El creciente flujo de haitianos crea ‘negocios’ en Carchi

Entre 400 y 700 haitianos llegan diariamente a Tulcán desde el sur del continente.

Decenas de personas han encontrado en el cruce irregular de haitianos por trochas hacia Colombia un medio de ganar dinero. Cobran de $15 a $25 por migrante.

Ecuador se ha convertido en uno de los países de paso de los haitianos que recorren el continente con destino a EE.UU., un fenómeno creciente desde junio y que torna a este colectivo en presa del lucrativo negocio del tráfico de migrantes.

Los pasos irregulares que jalonan el río Carchi, frontera natural entre Ecuador y Colombia, y que en el último lustro han visto cruzar en ambos sentidos a miles de venezolanos, se han convertido en los últimos meses en escenario de una nueva migración que recorre el continente y que también es guiada por decenas de ‘coyoteros‘ que conducen a familias enteras al territorio colombiano.

«Hace aproximadamente tres meses, un poco más, comenzó el éxodo de los migrantes de nacionalidad haitiana«, explica a Efe Fernando Villarroel, administrador de la terminal terrestre de Tulcán.

Goteo desde junio

A partir de junio calcula que han llegado a la terminal de autobuses entre 450 y 650 haitianos diariamente, procedentes en su mayoría de Huaquillas (sur), en la frontera con Perú, que al igual que la de Rumichaca, entrada a suelo colombiano, permanecen oficialmente clausuradas desde el inicio de la pandemia.

El transporte directo en autobús es el medio elegido por la mayor parte de este flujo, aunque «los que no consiguen boleto directo llegan en transbordo desde Guayaquil, Quito, Ambato y Riobamba», precisa Villarroel.

Esta nueva migración ha llevado a que una treintena de personas oriundas de Tulcán se hayan volcado al negocio del ‘coyoterismo‘ para «llevarlos hasta la otra frontera y pasan hasta (la localidad colombiana de) Ipiales», a un precio «que va de los 15 a los 25 dólares por persona», aclara el responsable de la terminal.

Se trata de un fenómeno «visible» entre la madrugada y el mediodía, cuando arriba el grueso de los autobuses cargados con haitianos, que no tardan en dirigirse en vehículos particulares y furgonetas hacia los pasos irregulares conducidos por los ‘coyotes‘, con los que generalmente pactaron su periplo desde la línea divisoria peruana.

Operativos de prevención

La Policía Nacional, en coordinación con Fuerzas Armadas, lleva a cabo operativos contra estas prácticas en las principales áreas donde arriban los migrantes, así como en los pasos irregulares como los de Urbina y Cuatro Esquinas, entre otros.

Algunas organizaciones dedicadas al tráfico de migrantes han sido desarticuladas en la provincia ecuatoriana fronteriza gracias a estos dispositivos en los que intervienen unidades de inteligencia y de la Policía Judicial, explicó a Efe el jefe de operaciones de la subzona Carchi, teniente coronel Alejandro Flores Borja.

«Lamentablemente (los migrantes) son utilizados por gente inescrupulosa que engaña a estos ciudadanos extranjeros», refirió el oficial, quien asegura que pueden llegar a ser extorsionados con pagos que superan los 1.000 dólares.

La disputa por el control de las trochas ha provocado esta semana enfrentamientos entre bandas, con tiroteos que han dejado el martes un herido y hace cuatro días un muerto, y la intervención de las fuerzas armadas de los dos países para restablecer la seguridad.

Las familias haitianas son sorprendidas por este tipo de operaciones de las fuerzas de seguridad en las que son registradas sus pertenencias y se les obliga a bajar de los vehículos en los que son trasladadas al lado colombiano.

Madres con niños de corta edad y adultos portando petates son las imágenes que en el último tiempo se repiten y retratan a una población que desanda camino después de migrar hacia el sur, especialmente a Chile, en 2010 tras el terremoto que asoló Haití, o permanecieron en países como Brasil al expirar sus contratos temporales terminada la construcción de los estadios del Mundial de 2014.

Redes de trata de personas

El viceministro de Movilidad Humana de Ecuador, Luis Vayas, indicó a Efe que las estadísticas oficiales sobre la población haitiana que se encuentra de forma regular en el país arrojan el número de 350, aunque reconoce que «es difícil calcular» la cifra extraoficial.

