¿Y la reactivación?

EDUARDO CHIRIBOGA APONTE

La sospechosa lentitud, tanto de la Fiscalía, como de la justicia nacional, en procesar y sentenciar a quién lideró el saqueo más exitoso de nuestra historia; el consecuente rechazo de la Asamblea Nacional a la incautación de los bienes robados al país; el pre lanzamiento de la tercera candidatura presidencial del líder del sector que más renta tuvo durante el irrito anterior régimen; la falsa lucha de Moreno contra la corrupción; la torpe gestión gubernamental para la generación de puestos de trabajo, a sabiendas de que la Comisión de Régimen Económico de la Asamblea Nacional es presidida por una alienada correísta; la corrupta posición de los líderes sindicalistas al rechazar las urgentes reformas al caduco código laboral, afectando a cuatro millones de desempleados; el oscuro compromiso entre los gobiernos y la intermediación comercial, encareciendo los costos de producción, en detrimento del productor; la inacción de la Contraloría en los gobiernos seccionales; la inexistente purga de la función Jurisdiccional y Fiscalía General para generar confianza en los inversionistas, primer paso para la reactivación económica; la hipócrita lucha contra la delincuencia, cuando la falta de trabajo es su principal causa; y la tibia lucha contra el narcotráfico, financista del anterior gobierno… en fin, candentes temas, unidos de causa a efecto entre sí, veo como las principales causas de esta inacción gubernamental, provocando que la reactivación económica esté muy lejana. La transición ofrecida no se concreta.

Y si nada cambia, es porque vivimos un show montado, donde los políticos son manejados por titiriteros poderosos, y responden a consignas de las que no se pueden extralimitar. Y el que aparentemente lo hizo, haciendo pensar a las incautas masas “de que era de izquierda”, mientras tras bastidores los oligopolios hacían de las suyas; que allanó el camino al narcotráfico; que dividió al país; que alejó la verdadera inversión privada como motor de crecimiento, anuncia que quiere regresar “a recuperar la patria”…Y esta historia macabra, en política, y en un país adicto al populismo, es posible.

¿Percibe amigo lector, confianza en el futuro?

eduardochiribogapuntoverde@hotmail.com