Chinca afectada por las crecientes del río

AFECTACIÓN. Los agricultores que viven en las riberas del río son los más perjudicados al perder sus hogares y cultivos.

Debido a la creciente del río Esmeraldas producto de las lluvias, tres viviendas del recinto Estero Seco, de la parroquia Chinca, se han visto afectadas.

La población, carreteras y cultivos se han visto afectados por la crecida del río. La situación es grave debido a que el río se está llevando las tierras, especialmente de las zonas en las riberas habitadas por personas dentro de la parroquia Chinca.

Adolfo Alcívar, vocal de la Junta Parroquial de Chinca, informa que no se han hecho estudios sobre el crecimiento del nivel del río, sin embargo, durante el presente invierno se han perjudicado tres viviendas y en años posteriores se dañaron nueve hogares, de no tomar acciones pertinentes se verán afectaciones en el recinto Púmpula que damnificarán a los comuneros que viven en las riberas.

Hasta la actualidad las personas perjudicadas por la crecida del río no han recibido ayuda, inclusive sus cultivos se han perdido producto de la situación. “Hasta el momento no tenemos ayuda, nuestros amigos se han quedado sin nada, sin vivienda, sin nada”, dijo Alcívar.

Asamblea

El sábado 19 de marzo, estaba prevista una asamblea con las autoridades locales donde estarán representantes del MIES, delegados de la Prefectura, Alcaldía, junta parroquial y Defensoría del Pueblo.

El recinto Estero Seco ha sido uno de los sectores afectados porque más de 100 hectáreas de tierra se ha llevado el río Esmeraldas y producto de eso cerca de 30 agricultores se han quedado sin cultivos.

Por su parte Nelly Rodríguez, gerenta de la asociación de producción agropecuaria progreso Palma Real, indica que le tocó llegar a sacar la vida jurídica de la asociación y están trabajando a través de la Defensoría del Pueblo para recibir ayuda en el recinto especialmente para los agricultores que perdieron todo.

EL DATO
Cerca de 100 hectáreas del recinto Estero Seco, parroquia Chinca, fueron arrastradas por el río Esmeraldas.