«Conocemos y hemos estado en las provincias del oriente ecuatoriano por donde ingresan», aseguró.

El funcionario recordó que la Cancillería sigue «la situación delictiva» que entraña este tipo de migración «en relación a las redes transnacionales de trata de personas y tráfico ilegal de migrantes que utilizan el deseo de los ciudadanos haitianos de Chile, Brasil y Perú para llevarlos hacia Estados Unidos».

Y advirtió que las mismas organizaciones que acometen estas prácticas suelen estar involucradas en el tráfico de estupefacientes.

Piden atención humanitaria desde Colombia

Según Jhon Rojas, gobernador del departamento colombiano de Nariño, se calcula que más de 4.000 migrantes en territorio ecuatoriano buscan cruzar a Colombia.

«Hay niños y niñas, necesitamos una atención humanitaria para ellos», pidió antes de lamentar que la región «es territorio de nadie» y pese al cierre de la frontera con Ecuador, los migrantes «ingresan por todos los puntos irregulares».

Migración Colombia informó de que más de 27.000 personas de diferentes nacionalidades, sobre todo haitianos, ingresaron de forma irregular a su territorio en agosto, la mayoría desde Ecuador.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de la ONU ha expresado su preocupación por la situación de los migrantes haitianos que se encuentran en «condiciones muy precarias» en la frontera entre EE.UU. y México. EFE

TE PUEDE INTERESAR:

Cuchillos, a la orden del día por evasión

Los paraísos fiscales no son la única fuente de evasión en el país

Aumentan contagios de niños en Ecuador por falta de cuidado de los adultos

Panamá alerta que 65 mil migrantes estarían en camino a EE.UU.

Migrantes haitianos cruzan el río Guati (Colombia) durante su traslado a un campamento en el que dormirán para iniciar su viaje hacia Centroamérica.

La canciller panameña lanzó la advertencia en base a las cifras de migrantes que han pasado por su país desde enero y que suman 86.000.

Redacción WASHINGTON

La canciller de Panamá, Erika Mouynes, advirtió sobre un posible incremento de la migración irregular con destino a EE.UU., hacia donde -estimó- pueden estar dirigiéndose más de 65.000 personas tras haber atravesado su país.

Mouynes se pronuncia poco después de que estallara una nueva crisis en la frontera entre EE.UU. y México por la llegada masiva en las últimas semanas de inmigrantes, en su mayoría haitianos, que se congregaron en un campamento improvisado debajo de un puente que conecta la localidad de Del Río (Texas) con Ciudad Acuña, en suelo mexicano.

«No puede ser que a Del Río de la nada le lleguen 10.000 migrantes», dijo, para ilustrar cómo «nadie» está preparado para recibir una migración masiva.

Según la canciller, si por su país han atravesado desde enero pasado más de 86.000 migrantes y en la frontera entre México y Estados Unidos por Texas hay unos 20.000, «significa que hay 65.000 más que están en camino» a territorio estadounidense.
Recordó que, mientras tanto, en la frontera con Colombia hay entre 20.000 y 30.000 personas más, esperando para continuar su ruta. EFE

Chile pasó de ser un país de acogida a vía de escape de migrantes

RECHAZO. Aunque no es una situación generalizada, parte de los chilenos asocian erróneamente la llegada de extranjeros con el aumento de la criminalidad.

El saqueo y quema del campamento de extranjeros en Iquique, el fin de semana, muestra parte de la situación que viven hoy los migrantes en Chile.

Redacción SANTIAGO

Las imágenes de la marcha anti migrantes que terminó el fin de semana en el saqueo y quema de un campamento de extranjeros en Iquique (norte) muestra una imagen de Chile diferente a la acostumbrada.

El país acogió en los últimos 20 o 30 años a una gran cantidad de migrantes. La estabilidad política y económica que alcanzó tras el fin de la dictadura lo convirtió en un lugar atractivo para habitantes de otros países de la región.

Por ello, no es extraño que gran parte de los cerca de 20 mil haitianos que han intentado ingresar a los EE.UU. en las últimas semanas lleguen desde Chile y no desde Haití.

