Aumenta cifra de adolescentes que vapean cannabis

Foto referencial. Entre los estudiantes de cuarto año de secundaria el aumento de casos es mayor.

Aunque no existen datos concluyentes sobre los efectos del vapeo, sí hay indicios de que este hábito puede causar daño en los pulmones. Además, el vapeo aumenta la potencia de la marihuana.

WASHINGTON. La inhalación de cannabis con cigarrillos electrónicos, o vapeo, está aumentando de manera significativa entre adolescentes y va camino de convertirse en la principal forma de consumo de esta droga en Estados Unidos, a pesar de que cada vez más estudios apuntan al riesgo de daño a los pulmones.

Según una investigación publicada este jueves (19 de mayo de 2022) en la revista Addiction (Adicción), el número de estudiantes de secundaria que vapean cannabis ha crecido tanto entre los que lo hacen de forma frecuente -de un 2,1% a un 5,4% entre 2017 y 2019- como ocasional -de un 1,2% a un 3,5%-.

El aumento es especialmente marcado entre los jóvenes de origen hispano.

Los estudiantes de cuarto curso de secundaria son los que más crecimiento protagonizan -de un 5% en 2017 a un 12% en 2019, último año del que se tienen datos.

Además, aquellos jóvenes que usan cigarrillos electrónicos o fuman nicotina tienen 40 veces más probabilidades de fumar o vapear cannabis que los que no, detalla la investigación, llevada a cabo por la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia.

Aunque todavía hay pocas investigaciones sobre el efecto del vapeo en la salud, varios hallazgos apuntan a un riesgo de daño a los pulmones, particularmente cuando se inhala cannabis.

Muertes por vapeo

En Estados Unidos se habían registrado, hasta febrero de 2020, al menos 68 muertes asociadas al uso de cigarrillos electrónicos, según datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

La mayoría de estas muertes se produjeron después de consumir THC, el principal compuesto psicoactivo del cannabis, que causa la sensación de estar colocado, en forma de líquido para vapear.

De acuerdo a los CDC, el acetato de vitamina E, presente en el cannabis para vapeo, está «fuertemente relacionado» con los casos de EVALI, que es como se llama el daño a los pulmones asociado al uso de cigarrillos electrónicos.

El organismo gubernamental explica que el 82% de los pacientes que han sido hospitalizados por EVALI -más de 2.500 en todo Estados Unidos– habían fumado productos con THC.

Se suele pensar que el vapeo es una forma más segura de consumir marihuana, ya que no implica quemar la planta, como se hace al fumar un cigarrillo tradicional, sino que se calienta el cannabis en forma líquida y se inhala su vapor.

Sin embargo, una investigación de la Universidad de Míchigan de 2021 demostró que los jóvenes que vapean cannabis tienen más probabilidades de sufrir daño en los pulmones que los que fuman cigarrillos, marihuana o incluso los que vapean productos con nicotina.

Efectos más potentes

«Dadas las preocupaciones sobre el vapeo de cannabis en cuanto a seguridad y el riesgo de que cause un trastorno de uso frecuente, estos resultados muestran la necesidad de mayor regulación», dijo una de las autoras del estudio publicado este jueves, la profesora Katherine Keyes, de la Universidad de Columbia.

Otro potencial peligro del consumo de esta droga a través de cigarrillos electrónicos para los adolescentes es que el efecto parece ser mucho más potente.

Un estudio de 2018 llevado a cabo por investigadores de la Universidad Johns Hopkins indicó que el vapeo de cannabis produce «mayores niveles de ansiedad, paranoia, pérdida de memoria y distracción» que cuando se fuman dosis similares.

Muchos profesionales médicos han advertido del efecto que estos síntomas puede tener sobre un cerebro que todavía se está formando, como es el de los adolescentes. EFE

Los cigarrillos electrónicos también son dañinos para la salud

Preocupación. En los últimos años el consumo de cigarrillos electrónicos incrementó a nivel mundial.

La mayoría de consumidores de cigarrillos electrónicos están convencidos que usar este tipo de productos no genera daños a la salud.

Sin embargo, estudios recientes de revistas médicas como Lancet y British Medical Journal demuestran que los químicos de los cigarrillos electrónicos están asociados con cáncer y enfermedades respiratorias y cardíacas.

Los cigarrillos electrónicos exponen a los usuarios y a las personas que están a su alrededor a químicos dañinos, incluidos 10 que se encuentran en la lista de químicos que provocan cáncer, defectos de nacimiento y otros daños reproductivos.

Los ingredientes del e-líquido de un cigarrillo electrónico, como el propilenglicol y los agentes saborizantes, inflaman el sistema respiratorio, que provoca el desarrollo de cáncer y enfermedades pulmonares obstructivas crónicas.

Muchos saborizantes químicos provocan una serie de enfermedades respiratorias graves. También se demostró que estos químicos dañan el ADN, lo que ha planteado preocupaciones acerca de posibles efectos cancerígenos.

Las partículas finas y ultrafinas del aerosol de cigarrillo electrónico tienen consecuencias muy perjudiciales para la salud.

Incluso una exposición breve puede causar irritación en la garganta y los ojos, causar tos y mareo.

También puede ocasionar un ataque de asma. Vapear causa una inflamación en los pulmones a corto plazo parecida a la provocada por los cigarrillos regulares. (RMC)