Rehabilitación, tortura y muerte

ENE, 20, 2019 | - Por Mariana Guzmán Villena

La existencia de clínicas clandestinas aparentemente para  remediar adicciones   data de muchos años atrás, que han funcionado ante la indiferencia de  autoridades que investidas de competencia han demostrado una total desidia por estos lugares que han trabajado al margen de la ley, sin licencia de funcionamiento y  las exigencias que son requeridas para su legal actividad. Sencillamente no han hecho valer su potestad para controlar la proliferación de estos temidos centros de recuperación, que de  rehabilitación no tienen nada. Al contrario se conoce  que son lugares donde al paciente, como humanamente se los debe calificar, se los tortura de diferentes maneras, pretendiendo con maniobras   violentas sanar las adicciones que los aqueja, violando toda garantía constitucional que como derecho protege la integridad física de la persona; ultrajan no solo el cuerpo de la víctima sino trastocan su frágil equilibrio emocional, pretendiendo equívocamente colegir que al sentir el dolor físico del maltrato no desearán volver a caer en la tentación  de las drogas o el alcohol. Nada más desatinado, la rehabilitación consiste en aplicar métodos científicos, en base a estudios profundos  no solo de las razones que lleva a un  individuo a una adicción,  si no la manera profesional de que supere  la misma; diferente  establecer estos supuestos centros de curación cuya finalidad es certeramente el beneficio pecuniario  personal, mas no el sentido humano de solidaridad que debe primar en estos casos, muchos tan dolorosos como el siniestro suscitado en Guayaquil, donde infamemente murieron 17 personas, muchos de ellos con la ilusión juvenil de su reivindicación e inserción plena en una sociedad que los rechaza, pero que lamentablemente necesitan de ella.

La Constitución de la República del Ecuador en su Art.364, prevé que las adicciones son  problemas de salud pública, correspondiéndole al Estado desarrollar programas debidamente coordinados de información, prevención y control del consumo de alcohol, tabaco y sustancias estupefacientes y psicotrópicas. Además ofrecer tratamiento y rehabilitación a los consumidores ocasionales, habituales y problemáticos, no permitiéndose la criminalización y la vulneración de sus derechos constitucionales. Nuestro decreto supremo con su carácter de imperativo responsabiliza directamente al Estado  establecer políticas de rehabilitación bajo los parámetros normativos que exige.

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Contra la ‘metida de mano’ correísta

00:15 | | Un paso decisivo en la reforma de nuestro sistema judicial se dio al delegar el Consejo de la Judicatura a la Fiscalía General del Estado la facultad de emitir nombramientos provisionales al personal administrativo, como médicos legistas...

El país de los inventos

00:10 | | El 21 de febrero se recuerda el bautizo de Eugenio Espejo, no su nacimiento como dicen por ahí, en uno de los inventos que enmarañan nuestro pasado y nuestro presente.

Los cuenteros y el periodismo

00:05 | | Los periodistas se autodefinen como contadores de historias, capaces de inmortalizar relatos -de no ficción- contados por otros.

Lecturas y canciones por San Valentín