Se trata de personas que han huido de su país desde hace dos décadas debido a la sucesión de desastres naturales, aumento de la violencia e inestabilidad en general. Entre 2019 y 2017, según datos del Servicio Jesuita de Migrantes (SJM), recogidos por la cadena BBC, la cifra de ingreso de personas de la nación caribeña a Chile pasó de 988 en el primer año a 110.166 en el otro, Y algo similar ha ocurrido con los venezolanos.

Cambio de paradigma

Esas personas, sin embargo, ahora fijan sus ojos en los EE.UU. ante los cambios en la situación chilena, debidos a un desmejoramiento de las condiciones de vida, en general, pero agravado por la pandemia de la Covid-19.

Para 2019, la tendencia de llegada masiva de haitianos se revirtió por primera vez en casi una década. 10.478 partidas frente a 7.515 ingresos. Y en lo que va de 2021, según cifras del Gobierno, 3.500 haitianos se han marchado.

Ello obedece a dificultades para encontrar trabajo, problemas para renovar su permanencia legal e incluso la aparición de sentimientos de rechazo hacia los migrantes en parte de los chilenos.

Carlos Figueroa, integrante del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), le dijo a la BBC que lo ocurrido en Iquique es el reflejo de un mal manejo estatal del tema de la migración a partir de 2017. Y que esto ha llevado a una asociación simplista de los migrantes con la criminalidad; esto a pesar de que no más del 3% de extranjeros se ve involucrado en actos delincuenciales, por debajo de los indicadores chilenos.

Situación que, asegura Figueroa, debe corregirse antes de que se salga de las manos. (LAG)

Mayoría de haitianos que intentan llegar a EE.UU. no salen de Haití

CRISIS. Los haitianos refugiados en Chile enfrentan en la actualidad condiciones similares a las que vivían en su país. Eso motiva la migración.

El mayor porcentaje de migrantes partieron de su país hace unos 20 años y se asentaron en otras naciones, especialmente Brasil y Chile.

Redacción WASHINGTON

La presencia de unos 13.000 haitianos en la frontera entre México y EE.UU. en las últimas semanas, con la intención de ingresar a suelo estadounidense muestra la magnitud de la crisis del país caribeño.

Sin embargo, la mayoría de ellos no llega a la frontera desde su país, sino que muchos provienen de países del Caribe o América Latina, donde se han radicado desde hace años. En esos lugares, sin embargo, el aumento de los problemas a causa de la pandemia de la Covid, han empezado a sentir rechazo, además de tener dificultades para subsistir.

Según el canciller mexicano Marcelo Ebrard, citado por la cadena BBC, Chile y Brasil son los países desde donde salió la mayor cantidad de haitianos que pugnan por entrar a EE.UU.

La razón de esto es que la crisis que vive Haití no es nueva, pero se ha agudizado en los últimos 20 años por el embate de dos terremotos, varios huracanes y la inestabilidad política de la nación. Y esto ha motivado a unos 4 millones de personas (de una población de 11,5 millones) a migrar desde hace años, según datos de la ONU.

Pero además de las dificultades que encuentran en sus lugares de residencia temporal, incluidos los problemas para regularizarse, existe la creencia de que el gobierno de Joe Biden es menos riguroso en cuestiones migratorias que el de Donald Trump.

La experiencia chilena

Louisemame Exantus, de 35 años, aterrizó en Santiago en 2015 con dos de sus tres hijos. El más pequeño nació allí y es chileno. Ella, en cambio, lleva esperando la renovación de su visa más de un año y medio y así, sin documentos en regla, es imposible acceder a un trabajo formal.

Se gana la vida con un puesto informal de venta de ropa usada en Estación Central, barrio tradicional de migrantes de Santiago. Cuenta que gana, en promedio, $150 al mes, pero debe pagar $190 por el cuarto en el que vive con sus hijos.

Y las difíciles condiciones de vida, a veces similares a las de su país, se repiten para miles de haitianos que vieron a Chile como la “tierra prometida”

Louisemame asegura que le gustaría irse a EE.UU. La detiene la falta de dinero para realizar el viaje y también algo de miedo. (LAG-EFE)

‘Cacería’ a caballo de haitianos genera indignación

La Casa Blanca calificó las imágenes de «terribles». Sin embargo, el refuerzo de la frontera continúa.

