltas. Conocer lo andado y estar alertas al camino que se abre es lo que nos lleva a donde queremos llegar. 

Eso creo. Veamos tres frases de Oscar Wilde que pueden ser útiles en tal sentido y desde una perspectiva así reflexiva: “Se siente uno tentado de definir al hombre como ‘un animal razonable que no logra nunca obra conforme a los preceptos de la razón” En verdad solo hay que asomarse a los diarios o a la tele y veremos cuán difícil es hallar razón en mucho de lo que se hace.

“Las cosas fáciles de comprender son las únicas que no vale la pena contemplar.” ¿Qué sentido tiene contemplar algo que no nos incita a la búsqueda y el crecimiento? Es llover sobre mojado. El espíritu de la masa solo busca lo ya conocido y que le resulta fácil. Lo difícil plantea un reto donde crecemos y es menos aburrido.

“La humanidad siempre ha encontrado su camino porque desconocía el rumbo.” Aquí se vuelve sobre lo fácil y conocido. Es como la comida recalentada. Por el contrario, el misterio, la búsqueda, el tener cierta idea de meta pero sin una predicción terminada, hace crecer alas a la creación y a la acción más fructífera e incitante.


manuel.odiseo@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

manuel.odiseo@gmail.com

Más Noticias De Opinión

Paz, un estado necesario

| Después de varios días de intensas manifestaciones, con episodios de caos social, jornadas de violencia, odio y temor provocados por sectores infiltrados dicho por la dirigencia indígena y el propio gobierno; nos queda mucho por reflexionar en lo político y social.

¡Nunca más!

| Los indígenas no paralizaron el país. ¡lo destruyeron! No hay que romantizar el movimiento indígena. No es lo que fue en los 80.

La encrucijada nacional

00:15 | | Los economistas se rompen la cabeza, mientras los aficionados ofrecen todo tipo de soluciones – unas creativas, otras trilladas; muchas populistas.

El Estado doblegado

00:10 | | Los ecuatorianos solemos avanzar cien pasos para luego retroceder noventa y nueve.

Ciegos

00:05 | | Los ilustradores otomanos que están a órdenes del sultán turco, en ‘Me llamo rojo’, de Orhan Pamuk, son activistas políticos, pues sus trazos, colores y formas preservan la tradición pictórica oriental y lo que dictan los preceptos religiosos de no hacer idolatría.