El petróleo WTI baja más de un 7 %, hasta los 96,55 dólares

Planta petrolífera en EE.UU.

Los temores por una recesión en EE.UU., Europa y China inciden en el precio del petróleo. También el covid-19 y la invasión a Ucrania.

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) bajó este martes al filo del mediodía un 7,24 %, hasta 96,55 dólares por la fortaleza del dólar y la perspectiva de una demanda más débil.

A las 12.00 de Nueva York (11:00 de Ecuador), los contratos futuros del WTI para entrega en agosto restaban 7,54 dólares con respecto al cierre de la sesión anterior.

«Los mercados siguen divididos entre los temores a una recesión en EE.UU., Europa y China, que torpedean el crecimiento y, en consecuencia, el consumo de petróleo, y la realidad en la que todavía es muy ajustada la oferta y la demanda del mercado», apuntó hoy el analista de la firma Oanda Jeffrey Halley.

Las nuevas medidas restrictivas chinas ante la aparición de nuevos casos de covid-19 y que amenazan con reducir la demanda son el nuevo factor que desde el lunes sobrevuela los mercados.

China, que aplica una severa política de «tolerancia cero» hacia el coronavirus, ha sufrido en los últimos tres meses una oleada de rebrotes atribuida a la variante ómicron que ha provocado cifras récord de contagios no vistas desde el inicio de la pandemia en la primera mitad de 2020.

Asimismo, las noticias de que Irán podría enviar drones armados a Rusia, lo que podría implicar un nuevo obstáculo para alcanzar un acuerdo nuclear, aparece en el horizonte como otro elemento encarecedor del precio del crudo, ya que implicaría que el petróleo iraní seguiría sin entrar libremente en el mercado. (EFE)

Precio del barril de crudo cae $10 por los temores a una recesión mundial

El valor del WTI, que es el crudo de referencia para Ecuador, pasó de $108 a $98 por barril. Bancas de inversión como Citi proyectan que el desplome puede llegar a los $65 hasta finales de 2022 y eso pone en entredicho los ingresos extraordinarios que se proyectaban para el fisco.

En la mayoría de las grandes economías mundiales, los altos niveles de inflación y las medidas que se están tomando para frenarlos (subida tasas de interés) está haciendo cada vez más reales los temores sobre un recesión generalizada. Es decir, un menor crecimiento económico y menor demanda de productos terminados y materias primas.

Así, este 5 de julio de 2022, esos temores se ha reflejado con fuerza en el precio internacional del crudo. El WTI, que es el crudo de referencia para Ecuador, pasó de $108 a $98 de un día para otro. Esto significa una caída de $10 por barril, y pone en entredicho cuál podría ser realmente el monto de ingresos extraordinarios que recibirá el Gobierno ecuatoriano hasta finales de año.

En primera instancia, y con un promedio de más de $100 por barril, el ministerio de Economía calculó excedentes por $1.200 millones. Inmediatamente, sectores políticos y sociales, analistas y académicos salieron a hacer cuentas de cómo se deberían gastar esos recursos.

Sin embargo, ante la desaceleración económica mundial, bancos de inversión como Citi ya están proyectando escenarios donde el precio del barril de WTI podría cerrar 2022 en $65. Ese precio es mayor a los $59,2 presupuestados, pero quedaría lejos de los escenarios de una nueva bonanza petrolera.

Menos ingresos, pero también menos subsidios para el fisco

Por cada $1 que aumenta el precio del barril de crudo (por encima de los $59,2 presupuestados), los ingresos para el fisco aumentan en aproximadamente $48 millones.

En este contexto, los $1.200 millones de ingresos extraordinarios se convertirían en un monto mucho menor. En este último semestre del año podría acumularse $278,4 millones, los cuales ni siquiera pueden cubrir los más de $500 millones de pérdidas en el sector petrolero por el paro de 18 días. Esto le pondría más presión al Gobierno porque sus compromisos de gastos se ha disparado en los últimos días, pero no tendrá todos los recursos que se esperaban.

Sin embargo, también hay que tomar en cuenta que el crudo ecuatoriano tiene un castigo promedio de $4. Así, con un precio internacional de $65, el pago real que sería de alrededor de $61 por barril. De esta manera, los ingresos extra llegaría a 86,4 millones. Eso quiere decir que al final se podría totalizar alrededor de $500 millones de ingresos extra por encima de lo presupuestado.

Por el otro lado, el alivio vendría por la reducción en el gasto por subsidio a los combustibles. Según las últimas cifras actualizadas por el Ministerio de Economía, por cada $1 que aumenta el precio del barril de crudo (por encima de los $59,2 presupuestados), el gasto en subsidios se incrementa en $61 millones.

Así, con un precio del barril de WTI de $65, el gasto total en esos subsidios pasaría de los $3.400 millones proyectados en los últimos días (incluida la rebaja de 15 centavos en el precio de la gasolina extra y el diésel) a alrededor de $2.000 millones. (JS)