Grupos promigrantes protestan por el trato que dan las autoridades de EE.UU. y los agentes de la Patrulla Fronteriza a los migrantes irregulares.

Las imágenes captadas por un fotógrafo de la agencia AFP han dado la vuelta al mundo. Agentes de la Patrulla Fronteriza de EE.UU. persiguen a caballo a migrantes procedentes de Haití, que intentan ingresar a territorio estadounidense. En algunos casos, se ve que que los agentes utilizan cuerdas para atrapar a los haitianos que se resisten e intentan huir como si se tratara de ganado.

Las escenas se produjeron en medio de una nueva crisis de migración en la frontera entre México y EE.UU., que llevó a que hasta 12.000 migrantes -en su mayoría haitianos– sean retenidos en un campamento improvisado bajo un puente que conecta Del Río (Texas) con Ciudad Acuña, en México, la pasada semana.

Y su difusión ha causado indignación a escala general y, particularmente, entre personas y organizaciones que trabajan en favor de los migrantes. Inclusive la Casa Blanca reaccionó y calificó de «terribles».

Pese a ello, el gobierno estadounidense ha incrementado los vuelos de deportación tanto de haitianos como de personas de otras nacionalidades. Y advierte que su frontera «no está abierta», al tiempo que niega las versiones que propagan entre los potenciales migrantes los traficantes de personas (‘coyoteros’) para animarlos a emprender el viaje: que en la actualidad hay facilidades de cruce; que la presencia de niños facilita la entrada, etc.

En lugar de ello, EE.UU. anuncia que no reducirá los controles y que continuará expulsando a quienes ingresen irregularmente a su territorio. (LAG-EFE)

En algunos casos, los agentes ‘lazaron’ a los migrantes que querían huir.

TE PUEDE INTERESAR:

Sebastián Yunda solo puede ser juzgado si está en Ecuador

Las dos mujeres que lideran la Asamblea, en aprietos

Cómo eliminar las deudas de tus tarjetas de crédito

‘Coyoteros’ dicen a haitianos que la frontera está abierta

EMERGENCIA. Estados Unidos activó nuevos protocolos migratorios ante la llegada masiva de haitianos en los últimos días a través de México.

EE.UU. insiste en que deportará a los migrantes ilegales. En el caso de los haitianos, se permitirá el ingreso de quienes vivían allí hasta el 29 de julio.

Redacción DEL RÍO (TEXAS)

El Gobierno de Estados Unidos insistió ayer en que los migrantes que lleguen a la frontera sur del país de manera ilegal serán «devueltos» a sus naciones de origen, después del cruce masivo en los últimos días de más de 13.000 migrantes, en su mayoría de Haití.
«Si viene a Estados Unidos ilegalmente, será devuelto. Su viaje no tendrá éxito y pondrá en peligro su vida y la de su familia», dijo en una rueda de prensa en Del Río (Texas, EE.UU.) el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, en sus siglas en inglés), Alejandro Mayorkas.

El titular del DHS dijo estar preocupado porque los haitianos que están llegando a EE.UU. «están recibiendo información falsa que señala que la frontera está abierta o que el Estatus de Protección Temporal (TPS, en sus siglas en inglés) está disponible».

En este sentido, dijo que el TPS lo recibirán «solo los haitianos que vivían en EE.UU. antes del 29 de julio» y recordó que pueden recibir ese amparo migratorio si cumplen con ciertos requisitos. EFE

EE.UU. empieza a deportar haitianos retenidos en la frontera

Miles de haitianos cruzaron la frontera México-EE.UU. la última semana, pero fueron detenidos.

Este 19 de septiembre, tres vuelos habrían salido en dirección a Haití desde Texas, llevando a bordo a cientos de haitianos que cruzaron la frontera.

DEL RÍO (TEXAS). Estados Unidos empezó este 19 de septiembre de 2021 la deportación de decenas de los haitianos retenidos en un campamento improvisado bajo un puente en la localidad de Del Río, en el sur de Texas, tras un cruce masivo en la frontera.

