Impotencia y rabia reprimida

HILDA RENDÓN BAUTISTA

Con angustia prolongada los ecuatorianos fuimos testigos de la lenta pero letal noticia de la pérdida de Javier, Paúl y Efraín, colegas periodistas que permanecieron 18 días en cautiverio. Las autoridades con lenta dosis dejaron que las horas pasen para finalmente emitir un pronunciamiento y dejar entrever que hubo negligencia, pérdida de tiempo y lo que es peor poca importancia a la negociación que a través de un video exigía el grupo narco-terrorista para liberar a nuestros compañeros periodistas, cuyo único pecado fue intentar cubrir la información en Mataje, provincia de Esmeraldas.

Hasta cuándo Presidente usted continúa rodeado de un grupo de ineptos y traidores a los verdaderos preceptos constitucionales de paz, libertad y progreso para los ecuatorianos. Es hora de enviar a sus casas a ese grupillo de ministros y canciller coidearios del nefasto correísmo, culpables de la nula negociación, quienes no valoraron la vida de nuestros hermanos y sostienen un deplorable manejo de la seguridad nacional.

La supuesta tolerancia a la cual se refirió el Presidente ecuatoriano debe ser tomada en cuenta casa adentro. Me pregunto acaso no hay gente proba con amplios conocimientos en temas de seguridad y diplomacia que manejen estos delicados temas y borrar por siempre de la faz pública a quienes siguen enquistados en el poder cuando han demostrado hasta la saciedad la ineptitud y el objetivo de debilitar las acciones del Presidente Moreno.

Es emergente cerrar fronteras entre Colombia y Ecuador, aunque suene duro es necesario tomar esta medida radical para evitar mayor conflicto ante la presencia de estos grupos subversivos que como cáncer maligno se entrañan en nuestras fronteras para causar tanto dolor.

sorhilda@yahoo.es