Retrospectiva terrorífica

EDUARDO CHIRIBOGA APONTE

Reconforta ver a prestigiosos analistas corroborar abiertamente mi punto de vista, de que estuvimos, o probablemente aún lo estemos, gobernados por una élite política y económica que ha saqueado la patria, beneficiando tras bastidores a los mismos grupos oligopólicos, cuyas fortunas se han incrementado de manera exponencial, desde que Correa, con un discurso carismático disfrazado de socialismo, logró engatusar al incauto pueblo, cuantas veces su estado de propaganda lo quiso. Su estrategia: el típico manual del dictador. Crear enemigos del pueblo, dividirlo, cooptar todos los poderes, descalificar la opinión contraria, victimizarse, cultivar su personalidad…

La gigantesca obra pública, mal realizada, sin planificación, con enormes sobreprecios, sin licitación, carente de fiscalización, que, a pesar de contar con recursos, se contrajo con irresponsable y oneroso endeudamiento para que el pueblo pague; recordemos que fue realizada por las empresas privadas nacionales y chinas, que lucraron del despilfarro correísta “calladitas”. Y para que esta delincuencia organizada funcione, se tomaron al Estado, inflaron en 40% la burocracia, subieron sueldos a las fuerzas del orden, la justicia y todos los entes de control a cambio de “fidelidad”, de silencio cómplice, al estilo fascista. Audaz jugada que amedrentó al Soberano de manera inédita.

La banca batió récords de ganancias, se permitieron y se permiten cobros ilegales e intereses de usura en un país dolarizado. El apoyo a la agricultura y a la economía popular y solidaria jamás les preocupó. Y mientras estas ignominias se daban, los oligopolios detrás del dictador crecían. Pero los excesos y errores políticos y económicos descarados cometidos, un tardío desgaste político, pero, sobre todo, gracias a la prensa libre, se denunció un inexorable camino hacia la debacle económica que hoy toca padecer, padecimiento calculado maquiavélicamente por el tirano.

Hoy las cámaras siguen velando por los mismos intereses grupales oligopólicos, pero más de frente. A los actores involucrados en este drama, jamás les ha preocupado el desarrollo de la sociedad en su conjunto. ¿Será que algo ha cambiado?

eduardochiribogapuntoverde@hotmail.com