Un agente de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en sus siglas en inglés) de EE.UU., que no reveló su nombre, informó a Efe de que este domingo salieron tres vuelos desde Texas en dirección a Haití con «decenas» de nacionales de ese país caribeño.

Concretamente, dos vuelos salieron del aeropuerto de la ciudad de San Antonio, y otro de la fronteriza Laredo.

Mensaje para los migrantes

«Esperamos que esto envíe un mensaje claro a los demás migrantes ilegales: si vienen sin justificación, los vamos a deportar«, señaló este agente después de aparcar una furgoneta de grandes dimensiones en un refugio de migrantes cerca de la frontera.

Ese refugio, que en los últimos días había acogido una treintena de migrantes, estaba este domingo completamente vacío, una situación que voluntarios locales lo relacionaron con el inicio de las deportaciones de los haitianos en Del Río.

En las últimas jornadas, unos 13.000 migrantes, en su mayoría haitianos, estaban acampando debajo del puente internacional que une Ciudad Acuña (México) y Del Río.

Según varios videos grabados por periodistas desde el lado mexicano a los que tuvo acceso Efe, la zona cercana al río ha sido cortada por las autoridades estadounidenses, que han desplazado a los migrantes a otro campamento improvisado cercano.

Desde la parte estadounidense del linde, en Del Río, es imposible acceder al campamento debido a las medidas de seguridad ni se puede ver cuál es la situación en el puente, dado que la única manera de entrar a él es desde México.

Varios medios de comunicación locales señalaron este domingo que vehículos del Departamento de Seguridad Pública de Texas formaron una fila cerca del puente y del río para evitar que los migrantes crucen por una zona de menor profundidad por la que los haitianos han estado atravesando estos últimos días hacia EE.UU.

Una voluntaria de la Coalición Humanitaria Fronteriza de Val Verde dijo a Efe que la policía del lado mexicano no está dejando pasar a más migrantes, que se quedarán ahora atrapados en Ciudad Acuña, una urbe «muy peligrosa» para ellos.

«Además de aumentar el ritmo de las deportaciones, ahora México está también evitando la llegada de los haitianos«, aseguró.

Ingresan pocos haitianos

A mediodía, poco más de una decena de haitianos esperaban un autobús en dirección a San Antonio en la improvisada estación de Del Río, situada al lado de un túnel de lavado de coches.

Con el rostro cansado después de dormir varios días a la intemperie en el campamento, un grupo de nacionales de Haití rezó delante de varios periodistas, pidiendo a Dios que les proteja en lo que les queda de trayecto en EE.UU.

Una mujer embarazada de ocho meses, Mahilda, apuntó a Efe que es «una bendición» que su pequeño pueda nacer en territorio estadounidense.

Otra de las mujeres embarazadas de este grupo sufrió un golpe de calor por las altas temperaturas en Del Río, que este domingo registra 37 grados centígrados, aunque se recuperó más tarde tras ser atendida por voluntarios.

Refuerzos en la frontera

Los migrantes han estado cruzando desde el pasado martes a Estados Unidos y han desbordado a las autoridades migratorias, que improvisaron el campamento a la espera de ir gestionando sus solicitudes de asilo.

Para hacer frente a esta situación, la CBP ha enviado a cerca de 400 agentes y funcionarios adicionales al sector de Del Río con el objetivo de gestionar esas solicitudes con mayor velocidad.

Los indocumentados están durmiendo al raso y carecen de servicios básicos, unas condiciones que han creado una nueva emergencia humanitaria en la frontera sur.

La oposición republicana ya ha señalado como responsable de la situación en la frontera al presidente estadounidense, Joe Biden, que el viernes ordenó el cierre temporal de los puentes fronterizos en Del Río.

EE.UU. también clausuró un segundo puente fronterizo, llamado Presa la Amistad, ubicado en las afueras de la ciudad.

Washington ordenó derivar todo el tráfico que normalmente pasa por estos dos puentes al cruce en Eagle Pass, fronterizo con Piedras Negras (México) y a unas 57 millas (casi 100 kilómetros) al este de Del Río. EFE

TE PUEDE INTERESAR:

La Conaie plantea un diálogo condicionado al Gobierno

Exsecretario del CPCCS es el Defensor del Pueblo encargado

El PSC renueva su directiva y lanza dardos al Gobierno