Música afroesmeraldeña, inspirada en los sonidos de la naturaleza

ABR, 25, 2019 |

RITMOS. Guillermo Ayoví Erazo, ‘Papá Roncón’, es uno de los emblemas de la cultura musical ancestral de los afrodescendientes. (Foto: Archivo)

El pueblo afroesmeraldeño, al haberse desarrollado junto al mar, ríos y bosques tomó varios de sus sonidos y formas para crear su música, fortalecer su cultura y mantener y desarrollar los mitos, y los personajes de sus leyendas que forman parte del imaginario tradicional y de su espiritualidad.

El investigador Fernando Palacios Mateos escribe en su libro ‘Culturas intangibles en movimiento: la música tradicional afroesmeraldeña’, que la diversidad de flora y de fauna del bosque húmedo propio de Esmeraldas incide en la población, en cuanto a los hábitos de vida y en el aspecto simbólico, conformando el imaginario y las creencias de sus pobladores.

El autor dice que quienes habitan en el litoral del Pacífico y en las riberas de los ríos, que atraviesan la provincia, edifican su cosmovisión en torno al hábitat que les rodea. Asimismo, destaca la importancia del mar y de los ríos en la cotidianidad de este pueblo, puesto que siempre han sido usados como vías de comunicación, pero, por su estudio, se enfocó en la influencia sonora.


Fuente de inspiración
“Este peculiar entorno físico establece el escenario idóneo tanto para la creación como para la interpretación de la música tradicional afroesmeraldeña”, escribe Palacios Mateos. Añade que el sonido incesante de las distintas especies animales, del agua y del viento son compañeros de las voces de los instrumentos y de los cantos tradicionales.

El cálido timbre de la marimba se integra en este paisaje sonoro, como un elemento más del mismo y el autor dice que así como la superficie lisa del agua guarda los secretos ocultos del río, la marimba solo se muestra cuando es interpretada.

Mientras, el ritmo de los bombos y de los cununos imita la amplitud sonora que el entorno biogeográfico propone y que son utilizados como canales de comunicación, entre las comunas asentadas en las riberas.

Sobre el canto característico tradicional afroesmeraldeño, Palacios asegura que se amolda tanto en la interpretación de las ceremonias festivas y religiosas, midiendo rítmicamente y “livianizando” los viajes en las pequeñas embarcaciones.

INSPIRACIÓN. La marimba refleja los sonidos del entorno de los pueblos y comunidades afroesmeraldeñas. (Foto: Archivo)

El uso de los sonidos
En cuanto a los materiales con los que son construidos los instrumentos musicales, Palacios escribe que son naturales. Mientras que quienes lo construyen deben saber no solo cómo obtener los materiales y cómo tratarlos, sino también deben tener conocimientos sobre las características orgánicas, peculiares del entorno que refuerzan la unión del afroesmeraldeño con su medio.

Estos instrumentos se interrelacionan simbólicamente con el hábitat, no solo desde el ámbito sonoro, sino también desde el punto de vista espiritual. “Las marimbas, cununos y bombos colgaban tradicionalmente de los techos de las casas con el fin de apropiarse de las energías positivas que, desde el mar, a través de las aguas del río, recorrían las comunidades, de manera que los instrumentos musicales tradicionales se instauran como entidades vivas, fruto del entorno y reflejo de la vida interior de la población afroesmeraldeña”.

Esta influencia se ve interrumpida en la actualidad por la presencia de los sonidos de los motores de las lanchas o de los equipos de sonido a alto volumen, que quiebran el paisaje sonoro tradicional.

Por esta razón, comenta el autor de ‘Culturas intangibles en movimiento: la música tradicional afroesmeraldeña’, el entorno sonoro original se vuelve en un bien preciado que precisa restaurarse en los núcleos urbanos y en las comunidades, donde la confluencia humana y el desarrollo comercial se muestra más evidente. (CM)

Instrumentos
Cultura afroesmeraldeña

° Marimba
° Cromática
° Bombo
° Cununo
° Guasá