De venganzas y devengantes

OCT, 18, 2018 | 00:15 - Por Pablo Izquierdo Pinos

Pablo Izquierdo Pinos

La formación continua forma parte de la vida de los médicos. La propia naturaleza de la profesión, los adelantos tecnológicos o científicos, hacen imprescindible optar por una especialidad.  ¿Qué es “devengar” una beca? “Derecho a una cantidad de dinero como pago por su trabajo”, no lo asumido: “trabajar el doble de tiempo para pagar una especialidad”. 

El Ministerio de Salud Pública (MSP) es la máxima autoridad regulatoria, pero la multiplicidad de leyes orgánicas, reglamentos, acuerdos, resoluciones -y sus interpretaciones- se contraponen formando un caos inconstitucional que perjudican al recurso humano y vuelve ineficiente al Sistema de Salud.

La Ley Orgánica de Educación Superior, vigente hasta agosto de 2018, expresaba: “En ningún caso se podrá devengar la beca o ayuda económica con trabajo”. Una reforma posterior elimina ese precepto y deja a libre interpretación en un confuso reglamento, que vulnera -aún más- derechos básicos. Los profesionales son sometidos a acuerdos, resoluciones y comités que los discriminan sin tomar en cuenta factores personales, sociales, etc.

Mientras, el MSP anunciaba una convocatoria para contratar especialistas extranjeros para el hospital de Portoviejo. Médicos becarios manabitas que “devengaban” en otras provincias pugnaban por regresar a trabajar a su tierra. 

A una radióloga con un niño enfermo se le quería forzar a trabajar en un lugar alejado. Amenazada con coactiva, tuvo que pagar 110 mil dólares. Hay hospitales en donde se contrató especialistas foráneos en lugar de “devengantes”, expulsados lejos y donde no existen las condiciones ni de infraestructura ni de equipamiento.

Una joven dirigente de la Asociación de Médicos Devengantes que reclamaba sus derechos, fue objeto de un comunicado oficial que la calificaba de “deshonesta” y “tendenciosa”, al estilo vengativo de la Secom. En ese pasquín no se desmiente con argumentos. Toman el camino de la ofensa y el insulto. Que esta pléyade de valientes jóvenes no contaminados por la politiquería  sigan el ejemplo de Tanca Marengo, Naranjo o Fierro, pioneros de la salud pública ecuatoriana. Un ejemplo de decencia, honradez y sentido común. 


pabloizquierdo7@gmail.com 
 

COMENTA CON EL AUTOR

pabloizquierdo7@gmail.com

Más Noticias De Opinión

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS