Veinte países americanos firman declaración para contener crisis migratoria

Asistentes posan durante la foto oficial de la novena Cumbre de las Américas hoy, en el Centro de Convenciones de Los Ángeles, California (EE.UU.). EFE

Uno de los compromisos que asumieron los participantes de la Cumbre de las Américas fue expandir las oportunidades de migrar legalmente.

LOS ÁNGELES (EE.UU.). Veinte países americanos, entre ellos Estados Unidos, México y varias naciones centroamericanas, se unieron este viernes en una declaración con compromisos concretos para contener la crisis migratoria de la región.

El acto de firma de la llamada «Declaración de Los Ángeles sobre migración y protección» estuvo encabezado por el presidente estadounidense, Joe Biden, durante la última jornada de la IX Cumbre de las Américas, que reúne a dirigentes de todo el continente en esa ciudad californiana.

«Ninguna nación debe asumir sola esta responsabilidad», dijo Biden, quien destacó que no solo está aumentando la migración irregular que se dirige a Estados Unidos, sino que a Colombia han llegado «millones» de venezolanos y que los migrantes representan ahora «el 10% de la población de Costa Rica«.

Para aliviar la presión que generan esos flujos, los países firmantes se comprometieron -entre otras cosas- a expandir las oportunidades de migrar legalmente para contener la llegada de indocumentados a la frontera sur de Estados Unidos, que sigue en aumento.

«Necesitamos detener las formas peligrosas e ilegales en las que está migrando la gente. La migración ilegal no es aceptable, y vamos a asegurar nuestras fronteras«, aseguró Biden.

Estados Unidos prometió ampliar hasta 20.000 su cuota de refugiados de las Américas para 2023 y 2024, con especial prioridad a los procedentes de Haití, así como a seguir aceptando trabajadores temporales no agrícolas procedentes de Centroamérica y a prevenir «abusos» en su contratación.

La declaración la firmaron Estados Unidos, Argentina, Barbados, Belice, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.

Entre quienes no la suscribieron están tres países de origen de muchos de los migrantes indocumentados que recorren el continente: Cuba, Venezuela y Nicaragua, a los que el Gobierno estadounidense decidió no invitar a la Cumbre de las Américas por considerar que no son democráticos.

Biden agradeció en particular los compromisos adquiridos por Costa Rica, Ecuador, México, Guatemala, Canadá y España, país que participó en la cumbre en calidad de observador, representado por la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Pilar Cancela.

España se ha comprometido a «duplicar» el número de vías legales para que los trabajadores hondureños participen en los programas circulares de migración españoles, según la Casa Blanca.

En el acto también intervino el presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, quien destacó la necesidad de promover «una agenda de desarrollo integral que tenga como centro el ser humano».

«Es urgente promover oportunidades de desarrollo en países de origen, por una parte, y por otra impulsar acciones para identificar y desarticular las mafias internacionales que controlan la migración irregular», recalcó. EFE

López Obrador inicia actividades oficiales en Cuba con una ofrenda a Martí

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a su llegada a La Habana (Cuba). EFE

La visita se da en medio de la crisis migratoria que tiene a México como una de las vías escogidas por los migrantes cubanos que buscan llegar a EE.UU.

LA HABANA. El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, inicia este domingo sus actividades dentro de su visita oficial en Cuba para culminar su primera gira por Centroamérica y la isla.

El mandatario fue recibido este sábado en el aeropuerto José Martí de La Habana -junto a su esposa Beatriz Gutiérrez Müller y la delegación de su Gobierno- por el canciller insular Bruno Rodríguez.

López Obrador arranca la jornada a las 10.00 cuando coloque una ofrenda floral en el Monumento a José Martí, héroe nacional de la isla. Después tendrá lugar en esa misma Plaza de la Revolución la ceremonia oficial recibimiento.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, le dio la bienvenida al país a través de su cuenta de Twitter poco antes de que López Obrador aterrizase en La Habana.

«(La visita) estrechará los lazos de amistad entre nuestros países, que ya son entrañables porque superan el tiempo y los desafíos para instalarse en el alma de nuestros pueblos», escribió.

Tras la ceremonia, López Obrador y Díaz-Canel tendrán una reunión, primero a solas y luego, en versión ampliada, con sus comitivas.

Al mexicano le acompañan el canciller, Marcelo Ebrard, y los secretarios de Defensa, Luis Cresencio Sandoval, y de Marina, José Rafael Ojeda.

De igual forma, las carteras de Salud de ambas naciones firmarán un acuerdo, del que aún se desconocen detalles pero que presumiblemente estará relacionado al combate a la pandemia de COVID-19.

Posteriormente, López Obrador recibirá la Orden José Martí, la más alta condecoración que otorga el Gobierno de la isla.

Será entonces cuando los dos Gobiernos ofrezcan un mensaje a los medios de comunicación nacionales e internacionales.

La visita de López Obrador ocurre en plena crisis migratoria que tiene a México como una de las vías escogidas por los migrantes cubanos en su intento por llegar a Estados Unidos.

