domingo, diciembre 5, 2021

Eliécer Cárdenas

Franklin Barriga López

Hace cuarenta años, aproximadamente, con el fin de visitar a su hermana Blanquita, buena lectora, inteligente funcionaria del hoy desaparecido Instituto Ecuatoriano de Crédito Educativo y Becas, llegaba del Austro a Quito un joven intelectual que ya tenía prestigio, en razón de que había publicado Polvo y ceniza, novela que narra aconteceres de un bandolero lojano comparado con Robin Hood y que, con el paso del tiempo, se convirtió en una de las obras clásicas de nuestra literatura.

Desde esos tiempos, conocí a Eliécer con quien cultivé buena amistad. En este marco, dialogábamos sobre temas inherentes a la cultura y que se extendieron en mis visitas a Cuenca, donde, siendo nativo de Cañar, se había avecindado raizalmente por muchos años y ejercía las funciones de Director de la Biblioteca Municipal: junto a otros personajes de grata memoria, participamos varias veces en eventos, en una urbe tan culta y entrañable como lo es la de la morlaquía.

Por estas circunstancias, tuve la oportunidad de conocer su personalidad y obra: ciudadano de bien, sencillo, escritor y periodista infatigable cuya muerte, por lo inesperada, ha conmocionado no solo a la capital del Azuay donde se valoraba sus talentos. Fue también presidente del Núcleo de la Casa de la Cultura Ecuatoriana y director de la Bienal de Cuenca.

Su legado al campo de las ideas es trascendental: entre otros galardones, finalista en el concurso internacional Rómulo Gallegos, autor de más de una docena de novelas, lo que revela su dedicación a este género tan difícil; de cuentos asimismo laureados; de piezas de teatro y numerosos artículos que los editó en periódicos y revistas de la pintoresca comarca donde transcurrió su existencia.

En los anales de la intelectualidad perdurará la huella de este escritor, uno de los más importantes del país.

Artículo anteriorRenunciar para seguir
Artículo siguienteSeptiembre Negro

Más columnistas

La Hora TV