Justicia

Una palabra muy conocida por el común de las personas, pero que cada quien le ha dado una definición propia y ha hecho para sí una acepción tan suya que obliga a otros a verla del mismo modo que el que la expresa. Desde tiempos históricos cada grupo social, comunidad, tertulia, etc., ha utilizado criterios lógicos, morales, religiosos para aplicar, lo que a su criterio es la justicia, tanto así que justicia ha significado la opresión física a la persona infractora por tal o cual hecho delictuoso o contraventor que hizo en contra de otra.

Muchas veces hemos escuchado frases tales como “ojo por ojo, diente por diente”, “la Ley del Talión” o algunas semejantes a estas para castigar físicamente al infractor, pero es en sí esto ¿la justicia?, según Ulpiano, es justo dar a cada quien lo que le corresponde, en base a este criterio la sociedad a lo largo del tiempo se ha mantenido desarrollando el sentido de justicia y aplicándola a sus ciudadanos que se encuentran gobernados, dando a cada quien lo que corresponde.

Pensamos que solamente el encargado de ejercitar la justicia es un juez embestido de la potestad jurisdiccional que actúa en nombre del Ecuador, pero no nos damos cuenta que ejercemos justicia desde nuestros hogares, desde las aulas, desde cada actividad cotidiana del día, por ejemplo, cuando no devolvemos el cambio porque el tendero se ha equivocado en la operación matemática, cuando no queremos pagar al taxista lo que nos cobra creyendo que ha dado vueltas sin sentido por la ciudad para transportarnos a nuestro destino, cuando no enseñamos a los niños desde las aulas que la corrupción es dañina creyendo que estos temas solo deben escuchar los adultos, en fin tantas ocasiones que pasamos por alto sin hacernos la pregunta, ¿estamos obrando de una manera justa?.

henrry_b45@hotmail.com