Barril sin fondo

FEB, 17, 2019 | - Por Mariana Guzmán Villena

Es prácticamente el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social  IESS en nuestro país, una entidad que sin embargo de recopilar el monto de las  afiliaciones  que corresponden a cada trabajador la quiebra  es latente, sencillamente no hay dinero para el cabal cumplimiento de las prestaciones en sus diferentes especialidades, en desmedro de los derechos constitucionales de los afiliados, de los jubilados, en general de los ciudadanos que necesitando por cualquier situación de esta Entidad creada para protegerles  no reciben si no prácticamente una mediocre atención, acogiendo muchas veces humillaciones y malos tratos.  Esta institución ha sido  la “caja chica” de ciertos gobiernos, pero jamás de la forma desvergonzada como fue utilizada durante el gobierno anterior. Paulatinamente sale a la luz de la opinión pública como se despilfarró los fondos de propiedad exclusiva de los asegurados, como se maquinó engañosamente la utilidad que se daba a los mismos. La historia de esta antigua institución que ha permanecido en el tiempo con  altos y bajos se ha mancillado deshonrosamente con las gestiones de  sus directores en la década perdida, sin importarles  la dramática situación económica de sus asegurados que con reclamos, huelgas exigían se respete sus derechos garantizados en la Constitución del 2008, donde se estable como norma obligatoria  que el seguro social es un derecho   que tienen  los ciudadanos ecuatorianos y del cual no hay posibilidad, justamente por ser un mandato, de renunciar a ella. 

Consideró significativo conocer sucintamente la historia del  IESS. Mediante Decreto Ejecutivo rubricado por el doctor Isidro Ayora,  un 8 de marzo de 1928 se instituyó la Caja de Pensiones, un singular denominativo cuyos servicios eran restringidos en lo inherente a la utilidad que prestaba. En el régimen dictatorial  del ingeniero Federico Páez, se reformó  en el año de 1937 la Ley del Seguro Social Obligatorio, agregando el seguro de enfermedad dotándose de este importante servicio. Posteriormente  en  la dictadura del doctor José María Velasco Ibarra, se  emitió el 2 de julio de 1970 un Decreto a través del cual se transformó la Caja Nacional del Seguro Social  en lo que actualmente se conoce como el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, con la finalidad de salvaguardar los intereses de los trabajadores y  otorgarles toda asistencia y apoyo social.  Es  triste admitir  que este objetivo se ha tergiversado tan gravemente.

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Voto consciente

| Este domingo 24 de marzo de 2019, Ecuador elegirá nuevas dignidades para alcaldías, prefecturas, concejalías municipales, gobiernos parroquiales y miembros del Consejo de Participación Ciudadana.

Lo que los ciudadanos necesitamos conocer

| Los ecuatorianos hemos sido espectadores de un proceso nefasto y deforme, sin precedentes en la historia.

A pensar con detenimiento

00:15 | | A partir de hoy nos corresponde a cada uno de los ecuatorianos, mujeres y hombres, reflexionar sobre la validez de las continuidades políticas, sociales y simbólicas heredadas.

Acoso laboral

00:10 | | El comportamiento laboral de algunas personas es un problema muy complejo que ha permanecido oculto en el tiempo y pocos se atreven a denunciarlo.

Difunto Unasur, ¿bienvenido Prosur?

00:05 | | Desde un inicio manifesté, sin importar quienes fueran los autores o gestores de la iniciativa, que crear un organismo regional teniendo como capital a Quito era una buena iniciativa.