La antesala de la visita fue la XV reunión del Grupo de Trabajo sobre Asuntos Migratorios y Consulares bilaterales acontecido en Ciudad de México hace un mes.

Según las autoridades cubanas, el país norteamericano ha retornado a la isla a 975 migrantes irregulares en lo que va de año, a través de 15 operaciones de repatriación.

En los últimos cinco meses, 47.331 cubanos ingresaron irregularmente en Estados Unidos desde México.

La cifra llegó en febrero a los 16.557, de acuerdo con los últimos datos oficiales disponibles de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

Expertos afirman que la estancia de López Obrador reforzará la ininterrumpida relación política bilateral vigente desde hace 120 años, pese a los altibajos del mandato de Ernesto Zedillo (1994-2000) y del derechista Vicente Fox (2000-2006).

El presidente mexicano regresará esta misma noche a México para dar fin a su primera gira internacional -que lo llevó a Guatemala, El Salvador, Honduras y Belice– y que se inició el pasado 5 de mayo. Hasta entonces, López Obrador solo había viajado tres veces a EE.UU. desde su entrada en el poder en 2018. EFE

Al presidente de Chile se le complica gobernar

RECHAZO. El presidente de Chile confirmó el inicio de juicios contra camioneros que esta semana bloquearon vías para exigir seguridad por la violencia mapuche.

El nivel de aprobación de Gabriel Boric ha bajado drásticamente en menos de dos meses de mandato. Los conflictos del país persisten y otros aparecen.

Redacción SANTIAGO

La popularidad del nuevo presidente de Chile, Gabriel Boric, ha bajado rápidamente desde que llegó al poder el 11 de marzo de 2022.

Según una encuesta divulgada esta semana, la aceptación del Jefe de Estado ha caído desde el 50% que tenía cuando asumió hasta el 36% actual.

Quizás la causa principal sea un exceso de expectativas por parte de los votantes; como si el exlíder estudiantil pudiera resolver los problemas del país de un plumazo.

Problemas acentuados

De entrada, Boric heredó cinco problemas. Uno es la crisis económica, que generó las protestas de octubre de 2019 y se acentuó por la pandemia. El retroceso de la enfermedad, el plan de vacunación implementado por el gobierno de Sebastián Piñera y el rebote económico propio tras una crisis han dado un respiro al régimen.

Otro tema es la elaboración de una nueva Constitución, proceso derivado de las protestas. Una encuesta de inicios de abril mostró el aumento del rechazo ciudadano a la asamblea constituyente hasta el 40%. La cadena BBC apuntaba, entonces, que el largo proceso de elaboración pudo desencantar a los chilenos, que lo apoyaban en un 80% al inicio.

El Gobierno de Gabriel Boric enfrenta también las consecuencias de una sequía de 12 años. El tema es en sí mismo difícil y no está exento de imprevistos. Como las fuertes lluvias caídas el 26 de abril, que dejaron a 30 mil habitantes de la capital sin electricidad y solucionaron poco.

A lo anterior se suma la crisis migratoria en el norte del país, generada por la incesante llegada de extranjeros, especialmente venezolanos, y que causa rechazo en la población al asociar el fenómeno con el aumento del desempleo y la delincuencia. El problema es de tal magnitud que a pesar del discurso inclusivo de Boric en campaña, mantiene el control militar de la zona.

Y luego está el tema de la violencia en el sur de grupos radicales mapuche, que exigen la restitución de tierras a los aborígenes. Hasta ahora, los intentos de diálogo del nuevo Gobierno han fracasado, lo que originó el inicio de procesos legales; primero en contra de los violentos y ahora en contra de los camioneros que han bloqueado vías para exigir seguridad. (DLH)

Chile enfrenta migración con policías

En la foto, migrantes venezolanos. Los extranjeros son vistos por parte de los chilenos como responsables del aumento de la inseguridad.

El Gobierno chileno envió más gendarmes luego de las protestas en el norte del país contra la delincuencia y la migración irregular.

Redacción SANTIAGO

El Gobierno de Chile anunció el aumento de la dotación de policías en el norte del país para enfrentar la crisis migratoria que se extiende desde hace un año en la frontera y el aumento de la delincuencia que denuncian los vecinos y las autoridades locales.

El ministro de Interior, Rodrigo Delgado, dijo que el martes estaba prevista la llegada  a la ciudad norteña de Iquique un centenar de agentes del cuerpo policial de Carabineros y de la Policía de Investigaciones (PDI), que se quedarán en la zona hasta el 11 de marzo, día en el que asumirá el nuevo Gobierno del izquierdista Gabriel Boric.

Delgado indicó además que se realizará «un plan de intervención inmediato en aquellos barrios que tengan mayor tasa delictiva» con el objetivo de «darles mayor seguridad a los vecinos».

El fiscal de Tarapacá, la región a la que pertenece Iquique, Raúl Arancibia, aseguró la semana pasada que los homicidios aumentaron en un año un 183% y que han surgido bandas criminales «extremadamente violentas», con métodos y delitos que no se habían visto antes en el norte de Chile. (EFE)